turismo

Fuegos artificiales y mucha diversión les esperan en Brno

La capital de Moravia celebra la llegada de verano con dos eventos interesantes que se complementan, y ofrecen a los visitantes mucha diversión, festivales culturales y actividades recreativas de diferente tipo. Su vigésimo primera edición conmemorará 100 años desde la fundación de la Checoslovaquia independiente en octubre de 1918.

Desde el 2 de junio, Brno se ha convertido en una pantalla grande de shows de luces, colores y efectos sorprendentes dado que se está celebrando el festival de fuegos artificiales conocido como Ignis Brunensis. Se trata de un concurso internacional, uno de los más importantes a nivel europeo, que deleita al público general con espectáculos extraordinarios acompañados con música.

El show de inauguración, Prelude, se llevó a cabo el primer sábado de junio en la presa de Brno. De esta manera, el cielo iluminado y lleno de colores se reflejó en el agua, y creó una atmósfera excepcional. El equipo checo FLASH BARRANDOV SFX se inspiró en la mitología romana dedicando la obra a la Fortuna que representa la esperanza de obtener buenos resultados.

Desde las orillas de la presa de Brno, los interesados podrán admirar también el arte de tres equipos internacionales que participan este año en la competición.

Todos los participantes recibieron una pieza de música de dos minutos que de manera obligatorio tienen que incluir en la coreografía de sus espectáculos. En memoria del aniversario de los 100 años de Checoslovaquia los organizadores escogieron el preludio del concierto Carnaval, compuesto por Antonin Dvorak.

El miércoles 6 de junio se presentará la formación de Polonia SUREX con su obra denominada la Sinfonía de colores. El sábado 9 de junio seguirá el equipo de Rumania PYRO EVENTS que conmemorará el aniversario de cien años de la Rumania Grande presentando al país como un protagonista importante del futuro, un país positivo, lleno de energía y entusiasmo. La competición terminará el miércoles 13 de junio con el show Una noche bajo las estrellas del grupo francés POK 2.0 LUX FACTORY.

La clausura tendrá lugar encima del castillo Spilberk en Brno el sábado 16 de junio. El tema principal del espectáculo será el aniversario de la fundación del estado en el año 1918.

Todos estos shows impresionantes empiezan siempre a las 22:30 horas y duran de 12 a 17 minutos. El ganador será elegido por un jurado de expertos, no obstante, también los espectadores pueden votar por el show más hermoso.

En las mismas fechas, en Brno se celebra la fiesta de diversión más grande de la ciudad, denominada esta vez RE:PUBLIKA, que también conmemora los 100 años de la existencia de Checoslovaquia. El proyecto muestra a los visitantes todo lo que el país ha vivido durante los últimos cien años: momentos históricos cruciales, personalidades inolvidables, victorias famosas, inventos útiles, obras de arte excepcionales, pero también historias personales.

Por ejemplo, pasando por las calles pueden leer las citas y fragmentos de las mejores obras de la literatura checa y eslovaca, o encontrar a un fotógrafo profesional que les sacará una foto de recuerdo. El Teatro nacional de Brno organiza el encuentro de grupos de danza más grande en Europa central. Bajo un techo se presentan compañías de las repúblicas sucesoras tras la caída del Imperio Austro-húngaro.

Del 1 al 17 de junio tiene lugar una exposición de la historia del estado independiente denominada Re:trospectivas, Re:miniscencia y Re:flexión. Se trata de un evento social interactivo, y su novedad consiste particularmente en las herramientas tecnológicas utilizadas como son las pantallas interactivas, las proyecciones 3D, el video-mapping y las redes sociales. En las mismas fechas pueden visitar también otra exposición, Avant Garde, que se enfoca en la arquitectura moderna y el diseño checo

Desde finales de mayo a los amantes de artes plásticas les espera la exposición del famoso pintor checo, Alfons Mucha, denominada Dos mundos – Epopeya eslava y los pósteres. Epopeya eslava es un ciclo de veinte lienzos monumentales que relata la historia milenaria de la nación checa y de los eslavos, sin embargo, se trata de un mundo ficticio, con eventos históricos modificados.  La exposición se prolongará hasta finales del año.

Además, cada fin de semana se celebran eventos para los niños, diferentes competiciones y encuentros de deporte, conciertos de música, festivales de cultura, cine, teatro al aire libre, recorridos en vehículos antiguos, talleres creativos y juegos.

El programa completo encontrarán en la página: www.ignisbrunensis.cz y www.gotobrno.cz/festival/festival-republika/.

Otras fuentes: KudyZnudy.cz-1, KudyZnudy.cz-2. Foto 1, foto 2, foto 3, foto 4.

Prueben la variedad de la cerveza checa en el festival de Praga

La cerveza posee una larga tradición en las tierras checas, la primera fábrica fue abierta en el año 993 en el monasterio de Brevnov. En aquel entonces las personas, principalmente mujeres, elaboraban la cerveza de manera artesanal en sus propias casas, utilizándola no solamente para beber, sino también para preparar diferentes especialidades gastronómicas como sopas o salsas. Hoy en día, la cerveza sigue siendo la bebida nacional del país, hasta un símbolo de los checos que forma parte del tesoro nacional.

