cultura

Una película checa y mucho más en el festival Eurocine 2021

En el 2021, el Festival de Cine Europeo en Colombia, conocido como Eurocine, está fuera de límites, porque “los límites, como los miedos, a menudo solo son una ilusión“. El evento tenía previsto celebrarse durante el mes de mayo, sin embargo, cambió sus fechas debido a las restricciones implementadas en diferentes ciudades del país para mitigar los contagios de Covid-19. Por tal razón, la versión número 27 se llevará a cabo del 24 de junio al 15 de julio en Bogotá, Medellín y Manizales, e incluirá tanto las funciones presenciales como las virtuales.

El programa ofrece 31 películas de 23 países europeos, entre ellas, también una película checa denominada Escuela Primaria (Obecná škola).

En 1945, poco después de la Segunda Guerra Mundial, Eda y su amigo Tonda asisten a una escuela primaria, en los suburbios de Praga, con alumnos que son famosos por tener un comportamiento tan malo que la anterior profesora enloqueció. Esta es reemplazada por Igor Hnizdo, héroe de la resistencia durante la guerra, un hombre enérgico, muy estricto, pero justo. En poco tiempo los alumnos se vuelven modelos de conducta, preparados para defender a su nuevo profesor en cualquier lugar.

La película del año 1991, nominada al premio Oscar a la mejor película de habla no inglesa, fue dirigida por el director checo Jan Sverak, un polifacético y destacado cineasta desde la Revolución de Terciopelo. De hecho, el realizador finalmente consiguió la estatuilla en 1997 por su otra obra, Kolya. Obecna skola es una propuesta sencilla y tierna, repleta de nostalgia. Ambientada entre 1945 y 1946, está planteada como una revisión de la historia checoslovaca a través de la mirada infantil, con una acertada combinación entre drama y comedia.

Funciones:
Viernes 25 de junio de 2021 – 16:20 – Procinal Américas Medellín
Domingo 04 de julio de 2021 – 15:00 – CC Gimnasio Moderno
Sala Virtual Cinemateca

Los amantes del séptimo arte pueden encontrar seis de las películas (incluyendo la película checa) disponibles en la Sala Virtual de la Cinemateca de Bogotá y, de esta manera, disfrutarlas desde cualquier rincón del país.

Entre los filmes del festival se destaca el estreno en Colombia de Respiro – las batallas de Maite Hontelé, documental sobre la reconocida trompetista holandés. Los interesados pueden incluso asistir a la charla entre la trompetista y Theresa Hoppe que se presentará vía Facebook el 24 de junio a las 6 p.m.

En la cartelera figuran también 2 películas eslovacas – Que se haga la luz (Nech je svetlo, 2019) y La Línea (Ciara, 2017). La primera trata sobre un hombre de 40 años que tiene tres hijos y trabaja como albañil en Alemania para poder mandar dinero a su familia, en Eslovaquia. Cuando regresa a casa para Navidad, descubre que su hijo mayor está metido en un grupo paramilitar y que está involucrado en la muerte de un compañero de clase. El padre tendrá que decidir qué hacer, y durante el proceso descubrirá más cosas sobre su hijo, su familia y su entorno.

La segunda película cuenta historia de Adam quien es el cabeza de familia y también jefe de una banda de criminales que trafica con tabaco a través de la frontera eslovaco-ucraniana. La coexistencia pacífica de sus mundos interconectados se ve amenazada tras la construcción de la frontera externa del espacio Schengen. El fracaso de uno de los transportes ilegales desencadena una avalancha imparable de consecuencias que obliga a Adam a cuestionar sus propios límites.

El evento cuenta no solo con novedades cinematográficas, sino también con las sociales, pues ha planeado realizar actividades en centros de reclusión de Bogotá. El proyecto consiste en proyectar las películas a las personas privadas de libertad, pero a la vez promover las temáticas en términos lúdicos y la discusión que crea puentes para la reflexión.

El Festival Eurocine, fundado en 1994, busca acercar al público colombiano a una experiencia cinematográfica diferente, enriquecedora por su variedad cultural, diversidad lingüística y creatividad artística, reflejo de su lugar de origen, Europa. Desde hace diez años el Festival es organizado por la Fundación Kulturvisión y cuenta con el respaldo de las Embajadas Europeas en Colombia. Además, es apoyado por diversas entidades como institutos culturales, alcaldías, empresas privadas, sector público, y medios de comunicación.

Consulten el programa completo en la página web de Eurocine: festivaleurocine.com.

En 2023 abrirá sus puertas en Praga el Museo de la Memoria del Siglo XX

Con motivo del trigésimo aniversario de la Revolución de Terciopelo, que trajo la democracia a Checoslovaquia, en el año 2019 se fundó el Museo de la Memoria del Siglo XX. Sin embargo, esta institución carecía hasta ahora de un edificio oficial donde llevar a cabo sus exposiciones. La Radio Prague International informó sobre los planes del Museo relacionados con las que serán sus futuras instalaciones y sede de sus exposiciones.

Durante el año 2019, el Ayuntamiento de Praga anunció que pondría 350 000 euros para el funcionamiento del museo. Según declaró para la Televisión Checa Hana Kordová Marvanová, presidenta del consejo de administración del museo y concejala del Ayuntamiento, en Chequia faltaba una institución pública de tales características. Según sus palabras, es necesario disponer de un museo que aúne el recuerdo del totalitarismo, la llegada de la libertad y la historia reciente del país.

Hana, quien vivió en primera persona la persecución política y un encarcelamiento durante el régimen comunista, quiso destacar la importancia de recordar las amenazas totalitarias y a aquellos que las sufrieron. Como señaló, no se puede olvidar la amenaza de los regímenes totalitarios, a sus víctimas y a las personas que lograron oponerse a ellos.

