Entrevista con la señora Eliška Krausová – MujRozhlas.cz

El 11 de abril de 2020, MujRozhlas (Vladimír Kroc) entrevistó a la directora de Asocheca, señora Eliska Krausová. Dado que la entrevista se realizó en checo, a continuación pueden leer la traducción de la misma al español.

Necesito ir a casa. Praga siempre me carga de energía, dice la hermana de Jan Kraus, Eliska. Ella permaneció en Colombia después de agosto de 1968.

Vladimír Kroc – Alto de Rosales, es llamado románticamente el lugar de la residencia de la profesora Eliska Krausová, con quien estamos de visita y estamos grabando una entrevista aquí en Bogotá, la capital de Colombia. Buenos días.

Eliska Krausová Buenos días, bienvenido.

Vladimír Kroc Díganos, ¿por qué esta área se llama Alto de Rosales?

Eliska Krausová Porque probablemente cuando Bogotá todavía era una ciudad pequeña, en esta parte de Bogotá solo había casas con jardines y las rosas tuvieron mucho éxito aquí. Las rosas o rosales prosperan en Colombia, y por tal motivo todos tenemos rosas en casa. No es la flor más cara. Además, las rosas se exportan en gran cantidad a los Estados Unidos y también a Holanda, y desde los Países Bajos se distribuyen en toda Europa. Los holandeses dicen que venden rosas, pero en realidad venden rosas que en su mayoría son colombianas. Ellas son enormes, solo mire allí como es una rosa colombiana, son realmente hermosas.

Vladimír Kroc – Me doy cuenta de que su apartamento está lleno de ellas, pero podríamos regresar a tocar este tema más tarde… Eliska Krausová llegó a Colombia en 1968 y no tenía intención de quedarse aquí. ¿Qué salió mal y relativamente pronto?

Eliska Krausová Desafortunadamente, salió mal debido al ejército soviético … Pacto de Varsovia … Estuve aquí durante 2 meses cuando ocuparon Checoslovaquia, pero este viaje lo preparé durante al menos 2 años, porque estudié francés y español. En cuanto al francés, era más o menos fácil de viajar en Europa, Francia, Bélgica y Suiza, donde podíamos practicar francés. Además, París era el sueño de cualquiera. Pero con español era más complicado, ya que en España aún estaba el Sr. Franco y no había relaciones políticas, no podíamos ir allí. A España no podíamos ir y solo soñábamos con ello. Sudamérica siempre ha estado muy lejos, todavía lo está, y se solía ir a Cuba de vez en cuando, pero yo no pensé mucho en eso. Sin embargo, resultó que un tío, el único tío, el hermano de mi madre, vivía en Colombia. El salió de Checoslovaquia desde 1947, ni siquiera sabíamos que vivía en Colombia y que allí se hablaba español.

Vladimír Kroc – Era un hotelero exitoso, tenía un hotel aquí en Bogotá. ¿Él a usted la invitó?

Eliska Krausová Sí, me invitó aquí, pero no sabíamos mucho sobre él, realmente no nos escribíamos mucho. Yo comencé a contactarlo y le dije que estudiaba español, y él me dijo que sería genial. Supimos que tenía una nueva esposa, nuevos hijos, que todos eran colombianos y que podía llegar a visitarlo. Me comentó que Colombia había tenido históricamente el mejor español del mundo. Esto me llamó la atención y empecé con los trámites que no fueron para nada fáciles y me tomó cerca de un año y medio ir preparando todo. Sin embargo, como era el año 1967-1968, todo era posible y todos creíamos que todo era posible, pues, lo conseguí y mi tío envió un boleto aquí para junio. Yo pregunté en la universidad donde estaba estudiando qué podría ser interesante en Colombia, excepto que me sentía muy importante porque todos viajaban por Europa y yo me iba para Colombia. Estos me dijeron que el Instituto Caro y Cuervo estaba aquí. Lo primero que pasó por mi mente fue, caro es algo costoso en español, cuervo es un pájaro, Dios sabe lo que está pasando allí. Pero mi profesor dijo que realmente era un instituto muy importante, ya que allí era el único sitio en toda América Latina donde el español se enseñaba a nivel de posgrado, que publicaban libros, realizaban investigación, etc. Así que me dije a mi misma, echaré un vistazo al Instituto Caro y Cuervo.

