sobre los checos y el checo

Conozcan más detalles sobre la exposición de los dibujos de los niños de Terezín en la emisora Desafío Online

Las representantes de Asocheca junto con la Embajadora de la República Checa en Colombia aceptaron la invitación de Teo Sánchez para presentar la exposición Siempre Volveré a Vivir en el programa Llegó La Hora de la emisora Desafío Online.

Después de las palabras de introducción por parte de la señora Embajadora Katerina Lukešová, la señora Eliška Krausová, directora de Asocheca, presentó la Asociación de amistad colombo-checa y la exposición de los dibujos de los niños judíos que durante la ocupación nazi fueron confinados en el campo de concentración en Terezín. Junto con sus colegas de Asocheca, la señora Nicole Steiner y la señora Ana Ilonka Pinzón, dieron a conocer detalles sobre el contexto de aquella época, sobre Terezín, y en base de los dibujos y poemas mostraron, cómo los niños veían la vida en el territorio ocupado y en el mismo campo de concentración, cómo a pesar de las condiciones difíciles se desarrollaba la vida cultural en Terezín, y cómo los niños a través del arte expresaron sus recuerdos, fantasías, pero también la esperanza.

Con el poema Esperanza la señora Eliška concluyó la presentación de una media hora. Según sus palabras, la exposición está a disposición para todas las instituciones, organizaciones o colegios que se muestren interesados en exhibirla. Además, en la situación actual de pandemia, la exposición ha cobrado aún más relevancia dado que demuestra cómo es posible resistir los momentos difíciles de la vida. El espacio fue dedicado también a las preguntas de los oyentes que se enfocaron, entre otros temas, en si se dio un trato especial a los menores de edad en el campo de concentración, cómo llegó la exposición hasta Colombia y cómo ha sido aceptada por los niños colombianos en diferentes partes del país. Al final, las participantes expresaron sus opiniones acerca del principal desafío que tienen las nuevas generaciones para que algo parecido nunca vuelva a suceder.

Elecciones para la Cámara de Diputados del Parlamento de la República Checa 2021

Según informó la Embajada de la República Checa en Colombia, el Presidente del país anunció las próximas elecciones para la Cámara de Diputados del Parlamento de la República Checa que se llevarán a cabo los días 8 y 9 de octubre de 2021.

En las elecciones pueden participar los ciudadanos de la República Checa quienes por lo menos el segundo día de las elecciones cumplan la edad de 18 años. Los ciudadanos checos que permanezcan durante los días señalados en el territorio colombiano, pueden participar en las elecciones en la Embajada checa en Bogotá. Los interesados en la inscripción al Listado Electoral Especial, administrado por la Embajada checa en Colombia, deben contactarse con la Embajada a través del correo consulate_bogota@mzv.cz. La solicitud por escrito de ser inscrito al Listado tiene que ser recibida por la Embajada a más tardar el día 29 de agosto de 2021.

Fuente: Mzv.cz/bogota. Foto 1.

Robot, el checo más famoso, celebra su primer centenario

Texto escrito por Jaroslav Veis.

Hace unos cien años, en el pueblo de Petrovichi, cerca de la frontera ruso-bielorrusa, nació un bebé en la familia judía de los Azimov. Los padres llamaron a su hijo Isaac. Se desconoce la fecha exacta de su nacimiento; fue en algún momento entre octubre de 1919 y principios de 1920.

Sin embargo, la familia, que llegó el 3 de febrero de 1923 a bordo del RMS Baltica Nueva York desde la recién nacida Rusia soviética, asignó el 2 de enero de 1920 como fecha de nacimiento oficial al mayor de sus tres hijos y cambió la “z” por la “s” en su apellido. Más tarde, Isaac Asimov se haría tan famoso que sería mundialmente conocido.

Casi de forma simultánea al nacimiento del niño, Karel Capek, de treinta años, una estrella literaria emergente de la recién nacida Checoslovaquia, estaba pensando en una nueva obra para el Teatro Nacional de Praga. Sus héroes serían «trabajadores artificiales» o «máquinas de trabajo vivientes e inteligentes». Cuando se devanó los sesos pensando en cómo nombrarlos, primero se le ocurrió llamarlos Labors (inspirado en la palabra inglesa ‘labor’, con etimología latina ‘labore’, que significa «trabajo», pero también «trabajo duro, dureza, fatiga e incluso dolor»). Sin embargo, no estaba del todo satisfecho. Compartió sus dudas con su hermano mayor. Josef Capek era un pintor respetado, ya habían escrito algunas cosas juntos, así que Karel daba mucho crédito a su opinión.

