Author Archives: Jana

Visiten los monumentos checos poco conocidos

Del 7 al 15 de septiembre se celebran las Jornadas Europeas del Patrimonio que ofrecerán la entrada gratuita a cientos de edificios históricos, iglesias y monumentos que normalmente no suelen estar abiertos al público.

El evento fue inaugurado a nivel nacional en Litomysl dado que este año se conmemora el aniversario de los 20 años desde la inscripción del castillo local en la lista del patrimonio mundial de la Unesco. Además, la ciudad ha logrado revivir sus monumentos históricos, el hecho que coincide con el tema de las jornadas europeas de este año, estipulado por el Consejo de Europa – los monumentos y la diversión.

En el programa figuran unos 1100 monumentos, atracciones y otras actividades que se desarrollarán en estos días en toda la República Checa. Por ejemplo, en Praga los interesados podrán visitar aproximadamente 30 sitios, entre ellos, la capilla en el viñedo de Santa Clara, la mansión de Grab o varias iglesias en la Praga 8. Sus puertas abrirán también la Nueva Sinagoga en Palmovka o el castillo de Liben.

Además, los turistas podrán encontrar precios de entradas reducidas en algunas exposiciones, o aprovechar la oferta de visitas guiadas fuera de los esquemas tradicionales. De esta manera, será posible conocer las huertas de Havlícek, el área del Nuevo cementerio judío en Liben o el palacio de verano La Estrella (Hvezda).

A la vez se llevan a cabo diferentes actividades acompañantes como conferencias, conciertos, competencias o fiestas municipales.

El objetivo de este evento, que se celebra cada año en septiembre en unos 50 países europeos, es promover el turismo en los sitios no tan turísticos y en parte olvidados. A la vez, quiere proteger el patrimonio cultural del continente, pero también mostrar al público general diferentes monumentos interesantes de todo tipo, desde los arquitectónicos y arqueológicos, hasta los religiosos y técnicos, museos, galerías o bibliotecas. La República Checa participa en estas jornadas desde el año 1991.

Más detalles sobre los monumentos incluidos en las jornadas de este año y actividades acompañantes pueden encontrar en la página web: historickasidla.cz.

Otras fuentes: Novinky.cz, KudyZnudy.cz. Foto 1, foto 2.

El área de Lednice y Valtice – simbiosis de la arquitectura y la naturaleza

En la cuenca del río Dyje, en Moravia del Sur, cerca de la frontera checo-austríaca, se encuentra un lugar muy interesante que vale la pena visitar. La región como tal es muy plana, presidida por el pequeño macizo calcáreo de Pálava que se ve a gran distancia. También hay tres embalses que son un paraíso de la pesca deportiva. Además, se trata de la región vinícola más importante de la República Checa, así que los aficionados al vino pueden degustar los productos de esta zona del país.

El área de Lednice y Valtice  figura en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Se extiende entre dos ciudades que le dieron nombre. Es una zona plana y boscosa, atravesada por el río Dyje que forma meandros y canales. Gracias a la fertilidad de su tierra y condiciones climáticas, la zona solía estar poblada ya desde la prehistoria por los cazadores de mamuts.

Más tarde la región fue colonizada por las tribus germánicas, celtas y eslavas. Sin embargo, el verdadero florecimiento de la zona se inició en el siglo XIII con la llegada de la casa de los Lichtenstein, provenientes de la provincia austríaca de Estiria. Esta estirpe aristocrática dio al área el aspecto actual dado que no solamente convirtió el paisaje en un bosque-parque, sino que lo completó con edificios de estilo arquitectónico muy atractivo.

No obstante, los Lichtenstein hasta la segunda mitad del siglo XVI residieron en Viena. Fue en esa época cuando trasladaron su sede a la ciudad de Valtice donde construyeron un vistoso palacio residencial. El palacio de Lednice, a su vez, servía más bien como un palacete de verano para descansar. Y para hacer más agradable el ambiente, alrededor del palacio crearon un jardín y un parque. Con el tiempo, todo el recinto experimentó varios cambios, fue remodelado al estilo barroco, y más adelante, en el siglo XIX, reconstruido al estilo neogótico inglés en el que ha permanecido hasta la actualidad.

En el recinto palaciego encontramos el edificio más antiguo, las caballerizas barrocas diseñadas por el famoso arquitecto austríaco Juan Bernardo Fischer de Erlach. El palacio mismo da aspecto de una residencia inglesa y tiene dos pisos, donde los visitantes pueden admirar una escalera tallada de una pieza de roble y mobiliario valioso.

Como cada palacio, también el de Lednice tiene un fantasma. Existe una tradición sobre la dama blanca, llamada Perchta, que tiene allí sus raíces históricas, y con motivo de festejos o eventos especiales, se puede encargarla para que salga de la pared y sorprenda a los visitantes.

