cultura

Película checa en el festival Eurocine en Colombia

En la primera mitad de octubre, del 1 al 13 de este mes, se celebra, en varias ciudades de Colombia, la versión Drive-In del festival del cine europeo, conocido como Eurocine. En el programa figura también una película checa – Moscas de Invierno (Všechno bude, 2018) – del director Olmo Omerzu. Los interesados pueden verla en las ciudades de Briceño cerca de Bogotá, Pereira y Fúquene en las siguientes fechas:

3 de octubre a las 8:30 pm: Drive In Briceño 18 (Autopista Km 19 vía Bogotá – Sopó)
3 de octubre a las 6:00 pm: Autocine San Nicoás (Km 9 vía Ubaté – Chiquinquirá)
8 de octubre a las 6:30 pm: Autocine con Alma (Centro de Convenciones Expofuturo, Pereira)

Esta coproducción (República Checa-Eslovenia-Eslovaquia-Francia-Polonia) que dura 85 minutos fue galardonada con seis premios de Czech Lions 2019 y con el premio por mejor director en el Festival de cine de Karlovy Vary en 2018. Se trata de una película de carretera (road movie) que habla de amistad, aventura y una libertad verdadera.

Marek, 14 años, pelo rapado al cero, fabulador de gamberrismo rebelde y de hazañas sexuales, y Hedus, con calvario de chico gordo y doce años muy crédulos, que adora y envidia a Marek mientras sueña con pertenecer a la Legión Extranjera. Juntos para siempre en la amistad, han robado un Audi cochambroso para irse a correr mundo, pero acaban de recoger a una chica preciosa que hacía dedo y ahora son tres, que es impar pero divide. ¿Sabes esas moscas equivocadas de estación porque es invierno, y zumbando tozudas se posan donde no deben?

El festival surgió en 1994, cada año cuenta con el respaldo de varias embajadas europeas en Colombia y es apoyado por diversas entidades de la industria cultural. Dadas las condiciones actuales en el país por la emergencia sanitaria generada por el nuevo coronavirus, la edición 26 del festival tiene lugar en otras fechas. La versión de ahora se presenta en la modalidad de Drive In al estilo de los años 20 y 40. Llegar a ver una película desde la comodidad de su propio carro pueden en Bogotá, Pereira, Bucaramanga, Briceño y Fúquene.

En total, se proyectan 16 películas de 12 países del continente viejo que no suelen aparecer en los programas de cines comerciales. Según la directora de Eurocine, Theresa Hoppe, el lema de esta edición es Integrando orígenes, dado que las películas se centran en personajes que están en una búsqueda de identidad con respecto a su origen cultural, religioso o racial.

La inauguración del festival perteneció a la película del director Dark Stante denominada Posledice, considerada una de las mejores producciones cinematográficas de Eslovenia de los últimos años. Croacia se presenta con la obra Ustav republike hrvatske, dirigida por Rajko Grlic hace cuatro años. Francia muestra una película animada del año 2016 que se llama Louise en hiver (Louise en invierno). Pueden disfrutar también de la producción cinematográfica de Italia, Irlanda, países nórdicos (es decir, Noruega, Dinamarca, Finlandia, Suecia), Hungría y otros.

La primera parte del festival se realizó ya antes de manera virtual en alianza con la Cinemateca de Bogotá. El catálogo que incluyó nueve películas y charlas acompañantes se pudo disfrutar en streaming.

Para más detalles sobre el evento y la programación completa pueden consultar la página web: www.festivaleurocine.com.

Otras fuentes: Mzv.cz/bogota, ElEspectador.com. Foto 1-2, foto 3.

Exposición virtual Siempre volveré a vivir en la Semana por la Paz en Mosquera

En el marco de la semana  por la Reconciliación y la Paz del municipio de Mosquera, ASOCHECA presentó de manera virtual a los  docentes y estudiantes de ese municipio la exposición Siempre volveré a vivir.

El evento, organizado en cooperación con la Fundación universitaria Unimonserate, tuvo lugar el martes 8 de septiembre. Esta muestra histórica fue muy bien recibida por los participantes quienes estuvieron de acuerdo en la importancia que representan estos dibujos y poemas realizados por los niños en una situación tan extrema y cómo puede servir de ejemplo para sobrellevar situaciones actuales propias de Colombia.

