cultura

Exposición sobre la Primera República Checoslovaca

Durante el año 2018, en la República Checa se celebraron varios aniversarios que conmemoraron hechos históricos importantes, especialmente, los relacionados con la fundación de la República Checoslovaca en octubre de 1918. El Estado independiente nació después del colapso del Imperio austrohúngaro tras la Primera Guerra Mundial. Una de las exposiciones, inaugurada justamente a finales de octubre del año pasado con motivo del centenario de la fundación de Checoslovaquia, habla sobre La Primera República Checoslovaca, como es conocido el período entre los años 1918 y 1938. Se trata de una exposición permanente que estará abierta al público general hasta finales de este año 2019.

La exhibición se encuentra instalada en el tercer piso del Palacio de Ferias en Praga. Se basa en las colecciones de la Galería Nacional de Praga, que vienen complementadas con préstamos de instituciones y colecciones privadas. De hecho, el proyecto quiere atraer al espectador actual, a esa persona que hoy ama el arte. Por tal razón, la muestra recoge las actividades de las galerías más importantes y de las instituciones y asociaciones artísticas que en aquellos años jóvenes del nuevo estado estaban a la vanguardia de la creación.

Los visitantes pueden apreciar la rica y cosmopolita escena artística en los primeros veinte años del estado independiente a través de las exposiciones de la época, las asociaciones culturales e instituciones que existían no solamente en la capital de Praga, sino también en otras ciudades checas (Brno, Zlín) o eslovacas (Bratislava, Kosice). Este amplio proyecto está dividido en 18 secciones.

Al principio rinde homenaje al primer presidente checoslovaco, Tomás Masaryk, como el fundador del estado y la personalidad que influyó de manera decisiva en el carácter del primer estado de los checos y los eslovacos, y tuvo también influencia en la jerarquía de valores donde la cultura figuró entre las prioridades. La exposición culmina de manera simbólica con un epílogo que incluye cuadros expresivos – reacciones al peligro de la Segunda Guerra Mundial que se acercaba y que significó el fin de la Primera República.

El proyecto presenta obras de grandes personalidades del arte mundial, así como de importantes artistas checos. Entre otras obras, pueden encontrar la colección francesa que el Estado adquirió cinco años después de su fundación, y de esta manera conocer las obras de Gaugin, Picasso, van Gogh o Matisse. A la vez descubrirán las obras de Capek, Spála o Toyen, destacados pintores nacionales. Les esperan también parciales reconstrucciones de importantes exposiciones históricas de aquella época, como fue la exposición de cultura contemporánea de Brno o la primera exposición de los surrealistas en el país.

Además, la exposición tiene una concepción interdisciplinar, es decir, no se limita únicamente a las obras de arte plástico, sino presenta también otras formas culturales que florecieron durante la Primera República.

Los visitantes pueden apreciar diversos ámbitos de la creación artística, tales como las ilustraciones de libros, la imprenta y topografía, el diseño o el diseño gráfico aplicado. Aprovechando las herramientas de topografía artística, se muestra la diversidad y riqueza de la producción artística y la escena cultural de la época, y se recrean los acontecimientos más relevantes en el ámbito de las artes plásticas en esos años 1918 – 1938.

La exposición cuenta con un detallado catálogo muy bien ilustrado. El evento está acompañado con un programa educativo y académico, y fue apoyado por el Ministerio de Cultura de la República Checa.

Fuentes: Irozhlas.cz, NgPrague.cz, Prazsky-zpravodaj.cz. Foto 1-3.

Conozcan la pintura abstracta de František Kupka

Hasta el 20 de enero de 2019, todos los interesados pueden visitar la exposición retrospectiva del fundador del arte abstracto, František Kupka, que regresó a la República Checa. La sala de exposiciones Jardines Wallenstein alberga esta extensa exposición de las pinturas del pionero de la pintura abstracta desde el 7 de septiembre.