El parque alrededor del palacio comprende prados, estanques, un tramo del río Dyje, estatuas, fuentes y una gran variedad de plantas y árboles exóticos. Se extiende sobre 185 hectáreas de extensión, diez de ellas la forma el jardín barroco del estilo francés y el resto es el parque natural paisajista del estilo inglés.

Un gran atractivo del área de Lednice y Valtice lo ofrecen los pequeños edificios decorativos que están dispersados por toda la zona. Enfrente del palacio de Lednice, detrás de un estanque, se alza a unos 60 metros un minarete creado en el período de la adaptación del parque al estilo inglés en la época del romanticismo del siglo XVIII. Otro edificio conocido se halla a dos kilómetros del palacio de Lednice en un meandro del río Dyje. Es una ruina artificial del castillo llamada Janohrad, dentro hay una sala de banquetes y también una habitación para los cazadores cansados de los festejos.

Otros edificios decorativos incluyen, entre otros, la pequeña columnata clasicista de Tres Gracias, la capilla de San Huberto, templetes de Diana y Apolo, o el palacio Belveder. Los visitantes pueden recorrer todos los edificios, trece en total, a pie, en una bicicleta o montando un caballo.

Fuente (adaptado de): Radio.cz/es (Jaroslav Smrz). Foto 1, foto 2, foto 3.

Festival de circo y diversión – así es Letní Letná

En estos días, la capital checa se convierte en un escenario de acróbatas, bailarines, artistas, malabaristas, payasos, pero también espectáculos de teatro. El 14 de agosto empezó la edición número 16 del festival internacional de circo y teatro contemporáneos que cada año da la bienvenida a los mejores artistas y grupos de todo el mundo. Y esta vez realmente comenzó de manera poco usual – con la actuación sorprendente de la funámbula francés Tatiana-Mosio Bongonga que atravesó una cuerda de 350 metros sobre el río Moldava a una altura de 35 metros. Durante los aproximadamente 40 minutos de su actuación no estaba asegurada. El primer día del festival concluyó con un concierto del grupo argentino-español La Orquesta Informal.

Este evento cultural único de su tipo en el país, que se prolongará hasta el 1 de septiembre, se celebra en el parque de Letná, un lugar muy popular de Praga que ofrece vistas espectaculares de la ciudad con el río Moldava cruzado por varios puentes. No sorprende que el festival siempre atrae un número elevado de visitantes, aún así logra conservar su ambiente de verano y circo agradable. El variado programa de espectáculos impresionantes ofrece experiencias única para todos los amantes del teatro de movimiento, acrobacia, payasos, humor y otros tipos de diversión.

Como una de las estrellas principales de esta edición se presenta Cirque Aitalcon con el espectáculo Saison du Cirque que entrelaza diferentes estilos y también talentos del mundo entero. Los visitantes pueden ver también al grupo canadiense Cirque Alfonse con su musical audaz denominado TABARNAK, inspirado por una pequeña iglesia en Canadá que representa el centro de toda la comunidad.

Por primera vez llega un grupo de artistas mujeres nunca antes visto en Europa, fuera de Francia. Las reconocidas artistas del nuevo circo francés muestran un proyecto único que se llama Proyecto PDF. Diecisiete mujeres en la escena ilustran el universo con una estética llena de colores, se mezclan diferentes tipos de acrobacia y teatro. Otra novedad es el circo del maestro Toni Ronaldoni. Su show tiene lugar en una pequeña carpa donde caben solo 12 espectadores dado que se trata de una actuación que dura tan solo dos minutos, pero que hace sonreír al público.

Además de todos los invitados extranjeros, hay también muchos shows de grupos y artistas checos. Por ejemplo, la agrupación Losers Cirque Company presenta el estreno de su proyecto Héroes que surgió en cooperación con Daniel Spinar, el director artístico del Teatro Nacional. En la escena, el conjunto retrata lo que sucede en el cerebro humano cuando una persona está luchando por su vida en un estado crítico en manos de cirujanos. Esta obra por primera vez conecta el circo moderno con la pantomima.

Por tal razón, los protagonista tuvieron que aprender muchas cosas, ponerse en forma física, pero a la vez saber controlar sus expresiones faciales. De hecho, el circo checo moderno se ha desarrollado mucho en los últimos años, lo que puede apreciar no solamente el público, sino también directores de festivales internacionales invitados al evento.

Como cada año, el festival ofrece un variado programa de acompañamiento. Cada día se celebran presentaciones de cabaret, teatro, conciertos de música, los interesados pueden asistir también a varios talleres de artes plásticas y otras actividades creativas. Los organizadores prepararon espectáculos para niños que pueden participar incluso en una escuela de verano, y para relajarse un rato los asistentes pueden tomar un café en una cafetería agradable que se convierte en un bar palpitante por las noches.

Más información encontrarán en la página web del evento: letniletna.cz.

