cultura

Semana Checa en la Universidad de Santo Tomás, Villavicencio

Desde el 20 de marzo, en la Universidad de Santo Tomás en Villavicencio se celebró la Semana Checa. Las directivas de la universidad prepararon actividades de diferente tipo para presentar a los estudiantes el país centroeuropeo.

A lo largo de la semana tuvieron lugar consabidas charlas sobre la República Checa, sus relaciones internacionales y económicas. Además, los estudiantes conocieron las posibilidades de estudiar en las universidades checas, recibieron información acerca de las becas y los intercambios universitarios que se organizan entre los dos países.

Las representantes de Asocheca participaron en las actividades el día miércoles en el marco del programa coordinado por la Facultad de Humanidades, cuyo eje central fue el tema de la paz y el perdón. En las horas de la mañana presentaron la exposición Siempre volveré a vivir… dibujos de los niños de Terezín que estuvo expuesta durante toda la semana en un salón de exposiciones aparte. Por la tarde inauguraron la exposición de Samizdat, organizada en la Biblioteca Central, e impartieron una charla de una hora con un grupo de estudiantes interesados en la temática.

Además, se llevaron a cabo lecturas del Diario de Anna Frank, de unos textos de Primo Levi, el escritor italiano de origen judío, resistente antifascista y superviviente del Holocausto, y de Jorge Semprún, el escritor, guionista y político español. Los estudiantes asistieron a las actividades de acuerdo con su horario.

En la Semana Checa participó también el embajador checo Milos Sklenka con otros representantes de la Embajada checa en Colombia, particularmente en las conversaciones relacionadas con las relaciones económicas, comerciales y académicas.

Las actividades continuaron con la proyección de un par de películas relativas al tema de humanidades, como es la película El hijo de Saúl, un drama húngaro que trata el tema del Holocausto que los nazis perpetraron contra la raza humana. La Semana Checa se pudo celebrar también gracias a la cooperación de Aneta Toboríková, una compatriota checa que trabaja como maestra en la Universidad de Santo Tomás.

Celebración de la Semana Santa en la República Checa

No solamente las misas y otras ceremonias religiosas, sino también los huevos decorados, las varitas de sauce, los pasteles en forma de animales y las flores caracterizan la Pascua en la República Checa. Es que las fiestas, llamadas Velikonoce en checo, tienen también sus raíces paganas. Simbolizan la llegada de la primavera, y por medio de varias tradiciones ancestrales que se conservan hasta ahora se da la bienvenida a esta hermosa temporada del año.

Las fechas coinciden con el equinoccio de primavera cuando empieza el ciclo vegetativo de la naturaleza. En el campo se celebraban varios rituales con el fin de asegurar una cosecha abundante, buena salud y fecundidad. Estas costumbres se mezclaron posteriormente con las fiestas religiosas de la resurrección de Cristo, creando así una tradición checa excepcional.

El viernes, el sábado y el domingo se practican las tradiciones y ceremonias cristianas, sin embargo, las principales celebraciones se llevan a cabo el lunes siguiente a la Semana Santa religiosa, denominado también el Lunes Rojo. Este año se trata del lunes 2 de abril. De hecho, el lunes ha sido un día no laboral por décadas, mientras que el Viernes Santo fue aprobado como un día festivo apenas en 2016.

Aunque pueda parecer bastante cruel e inhumano, el lunes los varones checos van de casa a casa para azotar a las mujeres y chicas con varitas de sauce entrelazadas. El sauce es el primer árbol que se despierta después de invierno, y por eso simboliza la vitalidad y la fertilidad que con este acto los hombres pasan a la mujer.

De esta manera, las mujeres deberían estar sanas y ágiles a lo largo de todo el año. Obviamente, es más bien un juego simbólico y gracioso que no debería causar ningún daño ni sufrimiento. Los hombres persiguen a las mujeres por toda la casa, incluso en algunas regiones les echan agua fría o perfume para que las chicas conserven su frescura.

A cambio, los varones reciben huevos como un objeto mágico que desde tiempos remotos es símbolo de una nueva vida y la fertilidad. Además, los huevos contienen una gran cantidad de elementos nutritivos, así que sirven para recobrar fuerzas después de la época invernal. Se regalan huevos crudos, cocidos o de chocolate, pintados o decorados con diferentes técnicas hasta artísticas.

Otro de los símbolos es el cordero. Anteriormente fue la carne típica de las fiestas, pero en la actualidad se prepara una masa sabrosa dulce en forma de este animal. El bizcocho más antiguo y muy típico de la Pascua se llama mazanec, tiene forma de un pan redondo y se prepara de una masa de levadura.

