otros

La exposición Siempre volveré a vivir en la Secretaría Distrital de Gobierno

Con presencia de representantes de Asocheca, dignatarios diplomáticos de la República Checa y Taiwan, así como autoridades de la comunidad judía y otras religiones y de directivos de la Secretaría Distrital de Gobierno, se realizó la inauguración de la exposición Siempre Volveré a Vivir: los dibujos de los niños de Terezín.

El evento se celebró el pasado 5 de febrero en el marco de la Semana Mundial de la Armonía Interconfesional entre todas las religiones, confesiones y creencias proclamada así desde 2010 por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Asocheca fue invitada por la Subdirección de Asuntos de Libertad Religiosa y de Consciencia, de la Dirección de Derechos Humanos de la Secretaría Distrital de Gobierno para participar con la exposición en este evento.

La exposición se encuentra abierta al público en las dos alas del primer piso de la Secretaria de Gobierno, Edificio Liévano, calle 11 No. 8 – 17 (Bogotá), en horario de oficina. Se prolongará hasta el 18 de febrero.

La muestra recoge 31 reproducciones de dibujos realizados por niños durante su reclusión en el campo de concentración nazi en Terezín, cerca a Praga en la antigua Checoslovaquia. Solo 100 niños sobrevivieron de al menos 15 mil que pasaron por Terezín de camino a Auschwitz. Con esta exposición se rememora igualmente el aniversario de los 75 años de la llegada de las tropas rusas a Auschwitz y el rescate de los sobrevivientes. Conocemos lo que ocurrió en Terezín gracias a Friedl Dicker Brandeis, profesora de arte quien dedicó su cautiverio en Terezín a enseñar clandestinamente arte y pintura como terapia evasiva a muchos de los niños recluidos allí. Antes de marchar al patíbulo, Friedl rescató 4.500 de los dibujos que más tarde sirvieron como prueba en Nuremberg y que son testimonio indeleble de aquella barbarie.

A través de la Semana Mundial, la ONU invoca la imperiosa necesidad de que las distintas confesiones y religiones dialoguen para que haya mayor comprensión mutua, armonía y cooperación entre las personas, y que los imperativos morales de todas las religiones, convicciones y creencias incluyan la paz, la tolerancia y la convivencia con respeto.

Iniciativas que ayudan a los extranjeros en la República Checa

Los inicios en un país extranjero no son nada fáciles, menos cuando la persona no habla el idioma local. Sin embargo, en la República Checa los extranjeros, incluyendo los hispanohablantes, cuentan con varias herramientas que les pueden ayudar a orientarse mejor, adaptarse en el país y aprender checo.

Existen organizaciones como el Centro para la Integración de Extranjeros (CIC) que atienden a los inmigrantes con cualquier dificultad que puedan tener, les asesoran y ofrecen apoyo. Como dice una de las trabajadoras sociales que trabaja para esta institución, las personas de América Latina y España vienen al país por diferentes motivos, por eso cada familia, cada individuo es un caso único. Algunos vienen con un trabajo en una empresa internacional, otros en busca de un puesto laboral o buscando un lugar seguro para vivir, otros por una pareja checa. Los que cuentan con padres o abuelos checos pueden acogerse al programa de reasentamiento del Ministerio del Interior que les permite obtener la residencia permanente.

En Praga hay también otras organizaciones no gubernamentales que apoyan a los extranjeros, entre ellas META, PPI, SIMI, INBÁZE o ICP. Todas estas iniciativas prestan atención social profesional, apoyo individual con voluntarios, organizan actividades de tiempo libre y ofrecen cursos de checo.

Unas se enfocan más en la asesoría legal, otras se centran en la integración escolar, oferta de actividades de tiempo libre, ayudan a encontrar un trabajo, cuentan con intérpretes y/o celebran eventos sobre la multiculturalidad.

Sin duda, entre las mayores dificultades a las que se enfrentan los extranjeros en el país es el idioma. Estudiar checo se convierte en la condición esencial para poder tener más puertas abiertas y lograr una integración realmente exitosa en la sociedad checa. Aprender el checo no es nada sencillo, pero es posible, y más fácil para los niños y adolescentes. Por otro lado, se pueden ver también muchos hispanohablantes que se rinden frente al aprendizaje del idioma considerándolo demasiado difícil. Los voluntarios y profesionales de las instituciones tratan de animar a estas personas a participar en cursos y grupos de conversación para mejorar su nivel del checo. Entre las actividades del CIC destaca el Club de Español y Checo, donde los asistentes a través de la conversación y algunos juegos pueden aprender y practicar checo. A la vez conversan en español con los checos interesados en este idioma y les pueden aportar conocimientos sobre sus países de origen. De forma gratuita y sin necesidad de registrarse pueden venir y tomar parte de esta original iniciativa que ayuda a ambas partes a practicar las lenguas en un ambiente amistoso.

