música

La obra de Leos Janacek en el festival Ópera al Parque en Bogotá

Este año el Festival Ópera al Parque llega a la versión XXII y la Orquesta Filarmónica de Bogotá ha preparado una programación con siete obras, 14 conciertos y 18 actividades a realizarse entre el 11 y 19 de octubre.

En esta ocasión, la Orquesta Filarmónica de Bogotá estrenará en Colombia la ópera La zorrita astuta de Leos Janacek, compositor checo del siglo XX. El título, basado en una historieta cómica de Rudolf Tesnohlídek y Stanislav Lolek, será interpretado por la Orquesta Filarmónica Juvenil y el Coro Filarmónico Juvenil de la Orquesta Filarmónica de Bogotá.

Escrita en 1923, con libreto del mismo compositor, Janacek compagina en tres actos el mundo de los animales y de los hombres como personajes centrales de una gran obra poética, en la que revela su inmenso amor por la naturaleza y la celebración de la vida. En la obra que es la cuarta producción de la Orquesta, animales y hombres conviven y se relacionan entre sí, un tema pertinente en momentos en los que la humanidad replantea su relación con la naturaleza. La pequeña zorrita astuta, es la primera ópera de origen checo que se presenta en Colombia, una historia de amor, tragedia, fantasía y realidad, que termina con la alegría de estar vivo y donde la muerte se acepta como algo natural; un viaje filosófico emprendido con humor y crudeza alrededor de la vida.

La zorrita astuta contará con un elenco de lujo: Josep Caballé Domenech (director musical), André Heller-Lopes (director escénico y de arte); las sopranos Julieth Lozano (Zorrita Astuta), Amalia Avilán (Zorro) y Rocío Del Pilar Quintero (Esposa Guardabosques); el tenor Christian Correa (Rector de la Escuela); los barítonos Homero Velho (Guardabosques) y Camilo Mendoza (Cazador) y el bajo Hyalmar Mitrotti (Sacerdote y Tejón).

“Este año, por primera vez hacemos La pequeña zorrita astuta en Colombia y por primera vez se hace en español en el mundo, nos permite dejar una versión que seguramente va a circular en diferentes países”, aseguró Sandra Meluk, directora general de la Orquesta Filarmónica de Bogotá. Como indicó el maestro Alejandro Roca: “Janacek es uno de los compositores más importantes de ópera del siglo XX, con una producción vasta y significativa… Es importante estrenar su ópera en Colombia porque es una de sus obras más conocidas y representativas, que estamos seguros le va a gustar al público capitalino.”

Esta nueva producción se podrá disfrutar en familia, en tres funciones con entrada libre: sábado 12 y domingo 13 de octubre, en el Parque 93, 7:00 pm y viernes 18 de octubre, en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán, 8:00 pm.

Leos Janacek (1854-1928) fue un compositor, teórico musical, estudioso del folclore y profesor checo. Se inspiró en la música tradicional de Moravia y de otras cultural eslavas para crear un estilo musical, considerado tanto en su época como en la actualidad, original y moderno. Alcanzó la madurez musical a una época tardía, cuando tenía alrededor de 50 años. En 1903 terminó su ópera Jenufa que fue estrenada en Brno un año después. Desde la presentación de su obra en el Teatro Nacional de Praga en 1916, comenzó a dar la vuelta al mundo, y hasta hoy en día se trata de una de las óperas checas más apreciadas a nivel internacional. Siguieron otras obras de gran importancia, entre las que se incluyen óperas como Katia Kabanová, la Sinfonietta, la Misa glagolítica, la rapsodia para orquesta Taras Bulba, dos cuartetos de cuerda y otras obras de cámara. Gracias a estas creaciones de madurez, Janacek está considerado como uno de los compositores checos más importantes, junto con Antonin Dvorak y Bedrich Smetana.

Fuentes: FilarmonicaBogota.gov.co-1, FilarmonicaBogota.gov.co-2, Radio.cz/es, Wikipedia.org. Foto 1, foto 2, foto 3.

El verano checo pertenece a festivales de música

Durante los meses de verano (julio, agosto), en diferentes partes de la República Checa se celebra un sinnúmero de festivales de música, cine, teatro y cultura.