Para dar asiento permanente a sus actividades, los responsables del museo presentaron hace poco la que, al menos durante unos años, será su sede. Se trata de la Casa de los Pajes, un edificio histórico en las cercanías del Castillo de Praga, que debería abrir sus puertas al público en el año 2023. Sin embargo, dadas las limitaciones de espacio, ya existen planes futuros de ir trasladando las exposiciones hasta el estadio de Strahov. Aún así, esta opción no es realista a corto plazo.

La Casa de los Pajes tiene que pasar por un complejo proceso de reconstrucción antes de acoger las exposiciones. No obstante, los responsables del Museo de la Memoria del Siglo XX organizan este sábado un día de puertas abiertas para presentar al público el estado del proyecto y qué exposiciones podrán visitar en el futuro. Los encargados quieren que el sitio se convierta en un centro social que atraiga a todo tipo de público. Por tal razón, siguen trabajando con máximo esfuerzo en la concepción de la sala de exposiciones que algún día habrá allá.

Entre los objetos que el museo ya ha conseguido para su colección destaca la polémica estatua del mariscal Iván Kónev, que fue retirada del distrito de Praga 6 después de numerosas quejas ciudadanas. Kónev fue admirado por su participación en la liberación de Praga durante la Segunda Guerra Mundial, pero su figura cayó en desgracia en Chequia por su presunta conexión con la invasión del Pacto de Varsovia en 1968.

El Museo de la Memoria del Siglo XX quiere concienciar a los jóvenes sobre los horrores provocados por los regímenes totalitarios en el pasado. Su intención es funcionar de una manera similar al museo Topografía del Terror en Berlín o al Museo de la Segunda Guerra Mundial en Gdansk, Polonia.

Fuente: Espanol.radio.cz (Enrique Molina). Foto 1, foto 2.

El arte español de posguerra en Ostrava

En estos días, los amantes del arte pueden visitar la Casa de las Artes de la ciudad de Ostrava, la capital de la región de Moravia-Silecia ubicada en el noreste de la República Checa. En sus instalaciones está expuesta la obra de destacados artistas españoles, formados por la Escuela de París. La colección de Ostrava es la segunda más importante de su género en el país.

La exposición denominada Los artistas españoles de la Escuela de París forma parte de las celebraciones del 95 aniversario de la Casa de las Artes de Ostrava. Reúne más de sesenta pinturas al óleo, dibujos y obras gráficas adquiridas por la Galería de Bellas Artes de la ciudad tras una gran exhibición que tuvo lugar en el año 1946 en Praga. El evento fue auspiciado y promocionado por el Gobierno checoslovaco, e inaugurado por el entonces Ministro de Cultura en la Galería de Mánes, la sala de exhibiciones más importante de aquella época. Asistió un numeroso público, y al final de la exposición, casi todas las obras fueron vendidas o regaladas por los artistas a sus amigos checos.

El artista más representado en la colección es el pintor surrealista Óscar Domínguez, oriundo de la isla de Tenerife. La mayoría de sus obras exhibidas fueron pintadas durante su estancia en la ciudad de Olomouc, adonde llegó para visitar a su amigo, el escultor checo, Jaromír Solc, con el cual entabló una gran amistad.

Entre las pinturas se destaca precisamente la obra conocida como La Revolución, realizada con motivo del 38 cumpleaños de Solc. Esta obra de Óscar Domínguez celebró en Checoslovaquia tanto éxito que las autoridades volvieron a invitar al artista en varias ocasiones.

Los trabajos de los artistas españoles tuvieron una influencia significativa en el arte checo. Sin embargo, con la instalación del rígido régimen comunista, el arte moderno pasó a la sombra del realismo socialista.

La exhibición resume las tendencias más importantes que dominaban en el arte moderno en París en la época de posguerra. Por lo tanto, se pueden observar temas muy variados, incluyendo los más característicos para España y su arte, por ejemplo, corridas de toros, figura de mujer o danzantes de flamenco. De hecho, con el flamenco se inauguró la exposición para recordar la importancia de este baile tradicional de España. Las personas interesadas encontrarán retratos, paisajes, estudios de mujer, quizás algún bodegón y la naturaleza.

Antoni Clavé, Manuel Viola, Luis Fernández, Pedro Flores, Julio González, Ismael González de la Serna, Hoyos o José Palmeiro son algunos de los 16 pintores españoles representados en la muestra. Anteriormente, la colección contó con dos obras de Pablo Picasso. No obstante, el Ministerio de Cultura de la República Checa tuvo que devolver los cuadros a sus propietarios en 1997 en el marco del proceso de restituciones tras la Revolución de Terciopelo.

El evento cuenta con el apoyo del Embajador de España, Ángel Lossada Torres-Quevedo, y del vicegobernador de la región de Moravia-Silesia, Lukáš Curylo. La exposición se prolongará solo hasta el 6 de junio, pero seguirá disponible en formato virtual en la página web: gvuo.cz.

Fuente: Espanol.radio.cz (Dominika Bernáthová, adaptado). Foto 1 – 3.

En mayo la música clásica suena en Praga y en el espacio virtual

El miércoles 12 de mayo empezó el festival de música clásica más emblemático de la República Checa. La edición número 76 de la Primavera de Praga llega este año, al igual que el anterior, marcada por la situación de pandemia del coronavirus y las restricciones relacionadas.

Tal y como sucedió el año pasado, todos los conciertos son transmitidos en línea, por lo cual los amantes de música de todo el mundo pueden disfrutar del talento de los excelentes músicos del cartel. Los organizadores prepararon diferentes opciones de visualización en línea. Por ejemplo, los interesados pueden seguir de forma gratuita las actuaciones de esta edición en la página web del festival. El evento se prolongará hasta el 3 de junio.

