Septiembre, mes de vendimia en la República Checa

En la República Checa, septiembre es el mes de las fiestas de vendimia. Es una tradición visitar en esta época los viñedos donde se pueden saborear decenas de vinos tintos, blancos y rosados, el vino joven fermentado y degustar platos típicos.

Los vinos del país se destacan por su elevada calidad, premiada a nivel internacional. En la oferta se encuentran los mejores caldos tradicionales y las nuevas variedades de vino tinto como el Cabernet Moravia o el André, y de vinos blancos como el Moscatel Moravo.

Durante todo el mes se festejan vendimias en diferentes ciudades. Son eventos que cuentan con catas de vino y actividades de ocio, que incluyen hasta los desfiles históricos y folclóricos.

Aunque Moravia es conocida por su cultura de vino (Pálava, Znojmo, Mikulcice, entre otros), también Bohemia tiene sus viñedos: desde hace algunos años, la cosecha de vino se festeja en la misma capital donde se encuentran unas 12 hectáreas de viñedos. Una de las viñas más antiguas en Praga es la de San Venceslao, ubicada en el Castillo de Praga y reabierta en 2008.

En las fiestas de esta vendimia (28-29 de septiembre), además del vino, vino joven fermentado, mosto de uva y las delicias gastronómicas, los visitantes pueden ver el prensado antiguo de vinos y trabajos con utensilios de vino históricos. Aquí no podrán faltar los torneos medievales, la música, la danza y el séquito encabezado por San Venceslao.

Cerca de Praga pueden visitar también viñedos mandados a sembrar por el antiguo rey checo, Carlos IV. La histórica celebración (28-30 de septiembre) del vino promete un rico programa de carácter medieval con degustaciones, un torneo medieval, actuaciones de magos, estancos de venta con muestras de artesanías históricas y otras atracciones. No podrá faltar un desfile encabezado por el emperador romano y Rey de Bohemia, Carlos IV, su esposa y la corte real, desde los viñedos hasta el castillo de Karlstejn.

La tradición de vino en tierras checas es larga, aunque el propósito del cultivo del vino en aquel entonces no era disfrutar de una copa en una cena romántica con velas, sino que tenía mucho que ver con el cristianismo. Simboliza la sangre de Cristo y se utilizaba en las misas. Por esto se plantaban vides en la capital checa. Hoy en día, sin embargo, este significado del vino se ha perdido y una botella del vino es un acompañante de una comida rica y una compañía agradable.

Información detallada sobre la cultura y la industria de vino de la República Checa y actividades relacionadas encontrarán en la página Wine of Czech Republic, sobre el origen de los viñedos en Praga en la página web de Radio.cz. Otros fuentes: vendimia en Praga, vendimia en Karlstejn. Para la lista de vendimias que se celebran este año pueden consultar también la página de Festival guide. Foto 1, foto 2, foto 3.