Como insinúa el nombre de la exhibición, František Kupka 1871-1957, se trata de una muestra de su obra entera, con todas sus etapas y aspectos, desde sus primeros intentos de los años noventa del siglo XIX hasta las obras abstractas de los años cincuenta del siglo XX. Los visitantes pueden ver cerca de 300 piezas, incluyendo dibujos, manuscritos, acuarelas y una amplia colección de periódicos y enciclopedias que el artista ilustró.

La exposición está organizada cronológicamente y dividida en unidades temáticas. De esta manera, se puede observar la trayectoria de Kupka que va desde el simbolismo hasta la abstracción. Les esperan pinturas simbólicas, retratos expresionistas, juegos de formas y de colores y la abstracción geométrica.

Muchas de las obras expuestas pertenecen a la Galería Nacional, sin embargo, se pueden admirar también pinturas menos conocidas, prestadas por coleccionistas privados, y las traídas del exterior.

A lo largo de la exposición se han llevado a cabo también charlas y conferencias sobre la vida y la obra del artista, y unas actividades y programas especiales para niños y adolescentes.

El evento es organizado por la Galería Nacional de Praga en cooperación con la organización francesa Réunion des musées nationaux, el Centro Cultural Pompidou y la Galería Nacional de Finlandia. De hecho, antes de ser trasladada a Praga, la exposición tuvo lugar en el palacio Grand Palais en París.

František Kupka (1871-1957) pertenece entre los artistas checos más destacados, hasta se le llama un héroe de la abstracción. Se distinguió también como ilustrador, publicó entre 600 y 700 dibujos en revistas libertarias y libertinas entre 1900 y 1906. No obstante, después decidió dedicarse exclusivamente a la pintura.

Fue un hombre místico e insolente, solitario y muy independiente, perseguido por una fuerte espiritualidad y un gran sentido de la moral. Le apasionaba la historia de la antiguedad, la filosofía, las religiones y las ciencias. Se destacó por ser un artista extremadamente complejo y crítico con todos los ismos del vanguardismo de principios del siglo XX.

Nació en Bohemia, pero en 1896 llegó a París (Francia) donde vivió la mayor parte de su vida dentro de un círculo de artistas de la época. En su estudio, ubicado en una pequeña localidad al oeste de París, recibía a menudo a los artistas de la época, y organizaba debates intelectuales. Hasta sus 80 años no firmó ningún contrato por el temor a exponer y ser copiado por los demás.

En las tierras checas, su trabajo fue reconocido por primera vez en 1946 cuando la Asociación de Artistas Mánes celebró su primera exposición retrospectiva. No obstante, tras el golpe comunista en 1948 sus obras fueron prohibidas, y el público checo no las pudo volver a ver hasta la caída del régimen en 1989.

Para más información, pueden dirigirse a la página web de la Galería Nacional: www.ngprague.cz.

Fuentes: Radio.cz/es (Eliška Kubánková), America.france.fr. Foto 1-3.

La atmósfera especial de la época navideña checa

El primer fin de semana de diciembre en varias ciudades y pueblos checos se celebró el inicio de la época navideña, la época mágica llena de tradiciones.

Los villancicos ya suenan por todos lados, las ciudades brillan con luces del alumbrado, lucen sus árboles de navidad y decoraciones. Las plazas principales invitan a los mercadillos que tienen un encanto especial, y muchas veces cuentan con un programa cultural y una oferta exquisita de la comida típica de Navidad.

La capital checa, por supuesto, no es ninguna excepción. Todo lo contrario, de hecho, los mercadillos de navidad de Praga pertenecen entre los más famosos y visitados de Europa. La atmósfera y belleza excepcional del centro de la ciudad durante el adviento fue reconocida a nivel mundial por el prestigioso semanal US News & World Report en 2017. Los mercados navideños más populares y antiguos del país se encuentran en la Plaza de la Ciudad Vieja y la Plaza de San Venceslao. Otros mercados de renombre tienen lugar en la Plaza de la República, o la Plaza de la Paz donde reina un ambiente un poco más íntimo.