Semana por la Paz es una movilización ciudadana cuyo objetivo es visibilizar el esfuerzo cotidiano de miles de personas que trabajan en la construcción y consolidación de la paz, y de iniciativas que dignifiquen la vida. Se suele realizar en la primera mitad de septiembre dado que el 9 de este mes se celebra el Día Nacional de los Derechos Humanos en Colombia. En el 2020 se cumplen 33 años de llevar a cabo de forma permanente y comprometida este evento, apoyando y visibilizando diversas iniciativas ciudadanas, y fortaleciendo la conciencia social sobre la urgencia de construir en Colombia un proceso de paz plural, participativo, firme y duradero, con miras a la reconciliación nacional. En el marco de esta semana, el municipio de Mosquera ha organizado una programación llena de talleres, encuentros, obras de teatro, conversatorios y foros. Del 6 al 23 de septiembre pueden ver también la exposición fotográfica denominada Nuestros Hogares en Paz.

Otras fuentes: Mosquera-cundinamarca.gov.co, PeriodismoPublico.com.

La poeta checa en el Festival Internacional de Poesía de Medellín

La escritora checa Bronislava Volková, que reside en los Estados Unidos, es una de las invitadas del Festival Internacional de Poesía de Medellín que esta vez celebra sus 30 años de existencia. Por la pandemia actual, el evento se realiza de manera virtual permitiendo a los aficionados a la poesía de todo el mundo disfrutar de la obra de invitados procedentes de 103 países, incluyendo la República Checa.

La poeta checa se presentará en el festival el 3 de septiembre a las 11 a.m. hora colombiana (es decir, a las 6 p.m. hora checa). Leerá algunos de los poemas de su colección poética denominada Mirando las aguas que publicó en español este año en la Editorial Argenta (con sede en Buenos Aires, Argentina). Los interesados podrán seguir este evento en línea a través de YouTube y Facebook.

La poeta, narradora, traductora, ensayista y profesora universitaria Bronislava Volková nació en 1946 en Decin, en la antigua Checoslovaquia. Pasó su niñez en Praga donde estudió en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Carlos el idioma ruso y el español. En la década de los 1970, en protesta contra las restricciones del régimen comunista, salió para la ciudad alemana Colonia, y más adelante emigró a los Estados Unidos. Impartió clases en diferentes universidades en varios países. Por unos treinta años lideró el programa checo en la cátedra de idiomas y literaturas eslavas en la universidad Indiana University en Bloomington. Es autora de muchos artículos y dos monografías amplias relacionadas con la lingüística y semiótica literaria. Ha traducido numerosos poemas checos al inglés, escribió también algunos poemas directamente en ese idioma. Su poesía es reflexiva, existencial y desarrolla cada vez más su dimensión espiritual. Pertenece al PEN club checo y estadounidense y ha recibido varios premios literarios.

El Festival de Poesía tiene lugar este año desde el 1 de agosto hasta el 10 de octubre. Durante esos 70 días se transmitirán lecturas de unos 200 autores invitados. Se trata de un encuentro único en el mundo de la poesía que reúne, entre otros, a Premios Pulitzer, como Paul Muldoon o Charles Simic, un Premio Cervantes como Joan Margarit o un Princesa de Asturias de las Letras como Adam Zagajewski.

El programa abarca lecturas individuales y colectivas de poemas, entrevistas y conversatorios de los invitados, conciertos, cursos y talleres, que deleitan por primera vez a las personas desde cualquier lugar del mundo. Una plataforma digital con capacidad para albergar 500.000 espectadores les ofrece la posibilidad de interactuar en muchos espacios virtuales con los poetas y artistas invitados. A la vez se llevan a cabo cursos de la 24ª Escuela de Poesía de Medellín con libre acceso para quienes llenen y envíen el formulario de inscripción. Entre los artistas que dictan los cursos se encuentra, por ejemplo, Rocio Cerón de México, Rómulo Bustos de Colombia y Luis Filipe Sarmento de Portugal. La realización del festival representa un símbolo de la esperanza humana y una prueba clara del poder creador del lenguaje poético que alimenta y acompaña el espíritu humano en un tiempo turbulento asediado por la pandemia, las tensiones nucleares, las guerras, la miseria material, el odio y la desesperanza.

Más información sobre el festival y los invitados pueden encontrar en la página web del evento: festivaldepoesiademedellin.org. Allá pueden leer también una muestra de la obra de cada uno de los autores.

Otras fuentes: Mzv.cz/bogota, BronislavaVolkova.com.

