turismo

Uno de los monasterios checos más bonitos se encuentra en Kadan

Kadan, ubicada a orillas del río Ohre al noroeste de la República Checa, pertenece entre las ciudades más bellas del país. Sin embargo, eso no fue cierto a la vuelta del siglo dado que el lugar era bastante gris y descuidado. El cambio es hasta milagroso, el centro histórico y el suburbio están reparados de manera asombrosa, y la ciudad pulsa de vida. Además, uno de los monumentos de la ciudad aspira a ser inscrito en la lista del patrimonio de la humanidad por la Unesco. Se trata del excepcional monasterio franciscano de estilo gótico, cuya historia se remonta al siglo XV. De la ciudad se llega a este monumento cultural nacional por una Vía Crucis de siete paradas, todas representan las caídas de Cristo y están esculpidas en estilo barroco.

El monasterio es conocido como el de los catorce Ayudantes Santos. Es un grupo de santos venerados por la Iglesia, cuya oración ayuda particularmente a proteger la salud y a prevenir diferentes  tipos de enfermedades y malestares. Su culto surgió en el siglo XIV, en relación con la epidemia de peste, más tarde conocida como la muerte negra.

Desde afuera, el monasterio tal vez no llame la atención mucho. No obstante, al mirar el interior, los visitantes sin menor duda quedarán fascinados. Actualmente, continúan los trabajos de restauración, pero durante la temporada de verano el monasterio debería dar bienvenida a los visitantes, y mostrarles todo su esplendor. La iglesia, construida en estilo gótico tardío con bóveda de crucería y ventanas apuntadas, dispone de mobiliario y equipamiento de época barroca.

Aparte del mobiliario precioso, se pueden observar murales en los cuales se mezcla la escuela de Alberto Durero con la de Lucas Cranach. Los colores de las escenas bíblicas brillan tanto que parecen estar pintadas hace poco. En el techo se encuentran, entre otras, las pinturas de los 14 ayudantes santos con los atributos de sus aparatos de torturas. Aparecen también los monjes franciscanos estando asesinados en la cruel Edad Media.

En varias salas del monasterio destacan las bóvedas de diamantes del gótico tardío. Estas bóvedas son raras en Bohemia, y probablemente pertenecen entre las más antiguas de este tipo en tierras checa.

En el sitio del actual monasterio se encontraba un santuario, que en 1473 pasó a las manos de la Orden Franciscana. El monasterio fue construido en varios períodos entre 1473 y 1500, los muros de la iglesia estaban decorados con abundantes pinturas góticas y renacentistas. En el edificio residían los Lobkowicz. El filántropo que continuó en el desarrollo del monasterio, Jan Hasistejnský de Lobkowicz, está enterrado allí (su tumba es la más grande y hermosa). La iglesia servía también como un cementerio importante.

No obstante, en los años 60 del siglo XVI el monasterio fue abolido. Los edificios fueron renovados en la segunda mitad del siglo XVII, pero el siglo posterior trajo varios acontecimientos desfavorables. Por ejemplo, los soldados franceses utilizaron la iglesia como refugio y en el sitio se produjo un sangriento tiroteo. Además, el monasterio casi fue abolido por las reformas de José II. Durante la Segunda Guerra Mundial, los franciscanos tuvieron que entregar la mitad del monasterio a los nazis, más adelante (a mediados del siglo pasado), los comunistas cerraron el monasterio.

En 1991, el monasterio fue devuelto a los franciscanos, los cuales firmaron un acuerdo con los representantes de la ciudad sobre el arrendamiento de las instalaciones. Hoy día, el monasterio está administrado por el Museo municipal, la exposición está enfocada en la historia de la ciudad y del monasterio. Los visitantes del sitio pueden también descansar en el jardín de meditación.

A la vez, la ciudad de Kadan es un centro turístico por otros sitios interesantes, por ejemplo, allí se encuentra una de las fortificaciones más antiguas y  mejor conservadas en Europa Central. Otra peculiaridad es la célebre Callejuela de Verdugo, la más estrecha en el país. Tiene 50 metros de largo y tan solo 66 centímetros de ancho. Por esta callejuela pasaba el maestro verdugo cuando iba para el ayuntamiento a recoger a los condenados. En la plaza principal se destaca la torre blanca del ayuntamiento de estilo gótico tardío, de unos 54 metros, que en la temporada alta sirve como un mirador. El antiguo castillo de Kadan se convirtió en un instituto social. Vale la pena ver también las casas burgueses reconstruidas y disfrutar de la atmósfera de la ciudad.

Fuentes: Novinky.cz, Klaster-Kadan.cz. Foto 1, foto 2, foto 3.

Las costumbres de la Pascua checa

En Colombia la Semana Santa ya está por terminar, sin embargo, en la República Checa la Pascua de Resurrección no se relaciona solo con las costumbres cristianas, sino también con las paganas. Existen diferentes tradiciones peculiares que difieren de región a región, y que en gran parte, dan bienvenida a la nueva vida, a la primavera y la resurrección tras el largo y crudo invierno.

Por ejemplo, en ciertas partes del país, el día del Viernes Santo, las personas salían a buscar piedras preciosas. Según una leyenda local, ese día se abría la tierra que escondía tesoros, pero también todo lo que la gente había perdido el año anterior. En los lugares donde se hallaba el tesoro brillaba una lucecita, crecía un helecho resplandeciente o aparecía una entrada iluminada a una cueva.

