sobre los checos y el checo

Exposición virtual Siempre volveré a vivir en la Semana por la Paz en Mosquera

En el marco de la semana  por la Reconciliación y la Paz del municipio de Mosquera, ASOCHECA presentó de manera virtual a los  docentes y estudiantes de ese municipio la exposición Siempre volveré a vivir.

El evento, organizado en cooperación con la Fundación universitaria Unimonserate, tuvo lugar el martes 8 de septiembre. Esta muestra histórica fue muy bien recibida por los participantes quienes estuvieron de acuerdo en la importancia que representan estos dibujos y poemas realizados por los niños en una situación tan extrema y cómo puede servir de ejemplo para sobrellevar situaciones actuales propias de Colombia.

Semana por la Paz es una movilización ciudadana cuyo objetivo es visibilizar el esfuerzo cotidiano de miles de personas que trabajan en la construcción y consolidación de la paz, y de iniciativas que dignifiquen la vida. Se suele realizar en la primera mitad de septiembre dado que el 9 de este mes se celebra el Día Nacional de los Derechos Humanos en Colombia. En el 2020 se cumplen 33 años de llevar a cabo de forma permanente y comprometida este evento, apoyando y visibilizando diversas iniciativas ciudadanas, y fortaleciendo la conciencia social sobre la urgencia de construir en Colombia un proceso de paz plural, participativo, firme y duradero, con miras a la reconciliación nacional. En el marco de esta semana, el municipio de Mosquera ha organizado una programación llena de talleres, encuentros, obras de teatro, conversatorios y foros. Del 6 al 23 de septiembre pueden ver también la exposición fotográfica denominada Nuestros Hogares en Paz.

Otras fuentes: Mosquera-cundinamarca.gov.co, PeriodismoPublico.com.

La Universidad Pedagógica Nacional celebra el aniversario de Comenio

Juan Amos Comenio (Uhersky Brod, 1592- Amsterdam, 1670), es, sin lugar a dudas, una de las figuras recurrentes en el campo de estudios sobre la educación. Este teólogo, filósofo y pedagogo nacido en la actual República Checa falleció hace 350 años, por lo cual, a lo largo de todo el año 2020, la Universidad Pedagógica Nacional conmemora su legado organizando diferentes seminarios y eventos. Uno de ellos es la decimocuarta edición de la Cátedra Doctoral en educación y pedagogía denominada Comenio 350 años después, liderada por los profesores oferentes Maximiliano Prada Dussán y David Rubio Gaviria.

Se trata de un evento internacional cuyo objetivo principal consiste en presentar un estado de la cuestión y abrir perspectivas de investigación en el campo intelectual de la educación y la pedagogía. Todos los martes desde el 19 de agosto hasta el 1 de diciembre los interesados pueden participar en las sesiones transmitidas en directo por el canal de Youtube del Doctorado Interinstitucional de Educación de la Universidad Pedagógica Nacional. El acceso a las conferencias virtuales, que empiezan a las 5 p.m. hora colombiana, es gratuito.

En total, los expertos invitados realizarán 16 sesiones. Cada conferencia dura aproximadamente 50 minutos, después hay un espacio para hacer preguntas por parte de los asistentes. La cátedra tiene cuatro ejes temáticos incluyendo la perspectiva filosófica, antropológica, pedagógica y educativa / escolar sobre la obra de Comenio respectivamente. Es posible participar en una, varias o todas las sesiones. Los participantes que asistirán al 80 % de las sesiones y reportarán su asistencia en el espacio creado en Moodle (aquí), recibirán un certificado de asistencia. La convocatoria es amplia por lo que se ha invitado y se podrá invitar a miembros de comunidades universitarias o educativas a nivel nacional e internacional.

A la vez, en el espacio en Moodle se encuentran documentos de soporte, se abren espacios de discusión y se registra la asistencia semanalmente. Pueden visitar también la exposición sobre Comenio (Juan Amos Comenio: o la utopía de un mundo y una humanidad mejor) en el Museo Pedagógico Colombiano de la universidad aquí. Si tienen alguna duda, pueden dirigirse al correo catedra_doctoral_upn@upn.edu.co.

