La exposición de fotografías que documenta la vida de extranjeros en la República Checa

El Instituto Cervantes de Praga junto al Centro Americano y la ONG We Are From the Same Planet presentan una exposición del reconocido fotógrafo checo Jindrich Štreit denominada Somos del Mismo Planeta. La muestra presenta una visión positiva de la globalización y multiculturalidad, e incluye fotografías de la vida cotidiana de extranjeros que han convertido la República Checa en su segunda patria.

Radio Praga informó en más detalle sobre este evento que se prolongará hasta el 19 de marzo en la Sala de Exposiciones del Instituto Cervantes.

Los organizadores, cuyo fin ha sido mejorar la imagen de la República Checa asociado con la hospitalidad hacia los extranjeros, encargaron esta tarea al fotógrafo Štreit. Él mismo buscó a los protagonistas dirigiéndose a sus amigos radicados en la región de Moravia que vinieron a estas latitudes desde diferentes países como, por ejemplo, Polonia, Rusia, Ucrania, pero también Colombia, Ecuador o Vietnam.

Según las palabras del autor, las fotografías captan “el ambiente cotidiano en el que viven, así como las relaciones entre ellos. La búsqueda de los protagonistas era muy espontánea, porque siempre cuando visitábamos a un extranjero conocido, le preguntamos si tenía más amigos y los invitamos. Finalmente hicimos muchas más fotografías de las que escogimos unas treinta, de acuerdo con la disposición del proyecto. En el Instituto Cervantes exponemos unas 25 imágenes y otras cinco se pueden ver en el Centro Americano de Praga”.

Las fotos vienen acompañadas con unos textos breves preparados por la periodista Martina Vašícková quien averiguó los motivos que llevaron a los extranjeros a considerar la República Checa su nuevo hogar. Entre los impulsos más frecuentes pertenecen el amor, las ganas de conocer la vida en una cultura diferente y las oportunidades laborales. Algunos extranjeros mencionaron también el interés por la historia checa o la pasión por la naturaleza, entre otros. El orden, la organización y la tranquilidad son algunos de los aspectos más apreciados por las personas entrevistadas. Como explicó Jindrich Štreit: “Lo que más valoran es que la República Checa sea un país seguro. (…) Claro que hay lugares problemáticos, pero por lo general tenemos un país donde se vive bien.

Por otro lado, lo que les hace a algunos de ellos la estancia menos agradable es el frío carácter de los checos, la xenofobia y la intolerancia hacia las religiones. Sin embargo, el fotógrafo indica que la mayor molestia consiste en el clima frío y también en el hecho de que el país no tiene mar.

Jindrich Štreit es uno de los fotógrafos checos más famosos a nivel mundial. Su trabajo incluye más de mil muestras expuestas desde Tokio hasta Nueva York. Se enfoca particularmente en la temática social como son las comunidades de drogadictos, presos o indigentes, pero también hizo un ciclo importante sobre la vida en el campo durante la época comunista, el hecho que lo llevó hasta la cárcel.

La exposición forma parte de un proyecto más amplio, liderado por la Caridad Católica. Gracias a esta iniciativa surgió también un espacio multicultural en el municipio de Velká Bystrice, cerca de Olomouc. Durante un acto especial los extranjeros pudieron echar simbólicamente sus raíces allí plantando un árbol. El lugar ahora sirve como un parque internacional donde se encuentran personas de diferentes culturas.

Fuente: tomado y adaptado de Radio.cz/es (Dominika Bernáthová).

Otras fuentes: Instituto Cervantes. Fotos: Radio.cz/es (Dominika Bernáthová).