Otra tradición antigua que ha regresado a ciertas localidades del país, particularmente en Bohemia del Norte, es la del Árbol de Huevos. La gente cuelga huevos decorados del árbol y pide un deseo que se puede incluso escribir en la cáscara del huevo o en un papel que se coloca dentro del huevo. En algunos pueblos, esta práctica está acompañada con un desfile de máscaras que traen campanos, matracas, tapas de cacerolas u otros objetos para hacer ruido en imitación de las tormentas. El acto simboliza la despedida del invierno.

El domingo de Resurrección, las muchachas solteras confeccionaban una figura simbólica llamada Muerte (Morena o Marena). Solía hacerse con paja, vestida con atuendos raídos y decorada con cáscaras de huevos vaciados. Las muchachas llevaban la figura fuera de la aldea, la quemaban o la arrojaban al arroyo o al río como un símbolo del triunfo sobre el invierno finalizado.

No obstante, el día de los rituales más alegres es el lunes después de la Semana Santa. Conocido como el Lunes de Pascua (o Lunes Rojo) es un día no laboral en la República Checa. Los muchachos en esta ocasión recorren pueblos y ciudades, se van de casa en casa, y azotan simbólicamente a las mujeres con unas ramas de sauce entrelazadas para que éstas disfruten de buena salud, vitalidad, belleza y fertilidad.

En el Noroeste de Moravia, los muchachos también suelen verter agua sobre las mujeres para asegurar su fertilidad. Después de los azotes, los muchachos reciben de las mujeres huevos decorados, de chocolate, y muchas veces también una copita de alcohol y algo delicioso de comer. El huevo de Pascua representa la vida, la resurrección y la fertilidad.

Además, una leyenda de Bohemia Oriental cuenta que cuando Jesucristo y San Pedro peregrinaban por el mundo, llegaron a una granja y pidieron a la ama de casa un mendrugo de pan. La campesina no tenía en casa ni una sola migaja de pan, sólo un huevo que les sirvió a los forasteros. Cuando se fueron, la mujer se dio cuenta de que las cáscaras se habían convertido en oro. Para recordar el memorable suceso, la campesina siempre regalaba huevos a las visitas.

Antes los huevos (cocidos o crudos) se tintaban especialmente de color rojo, amarillo, verde y azul. Los rojos expresaban el amor, la nueva vida y la protección ante los demonios; los verdes se vinculaban a la naturaleza, la juventud y la primavera; los amarillos simbolizaban el sol y la luz; y los azules la fe, la pureza y el agua bendita. Se utilizaban cáscaras de cebolla, hojas de espinaca o de menta, jugo de remolacha, infusión de tila o corteza de roble. Hoy día, los huevos se decoran con diferentes colores y técnicas, desde ornamentos de cera de abeja hasta colocar el huevo dentro de un hormiguero y esperar hasta que el ácido fórmico origine diferentes diseños.

Por supuesto, durante los días de la Pascua también la comida juega un papel imprescindible. El Domingo de Pascua suele servirse un rico menú como pato asado, carne de cordero o de cabrito, ternera asada, o relleno pascal que contiene trocitos de carne ahumada, huevos y ortigas picadas. Uno de los dulces típicos es el llamado jidas, un bollo dulce, hecho de masa de levadura, que simboliza la soga con la que se ahorcó Judas Iscariote. En las mesas no debería faltar ni el bizcocho en forma de corderito que hace referencia al sacrificio de Jesucristo. A la masa se le puede agregar, por ejemplo, requesón, uvas pasas y almendras. Otro pan dulce, especial de Pascua, es mazanec que tiene la forma de pan redondo, en cuyo centro se hace una cruz.

Fuente: Espanol.radio.cz-1, Espanol.radio.cz-2, Espanol.radio.cz-3. Foto 1, foto 2, foto 3, foto 4.

La Casa Danzante en Praga, uno de los edificios más bellos del mundo

En el mundo se encuentra un sinnúmero de edificios interesantes y admirables. Según una investigación científica, entre las primeras diez estructuras arquitectónicas más hermosas del mundo figura también la Casa Danzante, ubicada en la capital checa. Esta lista de 50 construcciones célebres está encabezada por la Catedral de San Pablo de Londres, seguida por el complejo de edificios Marina Bay Sands en Singapur y el Palacio de Westminster en Londres.

La selección de los edificios más bonitos del mundo se basó en el llamado número áureo (o número de oro), conocido particularmente en el mundo artístico y de fotografía. Se trata de una proporción numérica de aproximadamente 1,618 : 1, considerada la proporción ideal. La Casa Danzante se acerca al número áureo del 66,87 por ciento, y en la lista superó, entre otras construcciones, la Basílica de San Pedro en Vaticano, la Casa Blanca, la Gran Pirámide de Guiza, pero también las maravillas del mundo moderno como son Petra en Jordania y la pirámide maya de Chichén Itzá en México.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, el lugar donde está ubicada la Casa Danzante estuvo ocupado por una casa señorial que quedó arrasada tras los bombardeos sobre la ciudad. El espacio quedó vacío hasta que en los años 90 lo compró el grupo ING, que encargó a Frank Gehry, el arquitecto canadiense asentado en Estados Unidos, el diseño de un edificio que se convirtiera en símbolo de Praga. Gehry llevó a cabo este proyecto en la colaboración del arquitecto checo Vlado Milunic, gozando de total libertad artística.