La vida de Comenio estuvo marcada por el exilio y la persecución, pero también por multitud de recorridos a través de varios países de Europa en pos de la pacificación de una sociedad dividida por las guerras de religión, esgrimiendo la educación como enmienda universal de sociedades y saberes. Tres siglos y medio después de su muerte, la Universidad Pedagógica Nacional decidió promover la reflexión y discusión sobre la situación de la educación en el mundo contemporáneo. Vivir hoy significa un proceso permanente de aprendizaje. Ya no hay una edad para la educación, ni para el aprendizaje, somos aprendices a lo largo de la vida, es una educación continua. No obstante, la enmienda de la humanidad es aún un proyecto y, nuestro tiempo de crisis, de profundas confrontaciones, reclama la pacificación y exige hacer extensiva la calidad de vida a amplios sectores de la población. Por tal motivo, la apuesta comeniana de transformar la vida social a través de la educación sigue en pie.

Con este seminario la UNP quiere retomar la obra de Comenio y ponerla en diálogo con nuestras realidades educativas. El mundo comeniano, su obra y su tiempo, no son los nuestros, sin embargo, sus preocupaciones pedagógicas y su apuesta por una educación universal para todos los seres humanos, aún resuenan en las políticas educativas contemporáneas y en nuestros discursos pedagógicos. Recordar la obra de Comenio y sus apuestas es, en alguna medida, revisar lo que somos y, a la vez, lo que estamos dejando de ser.

Fuente: Programa_Catedra.

La poeta checa en el Festival Internacional de Poesía de Medellín

La escritora checa Bronislava Volková, que reside en los Estados Unidos, es una de las invitadas del Festival Internacional de Poesía de Medellín que esta vez celebra sus 30 años de existencia. Por la pandemia actual, el evento se realiza de manera virtual permitiendo a los aficionados a la poesía de todo el mundo disfrutar de la obra de invitados procedentes de 103 países, incluyendo la República Checa.

La poeta checa se presentará en el festival el 3 de septiembre a las 11 a.m. hora colombiana (es decir, a las 6 p.m. hora checa). Leerá algunos de los poemas de su colección poética denominada Mirando las aguas que publicó en español este año en la Editorial Argenta (con sede en Buenos Aires, Argentina). Los interesados podrán seguir este evento en línea a través de YouTube y Facebook.

La poeta, narradora, traductora, ensayista y profesora universitaria Bronislava Volková nació en 1946 en Decin, en la antigua Checoslovaquia. Pasó su niñez en Praga donde estudió en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Carlos el idioma ruso y el español. En la década de los 1970, en protesta contra las restricciones del régimen comunista, salió para la ciudad alemana Colonia, y más adelante emigró a los Estados Unidos. Impartió clases en diferentes universidades en varios países. Por unos treinta años lideró el programa checo en la cátedra de idiomas y literaturas eslavas en la universidad Indiana University en Bloomington. Es autora de muchos artículos y dos monografías amplias relacionadas con la lingüística y semiótica literaria. Ha traducido numerosos poemas checos al inglés, escribió también algunos poemas directamente en ese idioma. Su poesía es reflexiva, existencial y desarrolla cada vez más su dimensión espiritual. Pertenece al PEN club checo y estadounidense y ha recibido varios premios literarios.

El Festival de Poesía tiene lugar este año desde el 1 de agosto hasta el 10 de octubre. Durante esos 70 días se transmitirán lecturas de unos 200 autores invitados. Se trata de un encuentro único en el mundo de la poesía que reúne, entre otros, a Premios Pulitzer, como Paul Muldoon o Charles Simic, un Premio Cervantes como Joan Margarit o un Princesa de Asturias de las Letras como Adam Zagajewski.