«“Llámalos Robots”, murmuró el pintor con un pincel en la boca, y continuó pintando. Y eso fue todo», explicaría más tarde el propio Karel Capek. (La palabra es de raíz eslava, con el mismo significado que «trabajo», pero con un fuerte énfasis en la servidumbre).

Karel Capek comenzó a escribir R.U.R (el nombre completo de la corporación que dio nombre a la obra era Rossum’s Universal Robots) a principios de la década de 1920, suponiendo que el estreno mundial sería en el Teatro Nacional de Praga a finales de año. Por tanto, la obra fue publicada en noviembre de 1920 por Aventinum con una portada de Josef Capek. Sin embargo, el plan original fue cambiado drásticamente por una compañía teatral de aficionados no profesionales de la ciudad provincial de Hradec Králové. El grupo no respetó el aplazamiento del estreno en el Teatro Nacional y así el estreno mundial de R.U.R. tuvo lugar en el escenario del teatro regional, interpretado por actores aficionados y dirigido por el inspector de Ferrocarriles del Estado el 2 de enero de 1921. No se representó en el Teatro Nacional hasta el 25 de enero de 1921, más de tres semanas después. Pero allí permanecería en la cartelera durante los seis años siguientes e incluso se llegaban a vender entradas en el mercado negro.

Como el propio Isaac Asimov, el robot de Capek fue llevado a Nueva York a una edad temprana. Llegó allí incluso cuatro meses antes que el pequeño Isaac: el estreno estadounidense de R.U.R. fue puesto en escena por The Theatre Guild en el Garrick Theatre de Broadway el 9 de octubre de 1922.

El Drama colectivo en comedia introductoria y tres actos de Capek, como rezaba el subtítulo de R.U.R., se convirtió en un éxito de inmediato. Tenía sentido, Capek exploró hábilmente un tema importante de su tiempo: la influencia potencialmente destructiva de la civilización tecnológica en la sociedad (un motivo recurrente en muchas de sus otras obras) y, al mismo tiempo, creó una impresionante metáfora de advertencia sobre la modernidad siendo controlada, no tanto por ideas y valores, si no por un intelecto seguro de sí mismo y despiadadamente práctico, así como por magnates depredadores.

Ha habido muchas interpretaciones de esta metáfora, desde la opinión de que era una dura crítica al capitalismo egoísta hasta la presunción de que el autor advierte contra todo lo contrario, la amenaza de revueltas y revoluciones. Para algunos, los protagonistas de la obra eran humanos; para otros, robots.

Con la retrospectiva que nos dan cien años, tenemos a mano nuevas interpretaciones de las metáforas y figuras de Capek. La Compañía Universal de Robots de Rossum podría verse, a los ojos de hoy, como una corporación global de biotecnología, comparable en valor de activos, impulso de innovación e influencia en los asuntos mundiales, a Google, Apple y Tesla juntos. La heroína humana clave del drama, Helena Glory, es el arquetipo de una activista actual de alguna ONG mundial de derechos humanos. Los robots, productos creados por los humanos, destruyen a sus creadores al igual que nuestros inventos actuales y muchos de los productos creados por humanos podrían incluso destruir todo el planeta.

La crítica contemporánea de la obra no siempre ha sido favorable, aunque los elogios han prevalecido significativamente. En Checoslovaquia, en particular, la vanguardia cultural de izquierdas reprendió a Capek por aprovecharse de un tema pegadizo sin aportar nada nuevo; de hecho, lo calificaron como solo un kitsch sofisticado, cuyo único propósito era atraer a una audiencia internacional.

Incluso si probablemente no fue el plan original del autor, eso fue exactamente lo que pasó. R.U.R. llamó la atención del público dondequiera que la obra llegase. Ya en 1921, el drama se estrenó en Aquisgrán (Alemania), un año después en Varsovia, Belgrado y, como ya se mencionó, en Nueva York. En 1923 se representó en Londres, Viena, Berlín, Zúrich y al año siguiente en París y Tokio, Budapest y Cracovia. Las traducciones a varios idiomas europeos llegaron en la misma década, y todavía están apareciendo algunas traducciones nuevas, las más recientes a tailandés y filipino.