Los checos pertenecen entre los mayores consumidores de esta bebida de lúpulo a nivel mundial, ir a tomar una es una costumbre muy arraigada. De hecho, es tanta la afición de los checos por la cerveza que en 2008 se registró la marca geográfica cerveza checa. Además, la cerveza checa se destaca por su muy buena calidad y un precio bastante económico en comparación con otros países. Por eso no sorprende que existe una amplia variedad de eventos relacionados con este líquido dorado.

Una oportunidad excelente para conocer la cerveza checa se presenta del 10 al 26 de mayo en Praga donde se celebra el mayor encuentro cervecero del país que se puede comparar con el famoso Oktoberfest celebrado en Múnich, Alemania.

El festival se celebra en la planicie Letna, un parque agradable con una vista espectacular del río Moldava y la Ciudad Vieja de la capital checa. El lugar se ha convertido en un enorme restaurante con unos 10 mil puestos para sentarse, repartidos en tres carpas enormes. Los camareros que pasan por los puestos en trajes típicos ayudan a crear un ambiente muy bonito.

A los amantes de la cerveza les esperan unos 150 tipos de cerveza de más de 70 marcas diferentes, todas de muy alta calidad. La mayoría proviene de cervecerías pequeñas y medianas. Como en los años anteriores, el cervecero de Krusovice está cocinando también dos cervezas exclusivas para el festival, una de diez y otra de doce grados, que no se podrán degustar ni comprar en ningún otro sitio. Un espacio particular, denominado diversidades de cerveza, invita a probar cervezas extranjeras que no son muy conocidas en el país.

Por supuesto, para acompañar una buena cerveza se requiere también una buena comida, así que no hacen falta puestos de oferta gastronómica que va desde la comida tradicional checa, europea, asiática o americana, hasta los panes checos y las mejores golosinas, por ejemplo, con sabor a cerveza. Además, los que no quieren tomar cerveza, pueden pedir una copa de vino o elegir de varios licores y cocteles. Los abstinentes pueden disfrutar de refrescos de la producción checa, bebidas mezcladas o cafés de alta calidad. De esta manera, el festival ofrece una experiencia culinaria compleja.

El programa acompañante ofrece conciertos de música, fiestas de fin de semana, talleres dedicados a actividades creativas o a temas relacionados con la cerveza, y una exposición de fotografías denominada Historias que presenta 12 personajes del mundo cervecero.

Durante el evento, los visitantes pueden votar por la cerveza que más les ha gustado, el último día se premiarán las tres cervezas más populares del festival.

Dado que el festival trata de promover una actitud ecológica, tanto la bebida dorada como otros refrescos no alcohólicos se sirven solamente en vasos de vidrio. El festival empieza siempre a mediodía y termina a medianoche. La entrada vale 100 coronas checas (unos 12.000 pesos colombianos), y se paga solamente una vez (con el mismo tiquete es posible regresar cualquier otro día).

Más información pueden encontrar en la página oficial del evento en varios idiomas (checo, inglés, alemán, español y francés): www.ceskypivnifestival.cz.

Otras fuentes: KudyZnudy.cz, CzechTourism.com. Foto 1, foto 2-3.

Se inaugura la temporada de balnearios en la República Checa

En mayo, los balnearios más destacados del país abren sus puertas para iniciar una nueva temporada. El programa cultural en todas las ciudades suele ser muy interesante dado que se celebran ceremonias de la santificación de las aguas de los manantiales. Además, las fiestas incluyen desfiles, muchas veces en trajes históricos, misas, ferias de artesanías, pero también torneos benéficos de deportes o espectáculos de luces. Asimismo los visitantes pueden disfrutar de varios conciertos de música clásica, popular y moderna, con intérpretes célebres de la escena cultural checa.

La hermosa ciudad de Karlovy Vary, situada a unos 130 km al oeste de Praga, inaugura su temporada número 661 el primer fin de semana del mes, del 4 al 6 de mayo. A los visitantes les espera el desfile encabezado por el fundador de Karlovy Vary, el rey Carlos IV, que pasa por la ciudad a caballo. El emperador fundó la ciudad en el siglo XIV cuando ya se conocían las propiedades medicinales de las aguas termales de la zona. Hoy en día la ciudad cuenta con 13 fuentes principales y unos cientos más pequeñas.

El sábado 5 de mayo les espera también la décima edición del festival de comida (Food Festival) con una oferta gastronómica especial, pero también un programa interesante dedicado a los más pequeños.

Además, en la plaza delante del famoso Grandhotel Pupp se lleva a cabo la Feria de porcelana. En las 23 tiendas al aire libre pueden conseguir productos de varias empresas tradicionales de la porcelana checa a precios muy razonables. En la salas representativas del hotel está expuesta una muestra de vajillas en el marco de la Exposición de mesas puestas.

La ciudad misma es muy atractiva gracias a su arquitectura rococó y su entorno boscoso. Dar un paseo por las columnatas, probar el agua de diferentes fuentes termales con una jarrita de porcelana en forma de pipa, ver la Fuente de Vridlo, subir al mirador de Diana en funicular o a pie para disfrutar de la vista son tan solo algunos puntos de interés de Karlovy Vary. Como un recuerdo, además de cristal Moser o porcelana Thun, pueden llevarse una botella de licor de hierbas denominado Becherovka.

El segundo fin de semana de mayo (del 11 al 13 de mayo) invita a sus fiestas de inauguración, por ejemplo, el balneario de Mariánské Lázne, la ciudad a 170 km al oeste de Praga y cerca de Karlovy Vary.