La construcción, situada a orillas del río Moldava, junto al puente Jiráskuv en Praga, fue terminada en 1996. De estilo deconstructivista, la casa está compuesta por dos edificios entrelazados: el primero es una torre de cristal que se estrecha hacia la mitad, el segundo es fácilmente reconocible por sus ventanas no alineadas y sus formas curvas.

Originalmente Gehry llamó al edificio Fred and Ginger, refiriéndose a los famosos bailarines de Hollywood, Fred Astaire y Ginger Rogers, y a la semejanza de la construcción con una pareja de bailarines. Sin embargo, este nombre rara vez se utiliza, y el propio Gehry descartó ese nombre más adelante.

En la época de su construcción surgió polémica dado que la Casa Danzante destaca entre los edificios barrocos, góticos y de Art Nouveau del céntrico distrito de Praga. Según un sector de la población, uno de los edificios más jóvenes del centro de la capital no concordaba con otros estilos arquitectónicos. Sin embargo, el entonces presidente checo, Václav Havel, quien vivió durante décadas junto al edificio, apoyó activamente este proyecto con la esperanza de convertirlo en un centro de actividad cultural.

A pesar de los enormes costes del proyecto debido a las complicaciones técnicas, la Casa Danzante ganó varios premios de arquitectura y se convirtió en uno de los edificios modernos más queridos y más visitados de Praga. Tanta popularidad alcanzó esta obra que en poco tiempo se construyeron múltiples réplicas a lo largo de todo el mundo. Actualmente alberga varias oficinas, así que visitar el edificio por dentro no es posible. Lo que sí se puede hacer es comer en el restaurante que ocupa el último piso y cuenta con unas vistas panorámicas muy bonitas de Praga.

Fuentes: Novinky.cz, Praga.es. Foto 1, foto 2.

Visita al Museo de Artes Aplicadas de Praga

Combinar belleza, calidad y utilidad, este es el objetivo del Museo de Artes Aplicadas en el cual pueden encontrar colecciones de arte decorativo y trabajos de diseño más llamativos del país. Su enfoque se centra en las artesanías y artes aplicadas de las tierras checas que van desde la Antigüedad tardía hasta la actualidad. El museo ofrece un recorrido interesante por la historia y desarrollo de artes decorativas donde los visitantes pueden admirar cerca de medio millón de objetos de vidrio artístico, cerámica, diseño y artes gráficas. Las exposiciones incluyen muestras de joyas, textiles, moda, relojes, muebles, juguetes y fotografías.

El museo fue fundado en la capital checa hace más de 135 años, con el apoyo de Vojtech Lanna, el mayor patrocinador del siglo XIX. Fue él quien se dedicó por primera vez a coleccionar objetos con un interés específico y profesional. Al final de su vida regaló su colección única de vidrio al museo, un acto imprescindible para la institución dado que de esta manera el museo a principios del siglo XX logró disponer de la colección más importante y más grande de vidrio del país.

Sin embargo, un hito importante en el desarrollo de esta institución artística tuvo lugar el 18 de noviembre de 1900 cuando se inauguró el nuevo edificio que alberga las exposiciones del museo hasta la fecha. Se trata de un edificio neorrenacentista, diseñado por el arquitecto Josef Schulz, considerado uno de los inmuebles más exitosos de diseño urbano en el siglo XIX.

La necesidad de adquirir más espacio surgió del enorme interés del público que quería ver las colecciones cada vez más amplias. Por eso la dirección del museo decidió comprar un nuevo terreno y construir otro edificio, gracias al cual las colecciones empezaron a extenderse y ha sido posible exponer ejemplares únicos a nivel mundial. Como recuerda la directora de la institución, Helena Koenigsmarková, en la entrevista con la Radio Checa, se trabajó de manera sistemática y metódica desde el principio con el fin de encontrar las mejores vías para presentar este arte al público.

Esta gran colección nacional de arte aplicado y fotografía tiene una posición de cierta manera privilegiada entre las instituciones de la memoria del país. De hecho, el museo aspira a ser mucho más que un lugar de exposiciones. Según explicó para la Radio Checa el director de Colecciones e Investigación, Radim Vondrácek, es un centro de aprendizaje que quiere explicar la importancia de los objetos del diseño y de las artes decorativas combinados con la arquitectura y otros campos artísticos. Por tal razón, la institución pretende enfrentar la uniformidad que prevalece hoy en día en el mundo preservando la creatividad y contribuyendo a mejorar la calidad de vida. A la vez, quiere convertirse en una plataforma de debate público no solo sobre el arte aplicado, sino sobre la cultura que nos rodea en general.

El museo alberga también una biblioteca grande, especializada en artes decorativas y disciplinas relacionadas. Los interesados pueden acceder sus recursos directamente en las instalaciones del museo o en línea entrando a la base de datos. Además de las exposiciones permanentes se realizan también exhibiciones temáticas, y el museo coopera con otras instituciones similares en todo el mundo.

Desafortunadamente, este año por la pandemia del nuevo coronavirus, el museo y la galería tuvieron que cerrar sus puertas al público en repetidas ocasiones. Esta situación ha causado muchas pérdidas económicas, y a la vez impidió que se realizaran varios proyectos interesantes tanto en el país como en el exterior. Mientras tanto, el museo en sus redes sociales comparte fotos y vídeos de las exposiciones y publica también reportajes acercando el ambiente del museo a los espectadores. A la vez, sigue trabajando en la preparación de exposiciones excepcionales, incluyendo la próxima que debería enfocarse en los cristales matizados.