Primera presentación virtual de la exposición Siempre volveré a vivir

Hace poco, las representantes de Asocheca presentaron por primera vez de manera virtual la exposición de los dibujos de los niños de Terezín, denominada Siempre volveré a vivir. Inicialmente, se planeó celebrar la exposición de forma tradicional, presencial en base de la invitación por parte de la Fundación Universitaria Unimonserrate y la Fundación Música en los Templos. Sin embargo, debido a la situación epidemiológica actual, se optó por esta nueva forma de una conferencia virtual con una muestra de algunos dibujos y poemas de los niños, vista en línea por los estudiantes y los profesores. Todos los interesados pueden conocer el vídeo con la charla aquí.

Las señoras Eliška Krausová, Nicole Steiner y Ana Ilonka Pinzon hablaron con más detalle sobre la exposición de cuarenta copias de los dibujos que realizaron los niños judíos confinados en el campo de concentración en Terezín. Explicaron también el marco histórico de la creación de estas obras de arte especiales, es decir, la época de la segunda guerra mundial cuando los nazis pretendieron exterminar a los judíos. En los dibujos aparecen tres fechas. La primera corresponde a la fecha del nacimiento de cada niño pintor, la segunda a la fecha de su llegada a Terezín y la última a la fecha de su transporte desde Terezín a un campo de exterminación. Si bien las fechas de muerte de estos niños no se conocen, pocos lograron sobrevivir. De hecho, se calcula que por Terezín pasaron unos 15 mil niños y regresaron tan solo unos cien de ellos.

Como señalan las representantes de Asocheca, algunos dibujos ilustran la vida en los territorios ocupados por Alemania Nazi o directamente en el campo de Terezín. Terezín es una ciudad checa a unos 60 km de Praga que los nazis transformaron en un campo de concentración de tránsito de tipo familiar. Fue un lugar de paso para los judíos antes de ser deportados a un campo de exterminio. Los dibujos de los niños muestran que las personas en ese campo carecían de condiciones básicas de una vida digna, sin privacidad, con hambre, falta de higiene y medicamentos. Aun así, los adultos lograron organizar una vida cultural relativamente rica en el campo de Terezín, y de alguna manera continuar con la educación semiclandestina para los niños. El arte hizo posible preservar la dignidad y una salud mental equilibrada. A través de los dibujos y los poemas, los niños pudieron expresar sus emociones, pero también sus recuerdos y fantasías, sus anhelos y la esperanza de volver a la vida de antes. La maestra que se hizo responsable de las clases se llamaba Friedl Dicker-Brandeis (1898-1944) y murió en Auschwitz. Gracias al valor de los maestros se conservaron escondidos 4 mil dibujos y centenares de poemas.

De esta manera, los niños con sus dibujos y poemas vencieron el olvido que produce la muerte. La presentación de la exposición termina con los dibujos más llenos de vida, más alegres, llenos de esperanza de que ningún momento queda para siempre y todo mejorará algún día. Según las reacciones de los estudiantes que vieron la presentación de la exposición en directo, los dibujos y toda la historia relacionada les llamaron la atención. Varios estudiantes escribieron comentarios por el chat destacando el papel del arte y la cultura en tiempos difíciles. Algunos incluso quisieron enterarse más sobre el destino de las familias judías y de la exposición misma. El catálogo completo de la exposición lo pueden encontrar aquí.

El verano checo con las obras de Shakespeare

Uno de los pocos eventos culturales que tienen lugar en la República Checa este verano a pesar de las medidas contra el coronavirus son las Fiestas veraniegas de Shakespeare. Se trata de la exihibición de teatro al aire libre más antigua y más grande de Europa. Como lo dice su nombre, se enfoca en la obra del famoso dramaturgo, actor y poeta británico William Shakespeare.

Cada año el festival ofrece actuaciones únicas y experiencias inolvidables, potenciadas por la atmósfera especial de las noches de verano. Las presentaciones se llevan a cabo en dos escenas en Praga, en el castillo de Spilberk en Brno, en el castillo de Ostrava y en el castillo de la capital eslovaca, Bratislava.

Especialmente en Ostrava los organizadores hasta el último momento no sabían si no tendrían que cancelar el festival por las restricciones epidemiológicas. La ciudad se encuentra en la región checa donde más han crecido los casos de nuevos contagios en las últimas semanas. Finalmente, el festival pudo empezar también en esta ciudad. Los visitantes reciben información sobre las reglas higiénicas a seguir durante las presentaciones y sobre los cambios actuales por correo electrónico. Por ejemplo, este año los organizadores del evento no prestan, solo venden, cobijas a los asistentes.