El drama fue reconocido por H. G. Wells, el famoso autor de La guerra de los mundos y uno de los intelectuales públicos más influyentes del mundo en su tiempo, quien más tarde impulsó la nominación de Capek al Premio Nobel. En 1938, R.U.R. se convirtió en la primera producción televisiva de ciencia ficción cuando fue presentada por la BBC como uno de sus primeras obras dramáticas.

Con la misma fuerza con que la obra invadió los escenarios mundiales, el robot nacido en la República Checa comenzó a ocupar no solo el espacio cultural mundial, sino también el científico y público. A diferencia de un ser humano, que solo puede convertirse en una celebridad mundial, el Robot se ha convertido en un fenómeno mundial, uno de los símbolos de una civilización tecnológica cada vez más poderosa.

Sin embargo, no solo el padre intelectual del robot, Karel Capek, contribuyó a su conquista del planeta. Lo mismo, si no en mayor medida, hizo su padre adoptivo, Isaac Asimov, treinta años más joven…

Para enterarse cómo siguió la historia, pueden descargar el texto completo aquí: Robot, el checo más famoso.

 

Karel Capek (1890 – 1938) fue un dramaturgo y novelista checo, uno de los más destacados escritores checos de la primera mitad del siglo XX. Estudió filosofía, y aunque publicó algunos ensayos en este campo, se dedicó, sobre todo, a la literatura de ficción y al periodismo.

De talante relativista e ideas liberales, el ascenso del nazismo provocó en él una fuerte reacción ética durante los últimos años de su vida. Fue gran amigo personal del presidente Tomás Masaryk, empresario y director del teatro Vinohardsky, además de dirigir un periódico de Praga.

Aparte de su obra R.U.R., una buena parte de sus piezas teatrales las escribió en colaboración con su hermano Josef, entre ellas, De la vida de los insectos (1921). En respuesta al peligro nazi, escribió La enfermedad blanca (1937) y La madre (1938), a modo de confrontación ética del individuo con la barbarie. En cuanto a su prosa, inicialmente en forma de relatos, se caracteriza por la riqueza de estilo y el lirismo. Por ejemplo, publicó colecciones de relatos donde se pone de manifiesto su actitud escéptica: Cuentos embarazosos (1921), Relatos de un bolsillo (1929) y Relatos del otro bolsillo (1929).

Pero su importancia como narrador se debe, sobre todo, a las novelas de ficción científica, que revelan su honda preocupación ante los peligros del progreso técnico. La fábrica de absoluto (1922) y La Krakatita (1924) son ejemplos de este género, mientras que una combinación de éste con la inquietud que le provocó la amenaza nazi le llevó a escribir La guerra de las salamandras, su novela más conocida. Frecuentó también otros géneros, como los libros de viajes.

Fuentes: BiografiasYvidas.com. Foto 1, foto 2, foto 3, foto 4, foto 5.

Revista Host – entrevista a la señora Eliska Krausová

En la edición de enero de 2021 de la revista HOST, páginas 78 – 81, pueden encontrar otra entrevista interesante a la directora de Asocheca, señora Eliska Krausová. Esta vez habló con el señor Radim Kopác sobre sus experiencias e impresiones relacionadas con Colombia y Bogotá, su relación con la tierra natal, pero también sobre Asocheca y la literatura. La entrevista, realizada en el idioma checo, se presenta a continuación.

Página 78 a página 81.

Página 79 y página 80.

Masterclass con la documentalista checa Helena Trestíková

Hasta el 31 de enero en la sala virtual del Museo de Arte Moderno de Medellín (MAMM), todos los amantes del cine pueden disfrutar de una clase maestra de la directora checa Helena Trestíková. A la vez, en la misma sala virtual pueden ver una selección de sus películas.

Se trata de una de las documentalistas contemporáneas más reconocidas cuya filmografía ha sido objeto de programación en varios festivales internacionales, incluido el Rencontres internationales du documentaire de Montréal (RIDM) 2011, en el que fue calificada como “una antropóloga con la sangre fría de un periodista de guerra”. Fue invitada de honor en el Festival IDFA 2018.