Fuentes: Espanol.radio.cz (Freddy Valverde), Irozhlas.cz. Foto 1, foto 2, foto3.

Un ciclo de programas sobre Colombia en la Televisión Checa

A partir del 26 de septiembre empezó una nueva serie del programa Miradas de otras partes denominada Colombia en los ojos de Vladimír Kroc. Nuevos episodios se transmiten en el canal de la Televisión Checa 1 cada sábado desde las 12:50 horas. La teleserie continuará hasta el 19 de diciembre. Todas las partes ya estrenadas están disponibles para los interesados en la página web de la Televisión Checa aquí. Desafortunadamente, por los derechos de autor los vídeos no se pueden ver en Colombia.

¿Y qué sitios e historias interesantes de Colombia han podido conocer los espectadores checos? La primera parte del programa (La Batalla de Flores, 26 de septiembre) se grabó en Barranquilla durante el segundo carnaval más grande del mundo. Como recuerdan los autores del programa, un verdadero carnaval sudamericano tiene aparentemente miles de formas diferentes, pero en la realidad cuenta con una orden establecida. Se trata de cuatro días durante los cuales la vida en el delta del río Magdalena en la costa del Caribe se pone patas arriba. El rey Momo se empodera de las llaves de la ciudad y empiezan los días de alegría, danza y diversión bajo el sol tropical.

Una semana más tarde (Una gran revolución ciclista, 3 de octubre), Vladimír Kroc se trasladó a la capital colombiana, ubicada sobre el altiplano de la cordillera Oriental de los Andes. A pesar de tener casi ocho millones de habitantes, en Bogotá no hay metro. Los trancones en la ciudad se han convertido en un problema constante, dejando a la capital al borde del colapso. No obstante, los domingos todo cambia. Los carros no pueden llegar hasta el centro y las principales vías de la ciudad se llenan de peatones y, ante todo, ciclistas! Y no se trata de unas pocas calles, sino que las autoridades de la ciudad regularmente habilitan unos 120 kilómetros de carreteras.

Más adelante los espectadores pudieron conocer otra parte de la costa caribeña, esta vez visitando Cartagena de Indias, la joya colonial de Colombia (Almirante Prótesis, 10 de octubre). El programa cuenta la historia de una guerra bizarra de la Oreja de Jenkins. En la primera mitad del siglo XVIII, en base de la Paz de Utrecht, los británicos tenían el monopolio sobre el tráfico de esclavos negros a las colonias españolas. Sin embargo, se presentaban roces entre los marineros, incluyendo un incidente del año 1731 cuando los españoles cogieron un buque británico bajo la excusa de contrabandear. El capital Richard Jenkins fue capturado y torturado, hasta le cortaron una oreja.

El otro episodio (Ángeles salados, 17 de octubre) lleva a los espectadores al mundo del sal, ese mineral precioso sin el cual no puede funcionar el cuerpo humano ni varias áreas de producción como la metalurgia, papelería o vidriería. En la ciudad de Zipaquirá, a unos 50 kilómetros de la capital colombiana, se encuentra un punto de peregrinaje muy especial. Cuenta con una catedral hecha de sal, la segunda más grande en el mundo, después de la catedral en la ciudad polaca de Wieliczka.

Los amantes de sitios turísticos pudieron visitar también Santa Marta (24 de octubre), denominada así por el conquistador español Rodrigo de Bastidas en honor a Santa María. El conquistador exploró unos mil kilómetros de la costa del Caribe, y probablemente como el primer europeo pudo admirar los picos nevados de la Sierra Nevada de Santa Marta. La ciudad misma se volvió un destino turístico favorito, lo cual conlleva también aspectos negativos, como son numerosos vendedores ambulantes y hasta personas que venden sustancias psicoactivas.

El último día de octubre (Eliška de los Altos de Rosales, 31 de octubre) los espectadores pudieron ver un episodio muy interesante y especial. Su protagonista fue la directora de Asocheca, señora Eliska Krausová. La hermana del actor y moderador Jan Kraus, escritor Ivan Kraus y profesor universitario Michal Kraus vive en Colombia desde hace más del medio siglo. Llegó a Colombia de casualidad, cuando como estudiante de español buscaba una oportunidad para estudiar un posgrado en el exterior. Y dado que antes del golpe comunista en 1948 su tío Jaroslav partió para América del Sur y llegó hasta Colombia donde tuvo éxito en el sector hotelero, Eliska escogió Bogotá. A la vez, Eliska reveló qué diferencias ve entre Bogotá y Praga, qué es lo que más extraña de su país natal y por qué fundó la asociación de amistad colombo-checa.

En (hasta ahora) la última parte de la serie dedicada a Colombia (El corazón del mundo, 7 de noviembre), Vladimír Kroc otra vez visitó la costa del Caribe, pero esta vez conoció la sierra más alta del país, la Sierra Nevada de Santa Marta. El pico más alto de Colombia hasta tiene su gemelo, los dos – el Pico Cristóbal Colón y el Pico Simón Bolívar – tienen una altura igual de 5775 metros sobre el nivel del mar. Mañana, el 14 de noviembre, se estrenará otro episodio del programa que invita esta vez a conocer el místico El Dorado, es decir, la leyenda sobre el hombre de oro que surgió en las aguas de la misteriosa laguna Guatavita.