Este año se conmemorará el aniversario de 200 años de la tradición balnearia en la ciudad que posee unos 50 manantiales medicinales en la ciudad y otros 160 en los alrededores. Los visitantes pueden tener la sensación de trasladarse a 100 años atrás paseando por las hermosas arcadas, parques floridos, pomposos establecimientos balneario, o escuchando famosas composiciones musicales de la Fuente Cantante. En su época de auge el lugar adquirió reputación por las visitas de artistas y personajes ilustres como fueron Chopin, Goethe, Kafka o Nietzsche.

El mismo fin de semana pueden viajar también a Luhacovice o Jeseník que pertenecen entre los balnearios más importantes de la región morava. En Luhacovice se encuentra el balneario más grande de Moravia, situado cerca de Zlín al sureste de la República Checa. Las fiestas de inauguración tienen una atmósfera única recordando la época del inicio del siglo XX. Un desfile en trajes folclóricos pasará por las fuentes termales, en las calles se darán presentaciones de teatro callejero, grupos folclóricos y musicales, pero también desfiles de bicicletas y vehículos históricos.

Una semana más tarde, concretamente el sábado 19 de mayo, la fiesta se dará en Frantiskovy Lázne, la tercera y la más pequeña ciudad de la Bohemia occidental que junto con Karlovy Vary y Mariánské lázne forma un triángulo de balnearios con renombre internacional. Hasta hoy ostenta elegantes paseos con arcadas clasicistas, parques con un ambiente agradable para descansar, razones por las cuales el famoso escritor alemán Johann Wolfgang von Goethe la tildó de paraíso terrenal.

Otros eventos se celebrarán a finales del mes en las ciudades balneario de Jáchymov, Trebon y Teplice.

Fuentes: KudyZnudy.cz. Foto 1, foto 2, foto 3, foto 4.

Celebración de la Semana Santa en la República Checa

No solamente las misas y otras ceremonias religiosas, sino también los huevos decorados, las varitas de sauce, los pasteles en forma de animales y las flores caracterizan la Pascua en la República Checa. Es que las fiestas, llamadas Velikonoce en checo, tienen también sus raíces paganas. Simbolizan la llegada de la primavera, y por medio de varias tradiciones ancestrales que se conservan hasta ahora se da la bienvenida a esta hermosa temporada del año.

Las fechas coinciden con el equinoccio de primavera cuando empieza el ciclo vegetativo de la naturaleza. En el campo se celebraban varios rituales con el fin de asegurar una cosecha abundante, buena salud y fecundidad. Estas costumbres se mezclaron posteriormente con las fiestas religiosas de la resurrección de Cristo, creando así una tradición checa excepcional.

El viernes, el sábado y el domingo se practican las tradiciones y ceremonias cristianas, sin embargo, las principales celebraciones se llevan a cabo el lunes siguiente a la Semana Santa religiosa, denominado también el Lunes Rojo. Este año se trata del lunes 2 de abril. De hecho, el lunes ha sido un día no laboral por décadas, mientras que el Viernes Santo fue aprobado como un día festivo apenas en 2016.

Aunque pueda parecer bastante cruel e inhumano, el lunes los varones checos van de casa a casa para azotar a las mujeres y chicas con varitas de sauce entrelazadas. El sauce es el primer árbol que se despierta después de invierno, y por eso simboliza la vitalidad y la fertilidad que con este acto los hombres pasan a la mujer.

De esta manera, las mujeres deberían estar sanas y ágiles a lo largo de todo el año. Obviamente, es más bien un juego simbólico y gracioso que no debería causar ningún daño ni sufrimiento. Los hombres persiguen a las mujeres por toda la casa, incluso en algunas regiones les echan agua fría o perfume para que las chicas conserven su frescura.

A cambio, los varones reciben huevos como un objeto mágico que desde tiempos remotos es símbolo de una nueva vida y la fertilidad. Además, los huevos contienen una gran cantidad de elementos nutritivos, así que sirven para recobrar fuerzas después de la época invernal. Se regalan huevos crudos, cocidos o de chocolate, pintados o decorados con diferentes técnicas hasta artísticas.

Otro de los símbolos es el cordero. Anteriormente fue la carne típica de las fiestas, pero en la actualidad se prepara una masa sabrosa dulce en forma de este animal. El bizcocho más antiguo y muy típico de la Pascua se llama mazanec, tiene forma de un pan redondo y se prepara de una masa de levadura.

En las ciudades de todo el país tienen lugar mercados, ferias y diferentes actividades. En la capital de Praga pueden visitar los mercadillos al aire libre en las plazas principales de la ciudad: la Plaza de San Venceslao, la Plaza de la Ciudad Vieja, pero también directamente en el Castillo de Praga. Los puestos ofrecen todo tipo de detallitos y artesanías de la temporada, pero también dulces típicos como son las roscas de Judas con miel. El programa acompañante incluye conciertos de música, espectáculos de baile folclórico, muestras de oficios antiguos y talleres de técnicas artísticas de decoración de huevos. Los mercadillos en Praga se prolongarán este año hasta el 8 de abril.

Otra opción consiste en pasar los días en los castillos, palacios o museos de todo el país que suelen preparar varias actividades y eventos, y presentar las tradiciones populares.

Una de las posibilidades es ir a Betlém en Hlinsko donde hasta el 15 de abril pueden conocer más acerca de la Pascua checa. Vale la pena viajar también a Roznov pod Radhostem donde se encuentra el Museo al Aire Libre, un pueblo de madera. Allí se dan presentaciones de grupos folclóricos y se muestran las costumbres típicas de la Pascua. Los grupos de música de cimbalón acompañan las actividades y crean una atmósfera hermosa y alegre.