Vladimír KrocLuego vino el 21 de agosto y las autoridades le pidieron que regresara de inmediato.

Eliska Krausová Un poco más tarde, un poco más tarde, no el 21 de agosto. Yo ya había empezado en este instituto. Realmente me aceptaron, empecé a estudiar, estudié y realmente no estaba muy interesada en esas autoridades, porque tenía el permiso inicial hasta el final del año 68. Solo estaba terriblemente triste y asustada de lo que estaba sucediendo, hubo noticias pero no muchas, era imposible llamar desde Colombia a Europa. Uno tenía que ir a la oficina de correos y solicitar una llamada en 14 días, costaba aproximadamente un salario mínimo. Realmente no había contactos, solo cartas, así que escribimos cartas intensamente. Al final me enteré que toda mi familia estaba bien, pero de las cartas y de mis amigos se sentía lo que estaba pasando. Pero así es como llegué al instituto. Así que pensé: cuando finalice volveré y tal vez dirigiré la Universidad de Carlos. No sabía que se podía hacer realmente con el español. Fui a la embajada, pero cuando terminó mi primera visa por 6 meses. Es que en 1969 las cosas aún no estaban tan mal. Me dijeron que solicitaría permiso y una vez me extendieron la visa. A mediados de 1969 las cosas se empezaron a poner mal ya que llegaron personas raras a la embajada.

Vladimír Kroc¿Qué le pasó por la mente cuando sabía que si no regresaba tendría problemas? ¿En ese entonces usted ya tenía una relación con el que sería posteriormente su esposo Ignacio?

Eliska KrausováLa relación empezó por ese tiempo. Por ese entonces en 1969 había gente joven en la embajada de Canadá, con los cuales ni sé como me relacioné, y ellos me ofrecieron oficialmente un viaje remunerado a Canadá. Estaban interesados en aquellos con estudios de posgrado los cuales ya había terminado. Me dijeron que la ayuda era por un año o más, para poderme establecer como inmigrante en Canadá. Lo único que no me gustó fue el hecho de tener que tomar una decisión cien por ciento. Yo les dije, que tal que no me guste Canadá, nunca había estado allá. Estos al ver mi reacción me miraron de manera extraña y me dijeron que si uno era inmigrante, era inmigrante. Además, yo no me sentía realmente como una emigrante ya que no sabía si iba a regresar a Checoslovaquia. Mientras tanto en la embajada checa, de manera grosera, por lo menos así lo tomé, me dijeron que tenía que regresar de inmediato y que alguien de mi familia, probablemente mi papá, habría pagado el viaje de regreso ya que estaba aquí ilegalmente. Esto me asustó, porque a nadie le gusta que nos den órdenes, no contaba con esto. Sabía que mi hermano Iván también se había ido, que mi madre dudaba de cómo sería con Michal (mi hermano menor) ya que se había involucrado demasiado en contra de los soldados soviéticos y  sentí que no era bueno regresar. También me influenció la relación que tenía con Ignacio, el cual me decía que no podía quedarme aquí solo por él, que me arrepentiría algún día y que él no quería esa responsabilidad…. Bueno, pues me quedé.

Vladimír Kroc¿Nunca lamentó esa decisión? – ¿Nunca se lo recriminó?

Eliska Krausová No no, nunca lo culpé, nunca pensé en eso. Lo siguiente que hice fue ir a la policía de extranjeros de los cuales tenía permiso de estar en el país, y casualmente había un general que estaba a cargo, así que fui a preguntarle qué pensaba al respecto. Y no sé por qué me aceptó sin una cita, estaba sentado allí … me enviaron allí, se lo expliqué, miró mis papeles y me dijo que tenía todo en orden. Solo me dijo: no vayas a la embajada checoslovaca porque estás en Checoslovaquia y podrían llevarte a algún lado, y si te comportas decentemente aquí, serás feliz aquí y siempre te defenderemos. Y realmente me gustó, porque la primera sensación de que una persona está fuera de la nada es muy difícil y no se lo deseo a nadie.