A la vez, un programa piloto del Ministerio de Cultura permite la presencia de un número limitado de personas en algunos de los conciertos. En total son cuatro (o probablemente más, según la reapertura de los respectivos sectores en el país). Se trata del concierto inaugural, su repetición un día más tarde, el concierto del 26 de mayo, y la clausura del evento el 3 de junio. Los espectadores pueden asistir tan solo presentando el resultado negativo de la prueba PCR del coronavirus.

El concierto inaugural, como viene siendo habitual, perteneció al ciclo de poemas sinfónicos denominado Mi patria de Bedrich Smetana. Cada año el festival inicia con esta obra presentada en la Casa Municipal de Praga dado que el 12 de mayo se conmemora el aniversario de la muerte del famoso compositor checo (murió en el año 1884).

Esta vez la obra fue interpretada por la orquesta Collegium 1704, dirigida por Václav Luks. Este conjunto pertenece entre los mejores intérpretes de música antigua, sin embargo, se dedica sobre todo a la música barroca.

Por eso fue una elección inesperada y un giro brusco en el repertorio habitual de la orquesta que en esta ocasión interpretó una obra de la época del romanticismo. Además, el conjunto recibió la oferta de inaugurar el festival recién en marzo, es decir, solo dos meses antes del inicio del evento. Es que originalmente, el concierto iba a ser protagonizado por una de las mejores orquestas sinfónicas alemanas, la Orquesta de la Radio de Berlín, bajo la batuta de Vladimir Jurowsky. Por la pandemia finalmente no fue posible. De esta manera, el elenco checo, al aceptar la oferta de inaugurar el festival, decidió ampliar notablemente sus filas de músicos experimentados en la interpretación de música de la segunda mitad del siglo XIX.

En total, se darán 23 conciertos. En el programa se destacan nombres de músicos renombrados a nivel internacional, entre ellos, Ion Marin, Mark Wigglesworth, Huelgas Ensemble, Kiya Tabassian y Garrick Ohlsson. Además, entre los conciertos recomendados figura el del clarinetista alemán Jörg Widmann, uno de los íconos vivientes de la música clásica. Pueden disfrutar también de otro tipo de música gracias a la presencia del músico checo Martin Kratochvíl, jazzista y rockero, quien es conocido incluso como documentalista y viajero.

El evento se realiza desde el año 1946, cuando el país celebró el primer aniversario del fin de la segunda guerra mundial, y al mismo tiempo, la Orquesta Filarmónica Checa cumplió 50 años de su existencia. De hecho, se trata del festival de música clásica más antiguo del país.

El festival ha superado los cambios de régimen y las dramáticas transformaciones culturales de más de siete décadas, ganándose una reputación y respeto mundial por ofrecer conciertos de alta calidad. Como ha demostrado en los últimos dos años, no se ha dejado parar ni por la crisis del coronavirus, todo lo contrario, se reinventó en formas alternativas y sigue brindando experiencias únicas al público general.

Los interesados pueden consultar el programa completo en la página web del evento: festival.cz.

Otras fuentes: Ct24.CeskaTelevize.cz, Espanol.radio.cz. Foto 1, foto 2, foto 3.

El Tiempo informa sobre el libro de Ivan Kraus

A finales de marzo les informamos sobre el lanzamiento de la traducción al español del libro El caballo no come la ensalada de pepino del escritor, actor y titiritero checo Ivan Kraus (aquí). Hace poco, el periódico colombiano El Tiempo publicó un artículo sobre esta obra y su autor.

Se puede pensar que un libro que se llame El caballo no come ensalada de pepino tiene que ser de autoayuda, al mejor estilo de El monje que vendió su Ferrari; una obra con un título pegajoso para atraer al lector y que no necesariamente tiene relación con su contenido. Y aunque en este caso el título sea, en efecto, llamativo, no se trata de un texto de autoayuda y además sí guarda relación no solo con el contenido del mismo, sino con su esencia.

El autor checo Ivan Kraus lo bautizó así porque “El caballo no come ensalada de pepino” es la frase que utilizó en su día el coinventor del teléfono, Johann Philipp Reis, para probar que su idea funcionaba. Y fue elegida porque en alemán, idioma en el que fue pronunciada originalmente, no resulta sencilla de entender.

La historia en cuestión ocurre en la Checoslovaquia de principios de los años noventa, poco después de la llamada ‘Revolución de terciopelo’, movimiento social que tumbó del poder a los comunistas y que hizo parte de aquel gran sacudón político que sufrieron los países de Europa del Este a finales de los ochenta. Y aunque la trama nos parezca lejana tanto en tiempo como en distancia, la maestría del libro consiste precisamente en revelarnos que, más allá de la geografía y la época, los humanos de todas las latitudes nos parecemos.

Un doctor en filosofía acaba de volver a su pueblo natal, una pequeña población de la que nunca se dice el nombre, pero posiblemente está ubicada en la región de Pilsen, cerca de la frontera con Alemania. Una vez instalado allí cree que ha regresado a su lugar en el mundo en medio de los nuevos aires de libertad, pero descubre que readaptarse no es sencillo y que no puede dejar de sentirse como un extranjero. De hecho, parte de la universalidad del libro consiste en que los nombres propios no abundan, por lo que los personajes son llamados por su oficio. Así, además del doctor están el verdulero, el agrónomo, el mecánico, el dentista, el profesor de educación física, el recolector de basura y hasta el exalcalde; todos amigos y rivales en simultánea.

En épocas del comunismo, cada uno de ellos cumplía un papel en beneficio del régimen, probablemente más por obligación que por gusto, pero el arribo del capitalismo revuelve las cosas. Mientras todos están convencidos de que están a las puertas de una época dorada, poco a poco descubren que la democracia no solo trae libertades y posibilidades, sino compromisos y retos, y que, independientemente de los sistemas políticos involucrados, pasar del viejo orden al nuevo no es sencillo. Y de ahí el nombre del libro: aunque todos quieran lo mismo, cada uno tira hacia su lado y entenderse se vuelve casi imposible, lo que hace que se alejen cada vez más entre ellos a pesar de vivir en un lugar tan pequeño.