La decoración de la Plaza de la Ciudad Vieja, el centro de las celebraciones navideñas de la capital, cada año cambia un poco, pero casi siempre predominan los típicos colores, es decir, el color blanco, rojo y dorado. El árbol de navidad, un abeto vivo de 23 metros de altura, proviene del norte del país, está decorado con cadenitas blancas, cascabeles gigantescas, campanitas y otras decoraciones en forma de nueces, palomas y bolas de colores.

Se enciende cada día y cada hora desde las cuatro y media hasta las nueve y media de la noche al son de dos melodías que intercambian. Debajo del árbol se encuentra un pesebre de madera y un trineo antiguo.

En las típicas casetas de madera convertidas en tiendas al aire libre se venden artículos de todo tipo, sobre todo, las hermosas artesanías de la temporada. Pueden conseguir decoraciones navideñas, velas aromáticas, juguetes de madera, o hasta gorras de lana. Además, en muchos sitios ofrecen delicias locales, como son las castañas asadas, las salchichas a la parrilla, o los manjares tradicionales, por ejemplo, el rollo de almendra o los panes de jengibre de diferentes formas. Para calentarse, se recomienda degustar alguno de los ponches, la antigua bebida aguamiel, o tomar una taza del vino rojo caliente que siempre huele a canela y clavo.

Este año, la decoración de toda la plaza es aún más especial y mágica dado que se inspiró en los cuentos de hadas clásicos checos. Aparecen dibujos de palomas, trajes de princesa, los visitantes pueden tomarse la foto con el zapato conocido del cuento de hadas de la Cenicienta. Las tradiciones se reflejan también en el programa cultural acompañante. En la tarima construida para tal fin se darán unas 150 presentaciones, incluyendo los coros de niños que cantan villancicos, presentaciones folclóricas, de bandas musicales, obras de teatro y de títeres.

Los puestos están abiertos todos los días desde las diez de la mañana hasta las diez de la noche, sin embargo, algo para comer y tomar pueden comprar hasta la medianoche. Los mercados se prolongarán hasta el 6 de enero de 2019.

Aparte, en el programa cultural de la capital checa figuran también varios conciertos navideños celebrados en teatros e iglesias. Una de las obras que no puede faltar es la misa navideña checa denominada Hala, maestro, levántate, del compositor Jan Jakub Ryba.

Por supuesto, vale la pena visitar también otras partes del país. Las ciudades como Brno, Olomouc o Cesky Krumlov invitan a disfrutar de un ambiente más tranquilo y agradable, con muchas actividades interesantes. En las iglesias, al aire libre o en sitios especiales pueden admirar los pesebres que suelen ser de gran variedad. Se fabrican de los más distintos materiales como es madera, vidrio, hierro, y se destacan por la cantidad de personajes dado que reúnen a toda la comunidad.

El famoso pesebre de la ciudad de Trebechovice cuenta con seis metros de longitud y dos metros de altura, y se trata de una verdadera pieza de arte de valor inmenso. El belén mecánico más grande del mundo está en Jindrichuv Hradec en el sur de la República Checa. Tiene unos 12 metros de longitud y unas 1400 figuritas, todas hechas a mano, y la mayoría se mueven.

En el país se mantienen muchas tradiciones vinculadas con el día de Navidad, suelen prepararse platos y dulces típicos de Navidad. No pueden faltar las tradicionales galleticas en forma de rodajas con mermelada de grosella, nueces rellenas, galletas de vainilla y muchos más. En la mesa navideña suele verse también la típica trenza navideña que según la receta tradicional se hace de masa de levadura a la que se añaden uvas pasas.