Vladimír KrocUsted ha dirijido por 25 años el departamento de relaciones internacionales de una universidad estatal en Bogotá, y a la fecha enseña francés. ¿Que tan popular es esa lengua aquí?

Eliska Krausová Yo a esta universidad llegué después de un tiempo, cuando empecé a buscar trabajo y me interesó trabajar allá. Sin embargo, debí primero que todo empezar a estudiar allá, debido a que no había relaciones oficiales entre Colombia y Checoslovaquia, por ende no me podían reconocer mi diploma de Praga. Me dijeron que solo tenía un posgrado, pero que no tenía pregrado y muy probablemente no tenía ni educación secundaria. Entonces repetí todo de nuevo, una vez más se comprobó que me gusta estudiar, y después de varios años de trabajo me presenté a un concurso para un empleo. Aquí se realizan concursos bastante difíciles para ingresar a las universidades públicas. Pero si uno pasa, tiene trabajo, digamos, para toda la vida. Poco después llegó un nuevo rector, era 1991-1992, había una nueva constitución y las oficinas de relaciones internacionales empezaron a establecerse en todas las universidades, ya que hasta entonces Colombia estaba terriblemente cerrada al mundo exterior. El rector pensó que debería hacerlo, así que lo hice y realmente me gustó hacerlo por 25 años.

Vladimír Kroc¿Y el francés?

Eliska KrausováSiempre el francés estuvo paralelo a este trabajo. Lo enseñé cuando se necesitaba, también cuando hacía contactos con Francia. También viajaba oficialmente a Francia. Después de 25 años llegó un rector nuevo. A estos los cambian cada cinco años. Y este me dijo que era mejor que alguien más joven dirigiera la oficina de relaciones exteriores. Yo le dije que bien, pero que seguiría enseñando francés. Este además me dijo que había unos proyectos que nadie quería hacer y yo le dije que los haría. Estos son proyecto para nuestros estudiantes con Francia. De vez en cuando trato de hacer relaciones con la República Checa, ¿quién mas lo haría? Ya hicimos un contrato con la Universidad de Carlos hace unos años y ahora hemos estado muy involucrados en las celebraciones de Jan Amos Comenius.

Vladimír Kroc¿Piensa usted en los 350 años desde su muerte? Y es que realmente la universidad tomó este aniversario como el suyo ya que todo el año le será dedicado.

Eliska KrausováTodo el año le estará dedicado a muchas exposiciones, pero principalmente académicamente, por lo que hay varias materias nuevas en diferentes niveles, administradas por nuestro director de doctorado. Pero también es en otros niveles y tendremos simposios, conferencias en otras universidades y escuelas secundarias de Colombia, para mostrar cómo las ideas de Comenius pueden entenderse tanto en pedagogía, como en su pensamiento libre y también en relación con la filosofía en la que ayudó la investigación del Sr. Patocka.

Vladimír KrocComénteme al hablar de Comenius, usted sigue enseñando. ¿Qué es lo que más le gusta?