Pese a que El caballo no come ensalada de pepino está enmarcado en una época concreta y está lleno de referencias al respecto, también acierta porque narra desde lo íntimo uno de los muchos cambios que ha sufrido la región a través del tiempo. Desde el antiguo reino de Bohemia, pasando por el Imperio austrohúngaro, luego Checoslovaquia y ahora República Checa, la zona ha sido escenario de conflictos y revoluciones, derrocamientos, ocupaciones, alianzas; un eterno vaivén con épocas de estabilidad. Durante siglos sus habitantes han vivido una y otra vez la grandeza y la caída, la represión y el renacer sin perder nunca la esperanza de que lleguen tiempos mejores.

El mismo Kraus ha sido víctima de tales cambios, así que sabe de lo que habla. Siendo un niño, su padre fue apresado por el régimen Nazi y enviado a un campo de concentración al que logró sobrevivir. Ya de adulto huyó del gobierno comunista de su país y durante más de veinte años vivió en el exilio en países como Francia, Italia y Suiza, entre otros.

Así, la vuelta del doctor a su país es también la suya propia. Escritor, actor, incluso titiritero, Kraus ha sabido refugiarse no solo en el arte para esquivar las embestidas de la vida, sino en el humor. En medio de la lucha de los personajes por adaptarse a una nueva vida, en El caballo no come ensalada de pepino no faltan las situaciones jocosas que rayan en lo ridículo; el típico “reír para no llorar” que solemos decir en esta parte del mundo, pero versión checa.

Fuente: ElTiempo.com (Adolfo Zableh). Foto 1 – 2, foto 3.

El libro en forma de entrevista con la directora de Asocheca, Eliska Krausová

Persona directa y de un sentido de humor agudo. Eliska Krausova-Chaves puede competir con sus hermanos famosos con su único estilo de humor, talento narrativo y su perspectiva de vida.

“A Eliska no fue posible captarla en memorias como sí se pudo hacer con sus padres y otros hermanos. No quería inventar las cosas mucho y ella aprovechó la situación y se salió de las palabras,” de esta manera describe a su hermana menor el escritor Ivan Kraus. Fue una persona de “afuera”, el periodista Vladimír Kroc, quien decidió presentar una imagen más completa de esta mujer excepcional y carismática. Eliska Krausova-Chaves, entre otras cosas la fundadora de Asocheca, compartió con él las peripecias de su vida de aventuras. El libro, publicado por la editorial Prostor, salió a la venta este miércoles, el 12 de mayo.

En la entrevista libro denominada Pasaje de avión hacia lo desconocido, o, Conversaciones a través del océano, los dos juntos siguen el viaje de Eliska desde su niñez y adolescencia en la familia del escritor y periodista de origen judío, a través del viaje a Colombia, donde decidió radicarse en 1968 tras la ocupación de Checoslovaquia, hasta la actualidad. Recuerda, por ejemplo, a su padre, quien sobrevivió el holocausto, sus inicios en Colombia, o su encuentro con Fidel Castro. En el texto menciona solo así, de paso, varios datos curiosos, por ejemplo, como le recitó siendo pequeña los versos del poeta checo Frantisek Hrubín directamente a él, como actuó en teatro con Petr Svojtka o Jirí Ornest, como entrenaba el patinaje artístico e iba a clases de ballet. Y en Bogotá experimentó ataques de bombas.

La hermana del escritor Ivan Kraus, del politólogo Michal Kraus y del moderador Jan Kraus, que en primavera de 1968 emprendió el viaje a Colombia para mejorar su español, salió como si fuera a Slapy (una represa checa). “Llegué a Colombia como si viajara a Slapy. No sabía nada antes, parecía ser un viaje interesante, de aventura hacia lo desconocido. Pronto entendí que América es una mirada distinta al mundo, una vista diferente de la vida, de cierta manera un siglo un poco diferente,” cuenta en la entrevista con el moderador de la Radio Checa Vladimír Kroc.

Cuando llegó la ocupación de Checoslovaquia el 21 de agosto de 1968, decidió quedarse en Colombia. En 1975 le fue otorgada la nacionalidad colombiana, la checa la perdió por “la salida ilegal del país”. En Checoslovaquia fue hasta condenada a prisión en 1977 por no obedecer la llamada oficial del regreso del exterior. En Colombia, gracias a sus genes fuertes y al amor por el hombre de su vida, logró superar diversos peligros y obstáculos, y llegar alto en la escala social.

En su vida fascinante aparecen famosos actores, poetas, artistas, intelectuales, ricachones, aventureros, héroes de guerra, dictadores, presidentes. Pueden conocer a Eliska no solo como la profesora de francés en una universidad de Bogotá, sino también como una telefonista, vendedora de pelucas, encargada de librería o actriz ocasional de televisión. A la vez, nos permite echar un vistazo a la vida de los colombianos y a la historia de la increíble familia de Kraus, que se hizo popular, sobre todo, por su hermano mayor, el escritor Ivan Kraus, y por el menor, Jan Kraus.

“Eliska cumple su palabra, no le aguanta bobadas a nadie, es puntual, y cuando se trata de la lealtad familiar, como si perteneciera entre los protagonistas de novelas de las dinastías de mafiosos más célebres. Sabe ser diplomáticamente indulgente, igual como intransigente y directa de manera estricta”, así describe a su hermana mayor el destacado actor y moderador Jan.

Todo lo que podrán leer en el libro confirma sus palabras. La narrativa se destaca por el típico humor y forma directa de hablar de la familia Kraus. Asimismo, los lectores pueden apreciar el estilo y el lenguaje hermoso en el cual se expresa Eliska Krausová aún después de tantos años viviendo en otro hemisferio. El texto viene acompañado por una gran cantidad de fotografías del archivo familiar.