La inauguración del festival se celebró el 21 de julio, un poco más tarde de lo común, en Brno con el Cuento de invierno, es decir, con la misma obra como el año pasado. La obra empieza como un drama psicológico, pero tiene un desenlace cómico y un final feliz. En Praga las fiestas comenzaron el 22 de julio en el Castillo de Praga con la comedia oscura A buen fin no hay mal principio que aborda los temas del amor y el poder. Reconocidos actores checos protagonizan también otras obras como la comedia denominada La duodécima noche. Se llevará a cabo en la segunda mitad de agosto en la capital checa en el patio de la Facultad de Música de la Academia de Artes en la Plaza Malostranské. A la vez es la obra con la que finalizará el festival el 28 de agosto.

En el programa de este año figuran varias otras comedias, concretamente, Mucho ruido y pocas nueces, La fierecilla domada, Las alegres comadres de Windsor y La comedia de las equivocaciones, la obra más corta de Shakespeare. No hacen falta ni tres tragedias famosas del autor – Romeo y Julieta, Hamlet y Otelo. Por las condiciones actuales, el estreno de la obra La tempestad bajo la dirección del dúo SKUTR, planeado para esta edición, fue aplazado para el año 2021.  En total, esta edición abarca 11 obras teatrales de Shakespeare que los espectadores pueden  ver durante 110 presentaciones. Todas empiezan a las ocho y media de la noche, sin embargo, dado que se celebran al aire libre, en caso de un mal clima pueden ser canceladas.

Estas festividades surgieron a principios de los años 90 bajo la iniciativa del entonces presidente checo Václav Havel quien pretendió abrir el Castillo de Praga a los artistas y al público general. A partir de 1998, el evento ha ganado mucha atención y repercusiones positivas tanto del público como de los expertos y los medios de comunicación. La enorme popularidad del festival se refleja también en el interés en las entradas que suelen ser agotadas rápidamente y el número récord de visitantes cada año.

Más detalles, informaciones actuales y el programa de todas las presentaciones pueden consultar en la página web del festival: www.shakespeare.cz.

Otras fuentes: IDnes.czKudyZnudy.cz. Foto 1, foto 2, .

Música antigua ameniza el verano praguense

En esta época de la pandemia del nuevo coronavirus, muchos eventos culturales incluyendo los festivales de música han sido cancelados, aplazados o adaptados según las medidas epidemiológicas limitando el número de visitantes. A pesar de un calendario cultural bastante reducido para este verano, se pueden encontrar eventos interesantes que traen experiencias únicas a los visitantes. Entre ellos se destaca el Festival veraniego de música antigua que se lleva a cabo en la capital checa del 23 de julio al 7 de septiembre. Se trata de un evento internacional que presenta diferentes géneros históricos y artísticos de música.

Fue fundado en 1999 bajo la iniciativa de Jana Semerádová, directora artística del grupo Collegium Marianum, así que esta vez se lleva a cabo la edición número 21. Las compañías que participan en el festival se dedican a la interpretación de las obras profanas de la Edad Media, el renacimiento y el barroco. Los músicos tocan instrumentos históricos originales o las copias de estos instrumentos. Este año el festival se enfoca principalmente en la música de las antiguas cortes aristocráticas. Durante los siete conciertos los oyentes serán invitados al mundo lleno de inspiración, relacionado inseparablemente con el surgimiento de varias formas y producciones músicas.

En esta edición, los organizadores han cooperado en gran mayoría con los artistas y cuerpos músicos checos con el fin de apoyar la escena cultural local. La inauguración del festival pertenecerá al concierto denomiando Meditatio donde tres voces masculinas acompañadas con el instrumento basso continuo crearán una melodía oscura, profunda y brillante, típica para la música francesa de la segunda mitad del siglo XVII. Los asistentes al otro concierto pueden disfrutar de un repertorio medieval de los manuscritos musicales españoles, protagonizado por Hana Blazíková y su arpa romana. La soprano Blazíková junto con el grupo Collegium Mariana, el colectivo residencial del festival, se presentarán también más adelante en el concierto denominado Lilium entre espinas que acercará a los visitantes al mundo de la música del barroco temprano en el reinado checo.