Hasta el último sábado antes de la Nochebuena los espectadores podrán admirar también otros lugares y aprender sobre otras historias de este único país sudamericano.

El programa enfocado en sitios atractivos en el cual se pueden notar la experiencia y la contribución de los reporteros de radio y televisión exteriores, se transmite desde el año 1993. El rasgo principal de estas visitas cortas a los países tanto europeos como no europeos es la mirada de un periodista que recuerda a los espectadores las realidades y asociaciones históricas, siempre reflejadas en el contexto del desarrollo social actual y la atmósfera inmediata de la cotidianidad. Se trata de un proyecto original y conjunto de la Televisión Checa y la Radio Checa, que continúa de manera independiente en la trayectoria de las Miradas de Gran Bretaña de Karel Kyncl y las Miradas francesas de Adolf Bašta. El productor y dramaturgo del programa es Karel Belohlavý, el director es Jaroslav Vecera.

Fuente: CeskaTelevize.cz. Foto 1-4.

Sitio lleno de leyendas en Praga, así es Vysehrad

La situación epidemiológica en la República Checa sigue empeorando, por lo cual todos los conciertos de música y festivales que suelen celebrarse en esta época del año han sido cancelados. Las restricciones relacionadas con la pandemia actual han afectado también el sector turístico. Si bien actualmente no es posible viajar mucho, les invitamos a conocer la colina de Vysehrad en la capital checa, presentada en el programa Lugares de Praga con Historia de la Radio Praga Internacional.

Los primeros lugares que las personas visitan en la capital checa suelen ser el Castillo de Praga y/o el Puente de Carlos. Sin embargo, hay otro punto que domina el paisaje de la ciudad. Se trata de la colina de Vysehrad que después de más de 1300 años sigue teniendo un significado especial para los checos dado que es el centro de muchas leyendas fundacionales de la nación checa. Si bien existen numerosos mitos, los arqueólogos e historiadores aún discuten si Vysehrad realmente fue símbolo del poder real antes que el mencionado Castillo de Praga.

Como le explicó a Radio Praga Internacional el director del museo local, Petr Kucera, desde el punto de vista histórico, Vysehrad tendría cien años menos que el Castillo de Praga. A la vez, hay hallazgos arqueológicos que muestran que Vysehrad fue poblado con anterioridad, aunque los expertos no tienen claro qué función cumplía. Lo cierto es que desde el siglo X existían los dos castillos y entre ellos se fueron desarrollando asentamientos que dieron lugar a lo que es Praga hoy en día. De hecho, al principio a Praga se le dio la denominación “Entre Castillos“.

En aquella época ambos castillos cumplían el mismo papel y posición, pero con el paso del tiempo Vysehrad floreció y su estatus fue cambiando. Por un corto período de tiempo incluso llegó a ser más importante que el Castillo de Praga, cuando el primer rey checo, Bratislao II convirtió Vysehrad en su lugar de residencia. Le dio ese aire monumental al sitio y fundó allí una acrópolis y el Capítulo de Praga en la Basílica de san Pedro y san Pablo, que recibió su nombre en honor a la Basílica de Roma. La creación del Capítulo de Vysehrad permitió al rey tener contacto directo con Roma y se convirtió en una de las instituciones más antiguas de las tierras checas que sobrevivió a los cambios de este emblemático punto de Praga. Según la crónica de Cosmas, a finales de julio de 1119 hubo un tornado en Praga que causó daños a la parte sur de Vysehrad y muchos otros edificios de la zona. Aunque el sitio se reconstruyó rápido, su fama fue decayendo y la vida social pasó a la Ciudad Vieja y el Castillo de Praga.

Como recuerda Kucera, más adelante, en el siglo XIV, el rey Carlos IV asentó la importancia del Castillo de Praga como residencia de los reyes checos y los emperadores. A la vez situó en Vysehrad el inicio del camino real y de los rituales relacionados con la coronación. Vysehrad también tenía valor militar para proteger la parte sur de la ciudad. No obstante, su ciudadela nunca fue terminada y así no sirvió para su propósito lo que resultó en el hecho de que fue conquistada por los enemigos dos veces. En los siglos posteriores, Vysehrad se fue quedando a la sombra del Castillo de Praga, el símbolo del poder religioso y secular.

La importancia de Vysehrad volvió a crecer en el siglo XIX gracias a dos sacerdotes de la época quienes fomentaron la imagen de la colina como un sitio mitológico para la nación checa. En ese período se fundó el Cementerio de los Próceres y se construyeron nuevos edificios de estilo romántico para subrayar el significado de Vysehrad como símbolo nacional, un lugar de la memoria colectiva y las leyendas nacionales. En realidad faltan aún muchas pruebas arqueológicas para responder preguntas relacionadas con la mitología. Solo se ha podido investigar el 17 % de Vysehrad, mientras que se ha estudiado el 80 % del Castillo de Praga.

Si bien el sitio se encuentra un poco apartado de los principales puntos turísticos de Praga, el lugar merece la atención de los visitantes. Tiene una posición paisajística privilegiada con un saliente rocoso que baja hasta las cuencas de Praga. Por un lado se encuentra el río Moldava, por el otro el río Botic. Además del Cementerio de los Próceres, la Basílica de san Pedro y san Pablo y la rotonda de san Martín, pueden visitar, por ejemplo, las casamatas subterráneas, el anfiteatro de verano y los restos de la fortaleza gótica.

