Joyas de la corona expuestas en el Castillo de Praga

En el año 2018 la República Checa está celebrando el aniversario de 100 años desde la fundación de Checoslovaquia, un estado independiente, y 25 años desde la fundación de la República Checa. Por tal motivo durante todo el año se llevarán a cabo varios eventos conmemorativos. Una de las atracciones más llamativas en esta agenda es la exposición de las joyas de coronación que tendrá lugar del 16 al 23 de enero en la Sala de Vladislav en el Castillo de Praga. La entrada para el público general será gratuita.

Esta vez las joyas estarán expuestas en una nueva vitrina de seguridad que permitirá a los visitantes admirar la belleza de las joyas de todos los ángulos. La corona es particularmente interesante de atrás dado que se puede apreciar un hermoso y valioso zafiro de color azul intenso, proveniente de Sri Lanka. Pertenece entre los zafiros azules más grandes del mundo. En la sala estarán preparados también paneles explicativos sobre el destino de las joyas y el desarrollo de su significado simbólico.

Normalmente las joyas se encuentran guardadas en una cámara especial ubicada en la Catedral de San Vito, encerrada con siete cerrojos.

Respectivas llaves guardan por separado siete personalidades de la vida pública y religiosa del país: el presidente del país, el jefe del Gobierno, el presidente del Senado, el presidente de la Cámara de diputados, el cardenal, el alcalde mayor de Praga y el decano de la Capítula Metropolitana de la Catedral de San Vito. Todos ellos asistirán también al acto inaugural que se llevará a cabo el primer día a las dos de la tarde.

Por lo general, estas joyas preciosas se exponen solamente en ocasiones excepcionales. En el pasado las joyas simbolizaban el gobierno y el poder de los reyes checos. El conjunto cuenta con la corona de San Venceslao, el cetro real, la esfera real, las fundas de piel que suelen protegerlos, una almohadilla sobre la que descansa la corona y la capa de coronación con sus accesorios. La corona fue elaborada en 1346 con el motivo de la coronación de Carlos IV como el rey checo. A pesar de ser emblemas de poder del antiguo reino de Bohemia, hoy se consideran también símbolos estatales de la república. Sin embargo, durante la Primera República no fue así y las joyas no se exponían. Pero cuando el país empezó a tener miedo por sus joyas de la corona dada la amenaza de los nazis, se consagró su simbolismo. Es decir, tras la segunda guerra mundial las joyas ya poseían un símbolo de Estado consolidado, lo que continuó durante el régimen comunista.

Además, la exhibición incluirá objetos que recuerdan la tradición de San Venceslao, el patrono del país. Por ejemplo, se podrá observar la armadura de San Venceslao y su espada que forman parte del tesoro real guardado en la catedral de San Vito.

Esta exposición no es la única en el calendario de 2018. Se celebrarán otros eventos importantes que evocarán a las personalidades, los sucesos y los objetos relacionados con el Estado checo y la identidad nacional. Como aspectos complementarios de las exposiciones se dejará abierta la oficina presidencial, y el público podrá ver también la muestra de las constituciones originales de la República. La mayor exhibición tendrá lugar entre marzo y octubre del 2018 en la sala del Picadero del Castillo, y presentará diferentes fases históricas del Estado checo según las gestiones presidenciales y los acontecimientos más significativos de la nación checa.

Fuentes: Praha.idnes.cz, Radio.cz/es. Foto 1, foto 2, foto 3.