Exposición sobre la Primera República Checoslovaca

Durante el año 2018, en la República Checa se celebraron varios aniversarios que conmemoraron hechos históricos importantes, especialmente, los relacionados con la fundación de la República Checoslovaca en octubre de 1918. El Estado independiente nació después del colapso del Imperio austrohúngaro tras la Primera Guerra Mundial. Una de las exposiciones, inaugurada justamente a finales de octubre del año pasado con motivo del centenario de la fundación de Checoslovaquia, habla sobre La Primera República Checoslovaca, como es conocido el período entre los años 1918 y 1938. Se trata de una exposición permanente que estará abierta al público general hasta finales de este año 2019.

La exhibición se encuentra instalada en el tercer piso del Palacio de Ferias en Praga. Se basa en las colecciones de la Galería Nacional de Praga, que vienen complementadas con préstamos de instituciones y colecciones privadas. De hecho, el proyecto quiere atraer al espectador actual, a esa persona que hoy ama el arte. Por tal razón, la muestra recoge las actividades de las galerías más importantes y de las instituciones y asociaciones artísticas que en aquellos años jóvenes del nuevo estado estaban a la vanguardia de la creación.

Los visitantes pueden apreciar la rica y cosmopolita escena artística en los primeros veinte años del estado independiente a través de las exposiciones de la época, las asociaciones culturales e instituciones que existían no solamente en la capital de Praga, sino también en otras ciudades checas (Brno, Zlín) o eslovacas (Bratislava, Kosice). Este amplio proyecto está dividido en 18 secciones.

Al principio rinde homenaje al primer presidente checoslovaco, Tomás Masaryk, como el fundador del estado y la personalidad que influyó de manera decisiva en el carácter del primer estado de los checos y los eslovacos, y tuvo también influencia en la jerarquía de valores donde la cultura figuró entre las prioridades. La exposición culmina de manera simbólica con un epílogo que incluye cuadros expresivos – reacciones al peligro de la Segunda Guerra Mundial que se acercaba y que significó el fin de la Primera República.

El proyecto presenta obras de grandes personalidades del arte mundial, así como de importantes artistas checos. Entre otras obras, pueden encontrar la colección francesa que el Estado adquirió cinco años después de su fundación, y de esta manera conocer las obras de Gaugin, Picasso, van Gogh o Matisse. A la vez descubrirán las obras de Capek, Spála o Toyen, destacados pintores nacionales. Les esperan también parciales reconstrucciones de importantes exposiciones históricas de aquella época, como fue la exposición de cultura contemporánea de Brno o la primera exposición de los surrealistas en el país.

Además, la exposición tiene una concepción interdisciplinar, es decir, no se limita únicamente a las obras de arte plástico, sino presenta también otras formas culturales que florecieron durante la Primera República.

Los visitantes pueden apreciar diversos ámbitos de la creación artística, tales como las ilustraciones de libros, la imprenta y topografía, el diseño o el diseño gráfico aplicado. Aprovechando las herramientas de topografía artística, se muestra la diversidad y riqueza de la producción artística y la escena cultural de la época, y se recrean los acontecimientos más relevantes en el ámbito de las artes plásticas en esos años 1918 – 1938.

La exposición cuenta con un detallado catálogo muy bien ilustrado. El evento está acompañado con un programa educativo y académico, y fue apoyado por el Ministerio de Cultura de la República Checa.

Fuentes: Irozhlas.cz, NgPrague.cz, Prazsky-zpravodaj.cz. Foto 1-3.