Efectos onomatopéyicos e improvisaciones inspirados en la naturaleza serán interpretados por el grupo Concerto Aventino, encabezado por el flautista Jakub Kydlícek. El festival invita también a disfrutar de la obra del compositor barroco alemán Georg Philipp Telemann, inspirada en flores, y sus contemporáneos franceses. En septiembre, los amantes de la música antigua pueden apreciar las piezas maestras para viola da gamba y cembalo, compuestas por los artistas polacos y alemanes, interpretados por Krzysztof y Anna Firlus de Polonia. El último concierto de esta edición del festival ofrecerá un repertorio amplio dedicado a la reina Cristina I de Suecia, una personalidad excepcional en la historia europea. El evento de clausura será protagonizado por el conjunto alemán NeoBarock.

Más información y el programa completo del festival encontrarán en la página web: www.letnislavnosti.cz.

Otras fuentes: Prague.eu, Lidovky.cz. Foto 1, foto 2.

Conozcan el castillo de Kynžvart

Hace unos meses, otro monumento checo amplió la lista de los sitios premiados con el Sello de Patrimonio Europeo. Se trata del palacio de Kynžvart que se encuentra en Bohemia Occidental en el distrito de Cheb, es decir, en el área de los más famosos balnearios del país. De hecho, está situado muy cerca de Lázne Kynžvart y a tan solo 50 kilómetros de la ciudad de Karlovy Vary.

El castillo desempeñó un papel importante en la historia europea dado que sirvió, en su época, de punto de encuentro para representantes del mundo de la diplomacia y del arte. Es conocido particularmente como la antigua residencia veraniega del entonces ministro de Asuntos Exteriores y canciller austríaco Klemens von Metternich (1773-1859). El palacio fue construido a finales del siglo XVII en el lugar donde anteriormente se encontraba una fortaleza renacentista del siglo XIII. Sin embargo, Metternich mandó a transformar el edificio originalmente barroco en estilo Imperio invirtiendo mucho dinero en su reconstrucción y, sobre todo, en sus interiores para crear una sede digna de hospedar a diplomáticos de todo el continente. En el castillo el canciller organizaba numerosos eventos diplomáticos y fue allí donde se firmaron también varios documentos cruciales que forjaron el futuro de Europa. Perteneció a la familia Metternich hasta 1945, en otras palabras, durante 300 años.

Después de una amplia reconstrucción, el castillo fue reabierto al público en el año 2000. El edificio es de estilo neoclásico. Los interesados pueden escoger de diferentes recorridos guiados por las salas del palacio. Allí los visitantes pueden admirar sus interiores extraordinarios, incluyendo una colección impresionante de objetos de arte, mérito del canciller y de su padre, Franz Georg Karl von Metternich. También está expuesto el altar de estilo gótico tardío de cuatro piezas, un tapiz renacentista francés de 1560 y numerosos retratos del período del renacimiento y del barroco temprano. El famoso gabinete de curiosidades sorprende con más de 4 mil objetos traídos del mundo entero. Entre ellos se destaca la sección egiptológica que muestra los regalos que recibió Metternich del virrey egipcio Muhmad Ali, incluyendo la momia de un cura egipcio que tiene más de 3500 años de antigüedad. Muchas de estas obras habían decorado primero la mansión del canciller Metternich en Viena, pero fueron trasladadas al castillo de Kynžvart en 1908.

La biblioteca del palacio pertenece entre las bibliotecas aristocráticas más refinadas en la República Checa. Cuenta con más de 12 mil títulos en 24 volúmenes. Por ejemplo, entre sus 160 manuscritos se puede apreciar un fragmento único del Pentateuco del final del siglo IX. Asimismo se pueden admirar 230 incunables en 145 volúmenes, la colección más grande de su tipo en el país. Incunables es el término que se aplica a las obras impresas entre 1450 y 1500 aproximadamente.

En el recinto del castillo pueden encontrar también una capilla, consagrada a san Antonio de Padua, de 1833, un parque extenso, casas de campo y una cervecería. El parque, uno de los más extensos de la República Checa, fue diseñado por el jardinero de la corte de Viena, Johann Anton Riedl.

En el castillo se celebran con regularidad conciertos y otros eventos culturales. Durante el verano se lleva a cabo el festival internacional de cómics, y a partir del 8 de agosto tiene lugar también una exposición denominada Un lector educado dedicada al mundo de los libros.

