Iniciativas que ayudan a los extranjeros en la República Checa

Los inicios en un país extranjero no son nada fáciles, menos cuando la persona no habla el idioma local. Sin embargo, en la República Checa los extranjeros, incluyendo los hispanohablantes, cuentan con varias herramientas que les pueden ayudar a orientarse mejor, adaptarse en el país y aprender checo.

Existen organizaciones como el Centro para la Integración de Extranjeros (CIC) que atienden a los inmigrantes con cualquier dificultad que puedan tener, les asesoran y ofrecen apoyo. Como dice una de las trabajadoras sociales que trabaja para esta institución, las personas de América Latina y España vienen al país por diferentes motivos, por eso cada familia, cada individuo es un caso único. Algunos vienen con un trabajo en una empresa internacional, otros en busca de un puesto laboral o buscando un lugar seguro para vivir, otros por una pareja checa. Los que cuentan con padres o abuelos checos pueden acogerse al programa de reasentamiento del Ministerio del Interior que les permite obtener la residencia permanente.

En Praga hay también otras organizaciones no gubernamentales que apoyan a los extranjeros, entre ellas META, PPI, SIMI, INBÁZE o ICP. Todas estas iniciativas prestan atención social profesional, apoyo individual con voluntarios, organizan actividades de tiempo libre y ofrecen cursos de checo.

Unas se enfocan más en la asesoría legal, otras se centran en la integración escolar, oferta de actividades de tiempo libre, ayudan a encontrar un trabajo, cuentan con intérpretes y/o celebran eventos sobre la multiculturalidad.

Sin duda, entre las mayores dificultades a las que se enfrentan los extranjeros en el país es el idioma. Estudiar checo se convierte en la condición esencial para poder tener más puertas abiertas y lograr una integración realmente exitosa en la sociedad checa. Aprender el checo no es nada sencillo, pero es posible, y más fácil para los niños y adolescentes. Por otro lado, se pueden ver también muchos hispanohablantes que se rinden frente al aprendizaje del idioma considerándolo demasiado difícil. Los voluntarios y profesionales de las instituciones tratan de animar a estas personas a participar en cursos y grupos de conversación para mejorar su nivel del checo. Entre las actividades del CIC destaca el Club de Español y Checo, donde los asistentes a través de la conversación y algunos juegos pueden aprender y practicar checo. A la vez conversan en español con los checos interesados en este idioma y les pueden aportar conocimientos sobre sus países de origen. De forma gratuita y sin necesidad de registrarse pueden venir y tomar parte de esta original iniciativa que ayuda a ambas partes a practicar las lenguas en un ambiente amistoso.

Los extranjeros pueden escoger de un creciente número de cursos y libros de checo. Particularmente los libros de Lída Holá marcaron un antes y un después en la enseñanza de la lengua checa. Los libros para estudiar checo eran por mucho tiempo muy antiguos. Lída Holá podía entender perfectamente las dudas de sus alumnos sobre ciertas estructuras y frases checas, y empezó a involucrarse cada vez más en los métodos de enseñanza relacionadas con la comunicación, hacer aprender lo importante y práctico para una vida diaria. Por lo tanto, más que la gramática compleja, ha tratado de enseñar a las personas a desenvolverse en las situaciones cotidianas, de ir al restaurante, tener pequeñas conversaciones, expresar los gustos o ir al médico. Si bien escribió muchos libros, Holá es conocida, sobre todo, por sus obras Checo paso a paso y Checo expreso. Sin menor duda, a medida que uno se aleja de Praga, la gente habla cada vez menos inglés u otro idioma, así que aprender por lo menos el checo básico se vuelve indispensable. Holá también defiende el checo coloquial que se usa en el día a día en diferentes regiones del país dado que un ciudadano checo normalmente habla de manera coloquial la mayoría del tiempo. Por lo tanto recomienda usar canciones para complementar el aprendizaje e interesarse en la cultura del país. Como dice, no importa tener errores, lo importante es poder comunicarse de alguna manera, poder comprar cosas en checo, compartir con los amigos.

Los visitantes a Praga que quieren evitar las trampas a los turistas pueden seguir los consejos prácticos del llamado Guía honesto. Es la iniciativa de Janek Rubes quien empezó a grabar y subir vídeos revelando los secretos mejor guardados de la ciudad sin grandes pretensiones. Aún así, hoy en día cuenta con centenares de miles de seguidores en Youtube, y su éxito es tal que últimamente comenzaron a surgir otras iniciativas parecidas en diferentes partes del mundo como Nueva York o Kiev en Ucrania. Empezó a hacer vídeos sobre las trampas de los taxistas, y siguió dando recomendaciones concretos de, por ejemplo, como llegar del aeropuerto hasta el centro de Praga, donde comprar o no comprar comida, qué tener en cuenta a la hora de cambiar el dinero y como lo pueden robar a uno fácilmente. Este proyecto tuvo una repercusión tan positiva que se convirtió también en un libro que cuenta con ilustraciones, listas de los mejores lugares de la ciudad y otras gemas. La iniciativa Honest Guide no solo se centra en Praga, sino ayuda a orientarse mejor en ciudades como Kutná Hora, Brno y Karlovy Vary.

Fuentes: Radio.cz/es-1 (Enrique Molina), Radio.cz/es-2 (Juan Pablo Bertazza), Radio.cz/es-3 (Juan Pablo Bertazza). Foto 1-2, foto 3, foto 4.