Particularmente los festivales de música de todo tipo, a menudo celebrados al aire libre, forman parte de la cultura veraniega del país. Allí llegan los aficionados a la música con su carpa, saco de dormir, buen humor y con ganas de disfrutar junto con sus amigos de la música, la cerveza checa y la atmósfera especial.

Entre los festivales más llamativos y tradicionales figura, por ejemplo, el Rock for People, uno de los eventos de música rock más grandes del país. Se lleva a cabo en el antiguo aeropuerto militar en la ciudad de Hradec Králové (Bohemia del Este). Los conciertos tienen lugar en dos escenas grandes al aire libre, también se encuentran varios escenarios para bailar o relajarse. Este año durante los días del 4 al 6 de julio, los visitantes pudieron disfrutar de las bandas como Rudimental, Franz Ferdinand o Bring Me The Horizon.

Bohemia Jazz Fest, uno de los festivales de jazz más grandes de Europa, fue fundado en 2005 con el fin de promover este género musical en el país. Los conciertos al aire libre tienen lugar en las plazas históricas de seis ciudades checas (Praha, Plzen, Liberec, Domazlice, Tábor, Brno) y cuentan con la presencia de músicos de talla mundial. Las entradas son gratuitas. Además del jazz, también se dan presentaciones de pop, rock, soul, funk y música electrónica. Esta vez el festival se celebró del 8 al 15 de julio.

Otro festival que ofrece una degustación exclusiva de la música de todo el mundo, un ambiente estupendo, pero también teatro, baile, varios talleres y debates es el evento conocido como Colours of Ostrava. Se celebra en el espectacular ambiente del área industrial de los antiguos establecimientos siderúrgicos en la tercera ciudad más grande del país, la capital de la Moravia del Norte. Se trata de uno de los festivales más grandes, y también mejor evaluados a nivel europeo. Del 18 al 21 de julio los visitantes pudieron asistir a los conciertos de diversas estrellas internacionales, por ejemplo, The Machine, The Cure, Florence, Rosalía o Zaz.

En Znojmo, al sur de Moravia, se presenta un amplio espectro de géneros musicales, desde la música clásica hasta la música de cimbal o el jazz. Cada año el evento se enfoca en un tema o compositor concretos y todos los conciertos y actividades acompañantes están relacionadas con ese eje. Esta vez el festival se enfoca en la discordia entre el alma y el cuerpo, lo físico afronta lo espiritual del 11 al 28 de julio. Aparte de la música misma, el festival ofrece un ambiente hermoso de una ciudad renacentista, famosa también por su producción de vino. Además de las degustaciones de productos vinícolas locales, no hace falta ni una buena comida de varios restaurantes que preparan unos menús especiales para el evento. La edición XV del evento culminará con un proyecto especial de ópera.

Entre otros festivales que siempre llaman mucha atención del público pertenece también el festival Brutal Assault, un festival especial de música metálica que cuenta con 80 grupos musicales del mundo entero este año (del 7 al 10 de agosto).

El festival peregrino Hrady CZ llena cada año varios castillos tanto checos como moravos de música. Como es una tradición, el programa comenzó en el castillo Tocník cerca de la capital checa y presentó lo mejor de la música pop y rock checa. En los siguientes fines de semana el festival visitó y visitará también los siguientes castillos: Kunetická hora (19-20 de julio), Svihov (26-27 de julio), Rozmberk nad Vltavou (2-3 de agosto), Veverí (9-10 de agosto), Hradec nad Moravicí (16-17 de agosto), Bouzov (23-24 de agosto), y culminará en Bezdez (30-31 de agosto). Las entradas de los castillos están incluidas en el precio de la entrada al festival, así que el festival ofrece una oportunidad perfecta para conocer los interiores de los castillos y otros monumentos históricos en los alrededores.

Otras fuentes: CzechTourism.com. Foto 1, foto 2, foto 3.

Vivan una experiencia barroca en Olomouc

En julio, la hermosa ciudad morava ofrece la posibilidad de regresar a los tiempos remotos, concretamente a la época barroca, y conocer una parte de las actividades entretenidas tan populares entre la sociedad de aquella época. Del 7 al 28 de julio el programa de las fiestas barrocas de Olomouc brinda una oferta amplia para los amantes de la música, el teatro y el estilo de vida barroco. Se dan presentaciones del teatro musical de barroco en los bastidores del llamado Konvikt en el Centro artístico de la Universidad Palacký (se trata del patio del antiguo convento jesuita), que prometen una experiencia única para todos los sentidos de los espectadores.