Otras fuentes: KudyZnudy.cz, Kulturio.cz, Radio.cz/es (Eliska Kubankova). Foto 1, foto 2, foto 3.

Una fusión artística en Prague Art Cocktail

Pintura, fotografía y escultura se pueden ver hasta el 23 de agosto en el sótano gótico de la galería U Zlatého kohouta en la capital checa. Esta exhibición artística denominada Prague Art Cocktail ofrece retratos, collages, acuarelas, fotografías o esculturas encajados en el surrealismo, simbolismo y otras expresiones artísticas más o menos conocidas.

Se trata de la tercera edición de esta exposición internacional que muestra un espectro amplio de expresiones artísticas para todos los gustos. Este desfile de múltiples técnicas artísticas presenta, por ejemplo, las pinturas realistas, predomina la pintura de óleo y acrílico en lienzo.

A la vez invita a un diálogo entre la creación checa y extranjera lo cual es una de las razones por las cuales se escogió el título de cocktail. Los visitantes pueden no solo apreciar obras de pintura, fotografía, escultura, dibujo y otras técnicas combinadas, sino también se trata de un cóctel de artistas de diferentes partes del mundo. De esta manera, los artistas internacionales pueden confrontar su obra e intercambiar experiencias e ideas. Otro enfoque especial es en los artistas jóvenes. De hecho, participan también algunos de los estudiantes de la Universidad de Comunicación Creativa que pueden compararse con otros artistas ya formados, ya mayores.

Cada uno de los visitantes seguramente encontrará algo que le guste. Además, la ubicación de la exposición en un sótano gótico en el centro de Praga le da un ambiente especial y mágico a la visita. El espacio es un poco reducido y no es simétrico, así que se complica instalar las obras, por eso los organizadores mezclan, fusionan y surge este cóctel único.

La tercera edición incluye más de cien obras de 34 artistas de 7 países diferentes, concretamente, de Eslovaquia, Polonia, Rusia, Italia, Bulgaria y los EE.UU. Los organizadores seleccionaron artistas según las obras que ellos mismos enviaron. El criterio se centró no solo en la calidad de las obras, sino también se buscó que estas piezas artísticas se comprendan, no choquen mutuamente. Para no cargar con el peso de la selección solos, los comisarios consultaron tanto a destacados artistas checos como a los comisarios en el exterior.

El proyecto de Prague Art Cocktail surgió en 2016 cuando Jirí Macht, el artista audiovisual y uno de los comisarios de la exhibición actual, acompañó a otra comisaria de la muestra, la pintora Zuzana Krováková, a una galería en Florencia, Italia, adonde la habían invitado para presentar su obra.

En aquel momento se les ocurrió la idea de establecer una plataforma con el fin de exportar a los artistas checos a otros países e importar a los extranjeros a Praga. Los organizadores del proyecto ofrecen un paquete de servicios complejos que abarca incluso la administración de redes sociales, medios, etc. Gracias a este apoyo amplio, los artistas tienen la exposición hecha y no se tienen que preocupar por nada.

Por su parte, los coleccionistas y otros amantes del arte pueden admirar una extensa gama de estilos y técnicas bajo un techo. Entre ellos aparecen también cuatro obras del mismo Jirí Macht que se destacan por su técnica poco realizada por los artistas. Se trata de la técnica de la fotografía en espejo que no se puede ver en muchos lugares del mundo. Tiene forma de un collage que se crea con la técnica conocida como sándwich cuando un negativo se coloca en otro, se escanea y se componen juntos.

Actualmente, el plan de los organizadores es enriquecer el cóctel artístico también con el arte hispano. Jirí Macht tuvo la oportunidad  de conocer el arte local en Cuba y España, la experiencia que lo impresionó tanto que le gustaría incluir este ingrediente a la exposición. Según él, los artistas hispanohablantes son atrevidos, y hay muchos talentos jóvenes que se basan en el arte callejero, el estilo que siempre se muestra en la exposición.

Los interesados en conseguir alguna de las obras expuestas pueden comprarla. Los precios oscilan entre 7 y 200 mil coronas checas. La entrada es gratuita.

Fuente: adaptado de Radio.cz/es (Dominika Bernáthová). Otras fuentes: Blesk.cz. Foto 1, foto 2-3.

Noches veraniegas con obras de Shakespeare

Desde finales de junio y hasta principios de septiembre, los amantes de la obra de William Shakespeare pueden disfrutar de espectáculos en tres ciudades checas (Praha, Brno, Ostrava) y una eslovaca (Bratislava).

Se trata del festival de teatro más antiguo y más grande al aire libre enfocado en la obra del dramaturgo, poeta y actor británico en Europa. En total, la edición de este año trae 13 piezas de teatro, 157 espectáculos y 4 estrenos. En las obras se presentan actores checos reconocidos por su talento y carrera teatral.