Aquí pueden leer una muestra del libro en checo.

Eliska Krausová-Chaves (4 de mayo de 1946) es profesora de idioma francés en una universidad en Bogotá. Nació en Praga, estudió francés en la Universidad Carolina, y después del cuarto año salió para Colombia para estudiar la lingüística y la literatura latinoamericana. Estaba allí cuando se dio la ocupación de Checoslovaquia, y decidió quedarse en América del Sur. En 1970 se casó con Ignacio Chaves, profesor de literatura, quien más adelante llegó a dirigir el destacado instituto Caro y Cuervo. A partir de 1983 es profesora de francés en la Universidad Pedagógica Nacional en Bogotá, por un cuarto de siglo también desempeñó el cargo de la jefe de relaciones internacionales de la universidad. En 2009 fundó la Asociación de amistad colombo-checa – ASOCHECA. Unos cinco años más tarde recibió el premio Gratias Agit por la contribución al buen nombre de la República Checa en el exterior.

Vladimír Kroc (1966) es periodista y moderador de radio. Estudió el comercio exterior en la Universidad de Economía en Praga. Desde 1989 trabaja en la Radio Checoslovaca, posteriormente la Radio Checa.

Fuentes: Literarky.cz, Idnes.cz, Kosmas.cz.

Entrevista con la Embajadora checa durante su visita a Bucaramanga

Hace poco, Katerina Lukesová, la Embajadora de la República Checa en Colombia, realizó una visita oficial a la ciudad de Bucaramanga. Vanguardia, el diario impreso en la capital del departamento de Santander, publicó un artículo con detalles sobre esta visita. En el enlace aquí encontrarán el vídeo de la entrevista a la Embajadora checa. A continuación les presentamos el artículo completo publicado en el periódico.

Con el fin de consolidar ‘puentes de cooperación internacional’, llegó a Bucaramanga la Embajadora de la República Checa, Katerina Lukesova. Vanguardia habló con la diplomática sobre tres temas específicos: cultura, ‘ciudad inteligente’ y preservación del agua.

Llegó procedente de Praga, llamada la ‘Ciudad Dorada’ y la de las ‘Cien Torres’, para conocer a nuestra capital santandereana, que también está llena de lemas como el de ‘Ciudad Bonita’ y el de la ‘Ciudad de los ‘Parques’.

Y aunque el nombre de Bucaramanga al principio le resultó un tanto extraño, Katerina Lukesova, Embajadora de la República Checa, confesó que le gustaron los dos emblemas que nos identifican. De hecho, se animó a redactar los dos eslóganes en el idioma de su país natal: “Ciudad Bonita se escribe en checo Hezké mesto, mientras que Ciudad de los Parques se lee Mesto parku”.

No es gratuito su interés por las traducciones; no en vano ella domina seis idiomas. Además es egresada de la Facultad de Letras de la prestigiosa Universidad Carolina, de Praga.

Es la primera vez que la Embajadora visita a Bucaramanga, a pesar de que la República Checa y nuestro país establecieron relaciones diplomáticas desde 1993 y que en nuestro municipio funciona un consulado de esa nación desde 2012. Sin embargo, habría que decir que en los últimos dos años la relación bilateral se ha fortalecido con proyectos de cooperación internacional entre Colombia y la República Checa; y para el caso local, la diplomática estrechó lazos interesantes con la Alcaldía de Bucaramanga.

De manera precisa, Katerina Lukesova visitó a nuestro municipio en pro de intercambios de conocimientos, experiencias y tecnologías que, a su juicio, “son vitales para fortalecer ámbitos como la cultura, la ciudad inteligente, la preservación del agua y la movilidad, entre otros aspectos”.

Durante su paso por Bucaramanga, ella recorrió íconos culturales de la ciudad, entre ellos el Teatro Santander, la Casa de Cultura y el Centro Cultural del Oriente Colombiano.

También se sintió maravillada por el Páramo de Santurbán y solicitó un recorrido por este ecosistema, el cual calificó como “la fuente hídrica para la supervivencia de más de 2.2 millones de personas que habitan en diversos municipios de la región santandereana”.

La presencia de la diplomática es fundamental teniendo en cuenta que, tras su acercamiento a Bucaramanga, se esperan protocolizar importantes convenios de cooperación en tres áreas específicas: 1. La cultura; 2. El proyecto de ‘Bucaramanga, Ciudad Inteligente’; y 3. La preservación del agua potable. Sobre estos y otros aspectos, en el marco de la sección de las ‘Entrevistas Vanguardia’, nos habló la Embajadora de la República Checa.
Esto fue lo que nos contó:

1. CULTURA

Praga, su ciudad natal, es todo un referente cultural de Europa, incluso fue declarada como Patrimonio Mundial por la UNESCO y allí son reconocidos el Reloj Astronómico, la Torre de la Pólvora, la Plaza de la Ciudad Vieja y el famoso Puente de Carlos. En materia cultural, ¿Qué aspira a encontrar su país en una ciudad como Bucaramanga? “Sabemos que Bucaramanga es una ciudad muy cultural y a pesar de que durante el último año por la pandemia la agenda se ha visto traumatizada, nos resulta atractivo por ejemplo conocer cómo fue el proceso de restauración del histórico Teatro Santander. También llegamos a inaugurar la Plaza de las Banderas, de la Casa ‘Custodio García Rovira’, en donde se izaron los pabellones de los países que tienen sus consulados en la ‘Ciudad Bonita’, entre ellos el de mi país, la República Checa.