El programa abarca lecturas individuales y colectivas de poemas, entrevistas y conversatorios de los invitados, conciertos, cursos y talleres, que deleitan por primera vez a las personas desde cualquier lugar del mundo. Una plataforma digital con capacidad para albergar 500.000 espectadores les ofrece la posibilidad de interactuar en muchos espacios virtuales con los poetas y artistas invitados. A la vez se llevan a cabo cursos de la 24ª Escuela de Poesía de Medellín con libre acceso para quienes llenen y envíen el formulario de inscripción. Entre los artistas que dictan los cursos se encuentra, por ejemplo, Rocio Cerón de México, Rómulo Bustos de Colombia y Luis Filipe Sarmento de Portugal. La realización del festival representa un símbolo de la esperanza humana y una prueba clara del poder creador del lenguaje poético que alimenta y acompaña el espíritu humano en un tiempo turbulento asediado por la pandemia, las tensiones nucleares, las guerras, la miseria material, el odio y la desesperanza.

Más información sobre el festival y los invitados pueden encontrar en la página web del evento: festivaldepoesiademedellin.org. Allá pueden leer también una muestra de la obra de cada uno de los autores.

Otras fuentes: Mzv.cz/bogota, BronislavaVolkova.com.

Primera presentación virtual de la exposición Siempre volveré a vivir

Hace poco, las representantes de Asocheca presentaron por primera vez de manera virtual la exposición de los dibujos de los niños de Terezín, denominada Siempre volveré a vivir. Inicialmente, se planeó celebrar la exposición de forma tradicional, presencial en base de la invitación por parte de la Fundación Universitaria Unimonserrate y la Fundación Música en los Templos. Sin embargo, debido a la situación epidemiológica actual, se optó por esta nueva forma de una conferencia virtual con una muestra de algunos dibujos y poemas de los niños, vista en línea por los estudiantes y los profesores. Todos los interesados pueden conocer el vídeo con la charla aquí.

Las señoras Eliška Krausová, Nicole Steiner y Ana Ilonka Pinzon hablaron con más detalle sobre la exposición de cuarenta copias de los dibujos que realizaron los niños judíos confinados en el campo de concentración en Terezín. Explicaron también el marco histórico de la creación de estas obras de arte especiales, es decir, la época de la segunda guerra mundial cuando los nazis pretendieron exterminar a los judíos. En los dibujos aparecen tres fechas. La primera corresponde a la fecha del nacimiento de cada niño pintor, la segunda a la fecha de su llegada a Terezín y la última a la fecha de su transporte desde Terezín a un campo de exterminación. Si bien las fechas de muerte de estos niños no se conocen, pocos lograron sobrevivir. De hecho, se calcula que por Terezín pasaron unos 15 mil niños y regresaron tan solo unos cien de ellos.

Como señalan las representantes de Asocheca, algunos dibujos ilustran la vida en los territorios ocupados por Alemania Nazi o directamente en el campo de Terezín. Terezín es una ciudad checa a unos 60 km de Praga que los nazis transformaron en un campo de concentración de tránsito de tipo familiar. Fue un lugar de paso para los judíos antes de ser deportados a un campo de exterminio. Los dibujos de los niños muestran que las personas en ese campo carecían de condiciones básicas de una vida digna, sin privacidad, con hambre, falta de higiene y medicamentos. Aun así, los adultos lograron organizar una vida cultural relativamente rica en el campo de Terezín, y de alguna manera continuar con la educación semiclandestina para los niños. El arte hizo posible preservar la dignidad y una salud mental equilibrada. A través de los dibujos y los poemas, los niños pudieron expresar sus emociones, pero también sus recuerdos y fantasías, sus anhelos y la esperanza de volver a la vida de antes. La maestra que se hizo responsable de las clases se llamaba Friedl Dicker-Brandeis (1898-1944) y murió en Auschwitz. Gracias al valor de los maestros se conservaron escondidos 4 mil dibujos y centenares de poemas.