Vysehrad es como un pueblo pequeño, es un monumento, un parque, hay estatuas, varias instituciones, pero también unas piedras alargadas misteriosas. Las más famosas se llaman Rocas del Diablo y existen varias teorías sobre su origen. Una de las más conocidas cuenta sobre una apuesta entre un sacerdote y el Diablo y la historia se puede observar en una pintura en el interior de la iglesia. Otras teorías dicen que son restos de un lugar de culto pagano o de un calendario solar. Probablemente, se trata de restos de las columnas de algunas construcciones locales. Lo claro es que Vysehrad es uno de los sitios de Praga que vale la pena visitar.

Fuente: adaptado de Espanol.Radio.cz (Enrique Molina, Irina Ruckina). Foto 1, foto 2, foto 3, foto 4.

En la República Checa empezó otro estado de emergencia

A partir del lunes 5 de octubre, entró en vigor otro estado de emergencia, declarado por los representantes del Gobierno checo. Durará un mes y conlleva varias prohibiciones que, en un principio, se aplicarán por catorce días. Entre otras medidas, se prohíben reuniones de más de diez personas en el interior de edificios y de veinte al aire libre en actividades de ocio.

Después de la primera ola del coronavirus que no le afectó tanto a la República Checa como a otros países, los checos pasaron un verano mucho más relajado, si bien la vida no volvió a la normalidad completa. No obstante, desde los principios de septiembre, las cifras de nuevos contagiados y, a la vez, de enfermos con síntomas más graves han crecido de una manera inesperada y preocupante. Mientras que en primavera el país perteneció entre los países que lograron manejar la pandemia con muy buenos resultados en cuanto al número de las personas contagiadas, actualmente la República Checa se encuentra a la cabeza del continente europeo en el crecimiento de la enfermedad.

El país aún cuenta con una capacidad hospitalaria suficiente. Sin embargo, según el nuevo ministro de Salud, Roman Prymula, este aumento rápido de casos ya está limitando las posibilidades del sistema de salud para ofrecer la atención necesaria a pacientes con otras enfermedades. A la vez, han subido los casos de enfermos de COVID-19 entre el personal sanitario.

Algunas medidas ya entraron en vigor, éstas se actualizarán y/o modificarán según la evolución de la situación en los próximos días y semanas. El Gobierno optó por la estrategia basada en una intervención rápida durante un corto período de tiempo dado que resulta la más efectiva y barata, incluso según las experiencias en otros contextos.

Además de las restricciones mencionadas anteriormente, en las bodas el máximo será de 30 personas a partir del 19 de octubre. En cuanto al deporte profesional, se pueden seguir jugando las ligas profesionales, pero sin espectadores durante los próximos dos meses. Las representaciones teatrales o de danza se pueden producir, pero solo para un máximo de 500 personas, sin que puedan abrir las cafeterías de las salas. No se pueden realizar los musicales y los conciertos dado que el virus se propaga con el canto.

Considerando las escuelas, las clases se dan a distancia en la mayor parte de cursos de educación secundaria y en los de enseñanza superior. En las escuelas de educación primaria y los primeros cursos de los institutos de secundaria las clases presenciales continúan, pero se suspenden de momento las de música y de educación física. Según los representantes del Gobierno, no se planea imponer limitaciones de movimiento ni de desplazamiento dentro del país.

Fuente: Espanol.radio.cz (Daniel Ordóñez). Foto 1, foto 2.

Historia del Santuario del Niño Jesús de Praga

Hace poco, la Radio Praga Internacional en el marco de su serie Lugares de Praga con Historia, presentó más detalles sobre el Santuario del Niño Jesús de Praga, desconocidos incluso por los checos. Este lugar se ha convertido en un agradable punto de encuentro y cultura, sin embargo, a lo largo de la historia ha vivido los vaivenes políticos y sociales del país.

Miles de fieles visitan cada año la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria para ver la efigie del Niño Jesús de Praga, uno de los lugares de peregrinaje más destacados y visitados en la República Checa. La iglesia se encuentra en el corazón de Malá Strana en el centro de la capital checa. Al lado pueden encontrar un monasterio de la Orden de los Carmelitas Descalzos quienes se encargan de la administración del santuario y son guardianes de la figurita del Niño Jesús.

Como indicó Pavel Pola, prior de la Orden, la Iglesia fue construida originalmente como un templo luterano a principios del siglo XVII. Cuando los luteranos fueron obligados a abandonar el país tras la Batalla de la Montaña Blanca, el entonces emperador le entregó la iglesia a la Orden de los Carmelitas Descalzos, que levantó el mencionado monasterio junto a ella. Más adelante, la Orden recibió la estatuilla del Niño Jesús de Polyxena de Lobkowicz. De hecho, varios datos sobre esta estatua, que le dio fama a la iglesia, son desconocidos.

Lo que sí se sabe es que fue fabricada en España en el siglo XVI y traída a las tierras checas por la aristócrata María Manríque de Lara y Mendoza. En aquella época, Europa fue dominada por los Habsburgo, y de esta manera crecieron también las relaciones entre Bohemia y España. María Manríque se casó con el diplomático checo Vratislav de Pernstejn y recibió la estatua como regalo de boda. Después se la regaló a su hija Polyxena que enviudó sin tener una descendiente femenina. Como la estatua se heredaba solo de madre a hija, la donó a la Orden de los Carmelitas Descalzos.