Los extranjeros pueden escoger de un creciente número de cursos y libros de checo. Particularmente los libros de Lída Holá marcaron un antes y un después en la enseñanza de la lengua checa. Los libros para estudiar checo eran por mucho tiempo muy antiguos. Lída Holá podía entender perfectamente las dudas de sus alumnos sobre ciertas estructuras y frases checas, y empezó a involucrarse cada vez más en los métodos de enseñanza relacionadas con la comunicación, hacer aprender lo importante y práctico para una vida diaria. Por lo tanto, más que la gramática compleja, ha tratado de enseñar a las personas a desenvolverse en las situaciones cotidianas, de ir al restaurante, tener pequeñas conversaciones, expresar los gustos o ir al médico. Si bien escribió muchos libros, Holá es conocida, sobre todo, por sus obras Checo paso a paso y Checo expreso. Sin menor duda, a medida que uno se aleja de Praga, la gente habla cada vez menos inglés u otro idioma, así que aprender por lo menos el checo básico se vuelve indispensable. Holá también defiende el checo coloquial que se usa en el día a día en diferentes regiones del país dado que un ciudadano checo normalmente habla de manera coloquial la mayoría del tiempo. Por lo tanto recomienda usar canciones para complementar el aprendizaje e interesarse en la cultura del país. Como dice, no importa tener errores, lo importante es poder comunicarse de alguna manera, poder comprar cosas en checo, compartir con los amigos.

Los visitantes a Praga que quieren evitar las trampas a los turistas pueden seguir los consejos prácticos del llamado Guía honesto. Es la iniciativa de Janek Rubes quien empezó a grabar y subir vídeos revelando los secretos mejor guardados de la ciudad sin grandes pretensiones. Aún así, hoy en día cuenta con centenares de miles de seguidores en Youtube, y su éxito es tal que últimamente comenzaron a surgir otras iniciativas parecidas en diferentes partes del mundo como Nueva York o Kiev en Ucrania. Empezó a hacer vídeos sobre las trampas de los taxistas, y siguió dando recomendaciones concretos de, por ejemplo, como llegar del aeropuerto hasta el centro de Praga, donde comprar o no comprar comida, qué tener en cuenta a la hora de cambiar el dinero y como lo pueden robar a uno fácilmente. Este proyecto tuvo una repercusión tan positiva que se convirtió también en un libro que cuenta con ilustraciones, listas de los mejores lugares de la ciudad y otras gemas. La iniciativa Honest Guide no solo se centra en Praga, sino ayuda a orientarse mejor en ciudades como Kutná Hora, Brno y Karlovy Vary.

Fuentes: Radio.cz/es-1 (Enrique Molina), Radio.cz/es-2 (Juan Pablo Bertazza), Radio.cz/es-3 (Juan Pablo Bertazza). Foto 1-2, foto 3, foto 4.

Colombianos necesitarán nuevo permiso para entrar a Europa

A partir de 2021, colombianos ya no podrán viajar a Europa sin un registro previo. Desde 2016 la Comisión Europea estaba tramitando y finalmente aprobó un nuevo requisito de seguridad para países exentos de visa en el espacio Schengen (en total son unos 60 países). Se trata de un permiso especial llamado ETIAS, el Sistema Europeo de Información y Autorización de Viajes por sus siglas en inglés, que pretende evitar más amenazas y tener más control de quien entra a estos estados. Aplica para 15 países de América Latina, entre esos Colombia.

La Unión Europea insiste que no es una visa. Por el momento, los titulares de pasaportes colombianos pueden visitar todos los países miembros de Schengen sin tener que solicitar una visa. Esto se aplica a los visitantes colombianos que vienen a Europa para estancias cortas de hasta 90 días.

El nuevo permiso no cambiará el libre tránsito entre los países del espacio Schengen pero sí es obligatorio a la entrada a ese espacio. Es decir, los colombianos que deseen viajar al territorio Schengen por cualquier motivo, si es por trabajo, negocios o turismo, tendrán que tramitar de manera electrónica este permiso. Tendrá un valor de 7 euros (cerca de 23.000 pesos colombianos) para mayores de 18 años y no tendrá costo para los menores de edad y mayores de 70 años.

Al hacer la solicitud en línea las personas deberán responder preguntas de seguridad, datos personales, educación, empleo y motivos del viaje, entre otros aspectos. Así el permiso será entregado en pocos minutos, siempre que la información proporcionada sea precisa.

Para solicitar este permiso, los viajeros necesitarán un pasaporte con fecha de vencimiento no inferior a tres meses a partir de la fecha de entrada al espacio Schengen, tarjeta de crédito para hacer el pago del ETIAS en línea y una dirección de correo electrónico para recibir la aprobación o el rechazo del permiso. Los datos presentados en cada solicitud se contrastarán automáticamente con las bases de datos de la Unión Europea y otras como la Interpol, para determinar si existen motivos para denegar la autorización de viaje.