Más información pueden encontrar en la página web del castillo: zamek-kynzvart.eu.

Otras fuentes: Espanol.radio.cz (Daniela Lazarova, Martina Schneibergová, Romana Marksová), KudyZnudy.cz. Foto 1, foto 2, foto 3.

Edición Especial del Festival de Animación Stop Motion

La Embajada de la República Checa en Colombia se unió con otras instituciones checas para organizar un evento virtual denominado la Edición Especial del Festival Czech Centres Animayo Stop Motion, el evento dedicado a la animación stop motion checa. En la preparación del festival, la Embajada en Bogotá colaboró con el Congo Films School, el festival Animayo, los Centros Checos en España, Bélgica, Francia, Italia, Israel, Holanda, Rusia y Grecias, y las Embajadas de la República Checa en España e Italia.

El sábado, 4 de julio, los artistas y expertos de diferentes países ofrecerán un programa lleno de conferencias interesantes, talleres de maestros y proyecciones de las joyas tanto clásicas como contemporáneas de esta única técnica de animación. Stop motion tiene una larga tradición en la República Checa. Se trata de una técnica que consiste en aparentar el movimiento de objetos estáticos por medio de una sucesión de imágenes fotografiadas. El movimiento del objeto estático se construye, fotograma a fotograma, manipulando el objeto entre tomas. De esta manera, esta técnica se utiliza para producir movimientos animados de cualquier objeto rígido como maleable, incluyendo muñecas o títeres de variados materiales (plastilina, papel, masilla, cerámica, etc.), eventualmente, otros objetos reales como son segmentos de papel, fotografías, pinturas en vidrio o en arena. Existe un sinnúmero de posibilidades que son limitadas tan solo por la fantasía del mismo artista.

Sin lugar a dudas, la República Checa pertenece entre los países europeos donde cuantitativamente la producción de películas de stop motion ha sido más fértil. El cine de animación checo comenzó a crecer una vez acabada la Segunda Guerra Mundial, convirtiéndose en un gran aliado para expresar los sentimientos e ideas de un modo sutil mediante el arte. Destacado en todo el mundo y habiendo tenido siempre una amplia presencia en festivales internacionales, el cine de animación checo goza de muy buena fama por su prolífera producción de cortometrajes artísticos.

El programa de esta Edición Especial de Animación Stop Motion incluirá talleres especiales y paneles presentados por algunos de los máximos representantes de esta técnica y proyecciones de cine stop motion. Los interesados podrán ver también algunos de los mejores trabajos de la prestigiosa escuela de cine de Praga (FAMU). Los invitados especiales que acompañarán al público de esta edición del festival son: Tereza Brdecková (República Checa), periodista, crítica de cine, novelista, guionista; Martin Vandas (República Checa), productor de cine stop motion; Daphne Rosenthal (Holanda), artista visual y productora de cine experimental; Luca Raffaelli (Italia); guionista y experto en cómic y animación; Patricia Ortiz Martínez (España), directora de cine de animación y artista; Tami Berenstein (Israel), directora de animación y documentales, artista conceptual, animadora e ilustradora; Daria Kashcheeva (República Checa), directora de animación.

Fuente: Mzv.cz/bogota. Foto 1-2.

Exposición de tapabocas en el Museo Nacional en Praga

En esta época de teletrabajo, videollamadas, compras en línea y saludos a distancia, el Museo Nacional en la capital checa inauguró una exposición especial dedicada al tapabocas, símbolo de la lucha de los checos contra la pandemia del nuevo coronavirus. Este fenómeno surgió después de la declaración de la cuarentena nacional a mediados de marzo con el fin de prevenir la propagación del coronavirus.

La exposición llamada Permanecemos unidos, que se prolongará hasta el 30 de septiembre, muestra el ingenio de los checos de cara a crisis como un buen ejemplo para las generaciones futuras. Expresa la capacidad de los checos de enfrentar un reto de una forma positiva manteniéndose unidos. Tras el estallido de la pandemia, el Museo Nacional empezó a coleccionar diferentes objetos característicos de lo que estaba pasando en ese particular período. Como dijo para la Radio Prague International el director general del museo, Michal Lukeš, la tarea de todos los museos consiste precisamente en capturar sucesos importantes de la historia y documentar lo que acontece a su alrededor en momentos claves.