En las ciudades de todo el país tienen lugar mercados, ferias y diferentes actividades. En la capital de Praga pueden visitar los mercadillos al aire libre en las plazas principales de la ciudad: la Plaza de San Venceslao, la Plaza de la Ciudad Vieja, pero también directamente en el Castillo de Praga. Los puestos ofrecen todo tipo de detallitos y artesanías de la temporada, pero también dulces típicos como son las roscas de Judas con miel. El programa acompañante incluye conciertos de música, espectáculos de baile folclórico, muestras de oficios antiguos y talleres de técnicas artísticas de decoración de huevos. Los mercadillos en Praga se prolongarán este año hasta el 8 de abril.

Otra opción consiste en pasar los días en los castillos, palacios o museos de todo el país que suelen preparar varias actividades y eventos, y presentar las tradiciones populares.

Una de las posibilidades es ir a Betlém en Hlinsko donde hasta el 15 de abril pueden conocer más acerca de la Pascua checa. Vale la pena viajar también a Roznov pod Radhostem donde se encuentra el Museo al Aire Libre, un pueblo de madera. Allí se dan presentaciones de grupos folclóricos y se muestran las costumbres típicas de la Pascua. Los grupos de música de cimbalón acompañan las actividades y crean una atmósfera hermosa y alegre.

En Brno, la segunda ciudad más grande del país, tiene lugar la edición 27 del festival de la música sacra.

 

Fuentes: KudyZnudy.cz, Radio.cz/es. Foto 1, foto 2, foto 3, foto 4.

El mes de marzo en la capital checa pertenece a los amantes del cine

Apenas terminó el festival de películas documentales Un mundo, en Praga empieza otro evento cinematográfico. Del 15 al 23 de marzo tiene lugar el Festival internacional de cine llamado Febiofest. La edición XXV fue inaugurada en la Casa Municipal de Praga con la tragicomedia inglesa The Party (La fiesta) de Sally Potter, que habla sobre la hipocresía de los estratos altos de la sociedad británica.

Cada año el evento invita al público general a ver las mejores y más recientes obras cinematográficas de todo el mundo, las proyecciones de alta calidad e invitados de renombre. En este 2018 les esperan 160 largometrajes que se presentarán en 15 categorías diferentes. Solamente en Praga se darán 450 proyecciones, desde el 26 de marzo el festival continuará en otras 16 ciudades del país y se prolongará hasta el 21 de abril. De hecho, lo más característico del Febiofest es precisamente la cantidad y la diversidad.

Muchas de las películas presentadas han sido galardonadas en prestigiosos festivales de todo el mundo, como son los festivales de Berlín, Cannes, Venecia, Toronto, San Sebastián y otros. Durante los años Febiofest se ha convertido en un reconocido certamen cinematográfico, hoy en día se trata del mayor festival de cine en la República Checa y el segundo más destacado del país (después del festival de Karlovy Vary).

La oferta programática abarca proyecciones contemporáneas y retrospectivas en alta definición, películas de todos los géneros y formatos, incluso la escena alternativa y amateur. Se enfoca también en descubrir nuevos territorios y cineastas desconocidos. Varias de las películas se podrán ver en la República Checa por primera vez.

Por ejemplo, la sección Panorama presenta obras realizadas por cineastas principiantes con un enfoque técnico progresista. La categoría Maestros ofrece las piezas más recientes de los cineastas renombrados a nivel mundial. Nueva Europa acerca al público al reflejo de la Europa actual, secciones especiales están dedicadas también a la cinematografía de los Balcanes, los países escandinavos y bálticos y del continente asiático. Una coproducción de Argentina, EE.UU., Brasil y Colombia denominada Nadie nos mira sobre la búsqueda del éxito y felicidad de un actor argentino en Nueva York se presenta en la sección Queer now.

La categoría Lo mejor de (Best of) muestra diez películas más apreciadas de los 25 años de la historia de Febiofest que se empezó a escribir en 1993, entre ellas, Mulholland Drive de David Lynch o el Pianista de Roman Polanski.

Al festival suelen ser invitados varios directores de cine célebres u otras personalidades que dan charlas y tertulias.  Como representante de la producción hispana hace presencia el director español Fernando Franco, galardonado con el premio Goya en 2014. En Praga estrena su película más reciente, Morir, basada en una novela de finales del siglo XIX del autor austriaco Arthur Schnitzler. Entre los invitados internacionales se destacan también los directores franceses Arnaud Desplechin y Leos Carax, o el actor, novelista, director y guionista inglés Mark Gatiss.

