Señora Eliska Krausova, directora de Asocheca, premiada por propagar el buen nombre de la República Checa en el exterior

El premio “Gratias Agit” por divulgar el buen nombre de la República Checa en el exterior, lo otorga el ministro de Relaciones Exteriores desde el año 1997. Este año, fue galardonada también señora Eliska Krausova, fundadora y directora ejecutiva de la Asociación colombo-checa, Asocheca. El acto solemne tuvo lugar el pasado viernes, 6 de junio 2014, en el Palacio Cerninsky en Praga.

Mediante el premio, el Ministerio de RR.EE. distingue las actividades ejemplares en el sector no gubernamental, enfocadas en la propagación de la República Checa. Entre los premiados suelen ser ciudadanos checos radicados en el exterior que divulgan información positiva sobre su país natal, así como amigos extranjeros de la República Checa y personalidades destacadas que apoyan desinteresadamente las relaciones de amistad entre sus países y la República Checa. Para el año 2014 fueron laureados en total 15 personas/instituciones, entre otros, también la directora de cine polaca, Agnieszka Holland, o la diseñadora de moda que vive en Lebanon, Blanka Matragi.

Al recibir el premio, señora Eliška Krausova participó en una entrevista en el marco del programa de la Televisión Checa (CT) el día 7 de junio, donde habló sobre las relaciones colombo-checas, su familia y su relación con los dos países. El video de esta entrevista junto con la transcripción en checo pueden encontrar en la página web de la CT aquí. A continuación, publicamos la traducción parcial de la entrevista.

Cómo se sintió Usted cuando se enteró de haber sido premiada?

Sobre todo, estaba sorprendida, agradecida, pero prácticamente no sabía nada sobre el premio. Así que empecé a buscar de qué se trataba. Escribí a nuestra embajada en Perú, porque en Colombia no la tenemos, aunque desde hace un par de meses hay un representante checo, y de esta manera estamos volviendo a establecer mejores relaciones entre los dos países. Y noté que el premio se otorga por propagar el buen nombre de la República Checa en el exterior, así que me puse muy contenta.

Se emocionó mucho?
La verdad, estaba conmovida principalmente ayer. Al principio fue una sorpresa, de repente uno ni sabe que hacer. Lo más importante es decidir cómo llegar, a qué hora, a quién dirigirse. Estoy trabajando en una universidad pública de Colombia donde me dedico a las relaciones exteriores, y justamente preparábamos cinco visitas extranjeras, así que ésto era un poco difícil. Pero después me tranquilicé un poco, y hoy me siento muy importante. Tal vez más importante que en cualquier otro momento en mi vida.
Los tres días fueron muy bonitos. Es el único premio que conozco que invita a todos los galardonados para que pasen juntos dos o tres días, que se conozcan. En consecuencia, uno no sale solamente con el sentimiento de estar en una foto con otros quince o diecisiete personas, sino también sabe quién es cada uno de ellos, que hace, todos pueden conocerse, intercambiar correos electrónicos o números de teléfono.

Usted se encontró en la compañía de Blanka Matragi o Agnieszka Holland…

Sí, y cada una de ellas es diferente, son distintas de lejos y de cerca. Simplemente, fue una experiencia muy interesante. Cuando nos dijeron que nos darían un paseo guiado por Praga, estaba un poco escéptica como solemos ser en mi familia, pensando que habían olvidado de que yo vengo de Praga. Pero todo lo contrario, lo que nos mostraron, no lo he visto antes. Así que pido disculpas con posterioridad. Vi lugares que uno normalmente no puede ver. Ayer terminamos en el apartamento de Jan Masaryk, lo que siempre deseaba conocer. Y también las palabras que dijo el señor ministro me parecieron muy interesantes. Es decir, que la República Checa está agradecida con todos los que viven en el exterior y divulgan informaciones positivas sobre el país. Que muestran que somos una familia grande y bonita. Esto me conmovió mucho.

Le dijeron concretamente por qué recibió el premio? Por ejemplo, que hizo esto y aquello con Asocheca, o que organizó la exposición de los dibujos de niños de Terezín?