El evento fue inaugurado en el Castillo de Praga el 25 de junio con la obra denominada el Cuento de invierno, que por lo general no suele presentarse mucho. Esta historia de celos destructivo, esperanza y milagros se desarrolla en Sicilia y en Bohemia, en la obra de Shakespeare la tierra checa sorprendentemente cuenta con el mar. Con la misma obra se clausurarán las fiestas de verano el 6 de septiembre en Praga.

La compañía Prague Shakespeare Company preparó una escenificación de la tragedia Otelo en el idioma original que seguramente alegrará a todos los amantes de esta obra clásica de Shakespeare. Sin embargo, el público tendrá a su disposición también subtítulos en checo. Como protagonista principal en esta adaptación atrevida que se adentra en los rincones profundos de la sexualidad, deseos voluptuosos y celos, se presenta el reconocido actor británico Nari Blair-Mangat.

En el programa figura también la novedad del año pasado, una de las obras menos representadas de Shakespare, que es la comedia oscura A buen fin no hay mal principio. No pueden faltar las obras clásicas como la tragedia Hamlet, o las comedias La duodécima noche, Mucho ruido y pocas nueces y Las alegres comadres de Windsor. A pesar de que el año pasado se anunció la última función de la pieza El sueño de una noche de verano, por el enorme interés del público regresa esta obra a la escena, si bien por unas pocas noches. De Eslovaquia llega a Praga La comedia de las equivocaciones, los invitados de Ostrava protagonizan la comedia La fierecilla domada. En otras palabras, como en los años anteriores, el público puede disfrutar de diversos dramas, tragedias y comedias.

En la capital checa, la escena principal se encuentra directamente en el recinto del Castillo de Praga. Algunas obras se desarrollan también en el patio de la Facultad de Música de la Academia de Artes en la plaza Malostranské. En otras ciudades, las actuaciones inolvidables se dan en el castillo Spilberk en Brno, en el castillo de Ostrava y el castillo de la capital eslovaca, Bratislava. Las presentaciones suelen comenzar a las 20:30 horas, sin embargo, dado que se desarrollan al aire libre, cuando hace un mal clima, pueden ser canceladas.

Las raíces del proyecto del Festival se remontan a principios de los años 90 del siglo XX cuando el entonces presidente Václav Havel abrió el Castillo de Praga a los artistas con el fin de atraer al público a estos espacios históricos. A partir del año 1998 las fiestas de Shakespeare se han convertido en una tradición anual con mucha afluencia de los espectadores. De hecho, la popularidad de estas fiestas en honor a William Shakespeare es enorme, como lo demuestra el interés en las entradas, el número de visitantes, pero también la calidad de los espectáculos, muy bien valorados por los medios de comunicación y las críticas de los expertos. Además, el evento trae cada año estrenos de obras presentadas de una forma inédita y original.

Para más información pueden consultar la página web oficial del evento: shakespeare.cz.

Otras fuentes: KudyZnudy.cz, Kulturio.cz. Foto 1, foto 2, foto 3 (Agentura SCHOK, Eva Bebko).

El verano checo pertenece a festivales de música

Durante los meses de verano (julio, agosto), en diferentes partes de la República Checa se celebra un sinnúmero de festivales de música, cine, teatro y cultura.

Particularmente los festivales de música de todo tipo, a menudo celebrados al aire libre, forman parte de la cultura veraniega del país. Allí llegan los aficionados a la música con su carpa, saco de dormir, buen humor y con ganas de disfrutar junto con sus amigos de la música, la cerveza checa y la atmósfera especial.

Entre los festivales más llamativos y tradicionales figura, por ejemplo, el Rock for People, uno de los eventos de música rock más grandes del país. Se lleva a cabo en el antiguo aeropuerto militar en la ciudad de Hradec Králové (Bohemia del Este). Los conciertos tienen lugar en dos escenas grandes al aire libre, también se encuentran varios escenarios para bailar o relajarse. Este año durante los días del 4 al 6 de julio, los visitantes pudieron disfrutar de las bandas como Rudimental, Franz Ferdinand o Bring Me The Horizon.

Bohemia Jazz Fest, uno de los festivales de jazz más grandes de Europa, fue fundado en 2005 con el fin de promover este género musical en el país. Los conciertos al aire libre tienen lugar en las plazas históricas de seis ciudades checas (Praha, Plzen, Liberec, Domazlice, Tábor, Brno) y cuentan con la presencia de músicos de talla mundial. Las entradas son gratuitas. Además del jazz, también se dan presentaciones de pop, rock, soul, funk y música electrónica. Esta vez el festival se celebró del 8 al 15 de julio.