Si la solicitud es aprobada, la persona recibirá la autorización directamente vía correo electrónico y el ETIAS tendrá una validez de tres años consecutivos a partir de su expedición o hasta que expire el pasaporte. Es importante aclarar que en caso de vencimiento o pérdida del pasaporte, el permiso tendrá que tramitarse de nuevo.

Fuentes: Bbc.com, SchengenVisaInfo.com. Foto 1, foto 2.

Asocheca con la Embajada checa celebraron la fiesta de San Nicolás

El sábado 14 de diciembre, es decir, unos días más tarde de lo acostumbrado, tuvo lugar un lindo encuentro para celebrar la tradicional fiesta checa, el día de San Nicolás. El evento fue organizado por las representantes de Asocheca en cooperación con la Embajada de la República Checa en Colombia, y se realizó en la residencia de la embajadora checa, señora Katerina Lukesova.

Por supuesto, los niños se encontraron con la figura central de la fiesta denominada en checo Mikuláš, que suele ser vestida de rojo con hábito de obispo y en la mano lleva un báculo pastoral. Se trata de un personaje legendario que les trae regalos, sobre todo dulces y fruta, a los niños que se han comportado bien durante el año. La fiesta de San Nicolás en Chequia se conmemora el 6 de diciembre, pero los niños reciben sus regalos el 5 de diciembre por la noche. San Nicolás acompañado por un ángel y un diablo recorren las calles de las ciudades checas entrando de casa en casa.

No es de extrañar que el ángel simboliza el lado bueno, el demonio se encarga de asustar a los niños, particularmente a los que no han obedecido a sus padres durante el último año. San Nicolás les pregunta a los pequeños cómo se han comportado, y les pide que canten una canción o reciten un poema. Después los niños reciben sus regalitos, sin embargo, los que no se han portado bien, pueden recibir un trozo de carbón o cáscaras de papas.

Siguiendo esta bonita tradición, los hijos y nietos de los miembros y otros amigos de Asocheca y la Embajada checa asistieron al evento donde tuvieron que demostrar a los tres personajes sus destrezas. Recibieron dulces como recompensa, y posteriormente les esperó un programa acompañante de diversión.

Foto: Embajada de la República Checa en Colombia (Veronika Senjuková), Asocheca.

República Checa como un destino atractivo para los extranjeros

Ubicada en el corazón de Europa, Chequia se está volviendo cada vez más atractiva. Por un lado, es un país que cada vez recibe más turistas y estudiantes, pero al mismo tiempo, se presenta como un lugar interesante para hacer negocios y atrae a empresarios y trabajadores extranjeros.

Medicina, economía o ingeniería pertenecen entre las carreras apetecidas por los extranjeros en las universidades checas. Según las estadísticas del Ministerio de Educación, unos 45 mil extranjeros estudiaban en el país de forma permanente en 2018, lo que convierte a la República Checa en uno de los países más populares en Europa. El interés en las universidades checas ha incrementado en un 10% sólo en los últimos cinco años. Entre las razones se destaca la relación entre el precio y el rendimiento dado que las universidades checas ofrecen una alta calidad de estudios a un costo no tan elevado en comparación con la Europa Occidental. Además, los estudiantes que aprenden el checo y estudian directamente en este idioma, pueden hacerlo gratis. Los que estudian en otro idioma, mayormente en inglés, tienen que pagar por sus estudios.

Los altos números de estudiantes extranjeros en las universidades checas son una tendencia relativamente reciente, que empezó a finales de la década de los 90, cuando la República Checa se unió al programa internacional Erasmus. Sin embargo, solo el 25% de los estudiantes extranjeros el año pasado fueron estudiantes de intercambio, los demás llegaron con el fin de obtener un título universitario. La mayoría de los estudiantes extranjeros vienen de Eslovaquia y los países del antiguo bloque soviético. A la vez, crece el número de indios y chinos. Para estancias cortas vienen también muchos estadounidenses, dentro del programa Erasmus viajan con mayor frecuencia franceses, españoles y alemanes.

Las empresas checas, que se enfrentan a una escasez de mano de obra, contratan a cada vez más empleados del exterior. Y no se trata solo de ucranianos o polacos, llegan trabajadores de todo el mundo, incluyendo países como Nepal o Mongolia. Aunque el Gobierno checo aumentó la cuota de admisión de extranjeros, el número de trabajadores extranjeros aún no es suficiente para satisfacer la demanda de las empresas. La profesión más solicitada en la República Checa es la de albañil junto con otro tipo de obreros como carpinteros, pero las empresas demandan también a trabajadores de almacenes, operadores o conductores de camiones. El reclutamiento a menudo se realiza por Internet, por ejemplo, a través de Skype, y suele tomar al menos tres meses.