A los asistentes les esperan solistas destacados y entrenados de manera especial, que aparecen en trajes hermosos y muy decorados. Los espectáculos se desarrollan en la réplica de un teatro barroco, denominado Theatrum Schrattenbach, una obra única a nivel mundial, que cuenta con un sistema mecánico de palco. No hacen falta ni los bastidores históricos y pintados a mano y una orquesta barroca profesional que toca los instrumentos históricos. El evento se destaca por interpretar particularmente las óperas barrocas relacionadas con la región de Moravia o con la República Checa. En otras palabras, los visitantes no podrán ver nada parecido en ningún otro festival en Europa.

En el programa figuran seis escenificaciones diferentes, cinco de las cuales fueron creadas directamente para este festival, así que se estrenan durante el evento en estas versiones modernas. Se pueden ver obras de maestros barrocos como Karl Ditterse de Dittersdorf, Johann Heinrich Schmelzer, Pietro Andrey Ziani o Frantisek Antonín Míca, que a menudo han sido olvidados a pesar de su valor artístico enorme. Como una de las novedades de esta edición, la presentación del oratorio de Míca se lleva a cabo en varios espacios del convento, en el pasillo, el atrio y la capilla, lo que le da un toque muy especial.

En la serenata de Ditterse del año 1775 conocida como II Tribunale di Giove, los dioses Apolón, Minerva, Mars y Felicidad con apoyo de sus coros presentan diferentes conceptos de dirección de la Unión Europea. La puesta en escena de este estreno contemporáneo representa una oportunidad perfecta para recordar al compositor muy reconocido ya durante su vida, y cuya composición pertenece entre las 100 obras más importantes de la música europea (según la lista publicada por la prestigiosa compañía Deutsche Grammophon).

Como ya es una costumbre, el festival siempre presenta también una ópera neobarroca que surge de musicalizar libretos históricos por parte de los artistas contemporáneos. Esta vez se estrena la ópera del año 1712 denominada Piramo y Tisbe, realizada por Tomás Hanzlík. Esta adaptación presenta la historia trágica de amantes jóvenes cuyo amor está rechazado por sus padres. Los artistas cantan las óperas en italiano, alemán o latín, pero los espectadores tienen a su disposición los subtítulos checos.

La huella barroca en la ciudad de Olomouc es notable en cuanto a la arquitectura, el arte  y la influencia religiosa o académica. Este año por primera vez se lleva a cabo también un programa acompañante en una de las plazas de la ciudad. Se llama Barok Olomouc y durante tres noches de verano, concretamente el 12, el 26 y el 27 de julio, se celebran presentaciones con música, baile, proyecciones de cine y arte en las calles. Los niños pueden disfrutar del teatro de marionetas y de talleres creativas. Gracias a hermosas decoraciones de flores y una iluminación particular de los monumentos en los alrededores, los asistentes pueden vivir una atmósfera única.

Los organizadores prepararon también una exposición instalada en los impresionantes pasillos del convento que alcanzan 500 metros de longitud. La exposición denominada los Dramas en llamas muestra por medio de cartas gráficas los espectáculos de fuegos artificiales que se llevaban a cabo durante el siglo XVII en la corte de los Habsburgo centroeuropeos. Además, los interesados pueden participar en los recorridos guiados por dos iglesias y dos capillas emblemáticas de la ciudad. De hecho, en toda la región de la Moravia Central se encuentra una cantidad grande de construcciones y monumentos que sirven como un libro del arte barroco. Directamente en Olomouc, el monumento barroco más famoso es probablemente la Columna de la Santísima Trinidad, obra del escultor Ondrej Zahner, incluida en la Lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 2000.

El estilo barroco surgió en el siglo XV en Italia, y durante los siglos XVII y XVIII se extendió por toda Europa. Entre las características típicas de este estilo pertenecen las paredes cubiertas con revoque de colores, ilusión de movimiento, asimetría, un esfuerzo para sorprender y asombrar, pomposidad y robustez.

Para más información, pueden dirigirse a la página web del evento: baroko.olomouc.eu.