De esta manera, los niños con sus dibujos y poemas vencieron el olvido que produce la muerte. La presentación de la exposición termina con los dibujos más llenos de vida, más alegres, llenos de esperanza de que ningún momento queda para siempre y todo mejorará algún día. Según las reacciones de los estudiantes que vieron la presentación de la exposición en directo, los dibujos y toda la historia relacionada les llamaron la atención. Varios estudiantes escribieron comentarios por el chat destacando el papel del arte y la cultura en tiempos difíciles. Algunos incluso quisieron enterarse más sobre el destino de las familias judías y de la exposición misma. El catálogo completo de la exposición lo pueden encontrar aquí.

Asocol – una asociación de los colombianos en la República Checa

En marzo de 2019, es decir, hace poco, fue fundada una nueva asociación que agrupa a los colombianos que viven en (o pasan por) la República Checa. Se llama Asocol y sus miembros residen en diferentes ciudades checas, incluyendo Praga, Brno o Pardubice. Los interesados pueden seguir las actividades de la Asociación en su página de Facebook aquí.

La misión de la Asociación consiste en apoyar el proceso de integración y adaptación de los colombianos en la República Checa, pero también desarrollar y apoyar actividades culturales que contribuyan al entedimiento mutuo entre las dos naciones. Finalmente, aunque no menos importante, Asocol pretende fomentar el contacto y la cooperación con los organismos oficiales y diplomáticos. Entre las actividades de la Asociación pertenecen el mediar la difusión de información de todas las áreas de interés de la asociación entre sus miembros, compartir información, organizar y/o apoyar eventos socioculturales enfocados a divulgar la cultura colombiana en la República Checa y la cultura checa en Colombia, pero también facilitar los procesos de participación ciudadana en el exterior.

Las personas que quisieran ser miembros de Asocol, o las que quieren recibir una información más detallada, pueden comunicarse con la Asociación por correo electrónico: asocolcz@gmail.com.

Escojan el “Día de los Checos en el extranjero”

En su página web, la Embajada checa en Bogotá informa sobre una encuesta destinada a todos los compatriotas que viven en el exterior.

El Ministro de Asuntos Exteriores de la República Checa, Tomáš Petrícek, ha reconocido durante mucho tiempo el papel crucial de los compatriotas residentes en el exterior en nuestra historia y nuestro presente. Él cree que la República Checa debe recordar regularmente la importancia de sus compatriotas. Por lo tanto, después de consultar con los compatriotas checos, el Ministerio de Relaciones Exteriores propondrá al gobierno checo declarar un día del año como “Día de los Checos en el extranjero“. De esta manera, el número de días feriados que se celebran en el país aumentaría de los 15 actuales a 16.

El Ministerio de Relaciones Exteriores propone varias fechas que están relacionadas con personalidades o eventos importantes de la vida de los compatriotas y les solicita a estos que seleccionen la que más les interese hasta el 31 de julio de 2020. Por supuesto, las personas pueden incluso enviar otras sugerencias dirigiéndose al correo zkz@mzv.cz.

PREGUNTA: ¿Qué fecha histórica debe conmemorarse regularmente como el “Día de los Checos en el extranjero”?