En Brno, la segunda ciudad más grande del país, tiene lugar la edición 27 del festival de la música sacra.

 

Fuentes: KudyZnudy.cz, Radio.cz/es. Foto 1, foto 2, foto 3, foto 4.

Praga: diez experiencias para nunca olvidarla

Les presentamos el artículo del periódico El Tiempo (Adriana Garzón Cárdenas) sobre la capital de la República Checa.

Este año se celebran los 50 años de la Primavera de Praga y 100 de la independencia del país.

Cualquier momento y época del año son perfectos para recorrer y vivir a Praga, la capital de la República Checa, pero este 2018 es ideal, pues tendrá una copiosa agenda cultural y de eventos para celebrar los 50 años de la Primavera de Praga (período de liberalización política en ese país) y los 25 de su formación como nación.

Aunque, la verdad, no hacen falta pretextos para elegir este destino. Basta con saber que su casco antiguo es patrimonio de la humanidad y que, para muchos, es la ciudad más hermosa del mundo para ir a descubrir la magia, la riqueza y el misterio que se viven a lo largo de sus calles, que relatan más de diez siglos de historia.

La capital de Chequia esconde tantas historias y personajes que no en vano figura entre las 20 ciudades más visitadas del mundo, según el Index of Global Destination 2017, elaborado por Mastercard.

Hoy les compartimos 10 experiencias para que al pasar por esta ciudad, a orillas del río Moldava, conserve vivo su recuerdo.

1. Un giro de 360° en la plaza de Ciudad Vieja

Es el abrebocas y plato fuerte del casco histórico, patrimonio de la humanidad. Basta con pararse en cualquiera de sus esquinas, detenerse y mirar lentamente lo que acontece para entender por qué pasan por allí cada año más de 6,4 millones de turistas. Su gran tamaño y la filigrana de las construcciones que la rodean hablan de una ciudad medieval, bohemia y renacentista.
Pararse en el centro de la plaza y girar 360 grados es algo que no puede evitarse. Así pasará por sus ojos una película de arquitectura que muestra estilos góticos en la iglesia de Nuestra Señora en frente del Týn y en la torre del ayuntamiento, y barrocos en la iglesia de San Nicolás. Y entre ellos, casas góticas y renacentistas que son restaurantes y tiendas.

2. Reloj astronómico, mejor de noche

Esta obra de arte y ciencia del siglo XV es patrimonio de la humanidad. Está incrustado en una pared del ayuntamiento. Las opciones son: ir de noche para verlo con calma, en la tranquilidad de una ciudad que duerme, y sentarse en algunos de los bares o pizzerías que lo rodean para apreciarlo segundo a segundo; o, en el día, sumarse a las multitudes que se agolpan a su alrededor para ver cada hora las figuras animadas de los doce apóstoles y el astrolabio, que muestra el movimiento de los astros entre los signos del Zodíaco. El aparato, que conserva tres cuartos de sus piezas originales, fue concebido a partir de la hipótesis de que la Tierra es el centro del universo. Importante advertencia: el célebre reloj fue desmontado el pasado 8 de enero para su restauración y no se podrá ver durante el primer semestre del 2018.

3. Con calma y sin prisa en el puente de Carlos

Sin duda, el plan allí es caminar sus 516 metros y 10 de ancho lentamente una y otra y otra vez. Recorrerlo es tan placentero como interesante. En ese breve recorrido que une a la Ciudad Vieja con la Ciudad Pequeña se siente buena parte de la vida y magia de Praga. Artistas, pintores, músicos, teatreros, cantantes y viajeros se mezclan en una sinfonía de colores y sensaciones. Es el puente más viejo, su construcción comenzó en 1357, con el visto bueno del rey Carlos IV, y fue finalizado a principios del siglo XV. Sus números: 16 arcos, tres torres, distribuidas entre sus dos cabeceras, y 30 estatuas situadas a los lados, la mayor parte de estilo barroco y hechas alrededor del 1700. Tome fotos, disfrute de la música, siéntese sin prisa a ver correr el río Moldava, compre un pequeño cuadro al óleo por 10 euros, y grabe en su memoria esos techos rojizos tan icónicos de la bella Praga.

4. Sea parte de un cuento medieval en el castillo de Praga

Es la mayor fortaleza medieval del mundo, así que, por su interés y tamaño, sugiero destinar un día completo a visitar sus patios, palacios, museo y jardines; mientras se conoce la historia de esta sede de reyes, emperadores y presidentes checos.
La visita comienza en la monumental catedral gótica de San Vito. Los afortunados viajeros de este año podrán apreciar allí las Joyas de la Corona de Bohemia, las más antiguas de Europa, como parte de la celebración del centenario de la creación de la nación independiente de Checoslovaquia, en 1918.
Y para sentirse protagonista de un cuento medieval, camine por el callejón del Oro y la Alquimia, donde otrora se reunieron alquimistas en busca de la fórmula para crear oro. Casitas pequeñas, callejones mágicos y pequeñas vidrieras dejan ver el interior de las habitaciones y el mobiliario de la época.