Otras fuentes: HanackyVecernik.cz, KrajskeListy.cz. Foto 1, foto 2, foto 3.

Música clásica no solo de Smetana en la ciudad de Litomysl

Durante los meses de primavera y verano, la República Checa siempre ofrece varias posibilidades para disfrutar de diferentes géneros musicales. La temporada de los festivales musicales continúa en estos días con el festival internacional de óperas, conocido como Litomysl de Smetana dado que en gran parte rinde homenaje a Bedrich Smetana, uno de los compositores más destacados de la historia musical del país. El evento se celebra en su cuidad natal que se llama Litomysl, una joya histórica ubicada en la Bohemia oriental. Se trata del segundo festival de música clásica más antiguo, y uno de los más importantes celebrados al aire libre en el país.

El programa de la 61ª edición ofrece no solo óperas y cantatas, sino también noches de canciones, conciertos de gala y hasta espectáculos de ballet. Por supuesto, los visitantes pueden disfrutar de la música sinfónica, instrumental o de cámara, esta vez del 13 de junio al 7 de julio. La mayoría de los conciertos se lleva a cabo en las instalaciones del castillo renacentista local, particularmente en el segundo patio que está cubierto con un techo retráctil. De esta manera, los espectáculos prometen una acústica perfecta y una atmósfera excepcional. Otros conciertos se dan, por ejemplo, en los jardines locales.

Esta vez en el programa del evento figuran unos cuarenta conciertos, incluyendo un estreno mundial. Se trata de la ópera del compositor checo Ales Brezina que lleva el nombre de Charlotte – una pieza de tres colores con cantos. Durante el espectáculo, los visitantes llegan a conocer la historia de Charlotte Salomon, la pintora alemana de origen judío que desde su infancia realizaba dibujos con imágenes de la ciudad de Berlín antes de la Segunda Guerra Mundial. Posteriormente huyó de los nazis y trató de esconderse en el sur de Francia donde, sin embargo, fue descubierta y llevada al campo de concentración de Auschwitz. Allí falleció en 1943. Sus dibujos y cuadros, pero también los diarios donde anotaba sus experiencias y vivencias cotidianas se han conservado hasta el presente y sirvieron de inspiración para el compositor Brezina. Además, en el texto de sus diarios Charlotte incluía fragmentos de partituras de obras de famosos compositores de música clásica como si quisiera acentuar la importancia del mensaje guardado en sus dibujos y textos.

El enfoque en las óperas del festival se demuestra también presentando otras nueve obras, entre ellas, una nueva puesta en escena de la ópera Lady Macbeth del distrito de Mtsensk, obra del compositor ruso Dmitri Shostakóvich que está interpretada por el teatro de Ostrava.

Sin embargo, el festival ofrece mucho más que las obras de ópera. La Orquesta Filarmónica Checa bajo la batuta de Jakub Hrusa interpreta, por ejemplo, la obra Santa Ludmila de Antonín Dvorák o el Carnaval praguense de Smetana. A Litomysl llega también la Orquesta Sinfónica Tchaikovski de Moscú con su director Valdimir Fedosejev.

Atrás no se queda ni la línea de la música de cámara donde se presentan varios artistas, músicos y orquestas checos, incluyendo a una de las más famosas mezzosoprano actuales, Magdalena Kozena, o el bajo-barítono Adam Plachetka. Entre los invitados internacionales se destaca la soprano Olga Peretyatko. No obstante, a pesar de la presencia de varios intérpretes extranjeros, reconocidos a nivel mundial, el festival ha mantenido su carácter checo y se presenta como un evento nacional.

Los organizadores invitan también a numerosos conciertos de la música popular, interpretados por grupos y cantantes checos que hasta hacen bailar al público en sus conciertos. El programa culminará con el concierto Solo para 100 cuerdas II que en un escenario juntará secciones de cuerda de tres orquestas diferentes.

Como es tradicional, el festival viene acompañado por diferentes exposiciones de artes plásticas y de fotografías, pero se llevan a cabo también debates académicos.

