Los cursos de integración en la República Checa serán obligatorios

Hace poco, Radio Praga Internacional informó sobre un nuevo requisito que tendrán que cumplir los extranjero que quieran establecerse a largo plazo en la República Checa. A partir de enero de 2021, todos los extranjeros con permiso de estadía de larga duración o con residencia permanente deberán atender un curso de integración que hasta el momento ha sido voluntario.

El curso ofrece información básica sobre el país y a la vez ayuda a los extranjeros a resolver cuestiones prácticas y burocráticas. De la metodología de los cursos se encarga Blanka Vosecká Veselá de la organización no gubernamental Slovo 21. Como explicó en la entrevista con la Radio Praga Internacional, no se trata de asesoría individual, sino de un curso informativo que proporciona información básica sobre el país. La organización comparte a los extranjeros varios contactos adonde se pueden dirigir si necesitan resolver algún problema específico. Les cuenta cómo funciona la administración pública, cuáles son los derechos y obligaciones de los extranjeros y hasta sobre algunas de las costumbres culturales checas.

Durante las cuatro horas que dura el curso, se abordan temas como el sistema sanitario y social, la educación en la República Checa, cuestiones de empleo y vivienda, fiestas nacionales y otros. A los extranjeros suele preocuparlos también el tema de los permisos de residencia, es decir, cómo conseguir y mantener un estatus de residencia legal en el país. Algunos temas pueden resultar difíciles de entender, sobre todo, si las diferencias entre la República Checa y el país de origen del extranjero son marcadas.

Por lo tanto, los profesores de los cursos aprenden a adaptarse a las diferentes comunidades de extranjeros. Con la práctica logran identificar qué temas les causan más dificultades a los respectivos grupos para tratarlos más a fondo y explicarlos bien. Muchas de las preguntas, especialmente las importantes, se repiten en los cursos una y otra vez. No obstante, pueden surgir también preguntas inesperadas y hasta crípticas. Según la experiencia de Blanka Vosecká Veselá, un grupo de extranjeros se mostró particularmente preocupado por un animal pequeño y peligroso que muerde y puede hasta matar. Se refirieron a la garrapata.

Los cursos de integración se imparten en checo y son traducidos en la actualidad a ocho idiomas. Además de los mayoritarios como el inglés, el español o el ruso, se ofrecen también en vietnamita o mongol. Como indicó Vosecká Veselá, el checo es el idioma oficial, por eso es importante que los extranjeros oigan el checo en el curso y que vean algunas de las expresiones frecuentemente usadas en forma escrita. Sin conocer el checo, la vida en el país puede ser bastante complicada.

Si bien el curso es de apenas cuatro horas que pueden parecer insuficientes, le hace la vida más fácil a los que llegan al país y necesitan orientarse en su nuevo entorno. Lo confirma no solo la experiencia de los organizadores del curso, sino también la retroalimentación que recibe el Ministerio del Interior. El curso les ofrece a los extranjeros información básica, por ejemplo, sobre la existencia de organizaciones no gubernamentales y centros de integración, sobre los trámites necesarios y les proporciona contactos útiles. De esta manera, pueden hasta ahorrar dinero porque los extranjeros a menudo pagan grandes cantidades por servicios que podrían conseguir de manera gratuita, o resolver el asunto ellos mismos sin pagarle a nadie.

Este año, por la pandemia del coronavirus, se redujo el número de extranjeros que vinieron al país, pero en Slovo 21 se adaptaron a la situación actual. Empezaron a impartir sus cursos, titulados Bienvenidos a la República Checa, también en línea. Sin embargo, de momento, el Ministerio del Interior planea que los cursos de integración obligatorios se organicen solo de manera presencial. Tendrán lugar en los centros de integración en las 14 regiones del país. Los interesados en asistir podrán registrarse por medio de una página web que será comunicada por el Ministerio. Allí pagarán la tasa de inscripción, cuyo precio no se conoce aún.

Este nuevo reglamento del Ministerio del Interior, que entra en vigor a partir del próximo año, cuenta con algunas excepciones. Por ejemplo, el curso no será obligatorio para las personas que lleguen al país con fines de estudio, inversiones, seguridad nacional o han sido tranferidas por su empresa. Los demás deberían atender el curso a más tardar un año después de haber recibido la decisión sobre su residencia por parte de las autoridades checas.

Fuente: Espanol.radio.cz (Romana Marksová). Foto 1, foto 2, foto 3.