5. En Praga, la noche no es para dormir

En la agenda no puede faltar una noche de teatro negro, ese tradicional espectáculo mudo, en un escenario negro con efectos de luz y sonoros (entradas desde 20 euros). Otra noche será destinada a conciertos en la calle, en las iglesias, en el castillo o en viejos palacios, con entradas muy económicas.
Informes en www.czechandslovakcentury.com

6. Un tiempo para orar al Niño Jesús de Praga

Un tiempo para orar y meditar siempre viene bien. Y qué mejor que en la iglesia de Santa María de la Victoria y San Antonio de Padua, en donde está la imagen de cera del Niño Jesús de Praga. Luego de atravesar el puente de Carlos estará en el barrio de Malá Strana y podrá caminar por calles llenas de tiendas de souvenirs y restaurantes hasta llegar a la calle Carmelita. La leyenda dice que la imagen perteneció a santa Teresa de Jesús y es considerada milagrosa, especialmente entre las embarazadas. No olvide comprar a la salida una imagen del Niño, que siempre será un buen regalo para alguien.

7. La Ciudad Nueva, construida en el siglo XIV

Su mayor atractivo es la Casa Danzante, diseñada por arquitectos de Frank Gehry y Vlado Milunic en 1997. Tiene semejanza con una pareja de bailarines conocida como Ginger and Fred. Llama la atención por su estilo deconstructivista, que se integra con el resto de las edificaciones antiguas de la zona.

8. A probar una de las mejores cervezas del mundo

Los checos son los mayores consumidores de cerveza del mundo. El consumo anual per cápita es de 160 litros. Así que nada más gratificante que dedicar buenos minutos a probar las cervezas checas, que son tipo pílsener y pale lager. Tabernas, bares y restaurantes ofrecen sus propias creaciones y las embotelladas. Cualquiera es buena opción.

9. Lo que no se debe perder: una agenda copiosa e interesante

Recomendamos dos de los más destacados: a comienzos de mayo, el maratón más prestigioso de Europa central, que recorre la plaza de la Ciudad Vieja en el centro histórico de Praga.
A finales de octubre se lleva a cabo Designblok, el evento más prestigioso de diseño de Europa central. Las exposiciones están acompañadas por desfiles de moda, exhibiciones de joyas, ropa, muebles, complementos de casa, luces y diseño industrial y útil de los mejores diseñadores checos.

10. A la hora de comprar, ojo a las artesanías locales

Pequeños óleos que retratan las calles y las escenas más cotidianas de la ciudad se consiguen directamente con los artistas que se apuestan en las calles a vender sus obras
No deje de comprar una de las típicas las marionetas hechas a mano. Lo más recomendable es adquirirlas en las tiendas especializadas en estos artículos. Las figuras de viejitos son las más clásicas. Las encontrará de diversos tamaños y precios.

Ahora, Chequia

En abril del 2016, los gobernantes de la República Checa eligieron Chequia como nombre corto oficial. “Se aconseja utilizar este nombre simplificado cuando no es necesario usar la designación formal del país, como en acontecimientos deportivos o con fines promocionales“, anunciaron.

Fuente: www.eltiempo.com. Foto 1, foto 2, foto 3, foto 4, foto 5, foto 6.

Joyas de la corona expuestas en el Castillo de Praga

En el año 2018 la República Checa está celebrando el aniversario de 100 años desde la fundación de Checoslovaquia, un estado independiente, y 25 años desde la fundación de la República Checa. Por tal motivo durante todo el año se llevarán a cabo varios eventos conmemorativos. Una de las atracciones más llamativas en esta agenda es la exposición de las joyas de coronación que tendrá lugar del 16 al 23 de enero en la Sala de Vladislav en el Castillo de Praga. La entrada para el público general será gratuita.

Esta vez las joyas estarán expuestas en una nueva vitrina de seguridad que permitirá a los visitantes admirar la belleza de las joyas de todos los ángulos. La corona es particularmente interesante de atrás dado que se puede apreciar un hermoso y valioso zafiro de color azul intenso, proveniente de Sri Lanka. Pertenece entre los zafiros azules más grandes del mundo. En la sala estarán preparados también paneles explicativos sobre el destino de las joyas y el desarrollo de su significado simbólico.

Normalmente las joyas se encuentran guardadas en una cámara especial ubicada en la Catedral de San Vito, encerrada con siete cerrojos.

Respectivas llaves guardan por separado siete personalidades de la vida pública y religiosa del país: el presidente del país, el jefe del Gobierno, el presidente del Senado, el presidente de la Cámara de diputados, el cardenal, el alcalde mayor de Praga y el decano de la Capítula Metropolitana de la Catedral de San Vito. Todos ellos asistirán también al acto inaugural que se llevará a cabo el primer día a las dos de la tarde.

Por lo general, estas joyas preciosas se exponen solamente en ocasiones excepcionales. En el pasado las joyas simbolizaban el gobierno y el poder de los reyes checos. El conjunto cuenta con la corona de San Venceslao, el cetro real, la esfera real, las fundas de piel que suelen protegerlos, una almohadilla sobre la que descansa la corona y la capa de coronación con sus accesorios. La corona fue elaborada en 1346 con el motivo de la coronación de Carlos IV como el rey checo. A pesar de ser emblemas de poder del antiguo reino de Bohemia, hoy se consideran también símbolos estatales de la república. Sin embargo, durante la Primera República no fue así y las joyas no se exponían. Pero cuando el país empezó a tener miedo por sus joyas de la corona dada la amenaza de los nazis, se consagró su simbolismo. Es decir, tras la segunda guerra mundial las joyas ya poseían un símbolo de Estado consolidado, lo que continuó durante el régimen comunista.