A la vez, el festival se puede convertir en una buena oportunidad para conocer esta hermosa ciudad un poco más. El mismo castillo de tipo italiano con más de ocho mil dibujos esgrafiados figura inscrito en la lista de los monumentos de la Unesco desde 1999. Los visitantes pueden explorar el subterráneo del castillo que sirve como una sala de exposición, o degustar algún vino de la bodega local. Además, en la ciudad se encuentra un lindo centro histórico, casas y edificios renacentistas y barrocos, un ayuntamiento gótico o un museo interesante con pinturas murales de Josef Váchal. También pueden dar un paseo por los jardines del monasterio local.

Más información encontrarán en la página oficial del festival: www.smetanovalitomysl.cz.

Otras fuentes: Radio.cz/es, KudyZnudy.cz. Foto 1, foto 2, foto 3, foto 4.

La primavera en Praga al ritmo de música clásica

Desde el 12 de mayo hasta el 4 de junio en la capital checa tienen encuentro las personalidades destacadas del mundo de la música clásica. Leyendas del piano, virtuosos del violín, orquestas mundiales, pero también nuevos talentos, todo esto incluye la edición 74 del Festival Internacional de la Música, conocido como la Primavera de Praga. El evento surgió después de la Segunda Guerra Mundial y desde entonces ha superado los cambios de régimen y los dramáticos cambios culturales de más de siete décadas. De hecho, se trata del festival de la música clásica más prestigioso y con más larga tradición en el país. Se basa en la interacción y confrontación de los músicos de la escena nacional y mundial del arte interpretativo. Abre nuevos horizontes presentando obras de compositores del mundo entero, incluyendo estrenos y proyectos que se realizan en el país por primera vez.

Esta vez el evento ofrece unos 45 conciertos que se llevan a cabo en diferentes espacios de Praga, incluyendo la Sala Dvorak del Rudolfinum, la Academia de Música, la Casa Municipal, así como varias iglesias de la ciudad. Todos los años, según manda la tradición, el festival es inaugurado con el poema sinfónico Mi patria, del famoso compositor checo Bedrich Smetana, para conmemorar el aniversario de su muerte. Esta vez el concierto inaugural estuvo a cargo de la orquesta Bamberstí symfonikové bajo la batuta de Jakub Hrusa. La orquesta fue creada en 1946 por los alemanes expulsados de Checoslovaquia, anteriores miembros de la Filarmónica praguense-alemana, que a pesar de la situación de posguerra siempre han reivindicado sus raíces checas.

Como siempre, se han presentado los mejores intérpretes, orquestas sinfónicas, agrupaciones y maestros musicales de renombre mundial. Desde 2016, el festival viene mostrando un enorme interés hacia la música española gracias al proyecto Acento Español que ofrece al público la posibilidad de disfrutar del alto nivel interpretativo de los músicos españoles. En esta edición la programación pone el foco en tres proyectos: el debut del pianista Javier Perianes junto a la Filarmónica Checa y el director Louis Langrée (31 de mayo). También son debutantes el director Jaime Martín, la violinista Leticia Moreno y la Orquesta de Cadaqués, que dedicarán íntegramente el programa de su concierto a Albéniz, Falla y Arriaga (30 de mayo), cuya música no suele sonar de manera habitual en los escenarios centroeuropeos. Por último, el trompetista Manuel Blanco actuará junto a la Orquesta de la Radio Checa y la directora mexicana Alondra de la Parra (2 de junio).

También otras orquestas famosas figuran en el programa del evento, entre ellas la famosa Orchestra dell’Accademia Nazionale di Santa Cecilia – Roma con su director sir Antonio Pappan, o la Orpheus Chamber Orchestra de Nueva York con el pianista excepcional Jan Lisiecki. El encanto de la música francesa se pudo vivir gracias a los Les Arts Florissants y su interpretación de las obras de Joseph Hayden.

Entre los representantes de la escena checa se destaca, por ejemplo, el recital del violinista checo Milan Al-Assaba, quien hace poco ganó la competencia internacional en Viena, o una de las soprano más exitosas del país Martina Janková. El festival siempre busca de manera activa a los talentos jóvenes quienes presentan su arte durante una serie de conciertos. Esta vez se trata de los pianistas Matyas Novak y Pavel Zemen y de la violinista Ludmila Pavlová. La competencia internacional de música que forma parte paralela del festival desde 1947 dio bienvenida a los talentos en flauta y oboe del mundo entero.