En esta clase maestra, la documentalista se enfoca en los hitos que marcaron su película Mallory. Es un retrato a una adicta a las drogas completado en 2015. La protagonista de esta película tiene grandes aspiraciones de llevar una vida libre de drogas. Solo que esta vez el plan tiene éxito. Ciertamente no es una tarea fácil para Mallory, quien tiene que soportar frustraciones emocionales gigantescas en forma de novios explotadores, condiciones de vivienda infrahumanas y un estado de bienestar sádico. Pero no solo logra mantenerse alejada de las drogas, también encuentra un camino de regreso a la sociedad, encontrando un trabajo, una vivienda y finalmente inscribiéndose en un programa educativo para convertirse en trabajadora social y ayudar a personas en su misma situación.

La clase es gratuita gracias al apoyo de la Embajada de la República Checa en Colombia, dura una hora y cuenta con doblaje al español. Está disponible en la siguiente página web: www.elmamm.org.

Helena Trestíková nació en Praga en 1949. En 1970, momento de la “normalización”, se unió a la FAMU (Facultad de cine y televisión) tal como Milos Forman, Jirí Menzel o Vera Chytilová, graduándose en 1975. Su película de graduación (Miracle) inicia su práctica longitudinal, ya que sigue a una pareja antes y después del nacimiento de su primer hijo. Se posicionó como una cronista cinematográfica de la sociedad que la rodea. Su obra se centra principalmente en las relaciones humanas y los problemas sociales, y se especializa en documentales de timelapse en los que sigue a sus protagonistas durante un período prolongado de tiempo. No filma a las instituciones ni a los representantes del país, sino que elige deliberadamente a ciudadanos anónimos, comunes y corrientes de una sociedad que transitaba de la República Socialista Checoslovaca a una nueva sociedad popular y democrática. Ha realizado más de 50 documentales.

Fuentes: ElMamm.org, Mzv.cz/bogota. Foto 1, foto 2.

Czech.global – proyecto que une a los compatriotas checos en el mundo

Como se indica en la página web de la nueva iniciativa denominada Czech.global, la unión hace la fuerza. Fuera de las fronteras de la República Checa están viviendo más de dos y medio millón de personas las cuales a la pregunta, de dónde es usted, responderán que son checos o que tienen raíces checas. Se trata de los descendientes de inmigrantes, los emigrantes de la época del comunismo, pero también de los científicos que se desempeñan en los institutos extranjeros de excelencia, los estudiantes en las prácticas o estancias de estudios en el exterior, o los empresarios que han decidido tener éxito fuera del país natal.

En distintos países del mundo también vive mucha gente que visitó la República Checa como turistas, pasaron algún tiempo o trabajaron en el país y han mantenido una relación positiva y amigable con Czechia. La nueva plataforma Czech.global pretende conectar a todas estas personas. Es decir, el objetivo del proyecto consiste en unir a los checos y los amigos de la República Checa en todo el mundo, para que sepan unos de otros, puedan ayudarse, el país no pierda el contacto con ellos, y a la vez, ellos puedan fortalecer el vínculo con su patria.

En la página web de Czech.global pueden encontrar diferentes artículos, enlaces, información sobre eventos en todo el mundo y detalles interesantes relacionados con la República Checa. En la parte diseñada para los miembros (czech.members) pueden registrarse y de esta manera adquirir acceso al contenido exclusivo, incluyendo la posibilidad de comunicarse con otros miembros de la comunidad checa, adquirir contacto con almas gemelas o socios para sus proyectos y mantenerse informados sobre las novedades y acontecimientos actuales.

Libros checos para leer durante una cuarentena

El año nuevo en Colombia empieza con medidas restrictivas por la situación epidemiológica. Muchas personas siguen trabajando desde sus casas, o tienen que permanecer en cuarentenas obligatorias. Por tal razón, y para que puedan entretenerse durante los días de confinamiento, les presentamos la lista de libros checos, preparada por el equipo de la Radio Praga Internacional.

El objetivo del proyecto fue presentar las obras más famosas y populares de la literatura y la poesía checas de manera atractiva y a la vez llamar la atención sobre los autores contemporáneos. Además, a través de la literatura checa se ofrece una imagen de la realidad checa y la vida en el país.