Muchos peregrinos de todos los rincones del mundo llegan al Santuario para rezarle al Niño Jesús cuyo poder reside, según las palabras del padre Pola, en mostrar a los creyentes la parte humana de Dios, su bondad y fragilidad. Es una imagen de Dios que no se debe temer, no es un dios que juzga, es severo, sino que es un niño pequeño, delicado, que en una mano sostiene el mundo y con la otra está haciendo un gesto de bendición. Prácticamente invita a tener fe sin miedo. Además, numerosos testimonios afirman haber recibido su ayuda.

A lo largo de los siglos, las tierras checas han vivido grandes luchas religiosas. Además de la expulsión de los luteranos, más adelante (en 1784) el emperador José II de Habsburgo expulsó a las órdenes religiosas del país, incluyendo a los carmelitas que no pudieron volver a Praga hasta finales del siglo XX. El monasterio se convirtió en un edificio administrativo, la iglesia en una parroquia de la Orden de los Caballeros de Malta. Sin embargo, en 1950, el Partido Comunista local suspendió las instituciones religiosas por completo.

Cuando apareció la República Checa independiente en 1993, la Orden de los Carmelitas Descalzos se encargó de nuevo del cuidado de la iglesia y el monasterio. Ahora es una comunidad internacional que tiene monjes también de otras nacionalidades. Además de la propia actividad religiosa, la comunidad carmelita ha hecho del lugar un centro cultural y de encuentro con exposiciones, teatro y conferencias, teniendo puertas abiertas no solo para los creyentes. De esta manera ofrece la posibilidad al público general que venga y viva alguna experiencia espiritual. A la vez, la Orden se esfuerza por restaurar y mantener en buen estado este punto histórico del centro de Praga.

Como indica el padre Pola, la pequeña estatua del Niño Jesús que guarda el santuario es la original, es muy vieja y ha pasado por momentos de tensión durante su existencia. Varias veces sufrió daños y tuvo que ser reparada, durante el régimen comunista incluso desapareció por unos días. Según una teoría, alguien la quería vender en el extranjero, pero unos días después la estatua apareció en la colina de Petrín, donde otra persona la encontró y la devolvió a la iglesia.

Pocos también saben que la iglesia esconde las mayores catacumbas de la capital checa. Durante siglos en sus subterráneos fueron enterrados hermanos carmelitas y otras personas que habían apoyado económicamente la iglesia. Las criptas sufrieron varios saqueos en varias ocasiones, pero los carmelitas lograron salvar los restos en su interior. Por el momento, el lugar no es accesible al público, solo se abre para algunas visitas excepcionales para grupos.

Por supuesto, la iglesia de Nuestra Señora de la Victoria no ha sido ajena a la crisis del coronavirus. Dado que gran parte de los visitantes de este lugar son extranjeros, ha vivido la falta de turismo, la imposibilidad de reunir a los fieles para las misas y el cese de actividades culturales. Sin embargo, hace poco, con cierto levantamiento de las restricciones, se ha abierto una cafetería al aire libre frente a la iglesia con el objetivo de convertirla en un punto de encuentro. Se llama El Café Divino y se suma a las actividades culturales, misas y atención a fieles de todo el mundo en varios idiomas ofrecidos por la iglesia. Sin menor duda, es un lugar que no puede faltar en el itinerario de un paseo por el centro histórico de Praga.

Fuente: adaptado de Espanol.Radio.cz (Enrique Molina). Foto 1, foto 2, foto 3, foto 4.

El verano checo con las obras de Shakespeare

Uno de los pocos eventos culturales que tienen lugar en la República Checa este verano a pesar de las medidas contra el coronavirus son las Fiestas veraniegas de Shakespeare. Se trata de la exihibición de teatro al aire libre más antigua y más grande de Europa. Como lo dice su nombre, se enfoca en la obra del famoso dramaturgo, actor y poeta británico William Shakespeare.

Cada año el festival ofrece actuaciones únicas y experiencias inolvidables, potenciadas por la atmósfera especial de las noches de verano. Las presentaciones se llevan a cabo en dos escenas en Praga, en el castillo de Spilberk en Brno, en el castillo de Ostrava y en el castillo de la capital eslovaca, Bratislava.

Especialmente en Ostrava los organizadores hasta el último momento no sabían si no tendrían que cancelar el festival por las restricciones epidemiológicas. La ciudad se encuentra en la región checa donde más han crecido los casos de nuevos contagios en las últimas semanas. Finalmente, el festival pudo empezar también en esta ciudad. Los visitantes reciben información sobre las reglas higiénicas a seguir durante las presentaciones y sobre los cambios actuales por correo electrónico. Por ejemplo, este año los organizadores del evento no prestan, solo venden, cobijas a los asistentes.

La inauguración del festival se celebró el 21 de julio, un poco más tarde de lo común, en Brno con el Cuento de invierno, es decir, con la misma obra como el año pasado. La obra empieza como un drama psicológico, pero tiene un desenlace cómico y un final feliz. En Praga las fiestas comenzaron el 22 de julio en el Castillo de Praga con la comedia oscura A buen fin no hay mal principio que aborda los temas del amor y el poder. Reconocidos actores checos protagonizan también otras obras como la comedia denominada La duodécima noche. Se llevará a cabo en la segunda mitad de agosto en la capital checa en el patio de la Facultad de Música de la Academia de Artes en la Plaza Malostranské. A la vez es la obra con la que finalizará el festival el 28 de agosto.

