Entrevista con la directora de Asocheca – Eliska Krausova

La revista STYLEnew publicó una entrevista con la señora Eliska Krausová, directora de la Asociación colombo-checa (Asocheca). A continuación les brindamos la traducción de la entrevista.

ELISKA KRAUSOVÁ: “¡Me gusta relacionar Chequia y Colombia!”

Eliska Krausová tiene un encanto, carisma y energía que lo puede cautivar. La hermana del reconocido escritor Ivan Kraus y del famoso moderador Jan Kraus vive en Colombia desde el año 1968. La estudiante de francés y de español en la Facultad de Filosofía en Praga llegó allí en aquella época para realizar una estadía lingüística. Los acontecimientos de agosto del mismo año (nota: 1968 – ocupación del territorio checo por las tropas soviéticas), sin embargo, dirigieron el rumbo de su vida de otra manera. A su casa ya no volvió.

La época sin Skype e Internet
En Bogotá terminó sus estudios universitarios y empezó a trabajar como profesora de lenguas. Hasta ahora ejerce su profesión en la universidad bogotana donde más de 25 años desempeñaba el cargo de la jefa de Sección de las relaciones internacionales. Es fascinante que en la época de la totalidad, de la familia de Eliska cuatro de los cinco hermanos salieron para el exterior. Por lo tanto su mamá escribía sin cesar centenas de cartas usando un papel carbón. Las escribía a sus hijos. En lugar de contacto físico y una charla normal. En nuestros días de aplicaciones de chat y llamadas por Skype difícilmente podemos imaginar algo así. Eliska en la Colombia lejana incluso encontró a la pareja de su vida, don Ignacio. Pasaron juntos 38 años felices. Sobre cuánto tiene a Colombia guardada en su corazón habla también el hecho que se quedó en el país incluso después de la muerte repentina de su esposo. No obstante, a Praga viaja regularmente. Además, trata de entrelazar sus dos hogares cada vez más.

Los dibujos de los niños de Terezín
Por tal motivo fundó una organización sin ánimo de lucro denominada Asocheca, y una de sus primeras actividades consistió en preparar una exposición itinerante de los dibujos de los niños de Terezín, la cual trajo a Colombia. La exposición fue prestada por el Museo Judío de Praga. “Tienen que tener en cuenta que Colombia es 17.5 veces más grande que la República Checa”, explica Eliska. “Sin embargo, nuestra exposición ya ha pasado por casi todas las ciudades grandes, se exhibe también en las escuelas secundarias y en las sociedades judías. En todas partes su legado repugnante se ve recibido de manera muy emotiva. De hecho la exposición misma encuentra su camino hacia los espectadores.” Eliska coopera en Bogotá con la Embajada checa. Gracias a esto, los colombianos pudieron disfrutar también de la Semana de la República Checa en Bogotá. Por otra parte, gracias a ella se presentaron en la feria del libro las escritoras Radka Denemarková y Markéta Pilátová, y la traductora de español Anezka Charvátová. Por su labor, Eliska fue galardonada por el ministro del exterior con el premio Gratias Agit que se otorga por divulgar el buen nombre de la República Checa en el extranjero. A través de Asocheca, Eliska Krausová trata de unir en la medida de lo posible las historias de ambos países. Nos alegra que durante su visita a Praga nos haya mostrado, con qué sitios en la República Checa está relacionada ella misma.

1. La Iglesia Santa María de la Victoria (Niño Jesús de Praga)
“El Niño Jesús de Praga es para todos en América Latina todo un término”, dice Eliska con sonrisa. “El famoso Bambino di Praga fue traído a las tierras checas en la mitad del siglo XVI por Maria Maxmiliána Manriquez de Lara, la novia de Vratislav. ¡Los turistas de habla española llegan a ver a Bambino durante su visita a Praga como primera parada! A mí también me gusta mucho la atmósfera de la iglesia. ¡Pero no solamente a mí!
Ya que la fama del Niño Jesús de Praga es realmente enorme en América del Sur. Por tal motivo en Colombia nuestra Asocheca está preparando un proyecto que pueda mostrar la conexión entre los dos países tan lejanos y tan diferentes. Uno de dos colombianos les dirá que Praga es un lugar que por el Niño Jesús tiene que visitarlo también él mismo algún día de su vida.

2. ¡Amo tranvía!
“¡Disfruto del viaje en tranvía ya simplemente por el hecho que en Bogotá no hay tranvías! Me gustan mucho particularmente las líneas 17 y 22. El Teatro Nacional, el Castillo de Praga… lugares maravillosos que le afectan profundamente también en el momento cuando los está mirando desde la ventana de un tranvía.”

3. La ciudad judía
“La ciudad judía es mágica. Adentro guarda un secreto, una belleza y un dolor enorme. Lo puede percibir en cada paso. Tenemos en nosotros la mitad de judaísmo por parte de nuestro papá. Él mismo pasó 6 años en un campo de concentración. De esos lugares nunca volvieron 70 de sus familiares. Mi hermano Michael ahora está indagando muy intensamente sobre nuestros predecesores. Es sumamente interesante para nosotros. Por ejemplo, a uno de ellos lo encontró entre los niños de Vinton.

4. La Facultad de Filosofía de la Universidad Carolina
“La época estupenda de mis estudios universitarios. Sobre todo, la cátedra de lenguas románicas – aquí es mi Alma Mater. El lugar que posee un encanto especial para mi incluso después de muchos años. ¡Del corazón no va a desaparecer así no más! ¿Sabe qué es lo que me sorprende? Desde la época de mis estudios no ha cambiado mucho por aquí. ¡Me parece que solamente salí de una clase ayer y hoy de nuevo regreso por estos lados! Saben, en esta universidad estudió también mi hermana Katerina. Después de su muerte súbita nuestra familia fundó en su memoria el Premio Katerina Krausova, que financiamos. Está destinado para el mejor trabajo en el área de la filología románica. Al principio la que más se comprometía con este asunto fue nuestra mamá Bozena. Después de su muerte asumimos el relevo, y cada año nos encontramos con mis hermanos durante la entrega del premio.”

5. El Estudio Rubín
“¡La época fenomenal de mis sueños sobre llegar a ser una actriz! ¿Saben que yo soy de hecho un tanto desdeñada Sarah Bernhardt? En todo caso, amaba Rubín. Me acuerdo de Radim Vasinka que arreglaba ese espacio de sótano desolador. Recuerdo momentos estupendos con Tána Fischerová y Jirí Ornest. Con ellos cursaba clases dramáticas y soñábamos con el futuro en el teatro. Finalmente estudié idiomas, ¿pero el Estudio Rubín? ¡Jamás me olvidaré de él!

Texto: Alena Štrobová. Fotos: Dagmar Hájková.

Fuente: www.stylenew.cz.