Por otro lado, rescatamos el gran trabajo artístico que despliega el Centro Cultural del Oriente Colombiano y el Instituto Municipal de Cultura de la Alcaldía. Estas entidades, pese a las limitaciones operacionales que trajo la crisis sanitaria, no han parado de trabajar y sigue formando y apoyando a los artistas, sobre todo a los jóvenes de la Escuela Municipal de Artes y Oficios”.

Usted es egresada de la Facultad de Letras de uno de los centros de educación superior más antiguos y prestigiosos en la Europa Central y del Este: la Universidad Carolina. En el área de la educación, ¿Qué pueden esperar los jóvenes de nuestra ciudad de los convenios con su país en el tema educativo? “Sabemos que Bucaramanga también es muy académica y por eso los jóvenes pueden esperar un gran apoyo de nuestras universidades en becas e investigaciones. Vamos a trabajar tanto en lo educativo como en lo tecnológico. Una vez pase la pandemia, se podrán concretar actividades que unan más a nuestros países y que les permitan a los santandereanos disfrutar de esos convenios, al igual que liderar valiosas manifestaciones culturales, tanto en mi país como aquí”.

2. ‘CIUDAD INTELIGENTE’

El elevado desarrollo técnico de su país, relacionado con la denominada ‘Smart City’ o ‘Ciudad Inteligente’, ha redundado en proyectos relacionados con la energía y las tecnologías informáticas. Praga, por ejemplo, tiene proyectos centrados en transporte, turismo y transmisión de datos. ¿Ve viable que una ciudad como Bucaramanga pueda avanzar en este tipo de tecnologías, al igual que la República Checa? “Claro que sí es posible. El desarrollo de instrumentos digitales, que contribuyan a la conformación de ciudades inteligentes, es una tendencia mundial que tiene como misión aprovechar el uso de la tecnología para mejorar los servicios urbanos y el medio ambiente, para así ofrecerles una mayor calidad de vida a sus habitantes. La innovación, el aprendizaje, la creación y la aplicación de conocimiento científico tecnológico constituyen unas bases sólidas para el crecimiento y el exitoso desempeño económico de las empresas y obviamente de las ciudades; pienso que Bucaramanga no tiene por qué ser ajena a ello. Hay que entender, por ejemplo, que las vías y los espacios públicos no son para los carros que contaminan, sino para el disfrute de los transeúntes”.

En ese sentido la Alcaldía de Bucaramanga ha hecho una gran inversión en las ciclorrutas. Sin embargo, la falta de cultura ciudadana y en otros casos los malos diseños de estos trayectos han dado al traste con esta iniciativa.

¿Qué podemos aprender los bumangueses de la experiencia vivida en la República Checa? “Insisto en decirles a los habitantes de las ciudades inteligentes que las calles deben ser lugares agradables y deben adoptar otros modos de transporte que limpien el aire. La ciclo-infraestructura crea un símbolo hacia la movilidad sostenible y una mejor calidad de vida para todos; pero ella no funciona si el ciudadano no entiende el valor de estos trayectos. Mi llamado es a respetar esos espacios”.

3. PRESERVACIÓN DEL AGUA

Expertos han afirmado que la mitad de la población de la República Checa podría padecer escasez hídrica a causa del cambio climático y advierten que ello podría plantear un problema dramático para los recursos de su país. Lo menciono porque usted también llega a Bucaramanga para adelantar una agenda de cooperación técnica internacional, sobre todo en el tema de la preservación del agua potable. ¿Qué puede aprender la República Checa de Bucaramanga en ese tema? “De manera precisa venimos a conocer de cerca los planes de preservación que el Acueducto Metropolitano desarrolla en las 12 mil 300 hectáreas cercanas de las fuentes hídricas. Mi país considera que el intercambio de conocimientos, experiencias y tecnologías es vital para fortalecer ámbitos como el medio ambiente. Es preciso que todos entiendan la importancia de continuar con ese trabajo de conservación de cada uno de los diversos ecosistemas y del recurso hídrico de Santander”.

En su segundo día de visita usted visitó estos predios protegidos por el Acueducto en el Páramo de Santurbán y en la quebrada La Honda, así como en el Bosque Alto Andino. Le cuento que en nuestro Departamento los roles de la comunidad y de las organizaciones sociales en la defensa de este Páramo han sido férreos y están decididos a garantizar su conservación. ¿Cuál es su punto de vista de este ecosistema?: “Estos son lugares mágicos en donde nace la vida. Tuve la oportunidad de hablar con el Alcalde de Bucaramanga y tiene claro la importancia de la defensa del Páramo. Aplaudo a la sociedad civil por unirse a esta causa. Los páramos son partes fundamentales del ciclo del agua y en el caso del de Santurbán se constituye en una reserva estratégica para la conservación del agua dulce de la región y de Colombia. No pueden bajar la guardia, porque el agua es vida. Tengan claro que lo que ocurra con ese refugio sagrado sentará un precedente en el país y en el mundo entero”.

PERFIL
Nombre: Katerina Lukesova.
Fecha de nacimiento: 11 de julio de 1957.
Edad: Está próxima a cumplir 64 años.
Lugar de nacimiento: Praga, República Checa.
Estado civil: Casada.
Cargo actual: Embajadora de la República Checa, desde septiembre de 2019.
Estudios: Es graduada de la Facultad de Letras de la Universidad Carolina, en Praga; Máster en Lengua y Literatura checa, francesa y española; y Ph.D. en Filología Románica, de la misma universidad.
Idiomas que domina: Francés, inglés, español, ruso, italiano y, por supuesto, el checo.
Cargos anteriores: Entre 1981 y 1994 fue docente de historia del teatro y literatura en la Academia de Bellas Artes de Praga, en la Universidad Carolina.
En los años 1995 y 1996 ella fue la Directora Adjunta del Departamento de Europa Occidental.
Entre 2011 y2014 fue la directora del Departamento de las Américas en el Ministerio de Asuntos Exteriores y también fue directora del Protocolo Diplomático.
También se ha desempeñado como Ministra Consejera y tuvo la oportunidad de ser la Jefe Adjunta de Misión de la Embajada de la República Checa en Francia.
Ejerció otras funciones diplomáticas, de manera precisa, como Embajadora ante el Reino de Bélgica, el Gran Ducado de Luxemburgo y en el Reino de España y el Principado de Andorra.
Su principal condecoración: Ostenta la Gran Cruz del Mérito de Luxemburgo.