Además, la exhibición incluirá objetos que recuerdan la tradición de San Venceslao, el patrono del país. Por ejemplo, se podrá observar la armadura de San Venceslao y su espada que forman parte del tesoro real guardado en la catedral de San Vito.

Esta exposición no es la única en el calendario de 2018. Se celebrarán otros eventos importantes que evocarán a las personalidades, los sucesos y los objetos relacionados con el Estado checo y la identidad nacional. Como aspectos complementarios de las exposiciones se dejará abierta la oficina presidencial, y el público podrá ver también la muestra de las constituciones originales de la República. La mayor exhibición tendrá lugar entre marzo y octubre del 2018 en la sala del Picadero del Castillo, y presentará diferentes fases históricas del Estado checo según las gestiones presidenciales y los acontecimientos más significativos de la nación checa.

Fuentes: Praha.idnes.cz, Radio.cz/es. Foto 1, foto 2, foto 3.

Una exposición en honor a la obra de Josef Lada en Praga

A mediados de noviembre de 2017 en la galería de la Casa Danzante, un edificio de estilo deconstructivista ubicado a orillas del río Moldava, fue inaugurada la exposición más grande de la obra del escritor, pintor e ilustrador checo Josef Lada.

Se trata de una exhibición retrospectiva en conmemoración de dos aniversarios relacionados con el artista checo: 130 años de su nacimiento y 60 años de su muerte. Para los checos Lada es un hombre bien conocido y muy popular, sin embargo, su fama y presencia en el exterior siempre ha sido bastante modesta. Tal vez porque su obra se basa principalmente en motivos, cultura y cuentos checos.

Hasta el 1 de abril de 2018 los visitantes pueden ver casi 400 obras distribuidas en cuatro pisos del edificio, entre ellas los cuadros más famosos de Lada, su obra para niños, ilustraciones de revistas o una réplica de su despacho junto con sus cosas personales. Se puede apreciar también el vestuario diseñado por él para piezas teatrales. De esta manera el evento permite conocer de manera más compleja la vida y la obra de Lada, y mostrar al ilustrador y pintor de otras perspectivas.

Ocho museos y galerías junto con los coleccionistas privados prestaron su colección para esta exposición, algunos de los cuadros e ilustraciones no han sido expuestos desde 1957. Es que la obra de Lada se encuentra repartida por todo el país y nadie sabe exactamente cuantas piezas comprende.

Además, por primera vez la exposición incluye también objetos interactivos como es un modelo del carro de un cuento de hadas, o una maqueta del libro para los más pequeños. Se dan también proyecciones de la serie animada sobre el Gato Mikes, uno de sus personajes emblemáticos. Mikes es un gato que habla y vive numerosas aventuras junto con otros compañeros animales, aventuras que atraen a los niños hasta nuestros días.

En el marco del programa acompañante tienen lugar conciertos de las composiciones de películas interpretadas por la Orquesta Filarmónica de Cine, y visitas guiadas con el nieto del pintor. Para estas actividades es necesario hacer una reserva en la página web del evento.

La exposición está abierta todos los días entre las 9 de la mañana y las 8 de la noche.

Josef Lada nació en 1887 en Hrusice, un pequeño pueblo de Bohemia Central, a unos 40 kilómetros de Praga. Sin embargo, durante su adolescencia se mudó a Praga donde muy pronto empezó a publicar ilustraciones y caricaturas en periódicos.

Además, escribió también cuentos y películas animadas para niños. De esta manera fue haciéndose famoso. A pesar de venir de una familia modesta, fue un hombre muy culto. Falleció en Praga en 1957.

Durante su larga carrera artística ilustró unos 120 libros con aproximadamente 15 mil ilustraciones, publicó una veintena de libros infantiles muy populares hasta ahora, pintó unos 500 cuadros, colaboraba con unos 80 periódicos checos y 8 extranjeros, preparó animaciones para 4 películas. Sus pinturas vistas como un arte puramente checo y atemporal se convirtieron en uno de los tesoros nacionales muy apreciados.

Por lo general, sus cuadros se destacan por una peculiar magia y poesía lírica, son alegres, optimistas,  y reflejan las costumbres y escenas de la vida cotidiana de los habitantes del campo checo. Particularmente los paisajes de invierno y de la época navideña emanan una atmósfera poética y festiva. En su obra creó varios personajes míticos, no obstante, se ganó un renombre especial como ilustrador de la reconocida novela Las aventuras del buen soldado Švejk (del escritor Jaroslav Hasek).

Más información sobre la exposición encontrarán en: www.sedmickyjosefalady.cz.

Otras fuentes: CoKdyVpraze.cz, Radio.cz/es. Foto 1, foto 2, foto 3, foto 4.

La época navideña en la República Checa

Desde finales de noviembre llega la época mágica de adviento durante la cual las ciudades y los pueblos checos lucen sus calles iluminadas, árboles de navidad decorados, pesebres de diferente tipo y materiales. Las plazas de ciudades se convierten en mercados navideños con una atmósfera especial con olor a canela y jengibre. Por todos lados suenan villancicos, y los visitantes pueden disfrutar de muchos eventos y presentaciones culturales acompañantes, particularmente en las ciudades más grandes del país.