La forma actual de festejar la Navidad respeta la costumbre cristiana, pero a la vez emplea diversos ritos paganos, como por ejemplo el de partir una manzana por la mitad para verificar si habrá felicidad en el hogar. En la Nochebuena se suele cenar con la primera estrella en el cielo y se come la carpa frita con ensalada rusa. Después de la cena llega la tradición de los regalos navideños. En la República Checa no son ni los Reyes Magos ni Santa Claus, sino el Niño Jesús quien deja los regalos bajo el árbol navideño. Por la noche las familias enteras se sientan en frente del televisor para mirar alguno de los cuentos de hadas.

Fuentes: Novinky.cz, Radio.cz/es, TrhyPraha.cz. Foto 1, foto 2, foto 3, foto 4.

Asocheca junto con la Embajada checa en Bogotá celebraron la fiesta de San Nicolás

El domingo 9 de diciembre, se realizó un bonito encuentro para celebrar la tradicional fiesta checa, el día de San Nicolás. Como en los año anteriores, el evento fue organizado por las representantes de Asocheca en cooperación con la Embajada de la República Checa en Bogotá, y tuvo lugar en la residencia del embajador, señor Miloš Sklenka.

La figura central de la fiesta de Mikuláš (como se le dice a San Nicolás en checo), celebrada el 6 de diciembre, suele ser vestida de rojo con hábito de obispo y lleva un báculo pastoral en la mano. Se trata de un personaje legendario que les trae los regalos, especialmente dulces y fruta, a los niños pequeños el 5 de diciembre por la noche. Normalmente viene acompañado por un ángel y un diablo, que juntos recorren las calles de las ciudades entrando de casa en casa.

El ángel representa el papel del bueno, el demonio se encarga de asustar a los niños, especialmente a los que no se han comportado muy bien durante el último año. San Nicolás les pregunta a los pequeños cómo se han portado, y les pide que reciten un poema, o canten una canción. Después los niños reciben sus regalitos. Los que no se han portado bien, pueden recibir un trozo de carbón o cáscaras de papas.

Siguiendo esta tradición, los hijos y nietos de los miembros y otros amigos de Asocheca y la Embajada checa asistieron al evento donde tuvieron que demostrar a los tres personajes sus capacidades, y recibieron dulces como recompensa.

 

La leyenda de San Nicolás…

La figura de San Nicolás está inspirada en la de un obispo cristiano, San Nicolás de Bari, obispo de Myra en la actual Turquía, en el siglo IV, que fue muy venerado por los cristianos de la Edad Media.

De él se cuentan cientos de historias, especialmente narrando sus milagros y sus bondades para con la gente pobre. Su mítica fama de repartidor de obsequios se basa en una historia que cuenta que un empobrecido hombre, padre de tres hijas, no podía casarlas por no tener la dote necesaria. Enterado de esto, Nicolás le entregó, al obtener la edad de casarse, una bolsa llena de monedas de oro a cada una de ellas. Se cuenta que todo esto fue hecho en secreto por el sacerdote quien entraba por una ventana y ponía la bolsa de oro dentro de los calcetines de las niñas, que colgaban sobre la chimenea para secarlos.

Cuando más adelante (ya en el siglo XVI) San Nicolás se convirtió en una festividad familiar, se impuso la costumbre de poner los zapatos junto a la chimenea. Según la tradición, San Nicolás baja por la chimenea de noche y coloca los regalos en los zapatos de los niños, generalmente, dulces y juguetes. Esta tradición sigue manteniéndose viva.

Fuentes: Foto San Nicolás.

La participación de la República Checa en Bogoshorts 2018

Los primeros días de diciembre en Bogotá pertenecen a los relatos audiovisuales y la creatividad. Del 4 al 11 de diciembre se celebra en la capital colombiana el festival cada vez más popular de los cortometrajes, conocido como Bogoshorts. Esta fiesta más destacada de las películas cortas en el continente presenta durante los ocho días unas 300 producciones en 15 escenas diferentes de la ciudad.

