Septiembre en Praga pertenece a la música de Antonín Dvorak

Antonin Dvorak es, sin duda, uno de los artistas más destacados de la historia checa. Y en septiembre en Praga se conmemora su legado, su obra y la contribución a la música mundial en ocasión del aniversario de su nacimiento (nació el 8 de septiembre de 1841). Este año el festival denominado Praga de Dvorak rinde homenaje también a Antonín Dvorak III. , es decir, al nieto del famoso compositor checo, y al mismo tiempo, al director de orquesta checo, Jiri Belohlavek, ambos fallecidos en mayo de 2017.

La décima edición del evento se lleva a cabo del 7 al 23 de septiembre. A pesar de que el festival es relativamente joven entre los eventos musicales del tipo parecido, pertenece entre los más visitados en la República Checa.

Para los organizadores, el principal criterio es la calidad, por eso en los escenarios se encuentra la élite de solistas, intérpretes de la música clásica, directores de orquestas, y las orquestas y cuerpos de cámara de renombre. Al público internacional le espera la música de Dvorak, pero también de otros compositores. El programa se centra en la música clásica-romántica con dos tendencias, una hacia el clasicismo, y la otra hacia la música del siglo XX, en casos excepcionales se toca la música del siglo XXI. En total se ofrecen 17 conciertos, durante él de la inauguración se interpretó una de las obras más famosas de Dvorak – Stabat Mater.

Entre las estrellas de solistas se destacan varios nombres que tienen en común el hecho de haberse presentado también en la Ópera Metropolitana y otros escenarios de prestigio. Por ejemplo, se trata de la soprano letona Kristine Opolais, el cantante polaco Piotr Beczala, el contrabajo alemán René Pape, el tenor estadounidense Michael Spyres y el bas-barítono checo Adam Plachetka.

De las orquestas mundiales llega London Philharmonic Orchestra con el director ruso Vladimir Jurowski, la Orquesta Filarmónica de Essen, el conjunto alemán dirigido por el checo Tomáš Netopil, o la Orquesta Sinfónica de Viena. Los amantes de la música clásica pueden disfrutar del encuentro excepcional con los directores de orquesta Ingo Metzmacher y Gustav Mahler Jugendorchester, o el excelente pianista francés Jean-Yves Thibaudet. Por supuesto, participan también varios artistas checos reconocidos a nivel mundial. Además, como en las ediciones anteriores, se abre un espacio importante para talentos jóvenes de la música clásica.

Casi todos los conciertos tienen lugar en la Sala de Dvorak en el palacio Rudolfinum, pero algunos se llevan a cabo también en el Convento de Santa Inés en Praga. Desde el principio, la idea central del festival consiste en la promoción del buen nombre de la cultura checa a través del legado de la obra de Dvorak, sus contemporáneos y discípulos.

Dvorak mostró un talento excepcional desde su niñez. Estudió música aprendiendo a tocar el violín, el piano y el órgano. Visitó repetidamente Inglaterra, y más adelante aceptó la invitación de viajar a los Estados Unidos como director del Conservatorio Municipal de Nueva York.

Durante su carrera exitosa como compositor compuso nueve sinfonías, diez óperas y un sinnúmero de composiciones instrumentales, poemas y conciertos. Entre las obras que lo hicieron famosos pertenece la novena sinfonía conocida como Del Nuevo Mundo, inspirada en el espiritualismo afroamericano y la música americana nativa. No obstante, su obra es conocida también por los temas patriotas y eslavos, reflejados en otra composición importante, Danzas eslavas.

El programa completo y más detalles encontrarán en la página: www.dvorakovapraha.cz.

Otras fuentes: KudyZnudy.cz. Foto 1, foto 2, foto 3.