Conozcan la pintura abstracta de František Kupka

Hasta el 20 de enero de 2019, todos los interesados pueden visitar la exposición retrospectiva del fundador del arte abstracto, František Kupka, que regresó a la República Checa. La sala de exposiciones Jardines Wallenstein alberga esta extensa exposición de las pinturas del pionero de la pintura abstracta desde el 7 de septiembre.

Como insinúa el nombre de la exhibición, František Kupka 1871-1957, se trata de una muestra de su obra entera, con todas sus etapas y aspectos, desde sus primeros intentos de los años noventa del siglo XIX hasta las obras abstractas de los años cincuenta del siglo XX. Los visitantes pueden ver cerca de 300 piezas, incluyendo dibujos, manuscritos, acuarelas y una amplia colección de periódicos y enciclopedias que el artista ilustró.

La exposición está organizada cronológicamente y dividida en unidades temáticas. De esta manera, se puede observar la trayectoria de Kupka que va desde el simbolismo hasta la abstracción. Les esperan pinturas simbólicas, retratos expresionistas, juegos de formas y de colores y la abstracción geométrica.

Muchas de las obras expuestas pertenecen a la Galería Nacional, sin embargo, se pueden admirar también pinturas menos conocidas, prestadas por coleccionistas privados, y las traídas del exterior.

A lo largo de la exposición se han llevado a cabo también charlas y conferencias sobre la vida y la obra del artista, y unas actividades y programas especiales para niños y adolescentes.

El evento es organizado por la Galería Nacional de Praga en cooperación con la organización francesa Réunion des musées nationaux, el Centro Cultural Pompidou y la Galería Nacional de Finlandia. De hecho, antes de ser trasladada a Praga, la exposición tuvo lugar en el palacio Grand Palais en París.

František Kupka (1871-1957) pertenece entre los artistas checos más destacados, hasta se le llama un héroe de la abstracción. Se distinguió también como ilustrador, publicó entre 600 y 700 dibujos en revistas libertarias y libertinas entre 1900 y 1906. No obstante, después decidió dedicarse exclusivamente a la pintura.

Fue un hombre místico e insolente, solitario y muy independiente, perseguido por una fuerte espiritualidad y un gran sentido de la moral. Le apasionaba la historia de la antiguedad, la filosofía, las religiones y las ciencias. Se destacó por ser un artista extremadamente complejo y crítico con todos los ismos del vanguardismo de principios del siglo XX.

Nació en Bohemia, pero en 1896 llegó a París (Francia) donde vivió la mayor parte de su vida dentro de un círculo de artistas de la época. En su estudio, ubicado en una pequeña localidad al oeste de París, recibía a menudo a los artistas de la época, y organizaba debates intelectuales. Hasta sus 80 años no firmó ningún contrato por el temor a exponer y ser copiado por los demás.

En las tierras checas, su trabajo fue reconocido por primera vez en 1946 cuando la Asociación de Artistas Mánes celebró su primera exposición retrospectiva. No obstante, tras el golpe comunista en 1948 sus obras fueron prohibidas, y el público checo no las pudo volver a ver hasta la caída del régimen en 1989.

Para más información, pueden dirigirse a la página web de la Galería Nacional: www.ngprague.cz.

Fuentes: Radio.cz/es (Eliška Kubánková), America.france.fr. Foto 1-3.