El señor ministro no puede saberlo, ningún ministro puede. Me propuso la embajada checa en Peru, ellos son los que saben. Y yo soy una persona con muchas pretensiones en comparación con otros. Me parece que la mayoría de las personas que reciben premios no son muy modestas. Yo me encargo de que otros sepan lo que estamos haciendo.
Nuestra pequeña asociación fue fundada de mi tristeza y enojo cuando cerraron la embajada checa en Colombia. Así que empecé a buscar oportunidades cómo hablar sobre Colombia en la República Checa. Colombia es un país enorme, muy lejos y poca gente está interesada en la República Checa. Formamos parte del bloque comunista y nadie sabía exactamente, si se trata de Polonia, Checoslovaquia, Yugoslavia, etc. Las relaciones existían, sin embargo, muy modestas. En aquella época me enteré de que en el ministerio ayudaban a las asociaciones de paisanos. Al principio pensaba que con esta pequeña ayuda financiera podía traer el Teatro nacional o el ballet, unas obras clásicas básicas. Y de repente me di cuenta de que con lo que recibiría podría traer máximo una persona. De casualidad, en Praga, cerca del cementerio judío, encontré un libro traducido al español con poemas y dibujos de niños de Terezín. Y esto fue la primera idea para organizar una exposición. Y la exposición es hermosa y tiene mucho impacto en Colombia.

Usted lleva viviendo en la capital de Colombia ya décadas, y vive en un lugar muy poético llamado Cerros rosas. Pero la situación en Colombia probablemente no está tan rosada o sí?

No tanto, pero puede ser. Es como en todas partes del mundo…

Nunca ha tenido miedo sobre su vida en relación con lo que está pasando allí, es decir, lo que nosotros estamos escuchando sobre Colombia?

No. Ustedes aquí escuchan siempre lo malo, esto pasa en todo el mundo. Unos 45 millones de habitantes son los buenos, y queda más o menos un millón de los que se dedican a las cosas malas. Y no olviden que mi tarea es hablar bien sobre ambos países y tratar de demostrar que Colombia es, y justamente desde el momento en el que cerraron la embajada checa en el país, uno de los países con mejores oportunidades comerciales en toda la región. Todos los demás lo saben, y espero que los checos también se den cuenta pronto y logren aproverchar todas las oportunidades que hay. Ahora mismo es el mejor momento. Yo por lo menos trato a través de la cultura abrir un poquito el camino, es que no entiendo muy bien otras áreas, así que allí no podría meterme mucho.

Su familia es muy unida, a su mamita toda la vida la llamaba Bozena o Bozenka, cuando era buena. Suele viajar regularmente a Bohemia, se encuentran todos?

Sí, esto lo prometimos a nuestra mamita. Nos lo exigía, y no le importaba si hablaríamos por correo o skype, exigía que por lo menos una vez al año estuviéramos todos juntos aquí. Cada uno de nosotros tuvo que prometérselo, casi prestar juramento. Así que todos lo estamos cumpliendo, y este encuentro anual se convirtió en una tradición bonita. Todos tratamos de tener un poco de tiempo durante el mes de junio o julio para que estemos juntos. Mis hermanos tienen casas en alrededores de Praga, aunque al principio yo las odiaba. A mí en realidad no me gusta el campo, bosques, gallinas, nada de esto, me encantan ciudades. No obstante, es un lugar donde podemos encontrarnos, y dado que hay más casas allí, podemos pasar el tiempo juntos, pero también solos. Es que nos amamos mucho, pero siempre solamente por un rato, somos muchos.

Pensó Usted, después de la revolución, en regresar de manera definitiva a su país natal? O esta posibilidad no entró en su consideración en absoluto?

Pensaba en regresar. En aquella época, sin embargo, mi esposo estaba todavía vivo y justamente en el mejor momento de su carrera profesional. Aparte, yo me di cuenta que también toda mi vida profesional se desarrollaba en Colombia. La vida laboral, amigos de trabajo que he hecho durante más de cuarenta años, todo está allí. En la República Checa tengo bonitas relaciones de amistad de mis años escolares, me encanta ver a mis amigas y amigos, pero ellos también tienen sus vidas. Es muy bonito cuando nos vemos una vez al año, pero no podría estar con ellos todo el tiempo. Así me convertiría en una abuelita y no quiero ni imaginar que haría en este caso.

Fuentes: Televisión Checa, Ministerio de RR.EE.