otros

En el Consulado checo en Bogotá ya pueden pagar con tarjeta bancaria

La Embajada de la República Checa en Colombia anunció que a partir del 3 de mayo de 2021 es posible cancelar las tarifas consulares y de visa también con tarjetas bancarias (tanto de débito como de crédito). Se acepta la mayoría de tarjetas bancarias comunes, como es Visa o Mastercard. La única excepción es la tarjeta de American Express, la cual no se puede usar como medio de pago. A la vez, las personas pueden pagar por trámites en efectivo, en pesos colombianos o en dólares americanos.

Los pagos con tarjeta se cobran en precios fijos en coronas checas. Los trámites de solicitudes de visados de Schengen son los únicos que se cobran en euros. El tipo de cambio está definido por el banco emisor de la tarjeta y conforme con el tipo de cambio del día del pago. Por esta razón, el monto final a pagar con tarjeta puede variar ligeramente en pesos o dólares en comparación con los pagos realizados en efectivo (puede aumentar por los costos bancarios).

Pueden consultar la lista de tarifas consulares en coronas checas por los trámites más frecuentes directamente en la página web de la Embajada en Bogotá aquí.

Por las nuevas medidas, emitidas por el Ministerio de Salud para los que llegan a la República Checa desde Colombia, la Embajada checa en Bogotá no recibe solicitudes de visas o de estadías largas y permanentes a partir del 27 de abril hasta nuevo aviso. Sin embargo, pueden realizar otros trámites consulares (pasaportes, legalizaciones, etc.). Más información está disponible aquí.

Fuente: Mzv.cz/bogota. Foto 1.

Un nuevo requisito para obtener la residencia permanente en la República Checa

El examen de checo para los extranjeros provenientes fuera de la Unión Europea que quieran obtener la residencia permanente en el país será más difícil a partir de septiembre de 2021. Esta semana, el Gobierno aprobó la propuesta presentada por el Ministerio de Educación en noviembre de 2019.

Actualmente, es suficiente que los extranjeros tengan conocimientos básicos del idioma checo, correspondientes al nivel A1 del Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas que tiene seis niveles. Sin embargo, en consecuencia del cambio, todos los que apliquen para recibir la residencia a partir del 1 de septiembre de 2021, necesitarán demostrar un dominio más avanzado del idioma, correspondiente al nivel A2. La razón principal consiste en el hecho, que el nivel A1 no permite a los extranjeros comunicarse de manera adecuada e integrarse a la sociedad checa sin mayores dificultades. Los ciudadanos de los países de la Unión Europea no necesitan realizar el examen.

El énfasis se pone en el examen oral que dura unos 15 minutos. No se exige un buen conocimiento de la gramática ni la capacidad de expresarse de manera fluida usando frases más largas. El extranjero tiene que demostrar que entiende las informaciones básicas relacionadas con la vida diaria, y que es capaz de hablar sobre estos temas. La parte escrita del examen dura casi dos horas e incluye tareas de comprensión de lectura, comprensión auditiva y de escritura. Es recomendable preparase con anticipación y conocer bien el formato del examen para pasarlo con éxito.

Los extranjeros pueden asistir a los cursos del checo que se llevan a cabo en todas las regiones del país, y son organizados, entre otras instituciones, por los Centros de Apoyo a la Integración de Extranjeros. El soporte metodológico del examen está a disposición aquí. Los interesados pueden encontrar apoyo también a través de las redes sociales: Facebook y Youtube. El examen cuesta 2500 coronas checas. No obstante, el primer intento se paga por medio de un bono expedido por el Departamento de la Política de Asilo y de Migración del Ministerio de Interior.

Además del examen de checo, entre otros requisitos para poder obtener la residencia permanente en la República Checa pertenece el de residir en el país por un mínimo de cinco años. Los solicitantes tienen que adjuntar también un documento que certifique tener recursos suficientes para permanecer en el país y otro que certifique el alojamiento del solicitante.

Según los datos del Ministerio de Interior, en el país residen unos 656 mil extranjeros, de los cuales unos 312 mil tienen la residencia permanente.

Fuentes: Ct24.ceskatelevize.cz, Espanol.radio.cz, Msmt.cz. Foto 1, foto 2.

