La época navideña en la República Checa

Desde finales de noviembre llega la época mágica de adviento durante la cual las ciudades y los pueblos checos lucen sus calles iluminadas, árboles de navidad decorados, pesebres de diferente tipo y materiales. Las plazas de ciudades se convierten en mercados navideños con una atmósfera especial con olor a canela y jengibre. Por todos lados suenan villancicos, y los visitantes pueden disfrutar de muchos eventos y presentaciones culturales acompañantes, particularmente en las ciudades más grandes del país.

Sin menor duda, Praga es uno de los destinos más espectaculares para visitar en diciembre. De  hecho, los mercadillos locales pertenecen entre los más famosos de toda Europa, y fueron destacados también por la prestigiosa revista americana US News & World Report que los colocó entre los diez mercadillos de Navidad más hermosos del mundo. Los mercadillos navideños se celebran en varias plazas de la capital, sin embargo, los más buscados se encuentran en la Plaza de la Ciudad Vieja y en la Plaza de San Venceslao. Al otro lado, en la Plaza de la República, en la Plaza de la Paz o en el patio del Castillo de Praga reina un ambiente más íntimo y no suele haber tanta gente.

Productos de diferente tipo se venden en casetas de madera con techos rojos. En estas tienditas al aire libre pueden conseguir, sobre todo, varias artesanías relacionadas con la época navideña, es decir, decoraciones, velas aromáticas, coronas de adviento, o juguetes en madera. Además, pueden probar alguna de las delicias tradicionales de la temporada como son las castañas asadas, salchichas a la parrilla, bizcochitos de vainilla, panes de jengibre u otros dulces típicos. Y si les da frío por el clima del invierno checo, encontrarán muchas opciones como calentarse, desde la antigua bebida aguamiel, grog preparado a base de ron o coñac, hasta diversos tipos de ponches y el delicioso vino tinto caliente con clavel y canela. El vino caliente viene servido esta vez en unas tazas de cerámica con diferentes diseños relacionados con los panoramas de Praga y personalidades de la historia checa.

Las tiendas de los mercados principales en Praga están abiertas todos los días (del 2 de diciembre al 6 de enero) desde las diez de la mañana hasta las diez de la noche, algunos puestos de comida permanecen abiertos hasta la medianoche.

En las plazas pueden admirar también hermosos árboles de Navidad y otras decoraciones. El abeto vivo de la Plaza de la Ciudad Vieja encendió sus luces por primera vez el 2 de diciembre. El acto empezó a las cuatro y media de la tarde bajo los tonos del poema sinfónico Mi Patria del compositor checo Bedrich Smetana. Debajo del árbol, decorado con objetos de paja y unas 600 luces en forma de estrellas, se encuentran dos pesebres, uno de ellos cuenta con figuras y animales vivos. Las decoraciones combinan los colores tradicionales: verde, blanco, dorado y rojo, y están inspiradas en las tradiciones populares checas e historia del país. El puente panorámico está decorado con siluetas luminosas de los portales góticos de la Catedral de San Vito.

En el escenario multifuncional, construido especialmente para tal fin en esta plaza, se dan presentaciones folclóricas, de coros de niños que cantan villancicos, de bandas musicales u obras de teatro. Aparte, varias iglesias y teatros de Praga ofrecen conciertos navideños, en cuyos programas no puede faltar la misa navideña checa del compositor Jan Jakub Ryba, denominada Hala, maestro, levántate.

No obstante, sería una pena quedarse sólo en Praga. También otras ciudades checas celebran la época del adviento de manera muy bonita y tal vez más tranquila. Por ejemplo, el hermoso centro histórico de Olomouc se convierte en una escena cultural interesante con conciertos de música, mercadillos,  un pesebre de madera, pero también una pista de hielo pública, y una variedad destacada de ponches que llevan condimentos especiales.

Cesky Krumlov, la joya arquitectónica del sur del país, muestra en invierno su cara diferente, una cara de tranquilidad y poesía. Pueden hacer un recorrido por las calles pintorescas de la ciudad, visitar el mercado de adviento en la plaza principal o la feria de artesanías en el patio del castillo local. Una de las atracciones más llamativas de la época de adviento en la ciudad consiste en el pesebre viviente que presenta el cuento bíblico con canciones y danzas.

Fuentes: KudyZnudy.cz, Prague.eu. Foto 1, foto 2, foto 3, foto 4.