Sin menor duda, Praga es uno de los destinos más espectaculares para visitar en diciembre. De  hecho, los mercadillos locales pertenecen entre los más famosos de toda Europa, y fueron destacados también por la prestigiosa revista americana US News & World Report que los colocó entre los diez mercadillos de Navidad más hermosos del mundo. Los mercadillos navideños se celebran en varias plazas de la capital, sin embargo, los más buscados se encuentran en la Plaza de la Ciudad Vieja y en la Plaza de San Venceslao. Al otro lado, en la Plaza de la República, en la Plaza de la Paz o en el patio del Castillo de Praga reina un ambiente más íntimo y no suele haber tanta gente.

Productos de diferente tipo se venden en casetas de madera con techos rojos. En estas tienditas al aire libre pueden conseguir, sobre todo, varias artesanías relacionadas con la época navideña, es decir, decoraciones, velas aromáticas, coronas de adviento, o juguetes en madera. Además, pueden probar alguna de las delicias tradicionales de la temporada como son las castañas asadas, salchichas a la parrilla, bizcochitos de vainilla, panes de jengibre u otros dulces típicos. Y si les da frío por el clima del invierno checo, encontrarán muchas opciones como calentarse, desde la antigua bebida aguamiel, grog preparado a base de ron o coñac, hasta diversos tipos de ponches y el delicioso vino tinto caliente con clavel y canela. El vino caliente viene servido esta vez en unas tazas de cerámica con diferentes diseños relacionados con los panoramas de Praga y personalidades de la historia checa.

Las tiendas de los mercados principales en Praga están abiertas todos los días (del 2 de diciembre al 6 de enero) desde las diez de la mañana hasta las diez de la noche, algunos puestos de comida permanecen abiertos hasta la medianoche.

En las plazas pueden admirar también hermosos árboles de Navidad y otras decoraciones. El abeto vivo de la Plaza de la Ciudad Vieja encendió sus luces por primera vez el 2 de diciembre. El acto empezó a las cuatro y media de la tarde bajo los tonos del poema sinfónico Mi Patria del compositor checo Bedrich Smetana. Debajo del árbol, decorado con objetos de paja y unas 600 luces en forma de estrellas, se encuentran dos pesebres, uno de ellos cuenta con figuras y animales vivos. Las decoraciones combinan los colores tradicionales: verde, blanco, dorado y rojo, y están inspiradas en las tradiciones populares checas e historia del país. El puente panorámico está decorado con siluetas luminosas de los portales góticos de la Catedral de San Vito.

En el escenario multifuncional, construido especialmente para tal fin en esta plaza, se dan presentaciones folclóricas, de coros de niños que cantan villancicos, de bandas musicales u obras de teatro. Aparte, varias iglesias y teatros de Praga ofrecen conciertos navideños, en cuyos programas no puede faltar la misa navideña checa del compositor Jan Jakub Ryba, denominada Hala, maestro, levántate.

No obstante, sería una pena quedarse sólo en Praga. También otras ciudades checas celebran la época del adviento de manera muy bonita y tal vez más tranquila. Por ejemplo, el hermoso centro histórico de Olomouc se convierte en una escena cultural interesante con conciertos de música, mercadillos,  un pesebre de madera, pero también una pista de hielo pública, y una variedad destacada de ponches que llevan condimentos especiales.

Cesky Krumlov, la joya arquitectónica del sur del país, muestra en invierno su cara diferente, una cara de tranquilidad y poesía. Pueden hacer un recorrido por las calles pintorescas de la ciudad, visitar el mercado de adviento en la plaza principal o la feria de artesanías en el patio del castillo local. Una de las atracciones más llamativas de la época de adviento en la ciudad consiste en el pesebre viviente que presenta el cuento bíblico con canciones y danzas.

Fuentes: KudyZnudy.cz, Prague.eu. Foto 1, foto 2, foto 3, foto 4.

Descubran Praga iluminada con luces diferentes

Del 12 al 15 de octubre Praga tiene un encanto aún más especial que normalmente. Varios edificios, plazas y rincones públicos de la ciudad se convierten en un espectáculo lleno de colores y sorpresas.

Sin menor duda, esta explosión de luces conocida como el Signal Festival deleitará a todos los visitantes también durante la quinta edición, gracias a una fusión única del arte, el espacio urbano y las tecnologías modernas.

De hecho, se trata del evento cultural más grande de su tipo en la República Checa que combina los monumentos visualmente atractivos con unas instalaciones ambiciosas de calidad excepcional. Por su enfoque, ideas únicas y creatividad asombrosa llama la atención tanto del público general como de los expertos y profesionales.

Durante cuatro noches presentan su arte las personalidades del diseño luminoso tanto checas como extranjeras. En total se pueden ver obras de 22 artistas y grupos artísticos de diez países, entre ellos los representantes de España, Francia, Australia, Japón y Canadá.

Como la principal novedad, los organizadores prepararon dos rutas oficiales para que el público no se quedara concentrado en unos pocos sitios y visitara también otros lugares interesantes. La llamada ruta del centro cuenta con 15 paradas y mide unos 5.8 km, así que el recorrido toma unas tres horas. La ruta de Vinohrady ofrece 5 instalaciones a lo largo de 2.2 km, y se necesita una hora para disfrutar de todo el programa.

Además, los interesados pueden visitar otra novedad de este año denominada la zona de galería. La zona incluye cuatro interiores originales, y algunos de ellos están abiertos para el público general solamente de manera excepcional, así que es una buena oportunidad para conocerlos. Pagando una entrada no muy elevada, se puede disfrutar de instalaciones únicas. También es posible asistir a un show de 3D video mapping usando gafas especiales.