El primer evento del proyecto Alumni Networking

El Centro de la Cooperación Internacional (Dum zahranicní spolupráce, DZS) invita a todos los extranjeros que estudiaron en las universidades checas al primer encuentro en línea del proyecto Alumni Networking que se desarrolla en el marco del programa Czech Republic Alumni. Su objetivo principal consiste en unir y apoyar a los estudiantes extranjeros que estudian o estudiaron en las universidades checas. El evento tendrá lugar el 5 de mayo de 2021 desde las 4 p.m. hasta las 5:30 p.m., hora local checa (centroeuropea), es decir a las 9 a.m. hora colombiana. La participación en el evento no tiene costo, sin embargo, el cupo es limitado. Los interesados tienen que registrarse lo antes posible, a más tardar el 28 de abril de 2021 aquí.


Como el invitado especial se presentará el ganador del premio International Alumni Award 2020. Compartirá sus experiencias del estudio y de la vida en la República Checa, pero también de sus pasos después de graduarse. Luego, todos los asistentes al encuentro podrán participar en la conversación, y añadir sus propias historias y experiencias. El evento se realizará en inglés, sin embargo, los interesados podrán conversar también en checo.


Más información sobre el evento está disponible en la página web de Study in the Czech Republic.

Lanzamiento de la traducción al español de un libro de Ivan Kraus

Los amantes de la literatura en Colombia pueden conseguir la traducción al español del libro El caballo no come la ensalada de pepino del escritor, actor y titiritero checo Ivan Kraus. El lanzamiento del libro tuvo lugar el jueves 25 de marzo en la librería Santo y Seña en Bogotá.

Por medio del streaming, Ivan Kraus conversó con John Naranjo, representante de la casa editorial Rey Naranjo, pero también con las traductoras de su libro, su hermana Eliška Krausová y Anna Oviedo, jefa del Área Administrativa de la Embajada checa en Bogotá. Al evento asistieron también otros representantes de la Embajada, incluyendo la señora Katerina Lukesová, Embajadora de la República Checa en Colombia.

Ivan Kraus nació el 1 de marzo de 1939 en Praga. Como actor y autor se desempeñó en varios teatros pequeños y de cabaret praguenses. Entre los años 1968 y 1990 vivió en exilio. A partir de 1971 trabajó en Alemania, más adelante se mudó a Francia, pero residió también en otros países. Por varios años vivió entre París y Praga, sin embargo, finalmente se asentó en la República Checa.

Su libro El caballo no come la ensalada de pepino (Kun nezere okurkový salát, 1999) cuenta las experiencias de un doctor en filosofía que regresa por primera vez del exterior a su país natal libre. El doctor con su perspectiva y cierto asombro observa el comportamiento de los ciudadanos en una nueva realidad social. Es testigo de los inicios de actividades empresariales peculiares en una ciudad pequeña, de relaciones mutuas y situaciones curiosas. Toda la novela es más una descripción humorística de las observaciones, que un cuento con un desenlace final.

Los interesados pueden conseguir la traducción al español del libro de Ivan Kraus en la página web de las librerías colombianas Santo y Seña y Wilborada.

El Niño Jesús de Praga en Colombia

ASOCHECA ha preparado un pequeño libro con la historia del Niño Jesús de Praga y los caminos de la propagación de su devoción en Colombia. El libro está para la venta e igualmente se puede consultar en nuestra página web (haciendo clic en la siguiente foto).

Contamos con una presentación virtual que ponemos a disposición de los interesados sin ningún costo.  Para mayor información escribir a info@asocheca.org.

La Casa Danzante en Praga, uno de los edificios más bellos del mundo

En el mundo se encuentra un sinnúmero de edificios interesantes y admirables. Según una investigación científica, entre las primeras diez estructuras arquitectónicas más hermosas del mundo figura también la Casa Danzante, ubicada en la capital checa. Esta lista de 50 construcciones célebres está encabezada por la Catedral de San Pablo de Londres, seguida por el complejo de edificios Marina Bay Sands en Singapur y el Palacio de Westminster en Londres.

La selección de los edificios más bonitos del mundo se basó en el llamado número áureo (o número de oro), conocido particularmente en el mundo artístico y de fotografía. Se trata de una proporción numérica de aproximadamente 1,618 : 1, considerada la proporción ideal. La Casa Danzante se acerca al número áureo del 66,87 por ciento, y en la lista superó, entre otras construcciones, la Basílica de San Pedro en Vaticano, la Casa Blanca, la Gran Pirámide de Guiza, pero también las maravillas del mundo moderno como son Petra en Jordania y la pirámide maya de Chichén Itzá en México.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, el lugar donde está ubicada la Casa Danzante estuvo ocupado por una casa señorial que quedó arrasada tras los bombardeos sobre la ciudad. El espacio quedó vacío hasta que en los años 90 lo compró el grupo ING, que encargó a Frank Gehry, el arquitecto canadiense asentado en Estados Unidos, el diseño de un edificio que se convirtiera en símbolo de Praga. Gehry llevó a cabo este proyecto en la colaboración del arquitecto checo Vlado Milunic, gozando de total libertad artística.