Eliska Krausová – Enseñar es como ser periodista, o ser actor. Tienes que tener talento y tienes que disfrutarlo y normalmente siempre lo disfrutas. Siempre he visto en Colombia que es un país enorme y hay mucha gente aquí a la que le gustaría aprender, les gustaría estudiar y no tienen muchas oportunidades para hacerlo. Esto te obliga a tratar de convencerlos de que hay las posibilidades y como siempre les dije cuando manejaba la oficina de relaciones internacionales, es como el cumplimiento de los sueños. La gente tiene que soñar en la vida … que me han llamado muchas veces, pero profesora, ni siquiera tengo dinero para almorzar y cree que iré a algún lado … y funcionará si uno lo desea … esta creencia es muy importante y uno debe dársela a otros, y sabrán que uno lo piensa bien con ellos. Igualmente creo que ser profesor puede ser muy peligroso no solo porque puedes convencer fácilmente a los jóvenes de lo que piensas o piensas que es bueno. Además, cuando alguien viene y me dice – yo le agradezco mucho, porque usted fue la que me enseñó esto y lo otro. Enseñé 5-7 años en una escuela secundaria antes de trabajar en la universidad, y estas son ahora señoras de edad que se dirigen a mí en la calle, se parecen a mi mamá, y estas me dicen – tu eres Eliška, cierto? – Yo realmente no me acuerdo quien era quien, pero recuerdan lo que era importante para ellos en esa enseñanza. Entonces es realmente una profesión tan hermosa. Y luego tiene una cosa más, y es que uno no puede envejecer. Cuando estás con gente joven, no envejeces tan rápido, tratas de parecerte a ellos, porque te lo dirán, me lo dicen a cada momento – usted está vieja, esto ya no se hace hoy, así que comienzan a pensar en otra cosa … ellos no te tienen límites para decir las cosas y expresar lo que piensan, al menos así es en Colombia, pero creo que así debe ser en todas partes.

Vladimír KrocCuando comentó la importancia de cumplir los sueños, uno de sus sueños era convertirse en actriz, lo intentó un poco, pero ese sueño no se cumplió. ¿Lo lamenta?

Eliska Krausová Ahora no, al comienzo lo sentí un poco, al principio, porque estaba convencida de que era al menos Sarah Bernard, o alguna otra. Luego me molestó cuando no pude ingresar a la DAMU (Facultad de teatro de la Academia de Artes Escénicas en Praga), pero tenía muchos amigos allí los cuales se convirtieron en famosos actores checos, y luego pude comparar sus vidas con la mía. Al final no me pude quejar de mi vida y no lo lamenté. Aquí entre nosotros, cuando estuve aquí primeros años, muchos de los amigos de mi esposo a quienes también les gustaba el teatro, él siempre se movió en esos círculos, necesitaban una actriz de televisión para actuar como extranjera. Por supuesto que actué y empecé a actuar en televisión. Los hermanos y la familia del esposo estaban un poco indignados por eso, porque eran clásicos … pero no me llevó mucho tiempo, porque ni siquiera se filmó en ese momento. Ellos no aceptaban que hiciera este tipo de cosas, pero realmente no lo hice por mucho tiempo, ya que trabajar en televisión en ese entonces era complicado, no se grababa, todo era en vivo, siempre los domingos se hacían obras teatrales. Me divertí, pero me di cuenta de que no era mi entorno y decidí cerrar ese capítulo en mi vida.

Vladimír KrocUsted fundó Asocheca, que es una asociación de amistad checo-colombiana – ¿es el puente entre el país donde nació y el país donde está en casa?

Eliska Krausová – Sí, tengo como dos países de origen, siempre digo que soy colombiana y checa, afortunadamente me devolvieron mi ciudadanía checa ya que por un tiempo la perdí. Tengo una familia allá, todavía tengo algunos buenos amigos y necesito ir a casa, a Praga, no a una montaña como Jested, pero a Praga. Por algunas razones de energía y es que ir a Praga me da energía y me hace falta. Siempre pensé que era extraño estar en un abismo, cuando una persona tiene dos vidas y esta posibilidad. Fue mi esposo quien una vez me dijo: cuando te jubiles, se te ocurrirá algo para poder combinar ambas culturas. Debido a que pocas personas saben tanto sobre Praga y los checos como tú aquí, y en la República Checa saben poco sobre Colombia como tú, así que piensa en algo. Bueno, eso es lo que tenía en mente, pero luego la embajada checa en Colombia fue cerrada aquí después de muchos años por algunas razones económicas y en ese momento me di cuenta de que lo extrañaría terriblemente, a pesar de que empecé a ir a la embajada durante los últimos 4-5 años. Y cuando hablé sobre el tema con algunas personas, me dijeron que había asociaciones de compatriotas, porque realmente no tenía conocimiento de ellas. Por tal motivo rápidamente fundamos una asociación de compatriotas, que obtuvo su propio carácter en pocos años. Y aunque no es muy grande en cuanto a la cantidad de miembros, hacemos algunas exposiciones y ahora ayudamos, por ejemplo, que todos los años un escritor checo pueda venir a FILBO, es decir, la Feria Internacional del Libro, que es enorme aquí, es la segunda más grande en América Latina, después de Guadalajara. Y durante algunos años lo hemos estado haciendo bien, por supuesto, con la ayuda del Ministerio de Cultura, y durante algunos años desde que reabrió la Embajada checa en Colombia, somos una sucursal, una sucursal auxiliar de la Embajada Cultural. Es decir, nuestra embajada nunca tiene muchos medios financieros, pero cuando nos reunimos tenemos un poco más y podemos realizar cosas. Nosotros nos complementamos y diría que trabajamos juntos, incluso no es un trabajo, es más una diversión, desafortunadamente paralelamente al trabajo que tenemos. Todos somos un grupo pequeño, con mucho gusto se los presento, a los que organizamos todo. Por supuesto, todos tenemos que trabajar en otras cosas para poder subsitir, porque a los checos aún no se les ha ocurrido a emplearnos, podrían hacerlo alguna vez.