  • 23 de diciembre (1989) Corte del alabre de púas fronterizo cerca de Rozvadov. Representa la caída simbólica del telón de acero. El alambre de púas fue cortado por los entonces ministros de Asuntos Exteriores, Jirí Dienstbier y Hans-Dietrich Genscher.
  • 1 de julio (1932) Día del regreso de los Checos del exterior. Conmemora el primer congreso de checos y eslovacos extranjeros, que tuvo lugar del 1 al 3 de julio de 1932, y la reunión de compatriotas en 1998 como parte de la primera semana de checos extranjeros.
  • 7 de marzo (1850) “Día de T. G. Masaryk de Checoslovaquia en el extranjero”. Siguiendo la tradición de los llamados días de Masaryk de Checoslovaquia en el extranjero, que recordaban el papel de los compatriotas en el establecimiento del estado checoslovaco. El primer Día Masaryk de Checoslovaquia en el Extranjero tuvo lugar en 1934 bajo los auspicios de Masaryk con la intención de demostrar que Checoslovaquia en el extranjero es una “rama viva de una tribu nacional”. Los Días de Masaryk tuvieron lugar hasta 1938 y luego en 1947 bajo los auspicios del presidente Beneš. Hasta ahora, el último Día de Masaryk de Checoslovaquia en el extranjero tuvo lugar bajo la llegada del régimen comunista en febrero de 1948.
  • 17 de abril (1826) Vojtech Náprstek como el “cónsul checo”. Vojtech Náprstek es considerado el cónsul de todos los compatriotas. Como participante en las tormentas revolucionarias de 1848, huyó antes de su arresto en los EE. UU., donde vivió durante diez años. Su librería se convirtió en un centro para inmigrantes de Bohemia, también fue el iniciador del establecimiento de las primeras asociaciones checas. En 1858 regresó a Praga y transformó la cervecería familiar “U Halánku” en Betlémské námestí en un centro de inteligencia checa y más tarde en el museo Checo Industrial (hoy Náprstkovo), donde se concentraron las colecciones de compatriotas más importantes.
  • 4 de febrero (1628) Salida de J. A. Komenský de su tierra natal. Un día memorable de la partida de J. A. Komenský de Bohemia y el adiós a su tierra natal en Ružový paloucek cerca de Zaclér. Representa un símbolo del exilio checo para la fe y la creencia.

Pueden votar en la encuesta aquí.

Fuente: Embajada de la República Checa en Colombia. Foto 1, foto 2.

Exposición de tapabocas en el Museo Nacional en Praga

En esta época de teletrabajo, videollamadas, compras en línea y saludos a distancia, el Museo Nacional en la capital checa inauguró una exposición especial dedicada al tapabocas, símbolo de la lucha de los checos contra la pandemia del nuevo coronavirus. Este fenómeno surgió después de la declaración de la cuarentena nacional a mediados de marzo con el fin de prevenir la propagación del coronavirus.

La exposición llamada Permanecemos unidos, que se prolongará hasta el 30 de septiembre, muestra el ingenio de los checos de cara a crisis como un buen ejemplo para las generaciones futuras. Expresa la capacidad de los checos de enfrentar un reto de una forma positiva manteniéndose unidos. Tras el estallido de la pandemia, el Museo Nacional empezó a coleccionar diferentes objetos característicos de lo que estaba pasando en ese particular período. Como dijo para la Radio Prague International el director general del museo, Michal Lukeš, la tarea de todos los museos consiste precisamente en capturar sucesos importantes de la historia y documentar lo que acontece a su alrededor en momentos claves.

La exposición del Museo abrió sus puertas al público general el 25 de mayo, el día en el que terminó la obligación de llevar tapabocas en espacios al aire libre en la República Checa. De hecho, el país fue uno de los primeros en requerir su uso obligatorio en todos los espacios fuera de la casa. No obstante, al principio, cuando empezó la pandemia, no había suficientes tapabocas. La escasez de este material de protección movilizó a los checos quienes se pusieron a coser sus propios tapabocas, regalándolos a sus familiares, vecinos, trabajadores sanitarios, personas mayores de edad y a todos los demás que los necesitaban.

En otras palabras, en tiempos de crisis surgió una oleada de solidaridad increíble que se ve reflejada en la colección de 25 tapabocas expuestas en el museo. Se trata de una selección de las unidades más interesantes con diseños poco comunes que, a la vez, tienen su propia historia. Se pueden apreciar tanto los tapabocas cosidos en casa como los diseñados por grandes personalidades de la moda checa. Hay tapabocas de todos los tipos, formas y materiales, con símbolos populares, motivos divertidos, fabricados para casas de maternidad, niños autistas o simplemente para un uso personal diario.

Por ejemplo, uno de ellos fue hecho con un pedazo de tela en el que un niño autista de 15 años pintó un mapa de la red de transporte público de Praga. Una mujer creó otro con una camisa que su esposo usó en su boda. Otro modelo de tapabocas tiene una solapa con velcro colocada estratégicamente para permitir beber.