La construcción, situada a orillas del río Moldava, junto al puente Jiráskuv en Praga, fue terminada en 1996. De estilo deconstructivista, la casa está compuesta por dos edificios entrelazados: el primero es una torre de cristal que se estrecha hacia la mitad, el segundo es fácilmente reconocible por sus ventanas no alineadas y sus formas curvas.

Originalmente Gehry llamó al edificio Fred and Ginger, refiriéndose a los famosos bailarines de Hollywood, Fred Astaire y Ginger Rogers, y a la semejanza de la construcción con una pareja de bailarines. Sin embargo, este nombre rara vez se utiliza, y el propio Gehry descartó ese nombre más adelante.

En la época de su construcción surgió polémica dado que la Casa Danzante destaca entre los edificios barrocos, góticos y de Art Nouveau del céntrico distrito de Praga. Según un sector de la población, uno de los edificios más jóvenes del centro de la capital no concordaba con otros estilos arquitectónicos. Sin embargo, el entonces presidente checo, Václav Havel, quien vivió durante décadas junto al edificio, apoyó activamente este proyecto con la esperanza de convertirlo en un centro de actividad cultural.

A pesar de los enormes costes del proyecto debido a las complicaciones técnicas, la Casa Danzante ganó varios premios de arquitectura y se convirtió en uno de los edificios modernos más queridos y más visitados de Praga. Tanta popularidad alcanzó esta obra que en poco tiempo se construyeron múltiples réplicas a lo largo de todo el mundo. Actualmente alberga varias oficinas, así que visitar el edificio por dentro no es posible. Lo que sí se puede hacer es comer en el restaurante que ocupa el último piso y cuenta con unas vistas panorámicas muy bonitas de Praga.

Fuentes: Novinky.cz, Praga.es. Foto 1, foto 2.

Censo 2021 en la República Checa

A finales de marzo de 2021 en la República Checa se llevará a cabo el censo de personas, casas y apartamentos. Participar en el Censo 2021 es obligatorio para todas las personas que en el momento de corte, es decir, a medianoche del 26 al 27 de marzo de 2021, tengan la residencia permanente o la residencia temporal mayor a 90 días en el territorio checo.

Cada persona que cumple con esta descripción tiene que rellenar el formulario del censo sin importar el lugar real de su residencia, su edad, capacidad jurídica o estado de salud. En caso de los menores de edad, personas jurídicamente incapaces etc., el formulario lo diligencia su representante legal, curador u otra persona autorizada. El censo abarca asimismo a todos los extranjeros presentes en la República Checa en el momento de corte. Además, el censo es obligatorio también para todas las personas físicas a las cuales ha sido otorgado el asilo, la protección complementaria o la protección temporal. Estas personas tienen a su disposición formularios de censo en diferentes idiomas, junto con las posibles aclaraciones en lenguas comunes en el territorio checo.

Participar en el censo tienen que también las personas en el exterior (ciudadanos checos o extranjeros) que en el momento de corte tengan la residencia permanente o temporal mayor a 90 días en el país. En otras palabras, el censo aplica para la mayoría de los ciudadanos checos que residen en el exterior, porque muy pocas personas al mudarse al exterior cancelan de manera oficial su residencia permanente en la República Checa. Es posible completar el formulario en línea a partir del 27 de marzo a través de la página web onlinescitani.cz, o por la aplicación que se encuentra tanto en Google Play como en App Store bajo el nombre Scítání21.

Para registrarse es necesario indicar el número de documento de identidad válido, emitido por la República Checa (cédula de ciudadanía, pasaporte o documentos expedidos para extranjeros) y la fecha de nacimiento. Es posible usar también la identidad electrónica (eidentita.cz) o el buzón de datos de personas físicas. El formulario electrónico es breve, fácil de completar y contiene muchas notas explicativas. Otro miembro de su hogar puede diligenciar en su nombre el formulario físico. El tiempo estimado para completar las partes comunes del formulario de censo por hogar es de unos 10 minutos, y para completar la segunda parte, cada persona va a necesitar unos 5 minutos.