En la lista encontrarán autores y libros cuya nominación resulta indiscutible. Nombres de escritores de fama mundial como Kafka, Capek, Kundera y Havel no pueden faltar. Sin embargo, la lista de las 20 obras recomendadas no se limita a estos autores, como pueden ver a continuación.

  1. Bozena Nemcová: La abuela (1855). La lectura escolar obligatoria, traducida a muchos idiomas extranjeros, destaca por la belleza del idioma empleado, es poética, armónica y original al mismo tiempo. Existe incluso una mítica versión cinematográfica del libro que todos los checos conocen.
  2. Jaroslav Hasek: Las aventuras del buen soldado Svejk (1921-1923). Esta gran novela antibélica es el libro más traducido de la literatura checa (fue traducida a casi 60 idiomas). Combina toda clase de estilos literarios y su protagonista es un personaje en el cual los checos ven reflejadas tanto sus virtudes como, y sobre todo, sus defectos.
  3. Vladislav Vancura: Markéta Lazarová (1931). La más latinoamericana de las novelas checas se caracteriza por la desmesura, por la belleza del mal despojado de toda mirada ideológica. La singularidad de su estilo y el uso de un lenguaje deliberadamente arcaico hace de esta obra mucho más que una novela histórica. La película inspirada en el libro, realizada por Frantisek Vlácil, alcanzó un gran éxito, por eso mucha gente conoce la obra más como película que como novela.
  4. Eduard Bass: El once de Klapzuba (1922). Una historia entretenida, fácil de leer y muy actual revela la pasión de los checos por el fútbol, pero también defiende el idealismo por el amateurismo que enlaza la unión familiar con la pasión desinteresada por el fútbol. En aquella época todavía no existían términos futboleros en checo, por lo tanto en el libro abundan expresiones inglesas. El libro se volvió célebre e inspiró una película, una serie de televisión y varias obras de teatro.
  5. Karel Capek: La guerra de las salamandras (1936). Se trata de un libro de notable imaginación, pero visionario, que advirtió al mundo sobre las nefastas consecuencias del fascismo. Esta obra de ciencia ficción y muy moderna para su época incluye un imperativo moral que pide a cada uno de los lectores que sean mejores personas.
  6. Michal Ajvaz: La otra ciudad (1993). Entre la ciencia ficción y el género fantástico, el libro ofrece un asombroso recorrido por Praga misteriosa y oculta, donde se mezclan lugares reales con cosas inventadas y absurdas. Aparecen animales extraños en las estatuas de la ciudad, conferencias universitarias nocturnas y un enigmático tranvía verde que se lleva a las personas para siempre. Otro elemento fundamental de la obra es su lenguaje que incluye palabras arcaicas, frases sin sentido, expresiones bellas y juegos de palabras que muestran la gramática en su esplendor.
  7. Franz Kafka: El proceso (1925). Quizás la obra más famosa del autor anticipa los peores acontecimientos del siglo XX e incluye una profunda crítica a la burocracia y los sistemas judiciales.
  8. Cómics checos. Tal vez no tan conocidos en el mundo, los cómics checos tienen una gran tradición. Entre ellos se destacan, por ejemplo, las aventuras de Las Flechas Rápidas de Jaroslav Foglar, las obras con superhéroes situadas en un ambiente comunista de Kája Saudek y los cómics contemporáneos que exploran grandes temas de la cultura y la historia del país. Una de las revistas más conocidas, dirigida para niños entre cinco y once años, se llamó Ctyrlístek.
  9. Patrik Ouredník: Europeana (2001). Este curioso ensayo histórico se volvió el libro checo más traducido de la actualidad. Se caracteriza por su estilo caótico, inconexo, al borde del absurdo que refleja el siglo que llegó como una promesa de bienestar, sin embargo, terminó mostrando el costado más horrendo de la humanidad.
  10. Ladislav Fuks: El incinerador de cadáveres (1967). Su escalofriante trama se refiere al nazismo, pero también a la manipulación de cualquier tipo de régimen. Entre el terror y el humor negro, aborda el tema del engaño de las apariencias. En 1968 tuvo una adaptación al cine que se convirtió en un clásico de la nueva ola checa.
  11. Ota Pavel: Como llegué a conocer a los peces (1974).
  12. Václav Havel: obras del teatro absurdo.
  13. Jaroslav Seifert: uno de los poetas más destacados, el único ganador checo del Premio Nobel de Literatura.
  14. Milos UrbanLas siete iglesias (1999).
  15. Bohumil Hrabal: su obra como la perla más valiosa de la literatura checa.
  16. Bianca Bellová: El lago (2016),
  17. Milan Kundera: La broma (1967).
  18. Jáchym Topol: Por el país del frío (2009).
  19. Karel Capek: La peste blanca / La enfermedad blanca (1937).
  20. Michal Viewegh: Aquellos maravillosos años perros (1992).