En el programa de este año figuran varias otras comedias, concretamente, Mucho ruido y pocas nueces, La fierecilla domada, Las alegres comadres de Windsor y La comedia de las equivocaciones, la obra más corta de Shakespeare. No hacen falta ni tres tragedias famosas del autor – Romeo y Julieta, Hamlet y Otelo. Por las condiciones actuales, el estreno de la obra La tempestad bajo la dirección del dúo SKUTR, planeado para esta edición, fue aplazado para el año 2021.  En total, esta edición abarca 11 obras teatrales de Shakespeare que los espectadores pueden  ver durante 110 presentaciones. Todas empiezan a las ocho y media de la noche, sin embargo, dado que se celebran al aire libre, en caso de un mal clima pueden ser canceladas.

Estas festividades surgieron a principios de los años 90 bajo la iniciativa del entonces presidente checo Václav Havel quien pretendió abrir el Castillo de Praga a los artistas y al público general. A partir de 1998, el evento ha ganado mucha atención y repercusiones positivas tanto del público como de los expertos y los medios de comunicación. La enorme popularidad del festival se refleja también en el interés en las entradas que suelen ser agotadas rápidamente y el número récord de visitantes cada año.

Más detalles, informaciones actuales y el programa de todas las presentaciones pueden consultar en la página web del festival: www.shakespeare.cz.

Otras fuentes: IDnes.czKudyZnudy.cz. Foto 1, foto 2, .

Conozcan el castillo de Kynžvart

Hace unos meses, otro monumento checo amplió la lista de los sitios premiados con el Sello de Patrimonio Europeo. Se trata del palacio de Kynžvart que se encuentra en Bohemia Occidental en el distrito de Cheb, es decir, en el área de los más famosos balnearios del país. De hecho, está situado muy cerca de Lázne Kynžvart y a tan solo 50 kilómetros de la ciudad de Karlovy Vary.

El castillo desempeñó un papel importante en la historia europea dado que sirvió, en su época, de punto de encuentro para representantes del mundo de la diplomacia y del arte. Es conocido particularmente como la antigua residencia veraniega del entonces ministro de Asuntos Exteriores y canciller austríaco Klemens von Metternich (1773-1859). El palacio fue construido a finales del siglo XVII en el lugar donde anteriormente se encontraba una fortaleza renacentista del siglo XIII. Sin embargo, Metternich mandó a transformar el edificio originalmente barroco en estilo Imperio invirtiendo mucho dinero en su reconstrucción y, sobre todo, en sus interiores para crear una sede digna de hospedar a diplomáticos de todo el continente. En el castillo el canciller organizaba numerosos eventos diplomáticos y fue allí donde se firmaron también varios documentos cruciales que forjaron el futuro de Europa. Perteneció a la familia Metternich hasta 1945, en otras palabras, durante 300 años.

Después de una amplia reconstrucción, el castillo fue reabierto al público en el año 2000. El edificio es de estilo neoclásico. Los interesados pueden escoger de diferentes recorridos guiados por las salas del palacio. Allí los visitantes pueden admirar sus interiores extraordinarios, incluyendo una colección impresionante de objetos de arte, mérito del canciller y de su padre, Franz Georg Karl von Metternich. También está expuesto el altar de estilo gótico tardío de cuatro piezas, un tapiz renacentista francés de 1560 y numerosos retratos del período del renacimiento y del barroco temprano. El famoso gabinete de curiosidades sorprende con más de 4 mil objetos traídos del mundo entero. Entre ellos se destaca la sección egiptológica que muestra los regalos que recibió Metternich del virrey egipcio Muhmad Ali, incluyendo la momia de un cura egipcio que tiene más de 3500 años de antigüedad. Muchas de estas obras habían decorado primero la mansión del canciller Metternich en Viena, pero fueron trasladadas al castillo de Kynžvart en 1908.

La biblioteca del palacio pertenece entre las bibliotecas aristocráticas más refinadas en la República Checa. Cuenta con más de 12 mil títulos en 24 volúmenes. Por ejemplo, entre sus 160 manuscritos se puede apreciar un fragmento único del Pentateuco del final del siglo IX. Asimismo se pueden admirar 230 incunables en 145 volúmenes, la colección más grande de su tipo en el país. Incunables es el término que se aplica a las obras impresas entre 1450 y 1500 aproximadamente.

En el recinto del castillo pueden encontrar también una capilla, consagrada a san Antonio de Padua, de 1833, un parque extenso, casas de campo y una cervecería. El parque, uno de los más extensos de la República Checa, fue diseñado por el jardinero de la corte de Viena, Johann Anton Riedl.

En el castillo se celebran con regularidad conciertos y otros eventos culturales. Durante el verano se lleva a cabo el festival internacional de cómics, y a partir del 8 de agosto tiene lugar también una exposición denominada Un lector educado dedicada al mundo de los libros.

Más información pueden encontrar en la página web del castillo: zamek-kynzvart.eu.

Otras fuentes: Espanol.radio.cz (Daniela Lazarova, Martina Schneibergová, Romana Marksová), KudyZnudy.cz. Foto 1, foto 2, foto 3.