República checa celebra su día nacional

Hoy, el 28 de octubre, se conmemora el día de la fundación de Checoslovaquia como estado independiente tras la caída del Imperio austro-húngaro. La independencia del nuevo estado fue declarada en la Plaza de San Venceslao en Praga el 28 de octubre de 1918. En otras palabras, la historia moderna del país se empezó a escribir hace 99 años. En 1993 Checoslovaquia se dividió en dos estados independientes – la República Checa y Eslovaquia – pero aún así sigue celebrando su fundación en dicha fecha.

Con el motivo de la fiesta nacional, el Embajador de la República Checa en Colombia, señor Milos Sklenka, y su señora Peithi García organizaron una recepción que tuvo lugar el 27 de octubre en el hotel DoubleTree by Hilton en Bogotá. En el marco del evento, el Embajador otorgó la Medalla al Mérito “Jan Masaryk” a cuatro destacados directores colombianos de teatro y cine. La condecoración la recibieron Jorge Alí Triana, Jaime Santos, Leopoldo Pinzón y Pepe Sánchez, este último como un homenaje póstumo que fue recibido por su hermano Carlos. En dos salas de exposición, los invitados pudieron apreciar varias imágenes de los sitios turísticos más importantes del país. Después de la parte oficial tuvo lugar un hermoso concierto de Cristian Báez, un reconocido cantautor bogotano. Como en los años anteriores, Asocheca junto con los compatriotas y los amigos de la asociación se unió a esta celebración.

El 28 de octubre en diferentes lugares de la República checa se llevan a cabo eventos conmemorativos, sobre todo, los actos de piedad cuando se colocan coronas de flores al pie de monumentos. El centro de las celebraciones se encuentra, por supuesto, en la capital de Praga. Allí se lleva a cabo la colocación de coronas en la tumba del soldado desconocido frente al monumento nacional de Vítkov por el presidente del país, otros políticos checos, los veteranos de la Segunda Guerra Mundial y los representantes de las fuerzas armadas. A menudo se celebran incluso diferentes manifestaciones o protestas, pero también desfiles o espectáculos de fuegos artificiales.

A las ocho de la noche el actual presidente checo, Milos Zeman, dará la bienvenida a sus casi 800 invitados en el Castillo de Praga. El evento, que tendrá lugar en la sala de Vladislav, continuará con la ceremonia solemne de la entrega de las medallas estatales. El presidente esta vez condecorará a 39 personalidades de la cultura, política, ciencia y deporte, entre ellas, a la patinadora de velocidad checa Martina Sáblíková, el director del cine checo Zdenek Troska, o al ex-canciller alemán Gerhard Schröder.

Además, el público general tendrá la oportunidad de conocer los interiores de varios monumentos y lugares importantes para la vida política del país que a lo largo del año no suelen estar accesibles. Se trata, por ejemplo, de la mansión de Kramár en Praga que sirve como la residencia de los presidentes de gobierno checos. Los interesados podrán entrar también en los espacios representativos de la Casa Municipal de Praga donde fue declarada la independencia. El programa incluye un concierto de órgano, y en la Plaza de la República enfrente del edificio podrán ver un documental en la realidad virtual que muestra la adopción de la primera ley de Checoslovaquia sobre la fundación del estado. El día de puertas abiertas se celebra también en la Cámara de los diputados, el Senado, el Ministerio de industria y comercio, y el Ayuntamiento de Praga. Asimismo, algunos castillos y museos abren sus puertas sin costo alguno, o por un precio simbólico.

En la Sala de Smetana en la Casa Municipal de Praga pueden disfrutar del tradicional Concierto para la república. La Orquesta Sinfónica de la capital de Praga bajo la batuta del director Ondrej Lenárd presentará un ciclo de seis poemas sinfónicos denominados Mi patria, obra del famoso compositor checo Bedrich Smetana.

Un poco de historia…

La sociedad checa no había aceptado nunca como suyo el Estado austríaco. Con el estallido de la Primera Guerra Mundial arreció la hostilidad de las autoridades austríacas hacia los checos. Fue clausurado el parlamento, los derechos democráticos se vieron cada vez más limitados. Además, las tierras checas se veían obligadas a apoyar la causa bélica de la monarquía de los Habsburgo con suministros de cereales y otros alimentos que empezaban a escasear en el país.

Sin embargo, entre los políticos checos tan sólo uno tuvo el coraje de romper abiertamente con la monarquía austro-húngara en el mismo año en que estallara la Gran Guerra: Tomás Garrigue Masaryk, el llamado padre de la república. A finales del año 1914 Masaryk partió de su patria para encabezar en el exilio el movimiento de resistencia antiHabsburgo. Dado que ya no creía en la posibilidad de democratizar el sistema político de Austria- Hungría, empezó a coordinar la lucha por un estado nacional checoslovaco independiente, que formaría parte de una nueva Europa.

No hubo indicios de una gran opresión por parte de Austria sobre Bohemia y Moravia ya que existía un principio de multiculturalidad, en la que de cierta manera, se reconocían las particularidades regionales del Imperio. Sin embargo existía opresión del Reino de Hungría sobre los eslovacos, que ansiaban salir del control centralista húngaro. Precisamente gracias a la determinación por la independencia en Eslovaquia, en Chequia se pudo conseguir el objetivo, ya que por sí sola tenía unos 3.2 millones de alemanes viviendo en el territorio que se oponía a la separación de Austria.

Masaryk finalmente logró persuadir al presidente norteamericano Woodrow Wilson y a los demás aliados de la necesidad de implantar un nuevo ordenamiento en Europa Central, donde el futuro estado Checoslovaco actuaría como un dique separador entre dos potencias con apetitos hegemónicos: Alemania y Rusia. En el futuro estado independiente los checos convivirían con la vecina nación eslovaca como dos ramas de una sola nación eslava – la nación checoslovaca. Los escollos de esta concepción se revelarían posteriormente, dando origen a una permanente tensión entre checos y eslovacos.

El 28 de octubre de 1918 el Comité Nacional asumió en Praga el control de las principales instituciones. Por la tarde fue proclamada oficialmente la Checoslovaquia independiente. Masaryk llegó a ser el primer presidente de Checoslovaquia. Su compañero Edvard Beneš, como diplomático, fue ministro de relaciones exteriores y el segundo presidente de la república. Con la proclamación de independencia está relacionado también Milan Rastislav Štefánik, un general en el ejército francés durante la Primera Guerra Mundial, que pasó a ser ministro de guerra.

Fuentes: Hrad.cz, KudyZnudy.cz, Radio.cz. Foto 1, foto 2, foto 3, foto 4, foto 5.