Esta decimosexta edición pregunta: ¿Usted en qué cree? e invita a los espectadores a encontrar su propia fe en los cortometrajes. El festival ofrece un programa muy rico y diverso con numerosos eventos, competencias y categorías interesantes, incluyendo las proyecciones nacionales e internacionales, la sección F3 (Fanático Freak Fantástico), una sección dedicada a la realidad virtual y otra a las colecciones. Las secciones fuera de competencia incluyen, por ejemplo, Panorama Nacional e Internacional, Conexión, Especiales, VIVA la ciudad, World Tour y chiquiSHORTS, es decir, el espacio dedicado a los más pequeños.

El tema central de este año consiste en la reflexión acerca de los acontecimientos relacionados con los movimientos estudiantiles de 1968, que cumplen 50 años, pero también ideas sobre el mundo que los estudiantes sueñan construir. Por tal motivo, los organizadores del festival seleccionaron cortos que muestran lo que ocurrió en esa época en Francia, México, pero también Checoslovaquia.

La República Checa cuenta con una representación en varias categorías del festival. En la sección internacional se presenta el corto Comida (Food, 2017) sobre diferentes tipos de comida, de Michaela Mihalyi, estudiante de animación en Bratislava y de FAMU en Praga que trabaja como animadora e ilustradora freelance.

En la categoría F3 pueden encontrar la obra denominada Cuentos de hadas sangrientos (2018) de Tereza Kovandová, que recrea de forma irrazonablemente violenta cinco cuentos de hadas clásicos. Estudió en la Academia de Artes Escénicas en Praga, y durante sus estudios le encantaron las siluetas y las animaciones clásicas recortadas. El elemento principal que conecta todo su trabajo animado es el humor negro.

En la sección chiquiSHORTS participa Veronika Zacharová con su corto La casa (2016). Esta historia comienza cuando una familia decide dejar su modesta casa en las afueras de la ciudad para mudarse a un nuevo hogar. Su primera casa no está muy de acuerdo con este cambio y luchará para recuperar a sus moradores.

La categoría de obras especiales da a conocer el documental de Jan Nemec del año 1968, conocido como Oratorio para Praga. A principios de agosto de 1968, este cineasta de la Nueva Ola Checa comenzó a filmar un documental sobre la Primavera de Praga, una celebración de la nueva liberalización de Checoslvoaquia. Pero el tema dio un giro dramático cuando los tanques soviéticos rodaron por las calles de Praga.

Las imágenes de Nemec representaron la primera prueba de que los ejércitos de las naciones del Pacto de Varsovia que aplastaron la revolución pacífica, no habían sido “invitados” a Checoslovaquia, y se usaron en informes de noticias internacionales, derrotando la versión propagandística de los mismos eventos fabricada por comunistas a favor de la invasión.

También la película Ocupación 1968 (2018) retrata estos acontecimientos. Este proyecto documental es una mirada subjetiva colectiva sobre los soldados de los ejércitos “amigos” y sus pensamientos e impresiones sobre la ocupación de Checoslovaquia en agosto de 1968 y sus tareas dentro de ella, 50 años después de este evento. La pregunta principal es cómo “una persona pequeña en Europa” se comporta frente a la conocida “gran historia”. ¿Qué roles desempeñan la responsabilidad personal y la preservación del punto de vista o moral personal, y qué sucede en el momento en que tienen que elegir entre salvar su vida u obedecer las reglas? ¿Qué sentimientos tuvieron los soldados que fueron enviados a un país extranjero para “crear el orden” allí? Esta película pone el interés en soldados de diferentes nacionalidades y diferentes rangos, desde soldados rasos hasta generales. Para obtener las opiniones más diversas sobre este tema, los directores elegidos provienen de cinco países del antiguo Pacto de Varsovia, que participaron en la ocupación de Checoslovaquia. Estos son Evdokia Moskvina de Rusia, Linda Dombrovszky de Hungría, Magdalena Szymkow de Polonia, Marie Elisa Scheidt de Alemania y Stephan Komandarev de Bulgaria.

