Cesky Krumlov, visiten una ciudad de cuento de hadas

Es una ciudad que hechiza a los visitantes por la hermosa atmósfera de sus callejuelas pintorescas, ferias tradicionales, programas culturales y rincones románticos. Muchos turistas suelen llegar a Cesky Krumlov en la época de adviento o durante las fiestas navideñas, sin embargo, incluso después del 6 de enero la ciudad ofrece muchas razones para conocerla.

De hecho, varios dicen que se trata del pueblo más hermoso de la República Checa, que además figura en la lista del Patrimonio Cultural de la Humanidad de la Unesco desde hace más de 25 años. El ambiente mágico de la ciudad, de unos 13.000 habitantes, y la intromisión mínima en el aspecto original de la mayoría de los edificios locales, ha sido el motivo principal.

Cesky Krumlov se encuentra en Bohemia del Sur, a unos 180 km de Praga y a unas tres horas de viaje en bus o carro. Representa un gran atractivo para los turistas gracias a una auténtica red de estrechas callejuelas medievales, majestuosos frontones de antiguas casas de la aristocracia, varias cafeterías o cervecerías históricas, las orillas del río, su castillo y palacio en un cerro y mucho más.

El centro histórico de la ciudad lo forma una reserva urbana nacional, bastante extensa, protegida por el Estado Checo. La ubicación de la ciudad es única dado que el río Moldava pasa por la ciudad haciendo varias curvas junto al casco histórico.

Casi todos los edificios locales son interesantes por sus portales de entrada, un extenso patio interno  y un dibujo de la Virgen en el frontal. Además, el palacio, cuyo jardín botánico gótico llega hasta el bosque, le da al lugar un toque especial.

De hecho, el palacio y castillo conforman un complejo único y majestuoso que se ve desde lejos, pero que está abierto solamente desde el 1 de abril hasta el 31 de octubre. En otras palabras, durante los meses desde noviembre hasta marzo la mayoría de las partes de este hermoso complejo están cerradas. No obstante, los visitantes pueden entrar en el museo del castillo para admirar la exposición de objetos valiosos de los antiguos propietarios, y subir a la torre a la que los llevan 162 escalones. De arriba podrán admirar la vista mágica de la ciudad y sus alrededores. Este circuito está abierto desde el 2 de enero hasta el 31 de marzo, excepto los lunes, desde las 9 a.m. hasta las 3 p.m.

Para llegar al palacio y castillo, es necesario cruzar un puente, al que suelen venir artistas y cantantes para divertir a los turistas. La zona documenta el desarrollo arquitectónico del lugar desde el siglo XII hasta el siglo XIX, y abarca unos 40 edificios con unas 600 puertas y unas 2.000 ventanas en total. Realizar este conjunto arquitectónico llevó más de 300 años, algunas partes del terreno tuvieron que ser niveladas. Varios palacios rodean cinco patios palaciegos, pero a la vez una parte del área hace recordar una fortaleza gótica, por eso se habla del castillo y palacio. Los edificios palaciegos servían tanto para fines administrativos como para vivir.

El mayor desarrollo de la ciudad se debe a la familia de Rožmberk, que habitó el castillo local y gobernó la ciudad desde 1302 hasta 1602. Este período fue decisivo en lo político, económico y arquitectónico para la ciudad. El castillo se convirtió en la sede representativa y monumental de la familia, hubo cambios en el aspecto de la naturaleza local. La dinastía, que pertenece entre las más poderosas de la historia nacional, por ejemplo, transformó las zonas pantanosas y densos bosques en terrenos arables, fundó ciudades y pueblos, creó un admirable sistema de unos tres mil estanques artificiales. Más tarde, el poder pasó a otra dinastía muy importante, la de Schwarzenberg. A mediados del siglo XX la ciudad con su castillo y palacio pasaron a ser propiedad del Estado.

Otro sitio que vale la pena visitar es el teatro palaciego. Aunque son muy escasas las actuaciones que se realizan en él, los interesados pueden recorrer sus interiores desde mayo hasta octubre. Se trata de uno de los cuatro teatros palaciegos de estilo barroco mejor conservados en Europa, y a la vez el más antiguo a nivel mundial. El edificio data de 1682, pero el escenario y auditorio para unas 160 personas fue modernizado en 1766.

El hermoso jardín palaciego se encuentra en lo más alto de la loma en dirección al oeste, y surgió en el siglo XVI. En aquella época se cultivaban en él verduras, frutas y especias para la cocina palaciega, sin embargo, durante los dos siglos siguientes fue transformado y pasó a formar parte de las áreas oficiales del palacio. En su primer sector encontrarán árboles y arbustos, le sigue un sector de flores en estilo francés, y luego enlaza un jardín inglés. El jardín termina con un estanque con una isla en su centro.

En medio del jardín descubrirán también un auditorio giratorio, construido en 1958, y remodelado en 1992 para dar abasto a más personas. Actualmente este teatro al aire libre dispone de unos 650 asientos. A diferencia de otros teatros, el espectador está en el medio y la obra se desarrolla a su alrededor, es decir, el escenario rodea el auditorio. De esta manera, los espectadores pueden seguir un drama, ópera o ballet desde varios ángulos. Las presentaciones en este teatro se celebran en la temporada de verano.

La ciudad cuenta también con varios monasterios que ocupan una área similar a la del conjunto del palacio y castillo locales. Por ejemplo, el monasterio de las clarisas tiene unas 350 habitaciones, y actualmente es sede de una escuela de artes y fotografía, de un museo histórico y un estudio de música barroca.

Fuente (adaptado y recortado): Radio.cz/es (Ivana Vonderková). Foto 1, foto 2, foto 3.