Vladimír Kroc¿Cómo mantiene ese nivel excelente de checo?

Eliska KrausováNo, no es tan bueno y a veces es difícil para mí, pero en los últimos años me ayudó mucho Internet. Y es que yo viví aquí durante 15 años antes de poder volver a Praga. Llegué a la República Checa como una colombiana en diciembre, con horror de como serán las cosas y que sucederá. Encontré la vieja, polvorienta y sucia Praga, después de esos 15 años todo seguía igual y yo hablaba muy mal el checo. Y las lágrimas de mi madre siempre fluían cuando estaba parada a mi lado y le dije: mamá, ¿pero por qué lloras? Pensé, tal vez por felicidad, y ella me dijo: no es felicidad en absoluto, es por lo mal que cantas. Y por primera vez alguien me dijo algo así, ya mi papá trató de ser amable conmigo. Pero es bueno que ella me lo dijera, ya que a mí ni se me ocurrió, yo no me escuchaba en absoluto. Las personas no nos escuchamos. Esto me puso triste, pero no sabía cómo, porque cuando lees de vez en cuando no te das cuenta de como hablas y yo no hablé mucho con nadie. Y solo entonces, después de unos años, comencé a viajar regularmente, al menos durante una semana, y aún así lo intenté. Pero luego apareció Internet y pude escuchar la palabra en vivo. Y ahora es mejor ya que puedo escuchar el idioma, y puedo escucharlo cuando quiera y ver todo tipo de programas, aunque ahora estoy enojada al hablar de esto. Resulta que de un tiempo para acá, la televisión checa ha decidido que el satélite no le permite a uno ver programas checos aquí. Anteriormente permitían verlo todo, ahora hay varios programas que desafortunadamente no se pueden ver. Yo estoy bien informada de lo que se va a dar, principalmente programas de tipo histórico, teatral, y desafortunadamente no los puedo ver.

Vladimír Kroc¿Por qué el viernes su conductor le trae rosas frescas?

Eliska KrausováPorque el viernes es el día en que termina la semana y sé muy bien que el sábado y el domingo estaré aquí con alguien o sola y tengo que disfrutar de mi apartamento, el cual realmente me gusta, estoy feliz aquí. Sobreviví a la muerte de mi esposo, al principio fue difícil, pero lo logré y lo disfruto. Así que necesito tener el apartamento limpio, ordenado, decorado y puedo invitar a alguien o no tengo que hacerlo, puedo estar aquí sola y escuchar. Desafortunadamente escucho música checa que a nadie más le interesa, puedo escuchar a Vltava, por ejemplo, la gente piensa que estoy un poco loca, pero cada quien tiene algo en la cabeza y si tengo las ganas de escuchar algo, simplemente lo hago y con volumen alto, tengo rosas y sol a mi alrededor. Realmente a mí me ayuda. Cuando no están aquí, mi apartamento parece horrible.

Fuente: MujRozhlas.cz.