Fuente: Vanguardia.com. Foto 1 – 3, foto 4, foto 5.

Uno de los monasterios checos más bonitos se encuentra en Kadan

Kadan, ubicada a orillas del río Ohre al noroeste de la República Checa, pertenece entre las ciudades más bellas del país. Sin embargo, eso no fue cierto a la vuelta del siglo dado que el lugar era bastante gris y descuidado. El cambio es hasta milagroso, el centro histórico y el suburbio están reparados de manera asombrosa, y la ciudad pulsa de vida. Además, uno de los monumentos de la ciudad aspira a ser inscrito en la lista del patrimonio de la humanidad por la Unesco. Se trata del excepcional monasterio franciscano de estilo gótico, cuya historia se remonta al siglo XV. De la ciudad se llega a este monumento cultural nacional por una Vía Crucis de siete paradas, todas representan las caídas de Cristo y están esculpidas en estilo barroco.

El monasterio es conocido como el de los catorce Ayudantes Santos. Es un grupo de santos venerados por la Iglesia, cuya oración ayuda particularmente a proteger la salud y a prevenir diferentes  tipos de enfermedades y malestares. Su culto surgió en el siglo XIV, en relación con la epidemia de peste, más tarde conocida como la muerte negra.

Desde afuera, el monasterio tal vez no llame la atención mucho. No obstante, al mirar el interior, los visitantes sin menor duda quedarán fascinados. Actualmente, continúan los trabajos de restauración, pero durante la temporada de verano el monasterio debería dar bienvenida a los visitantes, y mostrarles todo su esplendor. La iglesia, construida en estilo gótico tardío con bóveda de crucería y ventanas apuntadas, dispone de mobiliario y equipamiento de época barroca.

Aparte del mobiliario precioso, se pueden observar murales en los cuales se mezcla la escuela de Alberto Durero con la de Lucas Cranach. Los colores de las escenas bíblicas brillan tanto que parecen estar pintadas hace poco. En el techo se encuentran, entre otras, las pinturas de los 14 ayudantes santos con los atributos de sus aparatos de torturas. Aparecen también los monjes franciscanos estando asesinados en la cruel Edad Media.

En varias salas del monasterio destacan las bóvedas de diamantes del gótico tardío. Estas bóvedas son raras en Bohemia, y probablemente pertenecen entre las más antiguas de este tipo en tierras checa.

En el sitio del actual monasterio se encontraba un santuario, que en 1473 pasó a las manos de la Orden Franciscana. El monasterio fue construido en varios períodos entre 1473 y 1500, los muros de la iglesia estaban decorados con abundantes pinturas góticas y renacentistas. En el edificio residían los Lobkowicz. El filántropo que continuó en el desarrollo del monasterio, Jan Hasistejnský de Lobkowicz, está enterrado allí (su tumba es la más grande y hermosa). La iglesia servía también como un cementerio importante.

No obstante, en los años 60 del siglo XVI el monasterio fue abolido. Los edificios fueron renovados en la segunda mitad del siglo XVII, pero el siglo posterior trajo varios acontecimientos desfavorables. Por ejemplo, los soldados franceses utilizaron la iglesia como refugio y en el sitio se produjo un sangriento tiroteo. Además, el monasterio casi fue abolido por las reformas de José II. Durante la Segunda Guerra Mundial, los franciscanos tuvieron que entregar la mitad del monasterio a los nazis, más adelante (a mediados del siglo pasado), los comunistas cerraron el monasterio.

En 1991, el monasterio fue devuelto a los franciscanos, los cuales firmaron un acuerdo con los representantes de la ciudad sobre el arrendamiento de las instalaciones. Hoy día, el monasterio está administrado por el Museo municipal, la exposición está enfocada en la historia de la ciudad y del monasterio. Los visitantes del sitio pueden también descansar en el jardín de meditación.

A la vez, la ciudad de Kadan es un centro turístico por otros sitios interesantes, por ejemplo, allí se encuentra una de las fortificaciones más antiguas y  mejor conservadas en Europa Central. Otra peculiaridad es la célebre Callejuela de Verdugo, la más estrecha en el país. Tiene 50 metros de largo y tan solo 66 centímetros de ancho. Por esta callejuela pasaba el maestro verdugo cuando iba para el ayuntamiento a recoger a los condenados. En la plaza principal se destaca la torre blanca del ayuntamiento de estilo gótico tardío, de unos 54 metros, que en la temporada alta sirve como un mirador. El antiguo castillo de Kadan se convirtió en un instituto social. Vale la pena ver también las casas burgueses reconstruidas y disfrutar de la atmósfera de la ciudad.

Fuentes: Novinky.cz, Klaster-Kadan.cz. Foto 1, foto 2, foto 3.

Las costumbres de la Pascua checa

En Colombia la Semana Santa ya está por terminar, sin embargo, en la República Checa la Pascua de Resurrección no se relaciona solo con las costumbres cristianas, sino también con las paganas. Existen diferentes tradiciones peculiares que difieren de región a región, y que en gran parte, dan bienvenida a la nueva vida, a la primavera y la resurrección tras el largo y crudo invierno.

Por ejemplo, en ciertas partes del país, el día del Viernes Santo, las personas salían a buscar piedras preciosas. Según una leyenda local, ese día se abría la tierra que escondía tesoros, pero también todo lo que la gente había perdido el año anterior. En los lugares donde se hallaba el tesoro brillaba una lucecita, crecía un helecho resplandeciente o aparecía una entrada iluminada a una cueva.