En el marco del festival tiene lugar un concurso de cortometrajes realizados por los aficionados, la mayoría directores jóvenes y atrevidos. El tema de este año gira en torno al enunciado lema del festival Déjense llevar. Una sección especial se dedica a la esfera comercial, a los menesteres de la industria cinematográfica. Se llama Industria e invita a los asistentes de otros países a participar en las conferencias sobre el futuro de la tecnología audiovisual, la distribución de estrenos en Europa, y clases magistrales de la realidad virtual en los medios.

Por cuarta vez se celebran las noches denominadas Culinary Cinema. Se trata de las proyecciones de cine relacionadas con las cenas exclusivas, preparadas por dos chefs reconocidos. Una de las películas de esta sección se llama La batalla de cocineros del director chino Yip Wai Man que se desarrolla en el ambiente de los cocineros de la calle.

Además, el programa acompañante incluye noches audiovisuales en los clubes de música, conciertos de la música de películas, presentaciones de teatro relacionadas con las películas, o exposiciones en los museos.

Para conocer el programa completo consulten la página del festival: www.febiofest.cz.

Otras fuentes: KudyZnudy.czRadio.cz/es. Foto 1, foto 2, foto 3.

El séptimo arte y los derechos humanos en Praga

Un mundo (Jeden svet en checo), así se llama el Festival internacional de películas documentales sobre los derechos humanos, galardonado con la medalla de honor de la Unesco por la difusión de esta problemática. De hecho, se trata del evento más grande de este tipo a nivel mundial. Este año el festival celebra su vigésimo aniversario del 5 al 14 de marzo en Praga, después se trasladará a otras 36 ciudades checas, y llegará hasta Bruselas (Bélgica).

En el programa figuran 128 películas procedentes de 52 países del mundo, y el evento cuenta con unos 120 invitados internacionales. Uno de los ejes principales de esta edición consiste en el tema de los derechos humanos en el ciberespacio. Por lo tanto el documental que inauguró el festival mostró la vida, el trabajo y las condiciones de los Limpiadores, es decir de las personas que vigilan el contenido en las redes sociales.

Los visitantes pueden enterarse también de otros temas relacionados con los dramas sociales del mundo, los casos políticos, los asuntos de medio ambiente y el estilo de vida, u otros temas del desarrollo. Este año pueden encontrar incluso muchos documentales que retratan los temas del mundo occidental.

Después de las proyecciones de la mayoría de las películas se llevan a cabo debates y charlas con directores de cine, actores de las películas presentadas, activistas de derechos humanos y expertos en temas relacionados. El objetivo no es solamente informar al público general sobre los problemas mundiales, sino también concientizar a la gente, incentivar un cambio social verdadero, darle al público general un espacio para participar de forma activa en la ayuda mediante peticiones, trabajos voluntarios o donativos.

En la sección de documentales con este objetivo especial encontrarán 23 obras, entre las cuales se destaca la película Azul celeste que muestra el impacto de los plásticos y basuras sobre los océanos y la vida submarina.

El cine colombiano no está representado en esta edición, sin embargo, los interesados en los problemas latinoamericanos más ardientes pueden escoger de varias películas. Algunas se enfocan en los retos de la vida cotidiana de los inmigrantes de Honduras y Guatemala (Los desterrados, Al otro lado del muro), otros en la realidad boliviana (La prisión de cocaína, Cuando el toro lloró), una película argentina llama la atención sobre el tema del abuso sexual (Las primas).

En Praga se encuentra también la directora venezolana Margarita Cadenas que presenta su documental Las mujeres del caos venezolano. El documental hace un retrato de la actual sociedad venezolana con sus necesidades básicas insatisfechas mediante relatos de cinco mujeres protagonistas que proceden de diferentes generaciones y estratos sociales.

Por tercera vez Un mundo interactivo invita a sus espectadores a mirar los documentales sobre personas y acontecimientos reales en un ambiente virtual usando unas gafas especiales. En este espacio se presentan películas con temas ecológicos, incluyendo el tema de la desaparición de la selva Amazónica, las obras relacionadas con la crisis migratoria, pero también documentales de lugares lejanos como es Corea, Ghana o Australia.

