En Praga se celebra la fiesta principal de la música clásica

Un desfile excepcional de los mejores artistas del mundo, solistas, orquestas sinfónicas, conciertos de cámara, música contemporánea y mucho más ofrece el Festival internacional de música, uno de los eventos de música clásica más respetados del mundo. El evento conocido como Primavera de Praga surgió después de la Segunda Guerra Mundial y desde entonces ha superado los cambios de régimen y los dramáticos cambios culturales de siete décadas.

El festival fue inaugurado en la Casa Municipal de la capital checa el sábado 12 de mayo, tradicionalmente con el poema sinfónico Mi Patria de Bedrich Smetana. De hecho, desde 1952, el festival se inaugura siempre el 12 de mayo con esta obra para conmemorar el aniversario de la muerte del compositor checo. Esta vez el concierto inaugural estuvo a cargo de la Orquesta Filarmónica Checa, bajo la batuta de Tomás Netopil.

El festival se prolongará hasta el domingo 3 de junio, el concierto de clausura será interpretado por la Orquesta Filarmónica Eslovaca, bajo la batuta de su nuevo director jefe, el británico James Judd. De esta manera se conmemora el centenario de la proclamación de la República Checoslovaca independiente, y que junto con el aniversario histórico de la invasión del país por tropas del Pacto de Varsovia (1968) forma parte de los temas centrales de esta edición.

En el programa de la edición 73 figuran unos 60 conciertos en total. Se rinde homenaje al período de la llamada Primera República, particularmente a los destacados compositores checos de la época que abandonaron el país para dedicarse a la música en el exterior, entre ellos Bohuslav Martinu o Karel Husa. Asimismo se recuerdan compositores que se quedaron en las tierras checas superando los obstáculos para poder componer.

Con motivo del 70 aniversario de la declaración del Estado de Israel, es decir, en honor al legado de la cultura judía, se han interpretado obras de varios compositores, incluyendo las del director de orquesta y compositor estadounidense de origen judío, Leonard Bernstein. Bernstein debutó como director de orquesta justamente en el festival Primavera de Praga en 1946, iniciando así su camino profesional en Europa.

Los visitantes han podido disfrutar también del ciclo Acento Español, protagonizado por Jordi Savali Jerusalén, una de las figuras más destacadas del mundo en la interpretación de música antigua, y el cuarteto liderado por el guitarrista flamenco Amós Lora. De hecho, el festival ha mostrado gran interés hacia la música española y desde hace tres años le dedica un espacio particular.

Como es habitual, varios solistas y orquestas de talla mundial participan en el festival. Entre ellos se destaca la Royal Concertgebouw Orchestra o Budapest Festival Orchestra que presentan la obra de Mahler. Llegó también uno de los pianistas más prometedores de su generación, Danii Trifonov. Entre los estrenos mundiales de obras compuestas a petición del Festival se realizó, por ejemplo, la obra Ultramarine, interpretada por la Orquesta Filarmónica de Varsovia.

El festival siempre invita también a artistas jóvenes para que adquieran nuevas experiencias y puedan mostrar sus destrezas. Este año se presentó, por ejemplo, el director de orquesta japonés, Chuhei Iwasaki, quien reside y estudia en la República Checa. Además, en los primeros días del festival culminó el concurso internacional para jóvenes músicos en el cual compitieron más de 100 músicos de 27 países.

Varios de los conciertos han sido transmitidos en directo por la Radiodifusión Checa y la Televisión Checa, en una pantalla al aire libre situada en la zona de Kampa, así como en cines de varias ciudades del país.

Para obtener más información y el programa completo pueden dirigirse a la página oficial del festival: festival.cz.

Otras fuentes: Radio.cz/es, Aprende.liceus.com. Foto 1, foto 2, foto 3.