Seleccionando los libros para la lista, el equipo se inspiró también en una encuesta de la emisora Vltava de la Radio Checa que se realizó con motivo del centenario de la fundación de la República Checoslovaca. Expertos y críticos literarios nominaron una serie de obras de la literatura checa, y los oyentes después eligieron la mejor de ellas según su criterio. Sin embargo, no todos estos libros han sido traducidos a otros idiomas. En caso de los autores actuales, los títulos escogido se basaron en las sugerencias del Centro Literario Checo y las recomendaciones de los Centros Checos que tienen experiencia en presentar la literatura checa en ferias de libros y otros eventos similares.

En la página web de la Radio Praga Internacional aquí  pueden encontrar información detallada sobre cada obra y/o autor en la lista.

Así se celebra la Navidad en la República Checa

Este año la época de adviento y de Navidad en la República Checa ha sido marcada por las medidas epidemiológicas relacionadas con la pandemia del nuevo coronavirus. Muchas ciudades checas encendieron su alumbrado navideño y los árboles de Navidad en las plazas principales, sin embargo, no se celebraron los eventos de inauguración que suelen ser acompañados con villancicos y presentaciones culturales. En Praga, el árbol que más llama la atención de los lugareños y los turistas es un impresionante abeto de 19 metros de alto, ubicado en la Plaza de la Ciudad Vieja.

Asimismo, esta vez no se han llevado a cabo las tradicionales mercadillos de Navidad en diferentes ciudades y pueblos checos para prevenir las agrupaciones de personas. Por tal razón, las fiestas navideñas se han vivido de manera más íntima, compartiendo en familia, eso sí, manteniendo muchas de las costumbres que amenizan la atmósfera mágica de esta temporada.

Lo que no ha podido faltar es la gastronomía tradicional. A pesar de muchos cambios, los platos típicos siguen reinando en los hogares de la mayoría de las familias checas. El 24 de diciembre, que es el día más importante para los checos, la cena de Nochebuena se suele iniciar con una sopa. Frecuentemente se sirve una sopa de pescado, u otra llamada kyselica, preparada a base de agua y col, con sabor agrio. Sigue el plato principal – carpa frita con ensalada de papas.

De hecho, la carpa empezó a formar parte del menú navideño a finales del siglo XIX. En las calles de la ciudades checas es posible ver puestos con tanques con peces vivas que se matan en el momento de la venta. Otra costumbre, que se va perdiendo poco a poco, es comparar la carpa viva y tenerla en la bañera por varios días antes de matarla y prepararla para la Nochebuena. Y para atraer buena suerte para todo el año, los checos colocan las escamas de carpa debajo de cada plato en la mesa navideña, junto con unas moneditas para atraer el dinero.

En la mesa a menudo se encuentran también obleas planas y secas que se sirven con miel, y la trenza navideña, con pasas y almendras. No pueden faltar ni las galletas y dulces típicos de la fecha que se preparan en las casas con varios días y hasta semanas de anticipación. Otra costumbre consiste en cortar una manzana roja por la mitad. Si al abrirla aparece una estrella linda, la familia gozará de buena salud todo el año.

Algunas personas mantienen hasta hoy la tradición de ayunar el día de Nochebuena. La leyenda dice que quien logre abstenerse de la comida (o de la carne) durante ese día, por la noche podrá ver un cochinillo dorado que le brindará buena suerte. Además, la tradición dice que la cena no debe servirse hasta que salga la primera estrella. Después de la cena, y tras escuchar el sonido de la campana que anuncia la llegada del niño Jesús (Jezísek), las familias se reúnen alrededor del árbol de Navidad decorado e iluminado. Allí abren los regalos que el niño Jesús les ha traído.