Entre las novedades más llamativas de esta edición pertenece el proyecto de un cine hablante que trae seis charlas profundas sobre los temas actuales como es la situación política en los EE.UU., el populismo en Europa o el impacto de la desinformación. La invitación fue aceptada, por ejemplo, por la activista polaca Marta Lempart y la activista rohingya, reconocida a nivel internacional, Wai Wai Nu.

Durante las horas de la mañana se realizan proyecciones para las escuelas primarias y secundarias, y para el público infantil en general. El evento se esfuerza por ser universal, por eso cuenta también con proyecciones para las personas ciegas, sordas o con dificultades de movilidad. Se dan también proyecciones específicas con la iluminación y el sonido más bajos, destinadas a personas con discapacidades mentales.

En el marco del festival se otorga el único premio checo de derechos humanos denominado Homo Homini. El festival es obra de la organización no gubernamental checa conocida como Hombre en Emergencia cuya misión es la lucha por los principios de solidaridad y libertad a nivel mundial.

Más detalles del evento pueden encontrar en la página oficial del festival: www.jedensvet.cz.

Otras fuentes: MistniKultura.cz, Radio.cz/es. Foto 1, foto 2, foto 3, foto 4.

La obra del pintor checo Kamil Lhoták expuesta en Praga

Hasta el 22 de abril en las instalaciones de la Casa Municipal, joya modernista de la capital checa, se celebra la exposición denominada Retrospectiva que presenta la obra de Kamil Lhoták, uno de los pintores checos más conocidos del siglo XX. A los visitantes les esperan unas 120 pinturas al óleo, prestadas para la exposición por 17 instituciones públicas y 33 coleccionistas privados.

Se trata de la selección más grande de la obra del autor que sigue atrayendo un elevado número de espectadores y coleccionistas. Los interesados pueden encontrar tanto sus pinturas tempranas, como sus lienzos icónicos, además de unos 20 cuadros desconocidos o supuestamente perdidos que no han sido expuestos al público nunca antes. Entre ellos llama la atención, por ejemplo, la obra Rivales del año 1940, o un cuadro con un sentido implícito surrealista denominado Huevo del pájaro Moa.

La exposición está dividida en 9 secciones temáticas que presentan diferentes enfoques de la obra de Lhoták. De esta manera se revelan los temas típicos del pintor, por ejemplo, su pasión por los globos aerostáticos, la posibilidad de volar, las bicicletas, los barcos, los trenes, en otras palabras, por la tecnología moderna de inicios del siglo XX.

Lhoták conocía con detalle los aspectos técnicos y los retrataba con la máxima minuciosidad posible. No obstante, las máquinas no se relacionan con nada nocivo, sino son productos propios del presente. Además, pueden admirar cuadros con temas franceses, retratos de amigos, trabajos surrealistas o cuadros inspirados en las historias de Jules Verne. A Lhoták también lo fascinaban mujeres con algún defecto físico, imperfección estética, tal vez porque él mismo de pequeño padeció poliomielitis, por la cual quedó cojo.

El sitio para la exposición fue escogido intencionalmente dado que jugó un papel importante en la vida artística de Lhoták. Fue precisamente en la Casa Municipal donde tuvo lugar una exposición de pintura francesa en 1923 a la cual Lhoták, teniendo 11 años en aquella época, asistió acompañado de su madre. La exposición influyó de manera significativa en su orientación en el mundo del arte.

Kamil Lhoták (1912-1990) es conocido por sus pinturas de globos, técnica moderna, periferias y deportes, pero también como ilustrador de más de 400 libros para niños y adultos. Fue un artista autodidacta, es decir, nunca estudió arte (estudió derecho).

Se inspiró en sus recuerdos de la niñez, carteles antiguos, revistas ilustradas. Junto con otros artistas checos formó el llamado Grupo 42, cuyos miembros solían enfocarse en la vida cotidiana de la ciudad, la belleza de los acontecimientos y realidades habituales. En particular se dedicaban al tema de la periferia en la cual encontraban una poesía especial. Sus cuadros y pinturas se caracterizan por estar llenas de fantasía, poética y nostalgia, como si viera el mundo con una mirada de un niño fascinado.

Lhoták trabajaba muy intensamente, se dice que cada día terminaba por lo menos una pintura, un lienzo. Además, anotaba cada obra en una lista de sus pinturas la que ha ayuda mucho a los profesionales con la identificación de su obra. Murió en 1990 a la edad de 78 años.

Fuentes: ObecniDum.cz, ArtMagazin.eu, Radio.cz/es. Foto 1, foto 2, foto 3.