Praga, la capital de la República Checa, es la principal protagonista de la sección VIVA la ciudad. Dado el gran peso de la historia que han soportado las calles de esta hermosa ciudad en 1968, durante las dos guerras mundiales y desde su fundación en el siglo IX, los organizadores crearon un programa que ofrece una mirada diferente hacia la ciudad y sus habitantes. Este proyecto desarrollado con el apoyo del Czech Film Centery FAMU-Escuela de Cine y Televisión de la Academia de Artes Performativas de Praga, está compuesto por Praga, mi amor, una película de estudiantes checos que cuentan historias sobre las relacionen que surgen entre los praguenses y algunos de los monumentos y espacios característicos de su ciudad. La segunda parte del programa presenta cortometrajes animados que relatan leyendas urbanas y un acercamiento a las dinámicas de la ciudad desde los ojos de extranjeros que la habitan o visitan.

Más información y el programa completo del festival pueden encontrar en la página oficial del evento: festival.bogoshorts.com.

Otras fuentes: Semana.com. Foto 1-3.

Fotos de la inauguración de la exposición en el Colegio Richmond en Bogotá

El viernes 23 de noviembre los representantes del Colegio Bilingüe Richmond y de Asocheca inauguraron la exposición Siempre volveré a vivir…

Los dibujos y las poemas de los niños de Terezín estarán expuestos en el Centro cultural y de medios del colegio hasta el 7 de diciembre.

Los dibujos de los niños de Terezín expuestos en un colegio de Bogotá

El Colegio Bilingüe Richmond junto con la Asociación colombo-checa (Asocheca) les invitan a la exposición Siempre volveré a vivir… de los dibujos de los niños de Terezín que se prolongará hasta el 7 de diciembre de 2018. La inauguración de la exposición tuvo lugar el viernes 23 de noviembre desde las 9:00 am en el centro cultural del colegio (Carrera 53 No. 222-76, Bogotá).

República Checa en el Festival de cine AL ESTE en Medellín

El festival de cine independiente que busca generar espacios de intercambio cinematográfico con Europa Central y Oriental llega por primera vez a Colombia. La primera edición se celebrará del 22 al 29 de noviembre en su mayor parte en la ciudad de Medellín, y la República Checa será el país invitado. Los amantes de cine podrán disfrutar también de la muestra contemporánea de cine de Albania, Georgia, Hungría, Polonia, Montenegro y Serbia.

AL ESTE proviene de Rouen, Francia, donde lleva ya 13 ediciones. A la vez cuenta con 9 exitosas ediciones en Perú y 5 en Argentina. La programación se destaca por ofrecer las producciones más recientes de esta región de Europa, además de formar un público adepto a este cine a través de retrospectivas de los más famosos directores de estos países.

A los interesados les espera, por ejemplo, una selección de siete estrenos en una competencia de la que los mismos espectadores serán el jurado. En esta sección oficial, la República Checa participará con la película Little Crusader del director Václav Kadrnka.

En el marco del Panorama los organizadores invitan a descubrir al cineasta checo-alemán, Harun Farocki, un cineasta de culto, preocupado fundamentalmente por la imagen, sus efectos en el público, y sus mensajes sutiles. Esta retrospectiva incluye cuatro de sus largometrajes más indispensables.

En conmemoración de los 50 años de los eventos que marcaron la revolución de mayo del 68, se propone una mirada a los directores checos más destacados que conformaron La Nueva Ola Checa con propuestas políticas y artísticas determinantes para su época y el futuro. En la Alianza Francesa en Medellín se presentarán cuatro películas emblemáticas de este importante período de la cinematografía checa de los años ’60 del siglo pasado. Los interesados pueden asistir también a la charla dictada por Juan Diego Parra sobre el cine europeo de la posguerra.