Otro festival que ofrece una degustación exclusiva de la música de todo el mundo, un ambiente estupendo, pero también teatro, baile, varios talleres y debates es el evento conocido como Colours of Ostrava. Se celebra en el espectacular ambiente del área industrial de los antiguos establecimientos siderúrgicos en la tercera ciudad más grande del país, la capital de la Moravia del Norte. Se trata de uno de los festivales más grandes, y también mejor evaluados a nivel europeo. Del 18 al 21 de julio los visitantes pudieron asistir a los conciertos de diversas estrellas internacionales, por ejemplo, The Machine, The Cure, Florence, Rosalía o Zaz.

En Znojmo, al sur de Moravia, se presenta un amplio espectro de géneros musicales, desde la música clásica hasta la música de cimbal o el jazz. Cada año el evento se enfoca en un tema o compositor concretos y todos los conciertos y actividades acompañantes están relacionadas con ese eje. Esta vez el festival se enfoca en la discordia entre el alma y el cuerpo, lo físico afronta lo espiritual del 11 al 28 de julio. Aparte de la música misma, el festival ofrece un ambiente hermoso de una ciudad renacentista, famosa también por su producción de vino. Además de las degustaciones de productos vinícolas locales, no hace falta ni una buena comida de varios restaurantes que preparan unos menús especiales para el evento. La edición XV del evento culminará con un proyecto especial de ópera.

Entre otros festivales que siempre llaman mucha atención del público pertenece también el festival Brutal Assault, un festival especial de música metálica que cuenta con 80 grupos musicales del mundo entero este año (del 7 al 10 de agosto).

El festival peregrino Hrady CZ llena cada año varios castillos tanto checos como moravos de música. Como es una tradición, el programa comenzó en el castillo Tocník cerca de la capital checa y presentó lo mejor de la música pop y rock checa. En los siguientes fines de semana el festival visitó y visitará también los siguientes castillos: Kunetická hora (19-20 de julio), Svihov (26-27 de julio), Rozmberk nad Vltavou (2-3 de agosto), Veverí (9-10 de agosto), Hradec nad Moravicí (16-17 de agosto), Bouzov (23-24 de agosto), y culminará en Bezdez (30-31 de agosto). Las entradas de los castillos están incluidas en el precio de la entrada al festival, así que el festival ofrece una oportunidad perfecta para conocer los interiores de los castillos y otros monumentos históricos en los alrededores.

Otras fuentes: CzechTourism.com. Foto 1, foto 2, foto 3.

Vivan una experiencia barroca en Olomouc

En julio, la hermosa ciudad morava ofrece la posibilidad de regresar a los tiempos remotos, concretamente a la época barroca, y conocer una parte de las actividades entretenidas tan populares entre la sociedad de aquella época. Del 7 al 28 de julio el programa de las fiestas barrocas de Olomouc brinda una oferta amplia para los amantes de la música, el teatro y el estilo de vida barroco. Se dan presentaciones del teatro musical de barroco en los bastidores del llamado Konvikt en el Centro artístico de la Universidad Palacký (se trata del patio del antiguo convento jesuita), que prometen una experiencia única para todos los sentidos de los espectadores.

A los asistentes les esperan solistas destacados y entrenados de manera especial, que aparecen en trajes hermosos y muy decorados. Los espectáculos se desarrollan en la réplica de un teatro barroco, denominado Theatrum Schrattenbach, una obra única a nivel mundial, que cuenta con un sistema mecánico de palco. No hacen falta ni los bastidores históricos y pintados a mano y una orquesta barroca profesional que toca los instrumentos históricos. El evento se destaca por interpretar particularmente las óperas barrocas relacionadas con la región de Moravia o con la República Checa. En otras palabras, los visitantes no podrán ver nada parecido en ningún otro festival en Europa.

En el programa figuran seis escenificaciones diferentes, cinco de las cuales fueron creadas directamente para este festival, así que se estrenan durante el evento en estas versiones modernas. Se pueden ver obras de maestros barrocos como Karl Ditterse de Dittersdorf, Johann Heinrich Schmelzer, Pietro Andrey Ziani o Frantisek Antonín Míca, que a menudo han sido olvidados a pesar de su valor artístico enorme. Como una de las novedades de esta edición, la presentación del oratorio de Míca se lleva a cabo en varios espacios del convento, en el pasillo, el atrio y la capilla, lo que le da un toque muy especial.

En la serenata de Ditterse del año 1775 conocida como II Tribunale di Giove, los dioses Apolón, Minerva, Mars y Felicidad con apoyo de sus coros presentan diferentes conceptos de dirección de la Unión Europea. La puesta en escena de este estreno contemporáneo representa una oportunidad perfecta para recordar al compositor muy reconocido ya durante su vida, y cuya composición pertenece entre las 100 obras más importantes de la música europea (según la lista publicada por la prestigiosa compañía Deutsche Grammophon).