Para más información pueden consultar la página web del Instituto Checo de Estadística: www.czso.cz, o directamente la página web www.scitani.cz.

Conmemoración de las víctimas de la masacre del campo de concentración de tipo familiar de Terezín

Durante la noche del 8 al 9 de marzo de 1944 tuvo lugar el masacre singular más grande en la historia de Checoslovaquia. Fueron 3792 ciudadanos checoslovacos que perdieron la vida en vano esa noche en el marco de la concepción nazi de la solución final de la cuestión judía.

El homenaje a la memoria de las víctimas de la masacre en el campo de concentración de tipo familiar de Terezín BIIb en Birkenau se celebró este año el 8 de marzo a partir de las 5:45 p.m. (hora centroeuropea). Durante el evento se construyó de manera simbólica un puente de luz entre la estación de ferrocarriles de Bubny, por la cual fue deportada al campo de Terezín la mayoría de las víctimas, entre el Ministerio de Relaciones Exteriores en Praga y el sitio donde se cometió la masacre en Birkenau. De esta manera se expresó de manera clara que la sociedad actual nunca olvidará las víctimas del holocausto, porque cada uno en aquella época perdió a alguien, si bien sin darse cuenta.

Los interesados pueden ver el acto de piedad en el canal de Youtube del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Checa: youtube.com. El vídeo empieza con una conmemoración pregrabada, llevada a cabo directamente en la estación de ferrocarriles de Bubny, acompañada por Wiegala (canción de cuna) de Ilse Weber, protagonizada por la mezzosoprano Edita Adlerová. Los estudiantes de un liceo presentaron la paráfrasis de Jezkovo blues, Svet naruby (El mundo al revés), denominado Kufr naruby (La maleta al revés).

Después de esta parte introductoria siguió una transmisión en vivo del patio enfrente del Palacio de Cernín. El delegado especial del Gobierno para el holocausto, señor Robert Rehák, dio un discurso breve, y luego, Jan Mracka interpretó el solo para violín de una sonata de Viktor Ullmann. Finalizando la conmemoración, fueron encendidas seis velas. A la vez, se encendió una vela también en el lugar auténtico del anterior campo BIIb en Birkenau.

Este evento conmemorativo fue organizado por el Monumento de Silencio en cooperación con el Instituto de Compositores de Terezín y el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Checa, la Comunidad Judía de Praga, la Iniciativa de Terezín y el Monumento de Birkenau. El campo de Terezín fue destruido de manera definitiva en julio de 1944. Por tal razón, los organizadores están preparando un concierto para el julio de este año.

Los interesados en conocer más detalles sobre los acontecimientos relacionados con estas fechas pueden encontrar más información en la página web del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Checa: mzv.cz.

Revista Semana rindió homenaje al exprezidente checo Václav Havel

Por: Andrés Bermúdez Liévano.

Pocos países se han dado el lujo de elegir a un dramaturgo o a un intelectual como presidente. Pero la República Checa no es un país convencional y tampoco lo era Václav Havel, el hombre que lideró la Revolución de Terciopelo en la antigua Checoslovaquia y la transición a la democracia tras 40 años bajo el comunismo. El escritor checo, firme creyente en la lucha no violenta y eterno candidato al Premio Nobel de Paz, murió en Praga a los 75 años el 18 de diciembre de 2011.

Diferentes sociedades han encontrado diversas maneras de resistir al autoritarismo. Si en Polonia se hizo frente al comunismo desde los sindicatos obreros y las iglesias católicas, en Checoslovaquia la resistencia se gestó desde la cultura: en los recitales clandestinos de rock y jazz, en los teatros underground y, de manera muy especial, en la literatura. Durante años, los textos de la generación más brillante de escritores checos -los novelistas Milan Kundera y Bohumil Hrabal, los poetas Jaroslav Seifert y Vladímir Holan- circularon en copias manuscritas de mano en mano, desafiando las prohibiciones del régimen.

