Fiestas de la Semana Santa a la checa

En la República Checa la Pascua es relacionada no solamente con las tradiciones religiosas, sino también tiene sus raíces paganas. Simboliza la llegada de la primavera a la cual se le da la bienvenida por medio de varias tradiciones ancestrales conservadas hasta ahora.

Las fechas coinciden con el equinoccio de primavera cuando empieza el ciclo vegetativo de la naturaleza. Por eso, en el campo se llevaban a cabo varios rituales con el fin de asegurar una cosecha abundante, buena salud y fecundidad. Posteriormente, estas costumbres se entrelazaron con las celebraciones religiosas de la resurrección de Cristo, creando así una tradición checa excepcional.

Las principales celebraciones se llevan a cabo el domingo y el lunes, es decir, este año se trata de los días el 5 y el 6 de abril. Sobre todo el lunes, denominado también el Lunes Rojo, es el día más alegre de todos.

Ese día los varones checos suelen azotar a las mujeres y chicas con varitas de sauce entrelazadas para que se mantengan sanas y ágiles a lo largo de todo el año. Es que sauce es el primer árbol que se despierta después de invierno y, según las creencias tradicionales, la fertilidad y la vitalidad de las ramas pasan a la mujer. Obviamente, hoy en día ya es más bien un acto simbólico y gracioso cuando los hombres persiguen a las mujeres por toda la casa. En ciertas partes del país existe también la costumbre de echar agua fría o perfume a las chicas para que conserven su frescura.

A cambio, los varones reciben huevos, sin menor duda, el símbolo más importante de la Pascua llamada en checo Velikonoce. Es un objeto mágico que desde tiempos remotos simboliza la fecundidad y nueva vida. Se regalan huevos crudos, cocidos o de chocolate, pero siempre llenos de colores, pintados o decorados. De hecho, las técnicas manuales usadas para pintar y decorar los huevos son una auténtica forma de arte.

Anteriormente la carne típica era cordero asado que ya no se suele comer en las casas checas. No obstante, el cordero mantiene su significado simbólico y se prepara una masa sabrosa dulce en forma de este animal.

Sin embargo, en las ciudades grandes la Semana Santa significa más bien fiestas de mercados, ferias y otras actividades. La capital del país ofrece varios eventos, entre los cuales destacan los favoritos mercadillos de Pascua al aire libre. Estos mercadillos tienen lugar en las tres plazas principales de Praga: la Plaza de San Venceslao, la Plaza de la Ciudad Vieja y la Plaza de la República. Mucha gente llega a comprar algunos detallitos y artesanías. Todos pueden degustar dulces típicos como son las roscas de Judas con miel. Además, los visitantes disfrutan de un programa acompañante lleno de espectáculos de música y danza, muestras de oficios antiguos y técnicas artísticas de decoración de huevos, elaboración de varitas o fabricación de velas. A los más pequeños les esperan varios talleres infantiles.

Otra opción consiste en pasar los días en los castillos y palacios de todo el país que suelen preparar programas especiales dentro de sus murallas, muchas veces con actuaciones de músicos y actores. En varios museos es posible conocer las tradiciones de pascuas más de cerca. La Pascua Florida en la región de Valassko tiene lugar en el Pueblo de Madera del Museo al Aire libre de Roznov. Allí cada uno puede aprovechar las fiestas para disfrutar de presentaciones de grupos folclóricos y probar comidas cuaresmales y festivas. Incluso se azota a las mujeres, y no hacen falta ni las muestras de artesanías. Durante todo el día tocan los grupos de música de cimbalón para crear una atmósfera y un ambiente aun más agradables.

Fuentes: Old.radio.cz, CzechTourism.com-1, CzechTourism.com-2. Foto 1, foto 2, foto 3, foto 4.