Como ya es una costumbre, el festival siempre presenta también una ópera neobarroca que surge de musicalizar libretos históricos por parte de los artistas contemporáneos. Esta vez se estrena la ópera del año 1712 denominada Piramo y Tisbe, realizada por Tomás Hanzlík. Esta adaptación presenta la historia trágica de amantes jóvenes cuyo amor está rechazado por sus padres. Los artistas cantan las óperas en italiano, alemán o latín, pero los espectadores tienen a su disposición los subtítulos checos.

La huella barroca en la ciudad de Olomouc es notable en cuanto a la arquitectura, el arte  y la influencia religiosa o académica. Este año por primera vez se lleva a cabo también un programa acompañante en una de las plazas de la ciudad. Se llama Barok Olomouc y durante tres noches de verano, concretamente el 12, el 26 y el 27 de julio, se celebran presentaciones con música, baile, proyecciones de cine y arte en las calles. Los niños pueden disfrutar del teatro de marionetas y de talleres creativas. Gracias a hermosas decoraciones de flores y una iluminación particular de los monumentos en los alrededores, los asistentes pueden vivir una atmósfera única.

Los organizadores prepararon también una exposición instalada en los impresionantes pasillos del convento que alcanzan 500 metros de longitud. La exposición denominada los Dramas en llamas muestra por medio de cartas gráficas los espectáculos de fuegos artificiales que se llevaban a cabo durante el siglo XVII en la corte de los Habsburgo centroeuropeos. Además, los interesados pueden participar en los recorridos guiados por dos iglesias y dos capillas emblemáticas de la ciudad. De hecho, en toda la región de la Moravia Central se encuentra una cantidad grande de construcciones y monumentos que sirven como un libro del arte barroco. Directamente en Olomouc, el monumento barroco más famoso es probablemente la Columna de la Santísima Trinidad, obra del escultor Ondrej Zahner, incluida en la Lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 2000.

El estilo barroco surgió en el siglo XV en Italia, y durante los siglos XVII y XVIII se extendió por toda Europa. Entre las características típicas de este estilo pertenecen las paredes cubiertas con revoque de colores, ilusión de movimiento, asimetría, un esfuerzo para sorprender y asombrar, pomposidad y robustez.

Para más información, pueden dirigirse a la página web del evento: baroko.olomouc.eu.

Otras fuentes: HanackyVecernik.cz, KrajskeListy.cz. Foto 1, foto 2, foto 3.

Dos nuevas inscripciones checas en la lista de la Unesco

Desde principios de julio, la República Checa cuenta con dos nuevos destinos inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad de la Unesco. Se trata de la Caballeriza de Kladruby nad Labem y la región minera de los montes Metálicos (Krusné hory), en el noroeste del país. Así lo decidió el Comité del Patrimonio Mundial en la reunión anual de la Unesco que tuvo lugar hace poco en Bakú, Azerbaiyán.

Con estas, ya son 14 lugares o monumentos checos reconocidos en la prestigiosa lista, además de 5 inscripciones en el apartado de patrimonio cultural inmaterial y un geoparque. La última vez que el país logró entrar en la lista fue en 2003, es decir, hace 16 años, con el barrio judío y la basílica de san Procopio en Trebíc.

La Caballeriza de Kladruby pertenece entre las más antiguas del mundo de su tamaño. Sin embargo, su inscripción en la Unesco fue una gran sorpresa, pero también mucha alegría para su director, Jirí Machek, dado que originalmente se suponía que la votación se realizaría el próximo año.

Este reconocimiento a nivel internacional representa una garantía para la caballeriza que se conservará para las futuras generaciones. No obstante, para diciembre de 2020, la caballeriza tiene que cumplir una serie de condiciones establecidas por el Comité del Patrimonio Mundial para entrar en la lista. Aún así, el director Machek aseguró que se cumpliría con todos estos requisitos ya antes de finalizar este año.

Las bases de la Caballeriza de Kladruby fueron establecidas por el emperador Maximiliano II Habsburgo. En 1579, su sucesor Rodolfo II transformó el campo equino original en una caballeriza imperial. Desde 1918 la yeguada está en manos del Estado.

En la época imperial, los caballos blancos de Kladruby fueron usados por monarcas para fines ceremoniales. Estos días se pueden ver por ejemplo en las cortes reales de Suecia o Dinamarca. El caballo real de Kladruby, criado con sangre española e italiana, es la única raza equina proveniente de las Tierras Checas. Además, es una de las más antiguas del mundo.

La segunda inscripción checa este año salió de la propuesta presentada colectivamente por la República Checa y Alemania. La zona minera de los montes Metálicos consta de 22 partes en total, de las cuales 17 se encuentran en Sajonia y cinco en la República Checa. La parte checa incluye la región de Karlovy Vary por el Paisaje Minero de Jáchymov, el Paisaje Minero de Abertamy – Bozí Dar – Horní Blatná y la Torre Roja de la Muerte. En la región de Ústí nad Labem está ubicado el Paisaje Minero de Krupka y de Medník.