En el centro de ese movimiento cultural y político siempre estuvo Václav Havel, un dramaturgo que escribía obras en la tradición del teatro del absurdo de Ionesco y Beckett. Nació en Praga poco antes de la invasión alemana en el seno de una familia de intelectuales que lo perdería todo con la llegada del comunismo tras la Segunda Guerra Mundial. Por su procedencia burguesa, el régimen comunista le impidió estudiar en la universidad, así que Havel comenzó a trabajar como tramoyista en el Teatro de la Balaustrada en Praga. Allí nació su amor por el teatro y por la vibrante escena cultural que se desarrollaba a puerta cerrada en el país.

Durante los años sesenta se fue gestando lentamente un proceso político, social y cultural que culminaría en 1968 con la Primavera de Praga, un modelo de socialismo con rostro humano que propuso la abolición total de la censura, la libertad de expresión y una enorme actividad cultural, y que daría el nombre a otras revoluciones pacíficas como la actual Primavera Árabe.

La Unión Soviética y Brezhnev, aterrorizados de perder su influencia en la región, lanzaron una operación relámpago y en dos días sus tanques acabaron con el sueño checo. Impotentes, pero no sin sentido del humor, los checos convirtieron la invasión en un gran acto de desobediencia civil. Las mujeres salieron bien arregladas para provocar a los soldados rusos, mientras los hombres escondían los letreros de las calles para desorientarlos. Eran protestas condenadas al fracaso, pero los checos volvían a demostrar -como ya lo habían hecho durante la invasión nazi- que el humor es su mecanismo de defensa contra el mundo.

Durante los años setenta la represión se endureció, pero como suele suceder en muchos contextos -y en Checoslovaquia de manera especial- a tiempos de mayor represión también corresponde una mayor creatividad. Los intelectuales y demás “peligros” para el socialismo, condenados de nuevo al ostracismo y obligados a trabajar en fábricas y alcantarillas, pensaban en modos alternos de circular sus textos. Así que comenzaron a producir, en la clandestinidad de sus casas y con técnicas propias de la era de Gutenberg, copias manuscritas y a máquina de sus novelas, ensayos e incluso textos científicos. Las personas leían esos textos llamados samizdat -“editado por uno mismo”- y luego los entregaban a alguien más, de modo que se aseguraba la circulación de libros que, siguiendo irónicamente el modelo socialista, no pertenecían a nadie sino a todos. En esos años Havel dirigió Edice Expedice, una de las editoriales ilegales más activas.

Cuando en 1976 los miembros de los Plastic People of the Universe, un grupo de rock psicodélico en la tradición de Frank Zappa, fueron encarcelados por subversión, unos 250 reconocidos intelectuales liderados por Havel redactaron un documento que se llamaría la Carta 77. Ese manifiesto, rápidamente prohibido y penalizado por el régimen comunista, marcó el germen de una nueva disidencia. Su impacto fue tan grande que más de treinta años después inspiró el manifiesto que exige reformas políticas y la garantía de los derechos fundamentales en China, que recibió el nombre de Carta 08 y que enviaría a su líder Liu Xiaobo a la cárcel.

Por su rol en redactar y divulgar la Carta 77, Havel fue condenado a cuatro años de cárcel. Allí escribió el ensayo El poder de los sin poder, que probablemente constituye su mayor aporte intelectual. Este texto, que comienza con una alusión irónica al Manifiesto Comunista de Marx y Engels -“Un espectro se cierne sobre Europa oriental, el espectro de la disidencia”-, circuló durante años en formato samizdat en todos los países de la Cortina de Hierro. En él, Havel estudiaba los mecanismos mediante los cuales los regímenes totalitarios mantienen en la raya a sus ciudadanos -atemorizados, aislados y callados- y los obligan a convertirse en sus cómplices tácitos. Ahí radicaba el poder del sistema.

Pero en el momento en que una persona se sale de línea, argumentaba Havel, ponía en jaque al sistema porque su pilar no es su fuerza bruta ni su red de inteligencia, sino la aceptación silenciosa de su existencia por parte de la sociedad. “Al romper las reglas del juego, se perturba el desarrollo del mismo y se lo expone como tal”, escribía Havel. A esta ruptura la llamó “vivir en la verdad”. Cualquier acción que fuese en contra del sistema, por pequeña que fuese, constituía una manera de exponerlo como mentira. Y en la medida en que esos actos de rebeldía fuesen colectivos, el sistema se iría quedando sin su base real de poder.

