tu opinión

Escribe tu opinión y comparte tus experiencias de ambos países – en español o en checo.

Napiš svuj názor a podel se o své zkušenosti a zážitky z obou zemí – cesky nebo španelsky.

 

Por ahora es posible insertar comentarios. Si deseas subir una historia más larga, fotos, etc., puedes enviar el texto al correo electrónico: info@asocheca.org.

Prozatím je možné vkládat komentáre. V prípade delších textu, fotek, apod., je možné  zaslat príspevek na email: info@asocheca.org.

Mi experiencia con la República Checa

Aprovecho este medio para hacer comentarios acerca de la vida en la República Checa. Para empezar, puedo decir que ha sido una experiencia maravillosa! Como es normal, al principio experimenté un momento de nostalgia por las condiciones habituales en las que vivía, pero posteriormente he aprendido a valorar esta cultura.

Una de las cosas que más me sorprendió cuando vine a Chequia, fue que un buen número de personas aprecian y tienen un profundo interés por Latinoamérica, ya sea por su diversa cultura (idioma, música, bailes, comida, etc.), por las múltiples opciones turísticas que América ofrece (playas, valles, montañas, volcanes, selva, etc.) o por las posibilidad de generación de empresa (importación o exportación de productos, alimentos, artesanías, etc.). De la misma manera he podido encontrar compatriotas y otros latinos haciendo sus vidas muy felices en este país, hablando el idioma checo y teniendo un gran cariño por este entorno.

Pienso que el invierno fue lo más duro de sobrellevar aquí. Como colombiano estaba acostumbrado a gozar de 12 horas de sol durante los 365 días del año, y a encontrar cambios de temperatura con base en la altura de la cordillera y no del época del año, contrastando cuatro estaciones. La estación de invierno dura alrededor de cuatro meses con la mínima porción de luz solar al día. Y que decir de la temperatura que en ocasiones alcanza los -18°C. En verdad, es algo depresivo este lapso de tiempo. Sin embargo uno siempre aprovecha cualquier condición del tiempo para hacer algo divertido.

A pesar de que nunca había esquiado o practicado alguna actividad bajo la nieve, no dude en aceptar la invitación para hacer algo de esquí y de esquí a campo traviesa – sencillamente una experiencia excepcional! Tanto como tomar mi favorito vino caliente. Pero claro, también tengo que resaltar que pasado ese duro lapso de tiempo, la primavera, el verano y el otoño sencillamente son espectaculares. Sin lugar a dudas, las flores en el campo y los paisajes verdes se conjugan con la imponencia de castillos o iglesias antiguas en una real fantasía.

En el plano académico, puedo decir que el nivel académico de la Universidad de Carlos en Praga presenta un buen nivel, y he sentido fácil la aceptación para el desarrollo de mi investigación. Aparte, he recibido adicionalmente una beca para mis estudios.

Praga como ciudad capital de Chequia es una ciudad muy arquitectónica, romántica, y más, definidamente muy interesante. Me gusta que es una ciudad pequeña que no representa dificultad para movilizarse en ella.

Respecto a la cultura checa, no puedo decir mucho. Pienso que el primer paso para introducirse a una cultura es el buen manejo del idioma, lo que yo aún no he logrado. De esta manera solo puedo decir que los checos conservan muchas costumbres interesantes marcadas por las diferentes situaciones y épocas desde la antigüedad, y según lo que ha pasado en esta región de Europa.

En cuanto a la comida, se pueden obtener diversos platos. Al principio el pan (chleba) me parecía muy duro pero ahora está bien. Los “knedliky” saben bien en cada plato y, por supuesto, uno no puede perder la oportunidad de probar la deliciosa “veprova pecene s knedliky a se zelim”. Y claro, la famosa cerveza checa siempre va bien en la reuniones.

Definitivamente, el tiempo que he vivido en la República Checa ha sido una experiencia excepcional, que me ha ayudado a crear nuevos horizontes para mi vida y donde más he aprendido a sacarle provecho a las situaciones adversas de la vida.

Extiendo mi invitación a todos los colombianos, que cuando vengan a Europa no olviden venir a Praga – estoy seguro que los enamora!

Jaime