Como muestran los resultados de Expat Insider Survey, a los extranjeros que trabajan en Chequia les gusta la vida en el país. En la encuesta realizada cada año por la organización InterNations, la República Checa se encuentra en el décimo puesto entre los 64 países evaluados. Los extranjeros en la República Checa aprecian las oportunidades del crecimiento profesional, la posibilidad de compaginar la vida laboral con el tiempo libre, el estado de la economía checa y las condiciones para llevar una vida familiar. Por lo general, están satisfechos con la calidad de vida en el país, incluyendo los costos de vida. Al contrario, casi la mitad de los encuestados afirmó que era muy difícil encontrar amigos entre la población local, lo que no les permitía sentirse como en casa. Una tercera parte de los extranjeros considera a los checos como hostiles hacia los extranjeros. De hecho, otra encuesta enfocada en las opiniones del público general en el país confirmó que más de la mitad de los checos veía a las personas que llegaban del exterior como un problema para el país. Otro obstáculo para los extranjeros consiste en el idioma checo dado que la vida sin aprender el checo se complica y aprender el checo se dificulta a un 77 por ciento de los extranjeros entrevistados.

En el país actualmente viven unos 560 mil extranjeros, la mayoría de Ucrania, Eslovaquia y Vietnam. Más de 200 mil extranjeros residen en Praga, donde al menos cada quinto trabajador activo viene del exterior. En el promedio a nivel nacional se trata de cada décimo trabajador.

Asimismo, la República Checa atrae cada vez más turistas. Según un estudio de Mastercard, Praga ocupa la posición 28 entre las ciudades más visitadas en todo el mundo. Los visitantes suelen pasar en la capital checa en promedio 2,4 noches. Por todo lo expuesto no es de extrañar que el número de solicitudes de visas haya estado creciendo en los últimos años. El turismo y los negocios son responsables de buena parte de este crecimiento. Viene un mayor número de personas de países como China e India, se ve mayor interés por las estancias en balnearios, pero se registran también más viajes de negocios y de empresarios que acuden a reuniones. El año pasado fue rechazado el 5% del total de las visas pedidas, de algunos países se rechazan muchas solicitudes, de otras muy pocas.

Fuentes: Radio.cz/es-1, Radio.cz/es-2, Domaci.ihned.cz, Lidovky.cz, Radio.cz/es-3. Foto 1 (profimedia.cz), foto 2, foto 3, foto 4.

Concierto de piano en Bogotá para celebrar la Revolución de Terciopelo

Con ocasión de las celebraciones del 30° aniversario de la Revolución de Terciopelo, la Embajada de la República Checa en Bogotá organizó un concierto de gala en el Auditorio Teresa Cuervo Borda del Museo Nacional de Colombia en Bogotá.

El evento tuvo lugar el 18 de noviembre y fue presentado por el maestro checo Sr. Václav Pacl. Posteriormente, se ofreció un cóctel en el vestíbulo del Museo Nacional donde los invitados pudieron apreciar la exposición fotográfica denominada Revolución de Terciopelo 1989.

Fuente: Embajada de la República Checa en Colombia.

30 años desde la Revolución de Terciopelo

El 17 de noviembre de 1989 se conmemora como el día en que empezó el fin del régimen comunista en la antigua Checoslovaquia. Fue el día que desencadenó la llamada Revolución de Terciopelo que debe su nombre al transcurso pacífico de los acontecimientos, si bien este hito histórico inició con una represión policial brutal.

Para ese día los estudiantes checoslovacos convocaron una manifestación con el fin de rendir homenaje al estudiante de medicina Jan Opletal, asesinado por los nazis en 1939. El régimen comunista dio el visto bueno a este evento, los estudiantes se reunieron y en la muchedumbre se escucharon también eslóganes en contra del régimen totalitario. Tras la parte oficial de la protesta, unas cinco mil personas se dirigieron inesperadamente al centro de la ciudad. La procesión avanzó hacia la Avenida Nacional para seguir a la Plaza de San Venceslao, pero la Policía les impidió el paso.

La situación se volvió más tensa, los agentes de policía sacaron porras para bloquear la marcha, y hasta golpearon de manera muy dura a varios manifestantes. Sin embargo, esta intervención tan violenta agitó a la sociedad checoslovaca que rechazó esos actos y expresó su apoyo a los estudiantes. Durante el fin de semana siguiente, la gente acudía a la Avenida Nacional a encender velas. Los estudiantes se volvieron a reunir en privado, y el domingo 19 de noviembre, el escritor y disidente Václav Havel tomó el protagonismo convocando a los representantes de la oposición.

El mismo día surgió la plataforma denominada el Foro Cívico que exigía la dimisión de los políticos corruptos y la liberación de los presos políticos. Los estudiantes de la Academia de Artes Escénica organizaron una huelga a la que se sumaron los actores de teatros praguenses, más adelante también de teatros de todo el país y otros estudiantes de las universidades checoslovacas. Finalmente, a lo largo del país tenían lugar manifestaciones de tales dimensiones (como la de la planicie de Letná que contó con 800 mil personas) que el régimen no podía intervenir.