En la zona se desarrolló una serie de importantes innovaciones en minería y metalurgia, que desde el siglo XVI se fueron extendiendo a diferentes partes de Europa y luego a todo el mundo.  La Torre Roja de la Muerte conmemora al mismo tiempo el sufrimiento de los presos políticos que se vieron obligados a trabajar en condiciones inhumanas en las minas de uranio de Jáchymov en los años cincuenta. La inscripción a la vez significa que los sitios tendrán que prepararse para una mayor afluencia de turistas en los próximos años.

Fuente (adaptado de): Radio.cz/es. Foto 1, foto 2, foto 3.

Se celebra la principal fiesta del cine en la República Checa

La edición número 54 del Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary comenzó el viernes 28 de junio con una ceremonia solemne de apertura que contó con la asistencia de varios actores y cineastas tanto checos como extranjeros. Estos invitados se presentaron en la alfombra roja en frente del famoso hotel Thermal en la ciudad balneario, situada al occidente de Bohemia. Durante la apertura del evento, la Orquesta Sinfónica Nacional tocó su nuevo proyecto, La noche de los Beatles, y luego tuvo lugar un show de fuegos artificiales.

La invitada especial y la estrella principal de este año es la actriz estadounidense Julianne Moore, quien recibió el premio Globo de Cristal por su contribución artística a la cinematografía mundial. Entre los invitados se destacan también otros artistas que en la actualidad tienen algún estreno en su cuenta, como es el caso del director Casey Affleck, poseedor del Premio del Presidente del Festival, quien presenta su nueva película La luz de mi vida. Llegó también la actriz estadounidense Patricia Clarkson, conocida en la actualidad particularmente por la serie Sharp Objects. También ella recibió un Globo de Cristal por su aporte a la cinematografía mundial en la edición actual del festival.

Las proyecciones empezaron con la película Después de la boda del director Bart Freundlich, esposo de Julianne Moore. El estreno se celebró con la asistencia del protagonista de la película, el actor estadounidense y ganador del premio de teatro Billy Crudup. Este año 12 películas, de ellas 10 estrenos mundiales, compiten por el Globo de Cristal a la Mejor Película del festival, muchas de ellas de los cineastas primerizos, otras son largometrajes de cineastas reconocidos.

Por ejemplo, los organizadores lograron asegurar la nueva película del director alemán Jan-Ole Gerster, denominada Lara, y el drama sutil sobre el redescubrimiento de la identidad propia, Monzón, del director británico de origen camboyano Hong Khaou. A la vez se muestran películas de China, Chile, Bélgica, Estados Unidos, Filipinas, Turquía o España. Sin embargo, no hay directores checos en esta competición dado que según los organizadores, ninguna película checa tenía un guión tan bueno que cruzara las fronteras cinematográficas. Se cuenta solo con la presencia de una coproducción checo-eslovaca, la nueva película de Marko Skop, denominada Deja que haya luz.

No obstante, fuera de la sección principal, se puede encontrar una gran variedad de producciones checas, entre ellas, la nueva obra de la reconocida pareja documental Martin Dusek y Ondrej Provazník, llamada Viejos Tiempos. Habla de dos ex presos políticos quienes al final de sus vidas tratan de encontrar y matar al fiscal del estado que los condenó. De esta manera, la película probablemente genere debates y polémicas entre el público y los expertos. También se puede ver una película del director Juraj Herz del año 1969 que fue restaurada de manera digital, se llama El cremador y forma parte del Fondo de Oro de la Cinematografía Checa. El Premio del Presidente del festival, que se otorga a personalidades destacadas de la cinematografía checa, recibe esta vez el operador de cámara Vladimír Smutný.

El festival se prolongará hasta el 6 de julio, y en total ofrecerá alrededor de 180 filmes, de los cuales unos 50 son estrenos mundiales y/o europeos. La mayoría de las películas tiene varias proyecciones, así que los visitantes tienen más oportunidades de verlas. Además de las proyecciones de películas, se realizan conciertos, fiestas, ceremonias, ruedas de prensa, talleres, charlas, y otras actividades acompañantes. El punto clave de las actividades es el hotel Thermal, sin embargo, también en otras partes de la ciudad se siente y vive la atmósfera especial del festival.

El evento pertenece entre los festivales de cine más antiguos del mundo, es el más grande de su género en la República Checa y se ha convertido en el más prestigioso de Europa Central y Oriental. Tiene la categoría A, es decir, se trata de un evento no especializado con una competición de largometrajes, y de esta manera pertenece a la misma categoría como los festivales, por ejemplo, de Cannes, Berlín y Tokio.

Para la información detallada del evento pueden consultar la página oficial del festival: www.kviff.com.