La clausura del festival pertenecerá a la Orquesta Nacional de Toulouse bajo la batuta del director ruso Tugan Sojiev, y traerá obras de Antonín Dvorák, Claude Debussy e Igor Stravinski. Se presentarán solistas excelentes como el flautista Emmanuel Pahud y el violinista Renaud Capuçon.

El programa completo y la información más detallada del evento: www.festival.cz.

Otras fuentes: Prague.eu, KudyZnudy.cz, AccionCultural.es. Foto 1, foto 2, foto 3.

Recital de guitarra de Petr Vít en Medellín

El miércoles 20 de marzo desde las 6:00 p.m. se celebrará el recital de guitarra de Petr Vít, experto en el arte flamenco, quien interpretará obras de Isaac Albéniz, Manuel de Falla, Alonso Mudarra, así como otras pertenecientes a la música tradicional flamenca. El evento tendrá lugar en el Teatro Universitario Camilo Torres Restrepo en Medellín (dirección: calle 67 No. 53-108 Bloque 23). La entrada es libre presentando la boleta que se puede reclamar en el punto de información del bloque 16 en Ciudad Universitaria, Edificio de Extensión, y en el Hall del Teatro.

Actualmente, Petr Vít trabaja como profesor del Conservatorio Superior de Música de Brno y es director artístico de los festivales Ibérica y Colores Flamencos en la República Checa.

Praga en el ritmo de Cuerdas del otoño

Revelador, audaz y multigénero. Así definen los organizadores uno de los festivales de música más innovadores de la escena cultural checa que ameniza el otoño en Praga. La edición 22 de Cuerdas del otoño, como se llama el festival, tiene lugar del 9 de octubre al 10 de noviembre.

Los interesados pueden disfrutar del arte de las personalidades más destacadas de la escena musical actual que interpretan música de varios géneros, desde la música clásica, tras el jazz, crossover y música antigua hasta la música étnica. De esta manera, el evento quiere mostrar la variedad infinita del mundo de música sin considerar los límites de géneros, y ofrecer la posibilidad de encontrar música que el público no podría escuchar en otra parte.

En el programa figuran 11 conciertos, la mayoría de ellos son estrenos en la República Checa. Varios de los artistas llegan al país por primera vez, y los que ya visitaron el territorio checo antes se presentan a los visitantes de sus conciertos de una manera totalmente distinta.

En Praga se presenta, por ejemplo, el pionero de minimalismo Terry Riley, la compañía vocal Ars Nova Copenhagen bajo la batuta de Paul Hilliere, la cantante de soul Lizz Wright, el dúo de folk irlandés Paul Brady y Andy Irvine, o el líder de la escena electrónica Venetian Snares en un proyecto común con el músico y productor Daniel Lanois. A los interesados les espera también concierto del guitarrista y pianista brasilero Egberto Gismonti, o el espectáculo de Open Mike Eagle, el representante de la actual escena de hip hop y el llamado art-rap.

La clausura del festival pertenecerá al jazz y la música latinoamericana protagonizada por el pianista Michel Camilo y el guitarrista Tomatito. La escena checa está representada, sobre todo, por la canautora legendaria Dagmar Vonková.

Como novedad de esta edición, el festival se une con el Signal festival, que ilumina con luces la capital checa, para crear un proyecto único denominado Off-Strings.

El festival se celebró por primera vez en el año 1996 en el Castillo de Praga, al principio como una pequeña serie de programas que formaban parte de los eventos culturales del Castillo. Poco a poco se ha desarrollado un proyecto excepcional que se caracteriza por su apertura dramatúrgica y la interconexión de muchos géneros musicales. Hoy en día los conciertos tienen lugar en diferentes escenarios de la capital del país, como son salas de concierto, teatros, monasterios.

Más detalles sobre el evento encontrarán en: www.strunypodzimu.cz.

Otras fuentes: CeskeNoviny.cz, MusicServer.cz. Foto 1, foto 2.

Concierto “Música del Corazón de Europa”

La Embajada de Hungría, la Embajada de Austria, la Embajada de la República Checa y la Embajada de Polonia invitan a todos los interesados al concierto “Música del Corazón de Europa” que se celebrará el día martes 26 de junio de 2018 a las 7:30 pm en el Teatro Colón (Calle 10 No. 5-32) en Bogotá.