Los asistentes a las protestas hacían sonar las llaves en las plazas, y este sonido se ha convertido en el símbolo de la Revolución. Es decir, las protestas eran pacíficas y la multitudinaria participación de los ciudadanos representaba una clara señal de que las personas querían un cambio radical, no solo ajustes.

Esta demostración del descontento de los ciudadanos obligó al Partido Comunista, ya debilitado por varias circunstancias, a actuar. El 10 de diciembre de 1989 el presidente Gustav Husák renunció a su cargo y se nombró el Gobierno que no era totalmente comunista. A finales del mes Václav Havel fue nombrado el nuevo presidente de Checoslovaquia. En 1990 se celebraron las primeras elecciones democráticas, poniendo fin definitivo a los 40 años de régimen socialista.

En la República Checa se llevan a cabo numerosos actos conmemorativos para celebrar las tres décadas de libertad y democracia en el país. Además de actos solemnes y homenajes oficiales, se lleva a cabo una amplia gama de eventos culturales abiertos al público, incluyendo conciertos, desfiles, talleres, debates y exposiciones.

En la calle Revolucní 30 en Praga pueden encontrar una exposición que documenta los 30 años de desarrollo de la República Checa desde 1989. En la realización de la muestra colaboraron unos 30 artistas, cuyos trabajos representan de cierta manera una crítica a los acontecimientos que han sucedido en el país a través de las pinturas, fotografías, graffitis y dibujos. La exhibición, que se prolongará hasta el 24 de noviembre, forma parte del Festival de la Libertad. En el marco del festival tendrá lugar también el Concierto por el Futuro en la Plaza de San Venceslao donde actuarán populares músicos checos. Otra exposición Revolución de Terciopelo se celebrará en el Museo Nacional y será inaugurada por el primer ministro checo, junto con sus homólogos de Europa.

A las 17:11 horas el 17 de noviembre, la mayoría de las radios públicas y privadas emitirá la famosa canción Oración para Marta, considerada el himno de la Revolución. La interpretará en vivo la cantante y antigua disidente Marta Kubisová.

Los centros checos lanzan un proyecto especial para ofrecer la mirada al concepto de la libertad desde la perspectiva de los jóvenes nacidos después del año 1989. A través del arte, concretamente, una serie de diseños gráficos, objetos artísticos y joyas, unos 30 estudiantes de dos universidades checas muestran sus percepciones vinculadas con este cambio socio-político. Sus obras estarán exhibidas en la Galería de los Centros Checos en Praga hasta el 25 de noviembre, después se presentarán en centros checos en diferentes países.

Fuentes: Radio.cz/es-1, Radio.cz/es-2. Foto 1, foto 2, foto 3, foto 4.

Un poco de historia sobre el día nacional checo – 28 de octubre

Hoy, la República Checa celebra su día nacional, el día de la fundación de Checoslovaquia como estado independiente tras la caída del Imperio austro-húngaro. Al finalizar la Primera Guerra Mundial, el 28 de octubre de 1918 en la Plaza de San Venceslao en Praga, fue declarada la independencia del nuevo estado y se empezó a escribir la historia moderna del país. En 1993 Checoslovaquia se dividió en dos estados independientes – la República Checa y Eslovaquia – pero aún así sigue celebrando su fundación en dicha fecha.

La sociedad checa no había aceptado nunca como suyo el Estado austríaco. Con el estallido de la guerra mundial arreció la hostilidad de las autoridades austríacas hacia los checos. Fue clausurado el parlamento, los derechos democráticos se vieron cada vez más limitados y sobre la dirección del Estado se fue incrementando la influencia de los belicosos mandos militares. Además, las tierras checas se veían obligadas a apoyar la causa bélica de la monarquía de los Habsburgo con suministros de cereales y otros alimentos que empezaban a escasear en el país.

Sin embargo, entre los políticos checos tan sólo uno tuvo el coraje de romper abiertamente con la monarquía austro-húngara en el mismo año en que estallara la Gran Guerra: Tomás Garrigue Masaryk. Él se dio cuenta de que el resultado del conflicto tendría una importancia trascendental para el destino de la nación checa.

A finales del año 1914 Masaryk partió de su patria para encabezar en el exilio el movimiento de resistencia antiHabsburgo. Dado que ya no creía en la posibilidad de democratizar el sistema político de Austria- Hungría, empezó a coordinar la lucha por un estado nacional checoslovaco independiente, como parte de una nueva Europa.

No hubo indicios de una gran opresión por parte de Austria sobre Bohemia y Moravia ya que existía un principio de multiculturalidad, y de cierta manera se reconocían las particularidades regionales del Imperio. Sin embargo existía opresión del Reino de Hungría sobre los eslovacos que ansiaban salir del control centralista húngaro. Precisamente gracias a la determinación por la independencia en Eslovaquia, en Chequia se pudo conseguir el objetivo, ya que por sí sola tenía a 3.2 millones de alemanes viviendo en el territorio que se oponían a la separación de Austria.