Lo que al principio era una necesidad inmediata cuando los checos cosían tapabocas utilizando cualquier tela que encontraban en casa, pasó a ser, en las semanas posteriores, una cuestión de estilo, un accesorio de moda. Y no solo de moda, sino también de humor y expresión de opiniones políticas. En este sentido, los tapabocas representan todo un fenómeno social, reforzado además por una convicción ecológica, dado que la mayoría de los checos lleva tapabocas lavables que se pueden reutilizar una y otra vez.

Fuente: Espanol.Radio.cz (Romana Marksová), DiarioLibre.com. Foto 1, foto 2.

Eliska Krausová conversando con Sandra Vlcek

Les compartimos la conversación con la directora de Asocheca, señora Eliška Krausová, que tuvo lugar el viernes 29 de mayo a través de la página web de Colombian Art.

Eliska Krousova

ASOCHECA – Eliska Krousova

Publiée par Sandra Vlcek sur Vendredi 29 mai 2020

La charla es muy interesante, pueden enterarse más sobre la Asociación de la amistad colombo-checa, Asocheca, y sus actividades. Eliska Krausová habló con Sandra Vlcek sobre la exposición de los dibujos de los niños de Terezín, la historia detrás de los dibujos y poemas que fueron creados en el campo de concentración en el territorio checo, pero también sobre cómo logró traer los 40 dibujos y poemas hasta Colombia. Otra de las exposiciones que Asocheca ha presentado en Colombia está dedicada al tema de Samizdat, es decir, a la literatura de la resistencia checa producida de manera clandestina. Este fenómeno, poco conocido fuera del contexto centroeuropeo, se dio en la última etapa del régimen comunista, desde la invasión soviética en 1968 hasta la caída del régimen en 1989.

Además, la directora de Asocheca compartió con los oyentes más detalles sobre un proyecto relativamente nuevo relacionado con la figura del Niño Jesús de Praga. En diferentes partes de Colombia se puede ver una gran devoción a este Niño Jesús, pero la historia de cómo llegó esta figura hasta las tierras colombianas es más compleja. Eliska Krausová también explicó por qué los checos por lo general no son muy religiosos. A la vez presentó un nuevo folleto sobre el Niño Jesús de Praga que se busca ampliar con la ayuda de los colombianos que han tenido experiencia con este culto.

Asocheca ha cooperado también con la Embajada checa en Bogotá, por ejemplo, en los esfuerzos de traer escritores checos para la Feria del libro. Este año finalmente no se pudo celebrar este evento en Bogotá por la actual crisis del coronavirus, pero se espera que la próxima vez se pueda contar con el autor de la biografía del expresidente checo Václav Havel. Aparte, este año en la Universidad Pedagógica Nacional, donde la señora Krausová trabaja, se celebra el año de Juan Amos Comenio para conmemorar los 350 años desde su muerte. Se exalta su obra y su vida, y sobre todo, su aporte a la educación, pedagogía, didáctica y filosofía.

En la conversación pueden escuchar más detalles y más temas curiosos. De esta manera, se resaltó la importancia del arte que juega un papel primordial también en los momentos de crisis, porque expresa deseos de supervivencia y muestra que la vida vale la pena y que nunca debemos perder la esperanza.

Escuchen la entrevista con la señora Eliska Krausová

El viernes 29 de mayo en la página web de Colombian Art podrán escuchar la conversación con la directora de Asocheca, señora Eliska Krausová.

75 años de la finalización de la Segunda Guerra Mundial

Hoy se conmemora el aniversario de los 75 años desde el final de la Segunda Guerra Mundial en Europa y la República Checa se une a la celebración de dicha fecha. En el Monumento de Vítkov en Praga, como es una tradición, los máximos representantes del estado checo depositaron coronas de flores en la tumba del soldado desconocido.