Otras fuentes: KudyZnudy.czRadio.cz/es-1, Radio.cz/es-2. Foto 1, foto 2, foto 3.

 

Música clásica no solo de Smetana en la ciudad de Litomysl

Durante los meses de primavera y verano, la República Checa siempre ofrece varias posibilidades para disfrutar de diferentes géneros musicales. La temporada de los festivales musicales continúa en estos días con el festival internacional de óperas, conocido como Litomysl de Smetana dado que en gran parte rinde homenaje a Bedrich Smetana, uno de los compositores más destacados de la historia musical del país. El evento se celebra en su cuidad natal que se llama Litomysl, una joya histórica ubicada en la Bohemia oriental. Se trata del segundo festival de música clásica más antiguo, y uno de los más importantes celebrados al aire libre en el país.

El programa de la 61ª edición ofrece no solo óperas y cantatas, sino también noches de canciones, conciertos de gala y hasta espectáculos de ballet. Por supuesto, los visitantes pueden disfrutar de la música sinfónica, instrumental o de cámara, esta vez del 13 de junio al 7 de julio. La mayoría de los conciertos se lleva a cabo en las instalaciones del castillo renacentista local, particularmente en el segundo patio que está cubierto con un techo retráctil. De esta manera, los espectáculos prometen una acústica perfecta y una atmósfera excepcional. Otros conciertos se dan, por ejemplo, en los jardines locales.

Esta vez en el programa del evento figuran unos cuarenta conciertos, incluyendo un estreno mundial. Se trata de la ópera del compositor checo Ales Brezina que lleva el nombre de Charlotte – una pieza de tres colores con cantos. Durante el espectáculo, los visitantes llegan a conocer la historia de Charlotte Salomon, la pintora alemana de origen judío que desde su infancia realizaba dibujos con imágenes de la ciudad de Berlín antes de la Segunda Guerra Mundial. Posteriormente huyó de los nazis y trató de esconderse en el sur de Francia donde, sin embargo, fue descubierta y llevada al campo de concentración de Auschwitz. Allí falleció en 1943. Sus dibujos y cuadros, pero también los diarios donde anotaba sus experiencias y vivencias cotidianas se han conservado hasta el presente y sirvieron de inspiración para el compositor Brezina. Además, en el texto de sus diarios Charlotte incluía fragmentos de partituras de obras de famosos compositores de música clásica como si quisiera acentuar la importancia del mensaje guardado en sus dibujos y textos.

El enfoque en las óperas del festival se demuestra también presentando otras nueve obras, entre ellas, una nueva puesta en escena de la ópera Lady Macbeth del distrito de Mtsensk, obra del compositor ruso Dmitri Shostakóvich que está interpretada por el teatro de Ostrava.

Sin embargo, el festival ofrece mucho más que las obras de ópera. La Orquesta Filarmónica Checa bajo la batuta de Jakub Hrusa interpreta, por ejemplo, la obra Santa Ludmila de Antonín Dvorák o el Carnaval praguense de Smetana. A Litomysl llega también la Orquesta Sinfónica Tchaikovski de Moscú con su director Valdimir Fedosejev.

Atrás no se queda ni la línea de la música de cámara donde se presentan varios artistas, músicos y orquestas checos, incluyendo a una de las más famosas mezzosoprano actuales, Magdalena Kozena, o el bajo-barítono Adam Plachetka. Entre los invitados internacionales se destaca la soprano Olga Peretyatko. No obstante, a pesar de la presencia de varios intérpretes extranjeros, reconocidos a nivel mundial, el festival ha mantenido su carácter checo y se presenta como un evento nacional.

Los organizadores invitan también a numerosos conciertos de la música popular, interpretados por grupos y cantantes checos que hasta hacen bailar al público en sus conciertos. El programa culminará con el concierto Solo para 100 cuerdas II que en un escenario juntará secciones de cuerda de tres orquestas diferentes.

Como es tradicional, el festival viene acompañado por diferentes exposiciones de artes plásticas y de fotografías, pero se llevan a cabo también debates académicos.

A la vez, el festival se puede convertir en una buena oportunidad para conocer esta hermosa ciudad un poco más. El mismo castillo de tipo italiano con más de ocho mil dibujos esgrafiados figura inscrito en la lista de los monumentos de la Unesco desde 1999. Los visitantes pueden explorar el subterráneo del castillo que sirve como una sala de exposición, o degustar algún vino de la bodega local. Además, en la ciudad se encuentra un lindo centro histórico, casas y edificios renacentistas y barrocos, un ayuntamiento gótico o un museo interesante con pinturas murales de Josef Váchal. También pueden dar un paseo por los jardines del monasterio local.

Más información encontrarán en la página oficial del festival: www.smetanovalitomysl.cz.

Otras fuentes: Radio.cz/es, KudyZnudy.cz. Foto 1, foto 2, foto 3, foto 4.