Masaryk finalmente logró persuadir al presidente norteamericano, Woodrow Wilson, y a los demás aliados de la Entente de la necesidad de implantar un nuevo ordenamiento de Europa Central, donde el futuro Estado Checoslovaco actuara como un dique separador entre dos potencias con apetitos hegemónicos: Alemania y Rusia. En el futuro estado independiente los checos convivirían con la vecina nación eslovaca como dos ramas de una sola nación eslava – la nación checoslovaca. Los escollos de esta concepción se revelarían posteriormente, dando origen a una permanente tensión entre checos y eslovacos.

El 28 de octubre de 1918 el Comité Nacional asumió en Praga el control de las principales instituciones. Por la tarde fue proclamada oficialmente en la Plaza de Venceslao, en Praga, la Checoslovaquia independiente.

En conmemoración a esta fiesta nacional, se dará un concierto en Cali, organizado por la Embajada de la República Checa en Bogotá, junto con el Consulado de la República Checa en Cali. El evento tendrá lugar el 30 de octubre en el Conservatorio Antonio María Valencia en Cali. El programa de música clásica checa será presentado por los pianistas Václav Pacl y Manuel Alejandro Muñoz Burgos y la violoncellista Marianna Kononenko. Después del concierto se ofrecerá una copa de vino en el foyer del conservatorio del Instituto Departamental de Bellas Artes, dónde el público podrá apreciar la exposición fotográfica La Revolución del Terciopelo 1989.

Por supuesto, también en diferentes ciudades de la República Checa se llevan a cabo eventos en ocasión de la proclamación del estado independiente. Sobre todo, suelen tener lugar actos de piedad cuando se colocan coronas de flores al pie de monumentos a Tomás Garrigue Masaryk, el llamado padre de la república, dado que fue él quien con dos eslovacos (Edvard Benes y Milan Rastislav Stefanik) proclamó la independencia. Mientras que Masaryk llegó a ser el primer presidente de Checoslovaquia, Benes, como diplomático, fue ministro de relaciones exteriores y el segundo presidente de la república. Štefánik, que había sido general en el ejército francés durante la Primera Guerra Mundial, contribuyó a la causa y pasó a ser ministro de guerra.

En varios lugares del país se organizan desfiles de farolillos y espectáculos de fuegos artificiales. A menudo, particularmente en la capital, se llevan a cabo diferentes manifestaciones o protestas. El público general podrá aprovechar la oportunidad de visitar varios monumentos y lugares interesantes que a lo largo del año no suelen estar accesibles. Entre ellos se destacan la Casa Municipal en la cual fue declarada la independencia, la Cámara de los Diputados y el Senado de la República Checa y la Villa de Kramár, es decir, la residencia del primer presidente de gobierno checoslovaco.

Fuente: aquí, Embajada de la República Checa en Colombia. Foto 1, foto 2, foto 3, foto 4.

Celebramos la Fiesta Nacional de la República Checa

El jueves 17 de octubre se realizó una recepción solemne con motivo de la Fiesta Nacional de la República Checa y la visita oficial del Ministro de Relaciones Exteriores de la República Checa, señor Tomas Petricek. Las representantes de Asocheca se unieron a esta celebración del Día Nacional que conmemora la fundación del estado independiente de Checoslovaquia el 28 de octubre de 1918.

Al evento, organizado por la Embajada de la República Checa en Colombia, asistieron también varios empresarios checos, otros compatriotas checos residentes en Colombia, varios representantes de las instituciones del Estado colombiano, del cuerpo diplomático en Colombia y otros amigos de la República Checa. La recepción tuvo lugar en el Gun Club en Bogotá desde las 7 p.m. hasta las 9 p.m.

Durante la noche sonaron los dos himnos, tanto el colombiano como el checo. A continuación, el Ministro de Relaciones Exteriores de la República Checa dio un discurso en español destacando diferentes formas de cooperación entre los dos estados, incluyendo un nuevo proyecto humanitario destinado a ayudar a los inmigrantes venezolanos en Colombia.

Luego, la Embajadora checa en Colombia, señora Katerina Lukesova, complementó la información sobre cómo se han desarrollado las relaciones entre la República Checa y Colombia con otros detalles. Mencionó, entre otras cosas, el trabajo realizado por la Embajada checa, numerosas visitas de  los representantes estatales y del sector privado del país en Colombia, el apoyo brindado al desarrollo de la cooperación económica, pero también la creciente cooperación en el campo de la educación y la cultura.

Los invitados pudieron también conocer una exposición fotográfica relacionada con los hechos del año 1989, conocidos como la Revolución de Terciopelo que significó el fin del régimen totalitario en Checoslovaquia.