El régimen comunista se derrumbó finalmente en diciembre de 1989, un mes después de la caída del Muro de Berlín y tras quince días de protestas en la Plaza Wenceslao, corazón espiritual de Praga. Ese movimiento popular y no violento que fue bautizado como la Revolución de Terciopelo -tomando su nombre del Velvet Underground, la famosa banda de rock de Lou Reed en los años sesenta- comenzó con una marcha de estudiantes brutalmente reprimida por la policía y concluyó con medio millón de praguenses coreando “Havel al Castillo”.

El liderazgo de Havel al frente del movimiento ciudadano lo convirtió en la opción de mayor aceptación en las primeras elecciones democráticas. Sin un perfil político pero con una larga trayectoria construyendo consensos políticos, se convirtió en el tercer presidente democrático de un país marcado por un sino trágico, nacido tras la Primera Guerra Mundial de la unión inesperada pero lógica de dos provincias del Imperio Austro-Húngaro. Quizás no era tan sorprendente, si se tiene en cuenta que el padre de la patria, Tomáš Garrigue Masaryk, era un profesor universitario. En 1993, la República Checa y Eslovaquia acordaron una separación amistosa -el Divorcio de Terciopelo– y Havel fue de nuevo elegido presidente de los checos.

Paralelo a su carrera política, Havel desarrolló una extensa obra como dramaturgo. Sus piezas de teatro casi siempre reflexionaron, en clave absurda, sobre la vida bajo el comunismo. La más conocida, Largo desolato, aborda la crisis psicológica de un escritor que se ve constantemente presionado por el contenido de sus textos. La fiesta en el jardín explora el ascenso improbable de un hombre que busca un puesto moviendo los hilos del sistema y termina convertido en uno de sus burócratas por excelencia.

Público gira en torno a un escritor condenado a trabajar en una cervecería, cuyo jefe le exige escribir informes sobre sí mismo para la policía secreta a cambio de menos horas. Havel también se convertiría en personaje -un escritor que produce libros samizdat– en Rock n’Roll, la obra de teatro del británico Tom Stoppard sobre el auge del rock en la Praga de los sesentas.

Tal vez Havel no vaya a ser recordado nunca como uno de los mejores dramaturgos del siglo XX. Pero su valor como intelectual público, como conciencia moral de una sociedad, lo coloca en una categoría diferente, aquella en la que estarían Walter Benjamin o Hannah Arendt. Y su mayor logro será seguramente el de haber articulado el poder de quienes no lo tienen.

Fuente: Semana.com (Andrés Bermúdez Liévano). Foto 1 (CTK, Karel Vlcek), foto 2 (Knihovna Václava Havla), foto 3, foto 4, foto 5.

Conozcan más detalles sobre la exposición de los dibujos de los niños de Terezín en la emisora Desafío Online

Las representantes de Asocheca junto con la Embajadora de la República Checa en Colombia aceptaron la invitación de Teo Sánchez para presentar la exposición Siempre Volveré a Vivir en el programa Llegó La Hora de la emisora Desafío Online.

Después de las palabras de introducción por parte de la señora Embajadora Katerina Lukešová, la señora Eliška Krausová, directora de Asocheca, presentó la Asociación de amistad colombo-checa y la exposición de los dibujos de los niños judíos que durante la ocupación nazi fueron confinados en el campo de concentración en Terezín. Junto con sus colegas de Asocheca, la señora Nicole Steiner y la señora Ana Ilonka Pinzón, dieron a conocer detalles sobre el contexto de aquella época, sobre Terezín, y en base de los dibujos y poemas mostraron, cómo los niños veían la vida en el territorio ocupado y en el mismo campo de concentración, cómo a pesar de las condiciones difíciles se desarrollaba la vida cultural en Terezín, y cómo los niños a través del arte expresaron sus recuerdos, fantasías, pero también la esperanza.

Con el poema Esperanza la señora Eliška concluyó la presentación de una media hora. Según sus palabras, la exposición está a disposición para todas las instituciones, organizaciones o colegios que se muestren interesados en exhibirla. Además, en la situación actual de pandemia, la exposición ha cobrado aún más relevancia dado que demuestra cómo es posible resistir los momentos difíciles de la vida. El espacio fue dedicado también a las preguntas de los oyentes que se enfocaron, entre otros temas, en si se dio un trato especial a los menores de edad en el campo de concentración, cómo llegó la exposición hasta Colombia y cómo ha sido aceptada por los niños colombianos en diferentes partes del país. Al final, las participantes expresaron sus opiniones acerca del principal desafío que tienen las nuevas generaciones para que algo parecido nunca vuelva a suceder.