En el evento, organizado por cuatro países centroeuropeos, participará el Ensamble musical formado especialmente para esta ocasión de diferentes países. Seis músicos con una larga trayectoria artística provenientes de Hungría, Austria, Polonia, Colombia y Venezuela forman un grupo exclusivo para presentar música de cámara de Haydn, Dvorak, Mozart, Moniuszko y Monti.

Anyango Yarbo-Davenport (violín), Urszula Kopytko (viola), Adam Zajac (violín), José David Márquez (violonchelo), Alejandro Orellana (contrabajo), Tamás Balla (oboe) interpretarán un programa de música que transportará a la audiencia al corazón de Europa.

La entrada cuesta 30.000 pesos.

Fuente: Teatro Colón.

En Praga se celebra la fiesta principal de la música clásica

Un desfile excepcional de los mejores artistas del mundo, solistas, orquestas sinfónicas, conciertos de cámara, música contemporánea y mucho más ofrece el Festival internacional de música, uno de los eventos de música clásica más respetados del mundo. El evento conocido como Primavera de Praga surgió después de la Segunda Guerra Mundial y desde entonces ha superado los cambios de régimen y los dramáticos cambios culturales de siete décadas.

El festival fue inaugurado en la Casa Municipal de la capital checa el sábado 12 de mayo, tradicionalmente con el poema sinfónico Mi Patria de Bedrich Smetana. De hecho, desde 1952, el festival se inaugura siempre el 12 de mayo con esta obra para conmemorar el aniversario de la muerte del compositor checo. Esta vez el concierto inaugural estuvo a cargo de la Orquesta Filarmónica Checa, bajo la batuta de Tomás Netopil.

El festival se prolongará hasta el domingo 3 de junio, el concierto de clausura será interpretado por la Orquesta Filarmónica Eslovaca, bajo la batuta de su nuevo director jefe, el británico James Judd. De esta manera se conmemora el centenario de la proclamación de la República Checoslovaca independiente, y que junto con el aniversario histórico de la invasión del país por tropas del Pacto de Varsovia (1968) forma parte de los temas centrales de esta edición.

En el programa de la edición 73 figuran unos 60 conciertos en total. Se rinde homenaje al período de la llamada Primera República, particularmente a los destacados compositores checos de la época que abandonaron el país para dedicarse a la música en el exterior, entre ellos Bohuslav Martinu o Karel Husa. Asimismo se recuerdan compositores que se quedaron en las tierras checas superando los obstáculos para poder componer.

Con motivo del 70 aniversario de la declaración del Estado de Israel, es decir, en honor al legado de la cultura judía, se han interpretado obras de varios compositores, incluyendo las del director de orquesta y compositor estadounidense de origen judío, Leonard Bernstein. Bernstein debutó como director de orquesta justamente en el festival Primavera de Praga en 1946, iniciando así su camino profesional en Europa.

Los visitantes han podido disfrutar también del ciclo Acento Español, protagonizado por Jordi Savali Jerusalén, una de las figuras más destacadas del mundo en la interpretación de música antigua, y el cuarteto liderado por el guitarrista flamenco Amós Lora. De hecho, el festival ha mostrado gran interés hacia la música española y desde hace tres años le dedica un espacio particular.

Como es habitual, varios solistas y orquestas de talla mundial participan en el festival. Entre ellos se destaca la Royal Concertgebouw Orchestra o Budapest Festival Orchestra que presentan la obra de Mahler. Llegó también uno de los pianistas más prometedores de su generación, Danii Trifonov. Entre los estrenos mundiales de obras compuestas a petición del Festival se realizó, por ejemplo, la obra Ultramarine, interpretada por la Orquesta Filarmónica de Varsovia.

El festival siempre invita también a artistas jóvenes para que adquieran nuevas experiencias y puedan mostrar sus destrezas. Este año se presentó, por ejemplo, el director de orquesta japonés, Chuhei Iwasaki, quien reside y estudia en la República Checa. Además, en los primeros días del festival culminó el concurso internacional para jóvenes músicos en el cual compitieron más de 100 músicos de 27 países.

Varios de los conciertos han sido transmitidos en directo por la Radiodifusión Checa y la Televisión Checa, en una pantalla al aire libre situada en la zona de Kampa, así como en cines de varias ciudades del país.