Debido a la pandemia del coronavirus, el acto se realizó sin la presencia de espectadores. No participaron ni los veteranos de la Segunda Guerra Mundial quienes por su avanzada edad están en un riesgo elevado en cuanto al Covid-19. Al evento asistieron el presidente Milos Zeman, el jefe del Senado Milos Vystrcil, el primer ministro Andrej Babis y el presidente de la Cámara de Representantes Radek Vondrácek.

Breve historia

Desde el estallido de la guerra en septiembre de 1939, el ejército alemán pasó de victoria en victoria. La expansión territorial alemana alcanzó su punto máximo a finales de 1941, cuando las unidades de la Wehrmacht llegaron a la vista de Moscú. Sin embargo, un año después, la maquinaria militar alemana sufrió su primera derrota seria en Stalingrado.

En junio de 1944, los desembarcos aliados en Normandía abrieron el Frente Occidental, y en el este, el Ejército Rojo lanzó una ofensiva masiva. A mediados de octubre, las tropas rusas cruzaron la frontera alemana y, a finales del mismo mes, los estadounidenses conquistaron la primera gran ciudad alemana, Aquisgrán (Aachen).

A pesar de esto, Hitler no consideró la guerra perdida a fin del año. Poco antes de la Navidad, la Wehrmacht intentó un avance en las Ardenas, que los aliados occidentales rechazaron después de la vacilación inicial, y en marzo de 1945 se paró a orillas del Rin. Mientras tanto, en el este, el Ejército Rojo se abrió paso hasta el Oder y se preparó para el ataque final contra Berlín.

Aunque las fuerzas armadas alemanas sufrieron una disminución en la moral de combate al final de la guerra, desde el intento fallido de algunos oficiales de asesinar a Hitler en julio de 1944, no había señales de una oposición más fuerte al régimen. Además del fanatismo ideológico, la represión, el sentido de realización impartido por la propaganda y, por último pero no menos importante, el miedo al cautiverio, especialmente al cautiverio ruso, también jugaron un papel importante.

Los civiles alemanes también estuvieron expuestos a la represión por parte de algunos funcionarios locales del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (NSDAP) en los últimos meses de la guerra. Sin embargo, la situación variaba considerablemente de un lugar al otro. Por el contrario, en todo el país, el terror y las represiones recayeron principalmente sobre las personas reclutadas forzosamente, los prisioneros de los campos de concentración y exterminio y los opositores al régimen.

El suicidio de Hitler

El Ejército Rojo lanzó un ataque contra la metrópoli del Tercer Reich desintegrado el 16 de abril de 1945. En una semana, las tropas rusas lograron rodear Berlín, después de lo cual estallaron intensos enfrentamientos en todas las casas. Hitler, quien vivía con sus más leales en un búnker en el jardín de la Cancillería del Reich, se negó a caer vivo en manos del enemigo. Después de nombrar al Gran Almirante Karel Dönitz como su sucesor, el Líder se suicidó el 30 de abril.

Se ordenó a los defensores de Berlín que dejaran las armas el 2 de mayo. El mismo día entró en vigor la rendición del ejército alemán en el norte de Italia, la única rendición firmada antes de la muerte de Hitler. No obstante, la lucha continuó en otras partes del antiguo Tercer Reich.

El sucesor de Hitler, Dönitz, esperaba negociar una paz separada con los británicos y los estadounidenses. O al menos quería permitir que la mayor cantidad posible de tropas escaparan al Occidente. Por lo tanto, jugó por tiempo y, en lugar de la rendición total de las fuerzas armadas alemanas, siguió el camino de rendiciones parciales.

El 4 de mayo de 1945, las tropas alemanas en los Países Bajos, Dinamarca y el noroeste de Alemania abandonaron otra pelea. Por otro lado, los restos del Grupo del Ejército Central continuaron luchando en el Protectorado de Bohemia y Moravia en los días siguientes. Durante un tiempo, los alemanes también permanecieron en Noruega o Curonia en Letonia.