Más adelante, algunas familias checas asisten a la misa de Nochebuena. La más popular es la misa compuesta por Jan Jakub Ryba, organista, maestro y director del coro de la iglesia de Rozmitál pod Tremsínem. En los hogares los checos también escuchan o cantan villancicos. Otra tradición es la de hacer barquitos con media cáscara de nuez, colocar encima una pequeña vela y dejarlos flotar hasta que las velas se apaguen. El dueño del barquito cuya vela tarde más en apagarse, tendrá una vida más prolongada. Las jóvenes solteras también pueden pararse de espaldas a la puerta y lanzar un zapato hacia atrás. Si la punta al caer mira hacia la puerta, la tradición dice que se casarán en menos de un año.

El 25 de diciembre es un día tranquilo cuando se visita a los familiares más cercanos. Las fiestas navideñas finalizan oficialmente el 26 de diciembre con la celebración de San Esteban. La costumbre es comer un plato que lleve oca. Por las noches suelen celebrarse fiestas para divertirse con amigos, lo que este año no será posible. Asimismo, la Nochevieja suele festejarse en compañía de amigos en restaurantes, bares, fincas, centros de recreo en las montañas o directamente en las calles y plazas de las ciudades. Esta vez, por las medidas que incluyen el toque de queda, las personas darán la bienvenida al año nuevo de manera más tranquila, quedándose en casa, mirando los programas de diversión en la televisión, jugando juegos de mesas, entre otras actividades.

Si quieren vivir una atmósfera navideña checa más de cerca, pueden mirar las imágenes de Josef Lada, uno de los pintores más destacados en la historia del país. Nació en diciembre de 1887 en la localidad de Hrusice, en Bohemia Central, en un pueblo pequeño que no llegaba a los mil habitantes. En su obra encontrarán niños jugando en la nieve, pueblos pintorescos, ambientes festivos propios de la Navidad y diferentes tradiciones navideñas, según sus recuerdos de la niñez en el pueblo. Se trata de dibujos sencillos, pero poéticos, bellos, con motivos paisajísticos y figuras inconfundibles que transmiten la felicidad.

Fuentes: Espanol.radio.cz-1Espanol.radio.cz-2. Foto 1, foto 2, foto 3, foto 4.

Fotos del encuentro celebrando la Fiesta de San Nicolás

No solo en la República Checa, sino también en Colombia los niños de los compatriotas y otros amigos del país celebraron la Fiesta de San Nicolás, si bien esta vez de manera no tradicional. Por la situación epidemiológica actual no se pudo contar con los personajes típicos de la fiesta, es decir con Mikuláš (como se le dice a San Nicolás en checo) y sus acompañantes, un ángel y un diablo. El sábado 5 de diciembre a partir de las 3 de la tarde tuvo lugar un encuentro virtual, organizado en cooperación con la Embajada de la República Checa en Colombia.

La directora de Asocheca, señora Eliška Krausová, dio la bienvenida a todos los participantes, se escucharon los villancicos cantados en checo, inglés y español, y posteriormente los niños empezaron a decorar las galletas de Navidad de diferentes formas. A la vez, se recordó la tradición de San Nicolás, y al final del encuentro los niños probaron sus propias obras creativas que hicieron usando crema (roja, blanca y verde) pintando las galletas. Además, los niños recibieron otro regalo especial de la Embajada checa – el acceso a los episodios de la célebre teleserie animada checa denominada Pat y Mat (en el enlace: dafilms.com/film/12473-pat-mat-winter-fun).

La producción checa en el Festival de Cine Al Este en Colombia

Por 15 días, los amantes del séptimo arte en Colombia pueden explorar producciones cinematográficas originales, diferentes y únicas, provenientes de los países de Europa Central y Oriental. Del 26 de noviembre al 10 de diciembre se lleva a cabo la tercera edición del festival Al Este que esta vez, a pesar de la pandemia actual, ofrece más de 35 películas transmitidas virtualmente en formato Online y On Demand. Se trata, ante todo, de cine de autor que no suele figurar en las carteleras de cines comerciales.