Entrevista con el Ministro de Relaciones Exteriores de la República Checa

‘Colombia es ejemplo de cómo recibir a los que huyen de Venezuela’

Ministro de Exteriores de República Checa llega al país y anuncia ayuda para atender a venezolanos.

Tomas Petricek, ministro de Relaciones Exteriores de la República Checa, llega mañana (el 16 de octubre de 2019) a Bogotá, en la primera visita que un funcionario de tan alto rango de su país hace a Colombia desde cuando reabrieron la embajada en 2014. Petricek quiere profundizar la relación entre los dos países, apoyar la implementación del proceso de paz, aumentar el intercambio comercial, cultural, científico, la cooperación, y ayudar con recursos para la atención a los venezolanos que huyen de su país.

Es la primera visita del ministro de Relaciones Exteriores de la República Checa a Colombia desde que reabrimos la embajada en Bogotá en 2014. El propósito es reconfirmar el excelente estado de la relación entre nuestros países y apoyar al Gobierno de Colombia en la implementación del acuerdo de paz. Queremos expresar nuestro aprecio por la hospitalidad y solidaridad de Colombia hacia los migrantes y refugiados venezolanos entregando un apoyo en la forma de un proyecto recién formulado con el Instituto de Bienestar Familiar y una ONG colombiana.

¿Con qué proyectos trabajan en Colombia con indígenas y minorías?

Desde hace varios años realizamos proyectos de cooperación con la comunidad wayú en La Guajira. Son proyectos productivos enfocados en la construcción de pozos artesanales. Otro proyecto que empezamos a desarrollar consiste en la mejora de las condiciones ecológicas de la cuenca del río Teusacá.

¿Qué productos colombianos son atractivos para los checos?

Las frutas tropicales, las piedras preciosas, los aceites esenciales, entre otros. Por otro lado, muchos expertos colombianos en tecnología informática trabajan en las empresas de software de mi país.

¿Qué productos checos podrían ser atractivos para los colombianos?

La República Checa es uno de los países más industrializados y tiene una economía abierta y exportadora. Las empresas buscan nuevos mercados y Colombia, pues para ellas, es uno de los países con más perspectiva en América Latina. Somos líderes en la industria automotriz, aeronáutica, de defensa y seguridad, smart cities, tecnologías medioambientales, nanotecnología, energía y minería, alimentación (la famosa cerveza checa), agricultura, maquinaria agrícola, tecnología médica y farmacéutica, e industria informática.

Vemos potencial en el sector de ciencias, investigación e innovación. El intercambio universitario se desarrolla y crece exitosamente. El interés checo se vio con la participación de seis universidades en Eduexpo en 2018. Los jesuitas checos operaron en el ámbito educativo de la Nueva Granada desde el siglo XVII, como por ejemplo Albert Bukovský en la Pontificia Universidad Javeriana. República Checa puede ser un socio dentro de la economía naranja. En las industrias creativas tenemos una larga tradición, en música, teatro, diseño, festivales culturales, cinematografía y literatura. Somos potencia en turismo.

¿Cómo incrementar el intercambio comercial?

Aunque el intercambio comercial entre nuestros países sigue creciendo (30 por ciento este año), todavía está bajo de su potencial. Se puede incrementar apoyando a las empresas y sus empresarios. Desde la Cancillería promovemos la participación de las empresas checas en las ferias, visitas y misiones empresariales mutuas.

Este año, República Checa ha realizado dos misiones comerciales a Colombia: una en abril y otra que nos acompaña en esta oportunidad. Otra, para incentivar el turismo, se hará antes del fin de año, y en diciembre participaremos en Expodefensa.

¿Qué proyectos de cooperación militar y/o seguridad pueden alcanzar los dos países?

Sería oportuno continuar en la cooperación de los años 30 del siglo pasado, cuando se realizó la misión del general Vladimir Klecanda, enviado durante el conflicto con Perú. El Ejército colombiano tiene los cañones checoslovacos Skoda, suministrados en aquella época. Desde 1999 somos miembro de la Otán.
Por otra parte, Colombia tiene una larga experiencia en la lucha antiterrorista y contra el narcotráfico. República Checa tiene una larga experiencia en la industria militar, la cual estamos dispuestos a compartir.

¿Qué otros proyectos de cooperación se pueden alcanzar?

La cooperación internacional la adelantamos principalmente a través de la Unión Europea. Trabajamos con la Agencia Checa para el Desarrollo en un proyecto para la minería de oro sin el uso de mercurio en Chocó, y ahora se lanza otro proyecto para el manejo del agua con el uso del big data y datos de satélites.

Hay interés en proyectos de energía renovable (sobre todo solar) y de tratamiento de agua. También colaboramos en proyectos de cooperación con algunas comunidades vulnerables, como los wayú en La Guajira, en temas concretos: apoyo a comunidades en construcción de pozos para obtener agua potable, entre otras cosas.

¿Qué opina del proceso logrado con las Farc?