Los espectáculos de luces que se llevan a cabo al aire libre siguen siendo gratuitos. El programa se desarrolla cada día desde las siete de la noche hasta la medianoche.

Un espacio grande pertenece a los artistas y creadores jóvenes y talentosos, dado que uno de los objetivos del festival es apoyar las nuevas obras artísticas y dar a conocer las tendencias recientes en el área. Por lo tanto fue creada una nueva sección denominada Signal calling, basada en una llamada pública, en el marco de la cual los organizadores escogieron tres obras interesantes.

Entre ellas se destaca particularmente la instalación HEARDT, el primer espectáculo de la historia checa que recibió la beca honoraria del festival Burning Man, y de esta manera pudo presentarse en el famoso festival artístico en el desierto de Nevada (Estados Unidos). Se trata de un corazón fosforescente tridimensional que reacciona con el cambio de colores a la música tocada por un piano conectado.

Para celebrar los cinco años de la existencia del festival, cada noche a las 11 p.m. la fachada de la Iglesia de Santa Ludmila se convierte en una pantalla grande donde se muestran todas las obras de video mapping que se realizaron en este monumento en las ediciones anteriores.

Los amantes de fotografía pueden participar en el concurso Lowlight, y ganar un premio por la foto que mejor logró captar las luces de la noche.

Más información encontrarán en la página del festival: www.signalfestival.com.

Otras fuentes: KudyZnudy.cz, CeskeNoviny.cz. Fotos 1-3.

Fiestas de San Venceslao – el fin de septiembre en la República Checa

El 28 de septiembre es un día festivo en la República Checa, y conmemora a San Venceslao, el mártir y santo patrono nacional, uno de los santos checos más populares. Ese mismo día en el año 935 fue asesinado el príncipe Venceslao Premislita por orden de su hermano menor Boleslao quien quiso llegar al poder. Su muerte significó un duro golpe para el pueblo checo, porque la mayoría de los ciudadanos lo respetaban y apreciaban mucho. Además, creían que tenía un poder milagroso. Por eso, 40 años más tarde, fue canonizado y se convirtió en uno de los primeros santos de origen checo.

A finales de septiembre en varias partes del país el legado de San Venceslao se festeja con eventos especiales. La Fiesta en Cesky Krumlov, la ciudad considerada joya arquitectónica, declarada el patrimonio de la humanidad por la Unesco, pertenece entre los eventos de más renombre. Este año tiene lugar del 28 de septiembre al 1 de octubre. En el programa figuran conciertos, presentaciones folclóricas, un mercado con artesanías y golosinas tradicionales. Se llevan a cabo excursiones guiadas por la ciudad, se celebran competiciones y juegos para niños. Durante la noche de San Venceslao la ciudad ofrece la entrada libre a las galerías y museos locales. Las personas con el nombre de Venceslao, en el caso de un hombre, o Venceslava, en el caso de una mujer, celebran su encuentro propio.

Una peregrinación en honor a San Venceslao que culmina con una misa en la plaza principal tiene lugar en Stará Boleslav porque fue en esta ciudad donde mataron a Venceslao. Sus puertas al público general abren algunas instituciones del Estado, por ejemplo, el Ministerio de Defensa o el Ministerio de Cultura.

Sin embargo, San Venceslao es también considerado el patrón de los cerveceros y productores de vino. La República Checa es famosa no solamente por la calidad de su cerveza, sino también por sus cultivos de uvas. Y justamente el mes de septiembre es la época de vendimia. Las ciudades y los pueblos checos en regiones vinícolas organizan eventos llenos de música, folclor, desfiles medievales, muestras de gastronomía local y, por supuesto, no pueden faltar las catas de vinos.

Los visitantes pueden saborear diferentes tipos de vinos tintos, blancos y rosados, destacados por su elevada calidad, premiada a nivel mundial. En la oferta suele aparecer también el llamado burcák, el vino joven fermentado que se saca del tanque unos días después del inicio del proceso de fermentación como un semiproducto durante la producción de vino. El equilibrio sensacional entre el azúcar y el alcohol de este mosto de uvas blancas le da un sabor único.

Durante todo el mes no hay ni un fin de semana en el cual no se festejaría en alguna parte de Bohemia o Moravia, siendo la segunda región la más conocida por su cultura de vid. En el sur de Moravia se produce más del 90 por ciento del vino checo, regiones como Pálava, Mikulcice o Znojmo reciben cada año miles de amantes de vino, particularmente en la temporada de la cosecha. De hecho, por su ubicación en el parque nacional de Podyjí que tiene un microclima especial, Znojmo pertenece entre las mejores localidades para cultivar la uva en toda Europa.

Sin embargo, los amantes de vino que no quieran salir de Praga no tienen que viajar a ningún otro sitio ya que directamente en la capital checa se encuentran unas 12 hectáreas de viñedos. Una de las viñas más antiguas del país está en el Castillo de Praga, y lleva el nombre de San Venceslao quien la fundó en el siglo X. Cada año las personas pueden degustar lo mejor de una de las viticulturas más importantes del país, gozando al mismo tiempo de un ambiente agradable y una vista hermosa al centro histórico de Praga.

Fuentes: KudyZnudy.cz, CKrumlov.info. Foto 1, foto 2, foto 3.