La exposición del Museo abrió sus puertas al público general el 25 de mayo, el día en el que terminó la obligación de llevar tapabocas en espacios al aire libre en la República Checa. De hecho, el país fue uno de los primeros en requerir su uso obligatorio en todos los espacios fuera de la casa. No obstante, al principio, cuando empezó la pandemia, no había suficientes tapabocas. La escasez de este material de protección movilizó a los checos quienes se pusieron a coser sus propios tapabocas, regalándolos a sus familiares, vecinos, trabajadores sanitarios, personas mayores de edad y a todos los demás que los necesitaban.

En otras palabras, en tiempos de crisis surgió una oleada de solidaridad increíble que se ve reflejada en la colección de 25 tapabocas expuestas en el museo. Se trata de una selección de las unidades más interesantes con diseños poco comunes que, a la vez, tienen su propia historia. Se pueden apreciar tanto los tapabocas cosidos en casa como los diseñados por grandes personalidades de la moda checa. Hay tapabocas de todos los tipos, formas y materiales, con símbolos populares, motivos divertidos, fabricados para casas de maternidad, niños autistas o simplemente para un uso personal diario.

Por ejemplo, uno de ellos fue hecho con un pedazo de tela en el que un niño autista de 15 años pintó un mapa de la red de transporte público de Praga. Una mujer creó otro con una camisa que su esposo usó en su boda. Otro modelo de tapabocas tiene una solapa con velcro colocada estratégicamente para permitir beber.

Lo que al principio era una necesidad inmediata cuando los checos cosían tapabocas utilizando cualquier tela que encontraban en casa, pasó a ser, en las semanas posteriores, una cuestión de estilo, un accesorio de moda. Y no solo de moda, sino también de humor y expresión de opiniones políticas. En este sentido, los tapabocas representan todo un fenómeno social, reforzado además por una convicción ecológica, dado que la mayoría de los checos lleva tapabocas lavables que se pueden reutilizar una y otra vez.

Fuente: Espanol.Radio.cz (Romana Marksová), DiarioLibre.com. Foto 1, foto 2.

La República Checa entre los países más pacíficos del mundo

Hace poco, el Instituto de Economía y Paz, con sede en Gran Bretaña, publicó el Índice de Paz Global 2020 que clasifica 172 estados y territorios independientes. Según el documento, la República Checa ocupa el octavo lugar entre los estados más pacíficos. En comparación con el año anterior, el país subió dos lugares en esta escala.

La primera posición pertence a Islandia que ha ocupado este lugar desde 2008. Lo sigue Nueva Zelanda, Portugal, Austria, Dinamarca, Canadá y Singapur. Después de la República Checa se posicionó Japón y el décimo lugar lo ocupa Suiza. De hecho, Europa sigue siendo la región más pacífica del mundo dado que 13 países europeos están clasificados entre los 20 mejores. Alemania, por ejemplo, está en la décimo sexta posición en la escala, lo que significa que subió seis posiciones.

En cuanto a las grandes potencias mundiales, los Estados Unidos ocupan el lugar 121, China 104 y Rusia 154. Colombia está ubicada en el lugar 140, es decir, subió tres lugares en comparación con el año pasado. De los 11 países de América del Sur clasificados en el índice, Colombia se encuentra en el penúltimo lugar, seguida tan solo por Venezuela. En la región, el país más pacífico es Uruguay en la posición 35 y Chile en la posición 45.

Por el contrario, Afganistán es el país menos pacífico del mundo por segundo año consecutivo, seguido por Siria, Irak, Sudán del Sur y Yemen. Entre los territorios menos pacíficos destaca el Oriente Próximo y el norte de África donde se encuentran cuatro de los diez estados menos pacíficos.

En general, el mundo actual es considerablemente menos pacífico de lo que era en 2008 cuando el Instituto empezó a cuantificar el índice de paz. Este índice se basa en la evaluación de diferentes categorías, 23 en total. Se trata, por ejemplo, de la tasa de criminalidad, la accesibilidad de armas, el tamaño de las fuerzas armadas, las contribuciones para la misión de paz de la ONU, las relaciones con los países vecinos, qué tan pacíficas son las manifestaciones, el nivel de presión del sistema político sobre los ciudadanos o la participación en los conflictos internacionales.

Para más información pueden consultar el documento completo sobre el Índice de Paz Global 2020 aquí.

Otras fuentes: Espanol.radio.cz, Novinky.cz. Foto 1, foto 2.