Siempre volveré a vivir: Los dibujos de los niños de Terezín

 Conversación con Eliska Krausova

Esta Licenciada en Español y Francés de la Universidad Carlos IV de Praga y de la Universidad

Pedagógica Nacional se ha desempeñado como  jefe de la Oficina de Relaciones Interinstitucionales de la UPN desde 1994. Además, es docente, investigadora y gestora educativa en el Departamento de Lenguas de la Facultad de Humanidades de la misma universidad.

Gracias a su calidad de presidente de la Asociación de Amistad Colombo – Checa,  ASOCHECA, gestionó la apertura de la exposición «Siempre volveré a vivir», compuesta por 40 dibujos y poemas realizados por niños en el campo de concentración Terezín, durante el Holocausto (1940 – 1944), los cuales se encuentran originalmente en una sinagoga de Praga (República Checa).

¿Por qué presentar en Colombia estos dibujos?

En Colombia hay niños y niñas que aunque no se encuentren en un gueto, están en condiciones de vulnerabilidad, por lo cual no pueden estudiar y están en contextos de conflicto, donde están limitados por estos actores y no tienen otras opciones de vida; ellos deben padecer sufrimientos muy parecidos a los de los niños de Terezín. Es para reflexionar un poco sobre lo que puede y debe hacer un país para que su juventud y sus niños tengan un futuro amable y lleno de vida. Este es uno de los temas que llama la atención desde ASOCHECA, para poder construir lazos de amistad y consolidar elementos artísticos e históricos, con la necesidad de la paz que tiene actualmente Colombia.

¿Por qué el nombre de «Siempre volveré a vivir»?

Logramos acompañar cada uno de los cuadros expuestos con poemas, ya que algunos niños pintaban y otros escribían; se buscaron correspondencias, ya que existen muchas coincidencias por el contexto en el que se encontraban.

 

El nombre es fruto del final de uno de los poemas de un niño judío, que a pesar de las condiciones en las que se encuentra, está orgulloso de ser judío y afirma que él siempre volverá a vivir, aunque lo más seguro es que no sobreviva en este lugar, mostrando así la esperanza que se puede conservar allí. Frantisek Bass, autor del poema «Soy Judío», ingresó al campo de concentración el 2 de diciembre de 1941 y murió el 28 de noviembre de 1944, a los 14 años.

 

 

¿Qué elementos de carácter histórico, social, cultural e individual se encuentran en los dibujos y poemas?

Están enmarcados entre los años 1940 y 1944, durante los cuales estuvo en funcionamiento el campo de Terezín. En la exposición se encuentran elementos de análisis sobre los campos de concentración, la interconexión entre estos por medio de trenes. Se encontraban en este campo de concentración únicamente personas de ascendencia judía; allí había ricos y pobres de distintas profesiones, quienes compartían sus conocimientos, razón por la cual quizá existió una enseñanza artística en los niños. Al mismo tiempo, estos judíos tuvieron la posibilidad de una organización según sus costumbres, a diferencia de otros campos. Las posibilidades que se dieron en este campo son particulares, en relación con los demás, así como la reacción del pueblo frente a las adversidades que se encontraban en ese lugar. Del mismo modo, los checos tenemos presente nuestra historia y nuestra memoria colectiva, que se interrelaciona con los hechos aprendidos de forma audiovisual en películas o escrita, con textos de historia basados en los dibujos y los poemas de la exposición.  

¿Cómo desde el arte se puede dar esperanza a un país en conflicto como Colombia?

No sé cómo, pero creo que el arte debe ser una vía para tenerla presente, pues se tiene como ejemplo de reflexión este caso, siendo Terezín un campo de concentración de familias judías, donde podían vivir los niños, mientras en los otros campos morían instantáneamente, fueron posibles condiciones únicas para que ellos recibieran clases de arte, humanidades, literatura, filosofía, pintura, música, entre otras, con lo que intentaron darles esperanza, y que fue muy provechoso en su vida. Por eso, hay unos ejemplos en estos dibujos y obras que se traen a Colombia en los que se ven las condiciones de hacinamiento, pero al mismo tiempo se presentan no como una plegaria o una queja, sino como un grito de esperanza, notándose la alegría y lo positivo.

¿En dónde se puede disfrutar de esta exposición?

Estuvo un mes en la Universidad Central, sede Norte. El  6 de septiembre se abrirá en la Biblioteca El Tintal hasta la mitad de octubre. Posiblemente estará en bibliotecas, colegios y universidades, ya que representa procesos históricos y complementa los estudios de lecturas, películas e historia oral: historia, vivencia y enseñanza. Se espera abrir un espacio en la Universidad Pedagógica Nacional para poder compartirla.

 

La asociación ASOCHECA diseñó y redactó un catálogo que acompaña la exposición, en donde se pueden encontrar los poemas, las imágenes y tres fechas fundamentales: la fecha de nacimiento, el ingreso al gueto de Terezín y la salida hacia el campo de concentración de Auschwitz, iniciando con una contextualización de las condiciones en las que se generaron y crearon los dibujos. El catálogo  está disponible en español.

 

 

Los dibujos fueron hechos en cartones, papel ordinario de diferentes tamaños y calidades, formularios y papel secante, sobre los cuales los niños usaron crayolas, lápices de colores, acuarelas y, con frecuencia, solo lápices de grafito, porque era lo único a su alcance para dibujar y escribir las obras que componen la muestra que actualmente se encuentra en Bogotá.

Tomado de www.pedagogica.edu.co