La producción checa se presenta en el marco de la sección Fokus con la muestra de cuatro películas de la destacada directora y documentalista checa Helena Trestíková. En sus piezas se reflejan observaciones de largo plazo y registros cercanos de aquellos tercos desafortunados que no se dejan hundir por las desventuras de su vida. Se pueden ver las siguientes películas:

Historias de un matrimonio (2017)
Allí están, radiantes el día de su boda: Václav e Ivana Strnad, dos jóvenes estudiantes de arquitectura que están ansiosas por construir una vida juntos. Helena Trestíková los siguió por primera vez para su serie de televisión Marriage Stories, y luego continuó haciéndolo durante 35 años. La pareja crió a cinco hijos, una familia inusualmente numerosa en la Checoslovaquia socialista, y después de la caída del comunismo, comenzaron su propio negocio en Praga.

Mallory (2015)
Después del nacimiento de su hijo, Mallory se las arregla para dejar su consumo de drogas y hace todo lo posible para encarrilar su vida. Pero la abstinencia resulta más difícil de lo que esperaba. No tiene hogar, y se llevan a su hijo lejos de ella. Desde el carro en el que vive envidia la vida despreocupada de los transeúntes: está excluida de ese tipo de vida y de la sociedad en general.

Universo Privado (2012)
Honza nació en el ‘74, durante el triste socialismo checo. Sus papás, Jana y Petr, vivían en el cuarto del departamento de la madre divorciada de ella. Años más tarde, se mudaron de Praga a Liberec y Petr encontró un trabajo y una casa para la familia. Hasta ese entonces, Petr siguió escribiendo la crónica de su familia: 37 años que no solo muestran su vida, sino cómo ha cambiado la sociedad checa durante cuatro décadas.

Marcela (2007)
La vida de Marcela, una mujer checa común y corriente, es explorada a través de varias décadas de su vida. En ese proceso, el documental observa varias problemáticas sociales relevantes. Como espectadores, nos comprometemos con la lucha y contraataque de Marcela, mientras las tragedias de su vida se desarrollan frente a nuestros ojos.

Más información sobre la transmisión de estas películas encontrarán aquí. A la vez, el Museo de Arte Moderno de Medellín ofrece dos funciones presenciales – el 6 y el 12 de diciembre. Para mayor detalle pueden visitar la página web del museo: www.elmamm.org.

El país invitado es Hungría que se presenta especialmente con la producción de la directora húngara Márta Mészáros. Además del cine húngaro y checo, el evento cuenta también con ficciones y documentales de Alemania, Eslovenia, Eslovaquia, Francia, Georgia, Kosovo, Polonia y Suiza.

Llama la atención también la última película de la directora eslovaca Mira Fornay. De hecho, los organizadores del evento esta vez dejaron un espacio más amplio justamente a las miradas femeninas de la realidad, al cine hecho por mujeres. Asimismo, la sección de retrospectiva está en parte dedicada a la producción de la cineasta suiza Andrea Staka. También tiene lugar la retrospectiva de la obra del revolucionario filósofo y cineasta francés Guy Debord.

A pesar de su nombre, el festival trata de construir puentes entre el cine europeo y latinoamericano a través de sus respectivas cinematografías, por lo tanto incluye también piezas de directores de Argentina, Colombia, Perú y Uruguay.

La versión actual mantiene sus secciones habituales: Competencia Al Este, Competencia Itinerante, Competencia Hecho en Latam, Fokus y Retrospekt (Retrospectivas). También hacen parte de la programación encuentros con directores, productores y otros profesionales del cine, clases maestras, entre otras actividades de formación, todo a través de la plataforma www.alestfestival.com/co.

El festival tiene sus raíces en Francia, donde inició hace más de 15 años. En 2009 cruzó el océano Atlántico y llegó hasta Perú, luego se trasladó a Argentina, y desde el año 2018 ha deleitado al público colombiano. Este año se realiza en paralelo en Colombia y Argentina.

El Festival Al Este es una coproducción entre Soda Films y Dokkan y es posible gracias a las embajadas de países europeos, el Fondo Suizo, SWISS FILMS, el Instituto nacional de la cinematografía húngaro, el Goethe Institut, los apoyos de las Cinematecas de Bogotá y de Medellín, del Museo de Arte Moderno de Medellín y la colaboración con el colectivo REC SISTERS.

Otras fuentes: RevistaArcadia.com, Mzv.cz/Bogota. Foto 1, foto 2, foto 3foto 4.