Para obtener más información y el programa completo pueden dirigirse a la página oficial del festival: festival.cz.

Otras fuentes: Radio.cz/es, Aprende.liceus.com. Foto 1, foto 2, foto 3.

Un villancico inglés sobre San Venceslao, el rey checo

Buen Rey Venceslao (Good King Wenceslas en versión original) es el nombre de un villancico popular que se canta en tierras inglesas particularmente durante la fiesta de San Esteban (26 de diciembre). San Esteban es considerado el primer mártir cristiano, y es venerado por las comunidades que en su nombre realizan obras de caridad para ayudar a los pobres.

La canción fue emitida por primera vez en el año 1853. La música fue inspirada en una canción primaveral del siglo XIII. La letra fue compuesta por John Mason Neale quien tradujo un poema del escritor checo Václav Alois Svoboda.

El villancico cuenta historia de cómo el rey (anterior príncipe) checo San Venceslao ayuda junto con su paje a un campesino pobre. Cuando el invierno y la noche del día de San Esteban complican la ayuda, el rey incluso hace milagros. Es que durante el viaje, el paje del rey, con sus pies descalzos y congelados, está a punto de rendirse a causa del frío, pero logra continuar siguiendo las huellas del rey a través de la nieve dado que estas se quedan milagrosamente calientes. La leyenda está basada en la vida del histórico San Venceslao I de Bohemia (907-935), patrón de la República Checa.

La letra de la canción dice lo siguiente:

El buen rey Venceslao miraba en la Fiesta de Esteban,
La nieve se extendía alrededor, intensa, frágil y uniforme.
Aquella noche la luna brillaba, aunque cruel era la helada,
Cuando divisó un pobre, buscando combustible de invierno.

“Ven aquí, paje, ponte a mi lado, dime si sabes
¿Quién es ese campesino? ¿Dónde y cuál es su morada?”
“Señor, vive a una legua de aquí, al pie de la montaña;
Justo al lado del cercado del bosque, por la fuente de Santa Inés.”

“Tráeme carne, y tráeme vino, tráeme aquí troncos de pino:
tú y yo le veremos cenar, cuando llevemos todo para allá”
Paje y monarca, adelante se fueron, adelante se fueron juntos;
A través del violento viento salvaje y el clima amargo.

“Señor, la noche es más oscura ahora, y el viento sopla más fuerte;

Falla mi corazón, yo no sé cómo; no puedo ir más allá.”
“Marca mis pisadas, buen paje mío, písalas con valentía.
Ya verás que la rabia del invierno te hiela la sangre menos friamente.”

En las huellas de su amo pisaba, donde estaba la nieve aplastada;
El calor se notaba en la tierra por donde el santo había pasado.
Por lo tanto, cristianos, contar que -poseyendo linaje o riquezas -,
Los que ahora bendecís a los pobres, vosotros mismos sereís bendecidos.

 

San Venceslao fue un soberano checo que nació en 907 en Praga, y fue criado y educado por su abuela, la reina Ludmila la Santa de Bohemia, conocida por su devoción religiosa y amabilidad. Tuvo una gran influencia sobre Venceslao, sobre todo, en cuanto a su dedicación al cristianismo, su piedad, generosidad, y autosacrificio.

Venceslao prefería la paz a la guerra. Transformó la sociedad checa no solamente en lo relacionado a la religión, sino también modificando el sistema judicial, reduciendo las condenas relativas a la pena capital o a la tortura. También introdujo un nuevo sistema educativo facilitando el acceso a la educación incluso a los estratos populares. Entre otras obras arquitectónicas, promovió la construcción de la Catedral de San Vito.

La festividad de San Venceslao se celebra el 28 de septiembre para conmemorar el día en el que Venceslao fue atacado y matado por su hermano menor Boleslao y otros conspiradores delante de la puerta de la iglesia en la ciudad de Stará Boleslav. El acto tuvo lugar en el año 935. Tres años más tarde, Boleslao arrepentido, hizo llevar los restos de su hermano al interior de la Catedral de San Vito en Praga.

Después de su muerte, el príncipe Venceslao fue proclamado mártir y santo. Además, el Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico le concedió el título del Rey.

Fuente: Foto 1, foto 2.