Joyas de la corona expuestas en el Castillo de Praga

En el año 2018 la República Checa está celebrando el aniversario de 100 años desde la fundación de Checoslovaquia, un estado independiente, y 25 años desde la fundación de la República Checa. Por tal motivo durante todo el año se llevarán a cabo varios eventos conmemorativos. Una de las atracciones más llamativas en esta agenda es la exposición de las joyas de coronación que tendrá lugar del 16 al 23 de enero en la Sala de Vladislav en el Castillo de Praga. La entrada para el público general será gratuita.

Esta vez las joyas estarán expuestas en una nueva vitrina de seguridad que permitirá a los visitantes admirar la belleza de las joyas de todos los ángulos. La corona es particularmente interesante de atrás dado que se puede apreciar un hermoso y valioso zafiro de color azul intenso, proveniente de Sri Lanka. Pertenece entre los zafiros azules más grandes del mundo. En la sala estarán preparados también paneles explicativos sobre el destino de las joyas y el desarrollo de su significado simbólico.

Normalmente las joyas se encuentran guardadas en una cámara especial ubicada en la Catedral de San Vito, encerrada con siete cerrojos.

Respectivas llaves guardan por separado siete personalidades de la vida pública y religiosa del país: el presidente del país, el jefe del Gobierno, el presidente del Senado, el presidente de la Cámara de diputados, el cardenal, el alcalde mayor de Praga y el decano de la Capítula Metropolitana de la Catedral de San Vito. Todos ellos asistirán también al acto inaugural que se llevará a cabo el primer día a las dos de la tarde.

Por lo general, estas joyas preciosas se exponen solamente en ocasiones excepcionales. En el pasado las joyas simbolizaban el gobierno y el poder de los reyes checos. El conjunto cuenta con la corona de San Venceslao, el cetro real, la esfera real, las fundas de piel que suelen protegerlos, una almohadilla sobre la que descansa la corona y la capa de coronación con sus accesorios. La corona fue elaborada en 1346 con el motivo de la coronación de Carlos IV como el rey checo. A pesar de ser emblemas de poder del antiguo reino de Bohemia, hoy se consideran también símbolos estatales de la república. Sin embargo, durante la Primera República no fue así y las joyas no se exponían. Pero cuando el país empezó a tener miedo por sus joyas de la corona dada la amenaza de los nazis, se consagró su simbolismo. Es decir, tras la segunda guerra mundial las joyas ya poseían un símbolo de Estado consolidado, lo que continuó durante el régimen comunista.

Además, la exhibición incluirá objetos que recuerdan la tradición de San Venceslao, el patrono del país. Por ejemplo, se podrá observar la armadura de San Venceslao y su espada que forman parte del tesoro real guardado en la catedral de San Vito.

Esta exposición no es la única en el calendario de 2018. Se celebrarán otros eventos importantes que evocarán a las personalidades, los sucesos y los objetos relacionados con el Estado checo y la identidad nacional. Como aspectos complementarios de las exposiciones se dejará abierta la oficina presidencial, y el público podrá ver también la muestra de las constituciones originales de la República. La mayor exhibición tendrá lugar entre marzo y octubre del 2018 en la sala del Picadero del Castillo, y presentará diferentes fases históricas del Estado checo según las gestiones presidenciales y los acontecimientos más significativos de la nación checa.

Fuentes: Praha.idnes.cz, Radio.cz/es. Foto 1, foto 2, foto 3.

Una exposición en honor a la obra de Josef Lada en Praga

A mediados de noviembre de 2017 en la galería de la Casa Danzante, un edificio de estilo deconstructivista ubicado a orillas del río Moldava, fue inaugurada la exposición más grande de la obra del escritor, pintor e ilustrador checo Josef Lada.

Se trata de una exhibición retrospectiva en conmemoración de dos aniversarios relacionados con el artista checo: 130 años de su nacimiento y 60 años de su muerte. Para los checos Lada es un hombre bien conocido y muy popular, sin embargo, su fama y presencia en el exterior siempre ha sido bastante modesta. Tal vez porque su obra se basa principalmente en motivos, cultura y cuentos checos.

Hasta el 1 de abril de 2018 los visitantes pueden ver casi 400 obras distribuidas en cuatro pisos del edificio, entre ellas los cuadros más famosos de Lada, su obra para niños, ilustraciones de revistas o una réplica de su despacho junto con sus cosas personales. Se puede apreciar también el vestuario diseñado por él para piezas teatrales. De esta manera el evento permite conocer de manera más compleja la vida y la obra de Lada, y mostrar al ilustrador y pintor de otras perspectivas.