Apoyamos el proceso de paz desde su inicio, y en diciembre de 2016 fuimos uno de los países fundadores del Fondo Fiduciario de la Unión Europea para la Paz en Colombia, al que contribuimos anualmente. El proceso de paz colombiano es un ejemplo para el mundo y nos enorgullece ser socio.

¿Y la situación actual del proceso?

No tenemos duda sobre el compromiso del presidente Iván Duque y su gobierno con el proceso de paz y la implementación del acuerdo. Uno de los propósitos de mi visita es expresar el apoyo por su compromiso.

¿Qué opinan en Europa de quienes firmaron la paz y regresaron al delito?

Construir la paz requiere un trabajo continuo de todas las partes. La forma de abordar las diferencias y superar las dificultades en la implementación es a través del diálogo y la participación política. La violencia nunca puede ser la respuesta. Condenamos el anuncio de un pequeño grupo de disidentes de las Farc de tomar las armas. Sin embargo, es solo la decisión de un pequeño grupo. Sabemos que la mayoría de los antiguos miembros de las Farc siguen comprometidos con la implementación de la paz.

¿Qué opina de la violencia contra líderes sociales?

Si llegar al acuerdo de paz fue un trabajo duro, implementarlo lo es todavía más. Existen problemas y desafíos, y continuarán surgiendo. La situación de los defensores de DD. HH. y los líderes sociales es uno de los desafíos claves y un motivo de profunda preocupación. Sabemos que el presidente Duque y su gobierno están haciendo todo lo posible para detener los asesinatos y llevar a los responsables ante la justicia. Estamos listos para ayudar.

¿Qué opinan de la crisis en Venezuela?

La crisis política, económica y, más que todo, humanitaria en Venezuela es alarmante, porque destruye a todo el pueblo y, además, causa adversidades y problemas en la región. Está claro que el régimen no está dirigiendo el país para el bien de la población. Es preocupante ver cómo se está destruyendo el medioambiente con las actividades de grupos irregulares. Es preocupante el estado de los derechos humanos.

Fuimos uno de los primeros países europeos que reconoció al presidente encargado, Juan Guaidó, y desde que se está tratando el tema en los foros europeos e internacionales hemos apoyado la posición más firme y crítica hacia ese régimen. Es importante que se organicen pronto unas elecciones presidenciales libres y democráticas, para que se empiece con la reconstrucción de la democracia y de la economía, y que la gente pueda regresar a sus hogares y ayudar a construir de nuevo el país.

Colombia es el país más afectado por la llegada de casi dos millones de desplazados venezolanos. ¿Qué hacer ante esta situación?

Admiro la forma como Colombia maneja el tema ante la llegada de miles y miles de personas a diario. Los colombianos son un ejemplo de cómo recibir a la gente que está huyendo de una crisis humanitaria tan grave. No creo que les podamos dar muchos consejos, porque nos parece que ustedes hacen lo mejor y lo más que se puede hacer.

Lo importante es preparar su infraestructura institucional, para incorporar a las personas que vienen para que mejoren su situación a través de programas de integración y de capacitación, que ayuden a los venezolanos a entender las instituciones colombianas, la estructura laboral y económica del país.

Queremos apoyar a Colombia y vamos a entregar ayuda humanitaria durante mi visita, que tiene como objetivo apoyar, en colaboración con el sector no gubernamental, el fortalecimiento de la institucionalidad colombiana para que pueda aumentar su capacidad de recibir parte de la población venezolana. Queremos ayudar a los migrantes venezolanos a integrarse más rápidamente en la sociedad y a sostenerse durante un periodo complicadísimo de sus vidas.

¿Cómo puede ayudar la comunidad internacional frente a este problema?

La comunidad internacional ya está algo más activa frente a la crisis venezolana, y en varios foros en donde se está discutiendo el tema de Venezuela, se está escuchando a los venezolanos y la oposición venezolana. La Unión Europea acaba de aprobar más sanciones contra el régimen de Nicolás Maduro y no les tengo que contar lo que están haciendo otros países del continente americano para parar la crisis en Venezuela.

Hay varias visiones de cómo resolver la crisis venezolana. ¿Cuál consideran ustedes que debe ser la mejor?

Creo que lo que se está haciendo –presionar el régimen, discutir con la sociedad civil, apoyar los esfuerzos del presidente Juan Guaidó– es lo mejor que se puede hacer internacionalmente en este momento. Estamos en contra de cualquier intervención militar.

¿Qué se debe hacer para que Maduro entregue el poder?

Si alguien tuviera una receta ideal, esto ya se habría resuelto, pero creo que el presidente Guaidó y el Parlamento están sobre el único camino que podría tomar para acercarle al país el cambio democrático y pacífico del régimen y la salida de Nicolás Maduro del poder.

Fuente: El Tiempo (Holman Rodríguez Martínez). Foto 2foto 3, foto 4, foto 5.