Exposición de esculturas de Olbram Zoubek en Praga

En el lugar único y mágico del Castillo de Praga se está llevando a cabo la tercera exposición de la obra del famoso escultor checo de arte contemporáneo, Olbram Zoubek. La exposición se prolongará hasta el 2 de marzo de 2014 y es organizada por el propio autor.

Se trata de la mayor exposición retrospectiva de este artista que ofrece las mejores obras de su vida artística. En total, están expuestas casi 300 obras, la mayoría creadas desde la mitad de los años 50 hasta el presente. Algunas de las esculturas serán expuestas por primera vez. Los visitantes pueden apreciar también la primera escultura de Zoubek del año 1943, cuando él tenía 17 años, así que entre la primera y la última obra pasaron 70 años de su trabajo artístico.

Las esculturas están ubicadas de frente a los que entran al recinto, siendo las mas recientes las primeras y en la parte posterior del salón sus obras de inicio artístico. Sus esculturas son inconfundibles: vuelan, levitan en el espacio y cada una tiene alma propia, un gesto o un grito silencioso, como si las esculturas desearan encontrarse y hablar entre sí. Son esculturas de tamaño sobrenatural, verticales, delgadas y llenas de emociones, que con sus movimientos y gestos se dirigen hacia arriba.

Zoubek pertenece a  los principales artistas checos contemporáneos, aunque su obra más temprana es poco conocida, a pesar de haber sido vanguardista. Por ejemplo, fue él quien utilizó por primera vez el cemento como material artístico en los años 50. Además del cemento, sus materiales más favoritos son el plomo y el bronce. A menudo también decora sus obras con oro creando así una tensión entre el material más común (cemento) y un símbolo de valor y eternidad (oro).

En el Castillo de Praga se encuentran también sus tres esculturas más destacadas. La primera es la placa “Jan” en homenaje a Jan Palach, el estudiante que se incendió en protesta contra el régimen comunista en enero de 1969. La segunda, Ifigenie, de 1986 fue la favorita del ex presidente Václav Havel.

La tercera, el Ciudadano, es una escultura que forma parte del monumento a las víctimas del comunismo de 2002. Este monumento, ubicado en la base de la colina de Petrín en Praga, es una serie de estatuas que conmemoran a las víctimas y presos políticos afectados durante la era comunista entre 1948 a 1989. Muestra siete figuras de bronce que descienden por las escaleras. Las estatuas parecen más “decaídas” cuanto más lejos están de la vista – algunos tienen extremidades pérdidas y sus cuerpos dañados.

Las esculturas de Zoubek pueden ser vistas en muchas ciudades: la colección más numerosa de su obra está expuesta de manera permanente en el sótano del Castillo de Litomysl. Hay también piezas en la Galería Nacional de Praga, el Museo de Kampa, la Galería de Moravia en Brno, la Galería de Hluboka nad Vltavou, el Museo de arte en Olomouc y en otras galerías regionales o colecciones privadas tanto en la República Checa como en el extranjero.

Fuentes: OlbramZoubek.cz, KulturaNaHrade.czCzechTourism. Foto 1, foto 2, foto 3.