Nuevo diccionario checo con todo el español de América

Hace poco, el reconocido profesor de la Universidad de Palacký de Olomouc, Jiri Cerny, publicó un enorme diccionario de americanismos español-checo. Se trata de tres tomos de más de mil páginas que le demandaron a su autor veinte años de trabajo y dedicación exclusiva. Como dice el lingüista Cerny, el diccionario es fruto de las relaciones que fue construyendo con otros profesores, colegas y alumnos, en los distintos espacios que pudo compartir con latinoamericanos en una época cuando no era nada fácil poder hacerlo.

Según él, la primera idea surgió durante sus estudios del español en los años 50 dado que su profesor que nació en Brasil, hablaba el portugués brasileño y el español americano. Se interesó mucho por América Latina, pero en aquella época la gente no se imaginaba poder viajar y tener muchas relaciones con los extranjeros. Sin embargo, al terminar sus estudios en 1959, empezó a trabajar como profesor del checo dando un curso para extranjeros en la ciudad balneario de Mariánské Lázne. Entre sus alumnos había un mexicano, un cubano, dos bolivianos y tres brasileños. Más de diez años después, Cerny tuvo la oportunidad de salir a estudiar a Portugal, y más adelante a Madrid donde compartía el alojamiento con un grupo de latinos de México, Colombia o Cuba.

Finalmente, a finales de los años 90, Cerny comenzó a preparar un diccionario en tres fases. La primera que fue más mecánica, pero exigió mucho tiempo, era agrupar algunos diccionarios de base como un diccionario de mexicanismos, otro de colombianismos, otros dedicados a la jerga o a las formas de palabras típicas para algunos países. De hecho, con los estudiantes que colaboraron en el proyecto llegaron a trabajar con 34 diccionarios diferentes. En la segunda fase, el equipo se ocupó de adjuntarle a cada palabra un equivalente checo. La tercera fase fue la más difícil porque tuvieron que reunir todo el material para desplegar los múltiples significados de una palabra en distintos países como les pasó, por ejemplo, con la palabra “chiva”. El diccionario explica cada una de las varias aceptaciones de esta palabra que en Argentina puede significar “barba”, en Cuba “bicicleta” y en Colombia “autobús”.

De esta manera, entre las ventajas del nuevo diccionario el profesor menciona que le ahorra un trabajo considerable a un traductor dado que le ofrece unas quince o veinte definiciones checas posibles. A la vez, el diccionario puede servir a los checos que no conocen el español porque tiene muchas informaciones útiles sobre la fauna, la flora, las etnias indígenas, pero también sobre el modo de vivir, la astronomía y mitología, es decir, las cosas que es difícil encontrar en otras fuentes.

En cuanto a la región de América Latina, el profesor checo destaca su notable historia, la belleza de su naturaleza, y su atmósfera especial y amigable que hace que los checos que llegan a Latinoamérica puedan sentirse como en casa. Cerny considera como americanismos no solamente las expresiones o frases que no se conocen en España, sino todas las expresiones y frases que nacieron en América. Aunque el español no es el número uno entre las lenguas extranjeras en la República Checa, que actualmente es el inglés (y algunos dicen que podría ser también el chino más adelante), el interés de los checos por aprender el español ha venido creciendo, a diferencia de otros idiomas como, por ejemplo, el francés.

El recién nacido diccionario recibió el primer premio de 2019 al mejor diccionario editado en la República Checa y Eslovaquia que otorga la Unión Checa de Intérpretes y Traductores. Además, el profesor checo acabó de publicar un libro de memorias denominado Cómo fue la vida (Jak šel život).

Fuente (adaptado de): Radio.cz/es (Juan Pablo Bertazza).