En la República Checa se conmemoran las luchas por la democracia

El 17 de noviembre se conoce hoy como el Día de la Lucha por la Libertad y la Democracia, y es un día festivo en el país. En esta fecha ocurrieron dos acontecimientos importantes para la historia checa, ambos protagonizados por estudiantes, concretamente en 1939 contra la ocupación nazi y en 1989 contra el régimen comunista.

A finales de octubre de 1939 en Praga tuvo lugar una manifestación antifascista con motivo del 21 aniversario de la fundación de Checoslovaquia. Durante la intervención policial fue herido mortalmente Jan Opletal, un estudiante de la Facultad de Medicina. Su entierro celebrado el 15 de noviembre provocó otras masivas protestas a los cuales los nazis reaccionaron con fuertes represalias. El 17 de noviembre Hitler ordenó cerrar las universidades checas, fusilar a 12 estudiantes y funcionarios, y trasladar a unos 1.200 estudiantes a los campos de concentración. La fecha pronto se convirtió en el Día Internacional del Estudiante, y como tal se celebra en varios países del mundo.

Durante la época comunista, el día siempre se recordaba como una fiesta estudiantil y su lucha contra un régimen opresivo y racista. Por lo tanto, en varias ocasiones ha sido un día de protestas de estudiantes como ocurrió, por ejemplo, el 17 de noviembre de 1968 cuando tuvo lugar una huelga contra la ocupación rusa.

Cincuenta años después de la clausura de las universidades por Hitler, los estudiantes de Praga se reunieron en una manifestación conmemorativa para rendir homenaje a Jan Opletal. La marcha del 17 de noviembre de 1989 contaba con permiso de autoridades. La muchedumbre salió del barrio de Albertov hacia el Cementerio de los Próceres situado en Vyšehrad. Sin embargo, la manifestación no terminó allí, sino que la gente continuó caminando de manera espontánea hacia el centro de Praga. Aunque los agentes de policía al principio respetaron la orden de no intervenir, en la Avenida Nacional atacaron a los estudiantes, y algunos salieron golpeados fuertemente.

Entre los manifestantes se difundió la noticia sobre la muerte de un estudiante a consecuencias de la brutal violencia por parte de la policía. A pesar de ser una noticia falsa, logró radicalizar a toda la sociedad, y al día siguiente, los estudiantes de las universidades de Praga, y más adelante también muchos artistas de teatro se declararon en huelga.

Además, informaron sobre los acontecimientos en la capital al resto del país organizando juntas, encuentros y debates, publicando materiales informativos. Los hechos culminaron el 27 de noviembre con la Huelga General de dos horas que se llevó a cabo en todo el territorio nacional. Finalmente, el régimen comunista abrió diálogos con la oposición encabezada por Václav Havel, uno de los disidentes más activos, y se acordó el traspaso de poder.

Con excepción de la intervención policial violenta en el centro de Praga, la revolución transcurrió de manera moderada, sin tener ni una sola víctima mortal. Por lo tanto se inscribió en la historia como la Revolución de Terciopelo. Entre sus símbolos más importantes pertenece el tintineo de las llaves con el cual los ciudadanos expresaban su deseo de libertad. La Revolución significó el fin del régimen totalitario que gobernaba en Checoslovaquia por más de cuatro décadas.

Actualmente, el 17 de noviembre se celebra especialmente en Praga con eventos conmemorativos, pero también marchas del público para expresar opiniones acerca de los problemas que agobian a la sociedad.

En lugares vinculados con los eventos de 1989, especialmente en la Avenida Nacional de Praga, suelen presentarse personajes de la escena política y cultural del país, pero también personas del público general con velas y flores.

En el centro de Praga tiene lugar un desfile de disfraces alegóricos cuyo objetivo se centra en llamar la atención sobre diferentes cuestiones sociales, como es la violencia sexual, los problemas de los indigentes, o el despilfarro de alimentos.  Se abren también puertas de la Oficina del Gobierno para que todos los interesados puedan conocer los interiores de la institución y disfrutar de las exposiciones instaladas.

En la residencia estudiantil de Hlávka, lugar importante de los hechos de 1939, se lleva a cabo una reunión de representantes de las universidades, estudiantes, círculos académicos, e incluso de la Iglesia.

Fuentes: Radio.cz/es-1, Radio.cz/es-2. Foto 1, foto 2, foto 3, foto 4.