Rendirse en Reims el 7 de mayo

A pesar de las ofertas de Dönitz de acción conjunta contra el “peligro bolchevique”, los aliados occidentales insistieron en la demanda de la rendición incondicional y completa de Alemania. Finalmente, la rendición de Alemania fue firmada por el general Alfred Jodel el 7 de mayo de 1945 en Reims, Francia, y entró en vigor al día siguiente a las 11:01 pm (Tiempo de Europa Central, CET).

Sin embargo, el líder soviético Joseph Stalin obligó a representantes del ejército alemán a firmar el acto de capitulación una vez más, esta vez en la sede del mariscal Georgiy Zhukov en el distrito de Karlshorst de Berlín. Aunque el documento está fechado el 8 de mayo de 1945, según algunos historiadores, fue firmado poco después de la medianoche del 9 de mayo. El retraso supuestamente fue causado por varias oraciones faltantes en la versión rusa del texto, que tuvieron que ser reescritas.

La paradoja es que el gobierno de Dönitz, que tenía muchos nazis de alto rango, permaneció en el poder durante dos semanas después de la rendición. De hecho, controlaba solo la ciudad de Flensburg en la frontera entre Alemania y Dinamarca, pero eso no le impedía participar en actividades absurdamente intensas. No fue hasta el 23 de mayo de 1945 que los aliados disolvieron el gabinete de Dönitz y arrestaron a sus miembros. Este paso cerró definitivamente la existencia del Tercer Reich. La Segunda Guerra Mundial terminó definitivamente con la rendición japonesa el 2 de septiembre de 1945.

Además de la derrota de la Alemania nazi y el Japón imperial, uno de los principales resultados de la guerra fue la división del mundo, que duró casi medio siglo. Los países de Europa del Este cayeron bajo la influencia de la Unión Soviética, de la que surgieron solo a finales de los años ochenta. Además, después de la guerra, el sistema colonial también comenzó a desintegrarse, al principio especialmente en Asia. Ya en septiembre de 1945, Vietnam declaró su independencia. En agosto de 1947 le tocó el turno a India y luego a otros estados.

60 millones de víctimas

Nunca se determinó con precisión cuantas personas murieron durante la Segunda Guerra Mundial. Las estimaciones más comunes hablan de aproximadamente 60 millones de víctimas. Eso es un promedio de unos 27.350 muertos por día. Alrededor de 20 millones de personas murieron en los combates durante la guerra. Según la Enciclopedia de Historia Moderna, la Unión Soviética tuvo las mayores pérdidas con 27 millones de bajas. Sin embargo, Polonia tuvo el mayor número de víctimas en relación con la población (alrededor del 16 por ciento de la población). El número de víctimas de Checoslovaquia fue de 360.000.

Seis millones de personas, independientemente de su edad y sexo, fueron asesinadas por una sola razón: eran judíos. En otras palabras, dos tercios de la población judía europea fueron asesinados. La mayoría de los judíos, unos tres millones, murieron en campos de exterminio, casi dos millones fueron asesinados a tiros por varias unidades o milicias. El resto de las víctimas judías fueron asesinadas en guetos y otros campos.

Durante la guerra, más de 42.000 soldados, guerrilleros, voluntarios y combatientes de la resistencia checoslovacos perecieron en batallas o en sitios de ejecución, según datos del Instituto de Historia Militar proporcionados al diario MF DNES. Más de 307.000 ciudadanos checoslovacos murieron en campos de concentración y durante el Holocausto.

Fuentes: IDnes.cz, Eurozpravy.cz.

Foto 1: Presidente checo en Vítkov 2020.  Novinky.cz

Foto 2: Pilotos de bombardero del grupo 311 del ejército checoslovaco en la Real Fuerza Aérea (RAF) – 1944.  Wikipedia.cz

Foto 3: Tanque ruso en la Torre de pólvora en Praga – 1945.  IDnes.cz

Foto 4: Tanque ruso con soldados checos en las calles de Praga – 1945.  IDnes.cz