Ocho museos y galerías junto con los coleccionistas privados prestaron su colección para esta exposición, algunos de los cuadros e ilustraciones no han sido expuestos desde 1957. Es que la obra de Lada se encuentra repartida por todo el país y nadie sabe exactamente cuantas piezas comprende.

Además, por primera vez la exposición incluye también objetos interactivos como es un modelo del carro de un cuento de hadas, o una maqueta del libro para los más pequeños. Se dan también proyecciones de la serie animada sobre el Gato Mikes, uno de sus personajes emblemáticos. Mikes es un gato que habla y vive numerosas aventuras junto con otros compañeros animales, aventuras que atraen a los niños hasta nuestros días.

En el marco del programa acompañante tienen lugar conciertos de las composiciones de películas interpretadas por la Orquesta Filarmónica de Cine, y visitas guiadas con el nieto del pintor. Para estas actividades es necesario hacer una reserva en la página web del evento.

La exposición está abierta todos los días entre las 9 de la mañana y las 8 de la noche.

Josef Lada nació en 1887 en Hrusice, un pequeño pueblo de Bohemia Central, a unos 40 kilómetros de Praga. Sin embargo, durante su adolescencia se mudó a Praga donde muy pronto empezó a publicar ilustraciones y caricaturas en periódicos.

Además, escribió también cuentos y películas animadas para niños. De esta manera fue haciéndose famoso. A pesar de venir de una familia modesta, fue un hombre muy culto. Falleció en Praga en 1957.

Durante su larga carrera artística ilustró unos 120 libros con aproximadamente 15 mil ilustraciones, publicó una veintena de libros infantiles muy populares hasta ahora, pintó unos 500 cuadros, colaboraba con unos 80 periódicos checos y 8 extranjeros, preparó animaciones para 4 películas. Sus pinturas vistas como un arte puramente checo y atemporal se convirtieron en uno de los tesoros nacionales muy apreciados.

Por lo general, sus cuadros se destacan por una peculiar magia y poesía lírica, son alegres, optimistas,  y reflejan las costumbres y escenas de la vida cotidiana de los habitantes del campo checo. Particularmente los paisajes de invierno y de la época navideña emanan una atmósfera poética y festiva. En su obra creó varios personajes míticos, no obstante, se ganó un renombre especial como ilustrador de la reconocida novela Las aventuras del buen soldado Švejk (del escritor Jaroslav Hasek).

Más información sobre la exposición encontrarán en: www.sedmickyjosefalady.cz.

Otras fuentes: CoKdyVpraze.cz, Radio.cz/es. Foto 1, foto 2, foto 3, foto 4.

Un villancico inglés sobre San Venceslao, el rey checo

Buen Rey Venceslao (Good King Wenceslas en versión original) es el nombre de un villancico popular que se canta en tierras inglesas particularmente durante la fiesta de San Esteban (26 de diciembre). San Esteban es considerado el primer mártir cristiano, y es venerado por las comunidades que en su nombre realizan obras de caridad para ayudar a los pobres.

La canción fue emitida por primera vez en el año 1853. La música fue inspirada en una canción primaveral del siglo XIII. La letra fue compuesta por John Mason Neale quien tradujo un poema del escritor checo Václav Alois Svoboda.

El villancico cuenta historia de cómo el rey (anterior príncipe) checo San Venceslao ayuda junto con su paje a un campesino pobre. Cuando el invierno y la noche del día de San Esteban complican la ayuda, el rey incluso hace milagros. Es que durante el viaje, el paje del rey, con sus pies descalzos y congelados, está a punto de rendirse a causa del frío, pero logra continuar siguiendo las huellas del rey a través de la nieve dado que estas se quedan milagrosamente calientes. La leyenda está basada en la vida del histórico San Venceslao I de Bohemia (907-935), patrón de la República Checa.

La letra de la canción dice lo siguiente:

El buen rey Venceslao miraba en la Fiesta de Esteban,
La nieve se extendía alrededor, intensa, frágil y uniforme.
Aquella noche la luna brillaba, aunque cruel era la helada,
Cuando divisó un pobre, buscando combustible de invierno.

“Ven aquí, paje, ponte a mi lado, dime si sabes
¿Quién es ese campesino? ¿Dónde y cuál es su morada?”
“Señor, vive a una legua de aquí, al pie de la montaña;
Justo al lado del cercado del bosque, por la fuente de Santa Inés.”

