La Ópera Estatal de Praga reabrió sus puertas al público

Después de tres años de una reconstrucción integral, los interesados pueden volver a disfrutar de los espectáculos en la Ópera Estatal de la capital checa. Se trata de una de las prominentes escenas europeas de ópera que reside en un edificio neoclásico con un interior abundantemente decorado.

El histórico edificio fue reabierto el 6 de enero con un concierto de gala denominado La Ópera Estatal a través del tiempo (1888-2018), dirigido por la cineasta Alice Nellis, con la participación de los cuatro elencos que tienen su sede en esta casa. Es decir, el edificio acogió de nuevo al público pasados exactamente 132 años desde la primera actuación. La reapertura fue acompañada por una proyección de videomapping mostrando las imágenes de la historia sobre el edificio renovado.

Al evento asistieron, entre otras personalidades destacadas, el primer ministro checo Andrej Babis, su homólogo húngaro Viktor Órban y la comisaria federal de cultura de Alemania Monika Grutters. El auditorio pudo escuchar fragmentos de las obras operísticas de varios compositores de renombre como Wolfgang Amadeus Mozart, Federico Smetana, Richard Strauss, Leos Janácek y Bohuslav Martinu.

Este escenario forma parte del Teatro Nacional, y en su escena actúan compañías de ópera y ballet. Para el público general abrió sus puertas a partir del 9 de enero con la presentación de la única obra operística de Ludwig van Beethoven, Fidelio. En el programa de este año figura también el estreno de la ópera El Rey Roger de Karol Szymanowski, y en noviembre la puesta en escena de Los maestros cantores de Nuremberg, de Richard Wagner, la primera obra presentada en el teatro en 1888.

Según el primer ministro checo, el resultado de la reconstrucción, que se logró acabar en un tiempo récord, es excelente. La reconstrucción finalmente costó más de 51 millones de euros, un tercio más de lo planeado originalmente. La razón consistió en el hecho de que durante los trabajos se descubrieron otros problemas no previstos en las instalaciones del edificio y en el estado del escenario. A la vez se remodelaron varias salas del teatro y los camerinos de los músicos y actores. Igualmente son nuevas las butacas en el auditorio que disponen de un pequeño aparato con pantalla para la proyección de subtítulos durante la actuación.

Uno de los últimos pasos consistió en la instalación de un nuevo telón dado que el original, obra del artista Eduard Veith, desapareció misteriosamente después de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, su existencia y su aspecto por lo menos en blanco y negro documenta una fotografía. En base de ella, el escenógrafo Martin Cerný junto con sus alumnos de la Academia de Artes asumieron la tarea de crear un nuevo telón. Cerný y su equipo realizaron este encargo en los talleres del Teatro Nacional de Praga durante más de mil horas, unas 14 semanas. La escena en el telón muestra a un poeta que observa el mundo y para su labor se inspira en las virtudes y los vicios del hombre. Los artistas, no obstante, tuvieron que adivinar y escoger el colorido del dibujo en el telón según su consideración dado que en la fotografía no se pueden ver colores.

El teatro fue construido en el año 1888. En sus inicios se llamó Nuevo Teatro Alemán, durante la ocupación nazi (1938-1945) permaneció cerrado y en 1945 fue abierto bajo el nombre del Teatro del 5 de Mayo. En aquella época se convirtió en una alternativa, con puestas en escena de vanguardia en comparación con el más conservador Teatro Nacional. A pesar de su éxito, desde 1949 funcionó bajo el nombre de Teatro Smetana como la segunda casa del Teatro Nacional. Tras la Revolución de Terciopelo de 1989, el teatro recobró su independencia y fue rebautizado como Ópera Estatal, adoptando un repertorio amplio, pero con gran peso del legado de la ópera del siglo XX y de estrenos de nuevas obras. Desde 2015, la compañía volvió a integrarse con el Teatro Nacional y Estatal.

El edificio fue remodelado incluso en los años sesenta y setenta pero ha conservado intactos algunos elementos desde su creación: el terciopelo rojo, los candelabros y los estucos dorados. Ahora cuenta también con una nueva tecnología de escenario, salas renovadas y hasta un moderno sistema de aire acondicionado.

Fuentes: Radio.cz/es (Ivana Vonderková), Lidovky.cz, ElEspectador.com. Foto 1, foto 2, foto 3.