La ciudad de Karlovy Vary vive la fiesta del séptimo arte

Más de 180 películas de diferentes géneros en 9 días, es lo que les espera a los amantes del cine en estos días en la famosa ciudad balneario de la región occidental de Bohemia. El Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary desplegó su alfombra roja el 29 de junio y se prolongará hasta el 7 de julio. Se trata de uno de los festivales de cine más antiguos del mundo, a la vez es la cita cinematográfica más prestigiosa del país, pero también de Europa Central y del Este. El renombre e importancia mundial del evento demuestra también el hecho de pertenecer en la liga de los mejores festivales de cine al igual que los festivales de Cannes, Berlin o Tokio.

Los largometrajes de ficción y documentales son divididos en diversas categorías oficiales, temáticas y retrospectivas. La edición número 53 se destaca por su mayor énfasis en las obras del cine checo, por eso esta vez cada una de las secciones de concurso cuenta con dos películas checas. Otras tres obras de cineastas checos se pueden ver fuera del concurso y entre los estrenos. Por ejemplo, la proyección de la película Los amores de una rubia (1965) inauguró el evento con el fin de rendir homenaje a su director Milos Forman, fallecido recientemente.

Todas las películas presentadas en el festival pasaron por una estricta selección y fueron escogidas de entre más de dos mil producciones, por tal razón cumplen con los criterios de calidad, pero también tienen que aportar algo nuevo. Las mejores películas de este certamen de primera categoría, escogidas tanto por el jurado profesional como por el público mismo, reciben los premios conocidos como los Globos de Cristal.

El mismo director artístico del festival, Karel Och, recomienda la película Los Ojos de Orson Welles, del documentalista y ensayista irlandés-escocés Mark Cousins, o la película sueca Border que trata sobre una mujer que sabe percibir los sentimientos humanos lo que le ayuda en su trabajo en el paso fronterizo entre Dinamarca y Suecia. En la sección oficial se presenta, entre otras, la película del director de cine rumano Radu Jude denominada No me importa si pasamos a la historia como bárbaros. Es una reflexión del pasado, especialmente de la (falta de) memoria de las masacres que el ejército rumano cometió en 1941 en el Frente Oriental.

En el festival se luce también la joven argentina Ana Katz con su película Sueño Florianópolis, el único film en habla hispana y latino. Aplaudida por el jurado y la crítica, la película cuestiona las reglas morales que tenemos sobre la familia, la pareja o el dinero. El festival se cerrará con la comedia francesa Húndete o nada, segunda película dirigida por el actor Gilles Lellouche, en la que un grupo de hombres tratan sus demonios ejercitándose en natación sincronizada.

Como ya es una buena tradición, en la lista de los invitados que están premiados u homenajeados este año figuran conocidos directores de cine y actores. Por ejemplo, está presente el actor, director y guionista estadounidense Tim Robbins, galardonado durante la inauguración con el premio Globo de Cristal por sus aportaciones a la cinematografía mundial. A la ciudad llegó también el actor británico Robert Pattinson, conocido por su papel en la saga vampírica Crepúsculo, quien será galardonado con el premio del presidente del festival durante la ceremonia de clausura.

Otra estrella del festival es el guionista y director Barry Levinson, considerado uno de los mejores directores de la actualidad. Es, entre otras, autor de la legendaria película Rainman, que cumple 30 años y que se va a proyectar junto a otras películas del director. Se homenajea también al actor checo Jaromír Hanzlík, y se reciben como invitados de honor a la actriz Anna Paquin, que interpretó a la protagonista de la oscarizada El Piano, el director Terry Gilliam y el actor Caleb Landry Jones.

Además de las proyecciones mismas, el ambiente excepcional se convierte en un valor agregado del festival. El centro histórico de esta hermosa ciudad termal invita a disfrutar del clima festivo, multicolor y despreocupado, una atmósfera solemne y divertida a la vez, potenciada por la presencia de varios actores, directores de cinte y otros artistas que pasan por las calles de la ciudad. También se celebran varios conciertos de música, ceremonias, fiestas hasta las horas de la mañana, y otras actividades acompañantes. Las principales actividades se centran en el hotel Thermal y sus alrededores.

La página oficial del evento: www.kviff.com.

Otras fuentes: KudyZnudy.czRadio.cz/es-1, Radio.cz/es-2. Foto 1, foto 2, foto 3.