“Tráeme carne, y tráeme vino, tráeme aquí troncos de pino:
tú y yo le veremos cenar, cuando llevemos todo para allá”
Paje y monarca, adelante se fueron, adelante se fueron juntos;
A través del violento viento salvaje y el clima amargo.

“Señor, la noche es más oscura ahora, y el viento sopla más fuerte;

Falla mi corazón, yo no sé cómo; no puedo ir más allá.”
“Marca mis pisadas, buen paje mío, písalas con valentía.
Ya verás que la rabia del invierno te hiela la sangre menos friamente.”

En las huellas de su amo pisaba, donde estaba la nieve aplastada;
El calor se notaba en la tierra por donde el santo había pasado.
Por lo tanto, cristianos, contar que -poseyendo linaje o riquezas -,
Los que ahora bendecís a los pobres, vosotros mismos sereís bendecidos.

 

San Venceslao fue un soberano checo que nació en 907 en Praga, y fue criado y educado por su abuela, la reina Ludmila la Santa de Bohemia, conocida por su devoción religiosa y amabilidad. Tuvo una gran influencia sobre Venceslao, sobre todo, en cuanto a su dedicación al cristianismo, su piedad, generosidad, y autosacrificio.

Venceslao prefería la paz a la guerra. Transformó la sociedad checa no solamente en lo relacionado a la religión, sino también modificando el sistema judicial, reduciendo las condenas relativas a la pena capital o a la tortura. También introdujo un nuevo sistema educativo facilitando el acceso a la educación incluso a los estratos populares. Entre otras obras arquitectónicas, promovió la construcción de la Catedral de San Vito.

La festividad de San Venceslao se celebra el 28 de septiembre para conmemorar el día en el que Venceslao fue atacado y matado por su hermano menor Boleslao y otros conspiradores delante de la puerta de la iglesia en la ciudad de Stará Boleslav. El acto tuvo lugar en el año 935. Tres años más tarde, Boleslao arrepentido, hizo llevar los restos de su hermano al interior de la Catedral de San Vito en Praga.

Después de su muerte, el príncipe Venceslao fue proclamado mártir y santo. Además, el Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico le concedió el título del Rey.

Fuente: Foto 1, foto 2.

La época navideña en la República Checa

Desde finales de noviembre llega la época mágica de adviento durante la cual las ciudades y los pueblos checos lucen sus calles iluminadas, árboles de navidad decorados, pesebres de diferente tipo y materiales. Las plazas de ciudades se convierten en mercados navideños con una atmósfera especial con olor a canela y jengibre. Por todos lados suenan villancicos, y los visitantes pueden disfrutar de muchos eventos y presentaciones culturales acompañantes, particularmente en las ciudades más grandes del país.

Sin menor duda, Praga es uno de los destinos más espectaculares para visitar en diciembre. De  hecho, los mercadillos locales pertenecen entre los más famosos de toda Europa, y fueron destacados también por la prestigiosa revista americana US News & World Report que los colocó entre los diez mercadillos de Navidad más hermosos del mundo. Los mercadillos navideños se celebran en varias plazas de la capital, sin embargo, los más buscados se encuentran en la Plaza de la Ciudad Vieja y en la Plaza de San Venceslao. Al otro lado, en la Plaza de la República, en la Plaza de la Paz o en el patio del Castillo de Praga reina un ambiente más íntimo y no suele haber tanta gente.

Productos de diferente tipo se venden en casetas de madera con techos rojos. En estas tienditas al aire libre pueden conseguir, sobre todo, varias artesanías relacionadas con la época navideña, es decir, decoraciones, velas aromáticas, coronas de adviento, o juguetes en madera. Además, pueden probar alguna de las delicias tradicionales de la temporada como son las castañas asadas, salchichas a la parrilla, bizcochitos de vainilla, panes de jengibre u otros dulces típicos. Y si les da frío por el clima del invierno checo, encontrarán muchas opciones como calentarse, desde la antigua bebida aguamiel, grog preparado a base de ron o coñac, hasta diversos tipos de ponches y el delicioso vino tinto caliente con clavel y canela. El vino caliente viene servido esta vez en unas tazas de cerámica con diferentes diseños relacionados con los panoramas de Praga y personalidades de la historia checa.

Las tiendas de los mercados principales en Praga están abiertas todos los días (del 2 de diciembre al 6 de enero) desde las diez de la mañana hasta las diez de la noche, algunos puestos de comida permanecen abiertos hasta la medianoche.