La muestra de cine estará acompañada por la exposición denominada 1968, cuya inauguración tendrá lugar el 26 de noviembre en el sede centro de la Alianza Francesa de Medellín. La exposición hablará del desarrollo histórico y de otros elementos importantes en la turbulente historia del pequeño país en el centro de Europa. Fue justamente en los años ’60 cuando surgió un movimiento de liberalización inspirado en las tendencias y hechos ocurridos en Europa Occidental, llamado socialismo con cara humana, que culminó en el año 1968 con la famosa Primavera de Praga que lastimosamente desembocó en la invasión del ejército soviético el 21 de agosto de 1968.

La programación de las películas checas en el Festival AL ESTE es la siguiente:

SÁBADO 24
Centro Colombo Americano – Sala 2:
18:00 – Filthy (Tereza Nvotvá, Rep. Checa – Eslovaquia, 2017, 87′)
20:00 – Los amores de una rubia (Milos Froman, Checoslovaquia, 1965, 82′)

DOMINGO 25
Centro Colombo Americano – Sala 2:
18:00 – Little Crusader (Václav Kadrnka, Rep. Checa, 2017, 87′)

LUNES 26
Alianza Francesa:
18:00 – Alondras en un hilo (Jirí Menzel, Rep. Checa, 1968, 94′)

MARTES 27
Alianza Francesa:
18:00 – Las margaritas (Vera Chytilová, Checoslovaquia, 1966, 74′)

MIÉRCOLES 28
Casa Kilele (Bogotá):
17:30 – Little Crusader (Václav Kadrnka, Rep. Checa, 2017, 87′)

Alianza Francesa:
18:00 – Las amores de una rubia (Milos Froman, Checoslovaquia, 1965, 82′)

Centro Colombo Americano – Sala 2:
18:00 – Las margaritas (Vera Chytilová, Checoslovaquia, 1966, 74′)

JUEVES 29
Alianza Francesa:
18:00 – La broma (Jaromil Jires, Checoslovaquia, 1969, 80′)

Para más información y el programa completo pueden consultar la página oficial del evento: www.alestestival.com/colombia.

Otras fuentes: www.mzv.cz/bogota.

Fotos de la Semana Checa en Bucaramanga

La Semana Checa se celebró en la Universidad Autónoma de Bucaramanga del 29 de octubre al 2 de noviembre.

Más información sobre el evento encontrarán aquí.

Empieza la Semana Checa en Bucaramanga

Del 29 de octubre al 2 de noviembre se lleva a cabo la Semana Checa en la Universidad Autónoma de Bucaramanga.

El evento conmemora tres importantes aniversarios de la historia checa que se celebran este año: 100 años desde la fundación de Checoslovaquia, 50 años desde la Primavera de Praga y 25 años desde la creación de la República Checa como un estado independiente.

A los participantes les espera un ciclo de películas checas, varias conferencias, tres exposiciones y otros eventos sociales.

Las representantes de la Asociación de compatriotas (Asocheca) inaugurarán la exposición de dibujos hechos por niños en el campo de concentración de Terezín y la exhibición Samizdat que muestra copias de la literatura prohibida, creada ilegalmente por miembros de la resistencia checa durante la ocupación soviética.

En cooperación con el Instituto Cultural del Oriente se celebra la exposición denominada Cien años de la historia de la República Checa, relacionada con los aniversarios importantes del país.

Además, los visitantes podrán asistir a la conferencia llamada República Checa – Un mundo de oportunidades, dictada por el embajador checo, Sr. Miloš Sklenka, y el cónsul honorario en Bucaramanga, Sr. Germán Caballero. Los representantes de la Embajada checa presentarán también oportunidades académicas en el país y darán charlas sobre la historia de la República Checa.

El ciclo de cine 100 Años de la Cinematografía Checa contará con 4 películas: Los trenes rigurosamente vigilados (Jirí Menzel, 1966), Kolya (Jan Sverák, 1996), Lidice (Petr Nikolaev, 2011) y Mi dulce pueblito (Jirí Menzel, 1985).

Zdroj: www.mzv.cz/bogota.