La capital checa iluminada por el festival de la luz

signal1Praga vuelve a experienciar una explosión de luces. La cuarta edición del evento denominado Signal Festival promete de nuevo muchos espectáculos mágicos y momentos inolvidables. Al mismo tiempo, el evento da un testimonio viviente de las nuevas tecnologías audiovisulaes, las ideas excepcionales y la creatividad asombrosa. Gracias al enorme interés que muestra el público general, el festival pertenece entre los eventos culturales más visitados del país.

Del 13 al 16 de octubre las calles de la capital se convierten en una galería iluminada con veintitrés instalaciones luminosas entre estatuas monumentales y objetos de colores de artistas provenientes de 11 países diferentes. Particularmente las proyecciones de video mapping llaman mucho la atención de los habitantes y visitantes de Praga.

Este año los interesados podrán disfrutar de tres shows de este tipo. Uno tendrá lugar en la fachada de la iglesia de Santa Ludmila de Bohemia en la Plaza de la Paz (námestí Míru) donde el artista alemán Daniel Rossa mostrará la segunda parte de la serie Point Line Surface Solid. El estudio ruso Radugadesign, encargado de los shows visuales en los juegos olímpicos de invierno celebrados en Sochi, preparó una proyección interesante que se dará en el mismo centro de la ciudad, la Plaza de la Ciudad Vieja.

signal2Del tercer proyecto de video mapping se encargará el estudio español Tigrelab. La obra se llama Mutis para rendir homenaje al botánico y matemático español José Celestino Mutis, y reproduce una colección de ocho especies de animales desconocidos, creados por el movimiento, el volumen y el sonido.

Además, a lo largo de una ruta de aproximadamente 12 kilómetros a los visitantes les esperan objetos luminosos e instalaciones interactivas. Por ejemplo, en cinco diferentes espacios se encuentran varios humanoides, es decir unas figuras blancas brillantes de una altura de hasta 12 metros, obra de la artista australiana Amanda Parer. Otra instalación tiene forma de un monolito de cuatro metros, creado con más de tres mil bolitas LED. La obra Light Sowers de Mathieu Le Sourd ubicada en el parque Vojan permite a los visitantes convertirse en magos y controlar las luces a distancia mediante movimientos de sus manos. La activación de luces de esta manera es posible gracias a los sensores de láser que siguen el movimiento de las personas.

Signal Dome, una cúpula grande ofrecerá tres presentaciones esféricas. Se trata del único lugar del festival donde hay que pagar la entrada. En las calles se celebran también eventos espontáneos ambulantes dado que un automóvil especial circula por el centro de Praga con un proyector que crea instalaciones visuales o dibujos.

signal3Esta vez el objetivo del evento es enfocarse más en el público infantil. Los niños podrán, entre otras actividades, probar a tocar instrumentos luminosos, o activar varios objetos que se convertirán en un mundo vivo de luciérnagas chirriando. Gracias a una instalación del científico y artista estadounidense Zachary Lieberman será posible también dibujar con luz.

La mayoría de las proyecciones se lleva a cabo al aire libre desde las siete de la noche hasta la medianoche en intervalos de cada 15 minutos. En varios puntos de la ciudad habrán puestos de venta de recuerdos y folletos bilingües – guías del festival con el mapa y la descripción de las instalaciones. Como novedad de esta edición los visitantes pueden utilizar de manera gratuita la red wi-fi, refrescarse en varios lugares especiales, y pagar por los objetos de recuerdo con su tarjeta bancaria.

Más información encontrarán en la página oficial del festival: www.signalfestival.com.

Otras fuentes: Novinky.cz-1, Novinky.cz-2. Foto 1, foto 2, foto 3.