Otra tradición antigua que ha regresado a ciertas localidades del país, particularmente en Bohemia del Norte, es la del Árbol de Huevos. La gente cuelga huevos decorados del árbol y pide un deseo que se puede incluso escribir en la cáscara del huevo o en un papel que se coloca dentro del huevo. En algunos pueblos, esta práctica está acompañada con un desfile de máscaras que traen campanos, matracas, tapas de cacerolas u otros objetos para hacer ruido en imitación de las tormentas. El acto simboliza la despedida del invierno.

El domingo de Resurrección, las muchachas solteras confeccionaban una figura simbólica llamada Muerte (Morena o Marena). Solía hacerse con paja, vestida con atuendos raídos y decorada con cáscaras de huevos vaciados. Las muchachas llevaban la figura fuera de la aldea, la quemaban o la arrojaban al arroyo o al río como un símbolo del triunfo sobre el invierno finalizado.

No obstante, el día de los rituales más alegres es el lunes después de la Semana Santa. Conocido como el Lunes de Pascua (o Lunes Rojo) es un día no laboral en la República Checa. Los muchachos en esta ocasión recorren pueblos y ciudades, se van de casa en casa, y azotan simbólicamente a las mujeres con unas ramas de sauce entrelazadas para que éstas disfruten de buena salud, vitalidad, belleza y fertilidad.

En el Noroeste de Moravia, los muchachos también suelen verter agua sobre las mujeres para asegurar su fertilidad. Después de los azotes, los muchachos reciben de las mujeres huevos decorados, de chocolate, y muchas veces también una copita de alcohol y algo delicioso de comer. El huevo de Pascua representa la vida, la resurrección y la fertilidad.

Además, una leyenda de Bohemia Oriental cuenta que cuando Jesucristo y San Pedro peregrinaban por el mundo, llegaron a una granja y pidieron a la ama de casa un mendrugo de pan. La campesina no tenía en casa ni una sola migaja de pan, sólo un huevo que les sirvió a los forasteros. Cuando se fueron, la mujer se dio cuenta de que las cáscaras se habían convertido en oro. Para recordar el memorable suceso, la campesina siempre regalaba huevos a las visitas.

Antes los huevos (cocidos o crudos) se tintaban especialmente de color rojo, amarillo, verde y azul. Los rojos expresaban el amor, la nueva vida y la protección ante los demonios; los verdes se vinculaban a la naturaleza, la juventud y la primavera; los amarillos simbolizaban el sol y la luz; y los azules la fe, la pureza y el agua bendita. Se utilizaban cáscaras de cebolla, hojas de espinaca o de menta, jugo de remolacha, infusión de tila o corteza de roble. Hoy día, los huevos se decoran con diferentes colores y técnicas, desde ornamentos de cera de abeja hasta colocar el huevo dentro de un hormiguero y esperar hasta que el ácido fórmico origine diferentes diseños.

Por supuesto, durante los días de la Pascua también la comida juega un papel imprescindible. El Domingo de Pascua suele servirse un rico menú como pato asado, carne de cordero o de cabrito, ternera asada, o relleno pascal que contiene trocitos de carne ahumada, huevos y ortigas picadas. Uno de los dulces típicos es el llamado jidas, un bollo dulce, hecho de masa de levadura, que simboliza la soga con la que se ahorcó Judas Iscariote. En las mesas no debería faltar ni el bizcocho en forma de corderito que hace referencia al sacrificio de Jesucristo. A la masa se le puede agregar, por ejemplo, requesón, uvas pasas y almendras. Otro pan dulce, especial de Pascua, es mazanec que tiene la forma de pan redondo, en cuyo centro se hace una cruz.

Fuente: Espanol.radio.cz-1, Espanol.radio.cz-2, Espanol.radio.cz-3. Foto 1, foto 2, foto 3, foto 4.

Lanzamiento de la traducción al español de un libro de Ivan Kraus

Los amantes de la literatura en Colombia pueden conseguir la traducción al español del libro El caballo no come la ensalada de pepino del escritor, actor y titiritero checo Ivan Kraus. El lanzamiento del libro tuvo lugar el jueves 25 de marzo en la librería Santo y Seña en Bogotá.

Por medio del streaming, Ivan Kraus conversó con John Naranjo, representante de la casa editorial Rey Naranjo, pero también con las traductoras de su libro, su hermana Eliška Krausová y Anna Oviedo, jefa del Área Administrativa de la Embajada checa en Bogotá. Al evento asistieron también otros representantes de la Embajada, incluyendo la señora Katerina Lukesová, Embajadora de la República Checa en Colombia.

Ivan Kraus nació el 1 de marzo de 1939 en Praga. Como actor y autor se desempeñó en varios teatros pequeños y de cabaret praguenses. Entre los años 1968 y 1990 vivió en exilio. A partir de 1971 trabajó en Alemania, más adelante se mudó a Francia, pero residió también en otros países. Por varios años vivió entre París y Praga, sin embargo, finalmente se asentó en la República Checa.

Su libro El caballo no come la ensalada de pepino (Kun nezere okurkový salát, 1999) cuenta las experiencias de un doctor en filosofía que regresa por primera vez del exterior a su país natal libre. El doctor con su perspectiva y cierto asombro observa el comportamiento de los ciudadanos en una nueva realidad social. Es testigo de los inicios de actividades empresariales peculiares en una ciudad pequeña, de relaciones mutuas y situaciones curiosas. Toda la novela es más una descripción humorística de las observaciones, que un cuento con un desenlace final.

Los interesados pueden conseguir la traducción al español del libro de Ivan Kraus en la página web de las librerías colombianas Santo y Seña y Wilborada.