En las plazas pueden admirar también hermosos árboles de Navidad y otras decoraciones. El abeto vivo de la Plaza de la Ciudad Vieja encendió sus luces por primera vez el 2 de diciembre. El acto empezó a las cuatro y media de la tarde bajo los tonos del poema sinfónico Mi Patria del compositor checo Bedrich Smetana. Debajo del árbol, decorado con objetos de paja y unas 600 luces en forma de estrellas, se encuentran dos pesebres, uno de ellos cuenta con figuras y animales vivos. Las decoraciones combinan los colores tradicionales: verde, blanco, dorado y rojo, y están inspiradas en las tradiciones populares checas e historia del país. El puente panorámico está decorado con siluetas luminosas de los portales góticos de la Catedral de San Vito.

En el escenario multifuncional, construido especialmente para tal fin en esta plaza, se dan presentaciones folclóricas, de coros de niños que cantan villancicos, de bandas musicales u obras de teatro. Aparte, varias iglesias y teatros de Praga ofrecen conciertos navideños, en cuyos programas no puede faltar la misa navideña checa del compositor Jan Jakub Ryba, denominada Hala, maestro, levántate.

No obstante, sería una pena quedarse sólo en Praga. También otras ciudades checas celebran la época del adviento de manera muy bonita y tal vez más tranquila. Por ejemplo, el hermoso centro histórico de Olomouc se convierte en una escena cultural interesante con conciertos de música, mercadillos,  un pesebre de madera, pero también una pista de hielo pública, y una variedad destacada de ponches que llevan condimentos especiales.

Cesky Krumlov, la joya arquitectónica del sur del país, muestra en invierno su cara diferente, una cara de tranquilidad y poesía. Pueden hacer un recorrido por las calles pintorescas de la ciudad, visitar el mercado de adviento en la plaza principal o la feria de artesanías en el patio del castillo local. Una de las atracciones más llamativas de la época de adviento en la ciudad consiste en el pesebre viviente que presenta el cuento bíblico con canciones y danzas.

Fuentes: KudyZnudy.cz, Prague.eu. Foto 1, foto 2, foto 3, foto 4.

Asocheca celebró la fiesta de San Nicolás

El sábado 3 de diciembre, se realizó un lindo encuentro para celebrar con anticipación el día de San Nicolás. El evento, organizado por Asocheca en cooperación con la Embajada de la República Checa en Bogotá, tuvo lugar en la residencia del señor embajador Miloš Sklenka.

La fiesta de San Nicolás (6 de diciembre), llamado Mikuláš en checo, pertenece entre las tradiciones checas más importantes de la época navideña. La figura central, vestida de rojo con hábito de obispo y un báculo pastoral en la mano, es un personaje legendario que les trae regalos a los niños el 5 de diciembre por la noche. Suele estar acompañado por un ángel y un diablo, que juntos recorren las calles de las ciudades entrando de casa en casa. El demonio se encarga de asustar a los niños, el ángel representa el papel del bueno.

San Nicolás les pregunta a los niños cómo se han portado, y les pide que canten una canción o reciten un poema. Al final, los niños buenos reciben dulces o frutas, y los que no se han portado bien, pueden recibir cáscaras de papas o un trozo de carbón.

De acuerdo con esta tradición, los hijos y nietos de los miembros y otros amigos de Asocheca y la Embajada checa tuvieron que demostrar a los tres personajes de la fiesta sus capacidades para recibir dulces.

 

Un poco más sobre la leyenda de San Nicolás …

La figura de San Nicolás está inspirada en la de un obispo cristiano, San Nicolás de Bari, obispo de Myra en la actual Turquía, en el siglo IV, que fue muy venerado por los cristianos de la Edad Media.

De él se cuentan cientos de historias, especialmente narrando sus milagros y sus bondades para con la gente pobre. Su mítica fama de repartidor de obsequios se basa en una historia que cuenta que un empobrecido hombre, padre de tres hijas, no podía casarlas por no tener la dote necesaria. Enterado de esto, Nicolás le entregó, al obtener la edad de casarse, una bolsa llena de monedas de oro a cada una de ellas. Se cuenta que todo esto fue hecho en secreto por el sacerdote quien entraba por una ventana y ponía la bolsa de oro dentro de los calcetines de las niñas, que colgaban sobre la chimenea para secarlos.

Cuando más adelante (ya en el siglo XVI) San Nicolás se convirtió en una festividad familiar, se impuso la costumbre de poner los zapatos junto a la chimenea. Según la tradición, San Nicolás baja por la chimenea de noche y coloca los regalos en los zapatos de los niños, generalmente, dulces y juguetes. Esta tradición sigue manteniéndose viva.